¿Qué es la ansiedad climática y cómo puede superarse?

Los jóvenes denominados 'millennials' y la generación Z han crecido en un planeta diferente con opciones más difíciles que las de sus padres. Tips para evitar la desesperación que genera el cambio climático.

Por Richard Schiffman
Publicado 6 jul 2022 08:13 GMT-3
Los Millennials y la Generación Z han crecido en un planeta diferente

Los Millennials y la Generación Z han crecido en un planeta diferente con opciones más difíciles que las de sus padres. Aceptarlo es el primer paso para evitar la desesperación.

Ilustrado por Simone Noronha

Katie Cielinski y Aaron Regunberg son millennials. Pero se consideran a sí mismos como hijos del cambio climático. Alcanzaron la mayoría de edad cuando el mundo empezaba a despertar al impacto catastrófico que las personas estaban generando en el medio ambiente.

Antes de casarse en 2017, la pareja luchó durante casi una década con el dilema ético de traer a otro ser humano a un planeta ya saturado. Katie abogaba por criar a un “aliado climático”, alguien que luchara por una Tierra sana, pero Aaron temía por el futuro al que se enfrentaría su hijo.

"Estamos saliendo de las condiciones climáticas estables que han sostenido todo el desarrollo de la civilización humana", advierte Aaron. "Se trata de una catástrofe completamente única en la vida de nuestra especie, como ninguna otra a la que hayamos tenido que enfrentarnos en el pasado".

No están solos en esa lucha. Aproximadamente el 60% de los estadounidenses de entre 27 y 45 años se preocupan por la huella de carbono que supone traer un hijo al mundo, según una encuesta realizada en 2020 y publicada en la revista Climatic Change. La misma encuesta reveló que más del 96% dijo estar preocupado por el bienestar de un niño en un mundo con cambios climáticos.

(Te puede interesar: Cambio climático: ¿Cómo y por qué está afectando el sueño?)

Ansiedad climática: ¿Quiénes y porqué la sienten?

Tener o no hijos es una de las muchas decisiones que definirán el futuro de los nacidos en las últimas décadas de una forma que sus padres y abuelos nunca imaginaron. ¿Debe un veinteañero hacerse cargo de la granja familiar en el oeste de Kansas, mientras la prolongada sequía y la disminución de las reservas de agua subterránea reconfiguran la agricultura en Estados Unidos? ¿Debería un recién graduado en Phoenix, que sufrió 103 días de temperatura altas extremas en 2019 y que, para 2050, se parecerá más a Bagdad (Irak), mudarse al norte a una región más fresca? ¿Debe una pareja de Virginia Beach contratar una hipoteca a 30 años sobre una casa que se encuentra en una llanura inundada?

Estas decisiones tan controvertidas, combinadas con la creciente ansiedad sobre la evolución de la Tierra a medida que se calienta, han creado una brecha cada vez mayor entre los jóvenes, que ven su futuro a través de la lente de la enorme alteración del clima que se avecina, y las generaciones mayores, que no vivirán para ver lo peor.

"La gente me dice que sólo tengo 16 años y que esto es algo de lo que no tengo que preocuparme a mi edad", cuenta Seryn Kim, quien vive en Brooklyn, Nueva York. "Pero he crecido con mis amigos bajo la sombra de un reloj que avanza".

Los hijos del cambio climático pronto superarán en número a los que crecieron antes de que la crisis despegara. Las encuestas muestran que los jóvenes están mucho más preocupados que sus mayores, pero es difícil predecir si esta población en rápida expansión puede obligar al mundo a actuar con decisión a tiempo para frenar las emisiones.

El nivel de ansiedad puede ser aplastante. Más de la mitad de los 10 000 jóvenes encuestados en un estudio mundial publicado el pasado mes de diciembre en The Lancet estaban de acuerdo con la afirmación "la humanidad está condenada". Casi la mitad de los encuestados dijo que la preocupación por el estado del planeta interfería en su sueño, su capacidad de estudiar, de jugar y de divertirse.

"Creo que se trata de una respuesta tanto a presenciar catástrofes medioambientales como a ver cómo adultos enormemente poderosos anteponen una y otra vez el estrecho interés propio a la supervivencia colectiva", afirma Daniel Sherrell, de 31 años, activista climático y escritor.

"Lo que nos sorprendió fue lo asustados que estaban", dice Caroline Hickman, psicoterapeuta británica y autora principal del estudio de The Lancet. "Los niños se lo toman como algo personal. Sienten que lo que le estamos haciendo a la naturaleza, se lo estamos haciendo a ellos".

Conoce los motivos por los que la juventud se involucra en movimientos sociales:

¿Por qué los jóvenes se involucran en los movimientos sociales?
En todo el mundo, los jóvenes han jugado un papel crucial en una multitud de movimientos sociales y políticos. Conoce la precedencia histórica del activismo juvenil y los factores que impulsan a los jóvenes a convertirse en importantes defensores del cambio.

Ansiedad climática: ¿Qué piensan los jóvenes?

Russell Behr, de 17 años, estudiante de la escuela Saint Ann de Brooklyn, refleja ese pensamiento. Ya no confía en que los líderes mundiales respondan a tiempo. 

"Oigo decir a los profesores y a otras personas: 'mi generación lo estropeó todo y ahora es tu generación la que debe arreglarlo'", dice. Eso le molesta, porque cree que los jóvenes no estarán en posiciones de poder para cambiar las cosas hasta que sea demasiado tarde.

En un esfuerzo por consolarle, la madre de Behr, Danielle Ausrotas, le explicó que cada generación se ha enfrentado a sus propios retos. Las guerras y los tiempos difíciles se han sucedido con regularidad a lo largo de la historia. De niña, ella experimentó la amenaza de un posible ataque nuclear y participó en simulacros regulares de "agacharse y cubrirse" que implicaban esconderse bajo los pupitres de la escuela. 

Pero Russell ve una diferencia fundamental entre entonces y ahora. "Durante la Guerra Fría, la gente tenía que actuar para empeorar las cosas, alguien tenía que lanzar un ataque", reflexiona. "Pero hoy en día, el problema es nuestra inacción".

Behr dejó de comer carne porque el ganado produce el potente gas de efecto invernadero metano. Cada vez utiliza más el transporte público. También participa en alguna manifestación por el clima o en alguna huelga escolar. Está pensando en adoptar un niño en lugar de tener uno propio si se casa. Pero dice que si piensa demasiado en lo que le espera, podría quedarse sin ambición. 

"Siempre he querido estudiar historia y ser profesor", cuenta. "Pero pienso: ¿qué podré decirles a esos niños en el futuro sobre lo que está pasando ahora y por qué no hicimos nada?".

¿Cómo convertir la "eco-ansiedad" en acción?

Emily Balcetis, profesora de psicología de la Universidad de Nueva York, ha observado cómo se amplía la brecha generacional en su propia casa de una forma que pone de manifiesto claramente la diferencia, y la ha sorprendido. A sus 42 años, es dos años mayor que el millennial de más edad, pero recuerda que cuando era una colegiala se enteró por primera vez en la televisión de la existencia de osos polares hambrientos. No pudo soportar el programa y lo apagó, dice, y añade: "Supongo que estaba en negación". Ahora su hijo, Matty, se ha enterado (en preescolar) de esas mismas amenazas para esos animales.

Si el tema del cambio climático parecía demasiado abstracto para los niños en los años 90, los tiempos han cambiado, como le recordaron a Balcetis una noche cuando puso la cena en la mesa en un recipiente desechable. Matty rompió a llorar. "Mamá, no podemos reutilizar ni reciclar este plato", gritó.

"Eso me afectó mucho", dice ella. "Soy de la generación mayor que no siente esa angustia". Matty tiene cuatro años.

En respuesta a los jóvenes que se sienten abrumados, la Universidad de Washington, en Bothell, ofrece un curso sobre el duelo ecológico, impartido por Jennifer Atkinson. Proporciona a sus alumnos herramientas como rituales de duelo y ejercicios de atención plena para ayudarles a sobrellevar sus emociones. El primer paso, dice, es reconocer a fondo el propio dolor.

(Te puede interesar: ¿Por qué es importante reciclar? 5 datos que necesitas saber)

"El verano solía ser la gran recompensa después del interminable y gris invierno en este lugar", recuerda Atkinson. "Ahora esa expectativa ha sido arrebatada por la temporada de incendios forestales, en la que no se puede respirar al aire libre". Para empeorar las cosas, el verano pasado una enorme cúpula de calor se cernió sobre la región, dando lugar a semanas con las temperaturas más altas jamás registradas en el noroeste del Pacífico.

Sus alumnos sienten una mezcla de "tristeza, miedo e indignación" ante los cambios que han visto en sus más de 20 años de vida, enfatiza Atkinson. No les dice que eviten estas "emociones negativas", que en realidad no son negativas en absoluto, dice, sino una respuesta saludable a la pérdida.

"El dolor nos da claridad sobre lo que amamos y no queremos perder, y la ira nos motiva a luchar contra la injusticia", sostiene. "Insto a mis alumnos a ver estos sentimientos intensos como una especie de superpoder que pueden canalizar para ayudar a crear un mundo mejor".

Una de las alumnas de Atkinson que se ha tomado a pecho este mensaje es Tara Fisher, quien decidió dedicar su vida laboral a ayudar a las personas traumatizadas por los desastres climáticos. Fisher se ofreció como voluntaria el verano pasado para ayudar a las personas sin hogar de Seattle a salir del humo y el calor. Si hay un resquicio de esperanza en estos sucesos, relata, es que la gente de mayor poder adquisitivo entiende ahora que todos estamos en el mismo barco en lo que respecta al clima.

"Nos enseña a empatizar con otros en los países en desarrollo cuyas vidas ya están siendo devastadas por el cambio climático", profundiza.

El lado positivo de la ansiedad climática

Hay algunas buenas noticias en lo que respecta a la ansiedad. En Estados Unidos, los jóvenes más preocupados son también los que más confían en que pueden hacer algo al respecto, afirma Alec Tyson, director asociado del PEW Research Center, un centro de estudios de Washington D.C. Los millennials y los adultos de la generación Z (los nacidos después de 1996) han mostrado un alto nivel de compromiso con el tema en Internet y están haciendo más por vivir de forma más ecológica

También han construido un formidable movimiento de protesta en un esfuerzo por impulsar a los gobiernos a actuar. En 2019, millones de jóvenes acudieron a las protestas del mismo día que se extendieron por todo el mundo, desde Sídney hasta Nueva York y Bombay, la ciudad más grande de la India.

"La huelga es más importante que la educación si cabe la posibilidad de que no tengas una razón para recibir esa educación en el futuro", advierte Anna Grace Hottinger, de 19 años, quien ha estado formando a sus compañeros de estudios sobre cómo participar en trabajos de justicia climática. Hizo campaña para que se aprobara en su estado natal, Minnesota, la primera legislación estatal sobre el Nuevo Pacto Verde, y también está realizando una encuesta entre sus compañeros para saber cómo les afecta emocionalmente. Hottinger afirma que conseguir que hablen de sus sentimientos y no los repriman hace que los jóvenes se sientan más capacitados y menos solos.

Un mensaje esperanzador

Mientras tanto, Katie Cielinski y Aaron Regunberg siguen adelante con sus vidas. Resolvieron su incertidumbre y su hijo, Asa, nació en marzo de 2021. Viven en Providence, Rhode Island. Katie, abogada, trabaja como defensora pública. Aaron, quien estuvo cuatro años en la legislatura estatal, se graduó el mes pasado en la Facultad de Derecho de Harvard. Después de una pasantía con un juez federal, planea ejercer el derecho ambiental.

"Quiero que haya gente buena en esta generación que luche por lo que es correcto", desea Katie, explicando por qué se convirtieron en padres.

"Lo que finalmente me convenció fue llegar a comprender que la lucha por un futuro habitable no puede ser sólo por la supervivencia y la estabilidad", reconoce Aaron. "También tiene que ser una lucha para evitar que nuestro mundo se convierta en un lugar más pobre, más oscuro y más solitario. Para Katie y para mí, abrazar eso significó tener este bebé y enseñarle todo lo que hay que amar en este mundo y comprometer nuestras vidas a luchar por él y, en algún momento, junto a él y junto a todos los demás niños que se enfrentan a este futuro incierto."

Asa, dicen, les ha dado una nueva perspectiva sobre el futuro.

"Solía luchar regularmente contra la desesperación climática del activismo", cuenta Aaron. "Pero no he caído en un solo ataque de ese tipo desde que nació Asa. Una vez que apuestas por un futuro que vale la pena vivir, el nihilismo simplemente no es una opción".

Seguir leyendo

Te podría interesar

Medio Ambiente
Imágenes que muestran el desarrollo de una crisis climática y las posibles soluciones
Medio Ambiente
¿Qué proyectos de reforestación apoyar? 5 preguntas que te guiarán a la hora de elegir
Medio Ambiente
Minería: ¿pueden las nuevas tecnologías hacer que sea más limpia?
Medio Ambiente
Alemania: la guerra en Ucrania está acelerando la transición hacia las energías renovables
Medio Ambiente
Cómo unos agricultores del país menos desarrollado del mundo plantaron 200 millones de árboles

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados