7 datos que no conocías sobre la vida de los astronautas en el espacio

Ir al baño, ejercitarse o dormir puede ser una experiencia muy distinta ante la ausencia de gravedad. No solo para ti sino también para los fluidos de tu cuerpo.

Dos astronautas realizan una caminata espacial para instalar una caja de herramientas robótica de la Agencia Espacial Canadiense en la Estación Espacial Internacional. 

Fotografía de NASA
Por Redacción National Geographic
Publicado 28 ago 2023, 12:37 GMT-3

Durante su misión en el espaciolos astronautas deben continuar con su vida diaria al igual que lo hacen en la Tierra. Necesitan higienizarse, usar el baño, comer e incluso dormir prolongadamente. Sin embargo, el factor número uno que hace de todas estas actividades un desafío para toda la tripulación es la ingravidez, conocida también como gravedad cero o la sensación de ausencia de fuerza de gravedad. 

Según los expertos consultados por la Agencia Espacial Europea (ESA, en inglés), junto a la agencia estadounidense NASA, el caso más común para narrar la vida diaria en el espacio es el de la Agencia Espacial Internacional (ISS, en inglés). Descubre a continuación cómo llevan su vida diaria a 400 kilómetros de altura lejos de la Tierra. 

(Te podría interesar: ¿Qué animales fueron enviados al espacio?

1. ¿Cómo se lava los dientes un astronauta?

Al igual que en la Tierra, los astronautas deben higienizar su cuerpo todos los días como si lo hiciesen en su hogar. Dice un apartado de ESA que los astronautas deben cepillarse los dientes, ir al baño y utilizar ropa “razonablemente limpia”. En un lugar tan reducido, compartido con al menos 13 personas más, no higienizarse podría ser un tanto desagradable.

Debido a que la Estación Espacial Internacional orbita la Tierra a una velocidad de 28 000 kilómetros por hora y 400 kilómetros de altitud, ESA indica que, tanto la pasta de dientes como la propia agua que utilizan para higienizarse flotan, ya que no existe un peso que empuje los objetos hacia abajo. En tal caso, la crema dental puede tragarse luego del cepillado (es comestible) y la boca se limpia con toallas húmedas. Los astronautas deben cepillarse los dientes con la boca tan cerrada como sea posible, para evitar que el dentífrico salga despedido por doquier. 

2. Cómo ir al baño en el espacio

Ante la urgencia de visitar el baño, la ISS cuenta con un inodoro espacial en el módulo ruso Zvezda, según la ESA. Para no salir flotando mientras se encuentran sentados en él, los astronautas deben sujetarse con correas al inodoro y así cumplir su misión. 

En lugar de cloacas, el soporte del baño en la ISS posee un tubo de succión que traslada los desechos hacia abajo en una corriente de aire. Mientras que los sólidos se comprimen y almacenan para su eliminación posterior, la orina se recoge para reciclarla posteriormente, concluye la agencia espacial. 

3. La alimentación a bordo de la Estación Espacial Internacional

La dieta en el espacio juega un papel importante en el mantenimiento del bienestar físico y mental de los astronautas, señala ESA, especialmente a la hora de combatir la pérdida de masa muscular y ósea causada por las estadías prolongadas en microgravedad o ingravidez. Las comidas, sin embargo, deben ser preparadas y almacenadas bajo estrictos estándares nutricionales y de cuidado para no provocar ninguna clase de imprevisto. 

Los astronautas no solo pueden, sino que deben comer en sus misiones espaciales. La primera vez que una persona se alimentó fuera de la Tierra fue un 12 de abril de 1961. Según la ESA, el cosmonauta soviético Yuri Gagarin hizo historia en la carrera espacial tanto por ser el primer humano en el espacio sino también por ser la primera persona en comer fuera de la Tierra. Los astronautas comen un total de tres veces por día y necesitan adquirir un total de 2500 a 3000 calorías diarias. Además, deben beber de tres a cinco litros de agua. 

Para equiparar esta ingesta diaria de calorías, los científicos a cargo del menú espacial dividen la comida en tres tercios. Según los lineamientos de ESA y la agencia espacial norteamericana NASA, dos partes provienen del suministro básico de alimentos que la NASA preselecciona y empaqueta para toda misión espacial. El tercio restante ocupa la comida que cada astronauta elige de acuerdo con sus gustos. Puede ser comida tradicional norteamericana, así como europea, rusa o japonesa.

(Conoce más: Qué comen los astronautas en el espacio

4. Gravitar en el espacio puede alterar la salud de los astronautas

Retrato de una astronauta que rompió el récord del vuelo espacial más largo realizado por una mujer y será parte de la misión Artemis II, Centro Espacial Johnson, Houston, Texas, EE.UU.

Fotografía de Dan Winters

En línea con un artículo publicado por la NASA en 2006 llamado Vivir y trabajar en el espacio, la gravedad cero junto a un amanecer cada 90 minutos puede alterar la salud de un astronauta tanto física como mental. La tripulación debe combatir el mareo, la claustrofobia y la nostalgia de la vida diaria allí arriba. Por tanto, deben estar preparados para cualquier emergencia médica que pueda surgir. 

En relación a los gérmenes, si bien no existen al igual que en la Tierra, NASA dice que son los propios astronautas quienes funcionan de huéspedes para aquellas bacterias que se trasladan con ellos hacia la ISS y conviven con su entorno. Incluso, la ingravidez hace que los fluidos de sus cuerpos suban a su cabeza, provocando así una sensación similar a un resfrío constante. 

5. Los astronautas necesitan mantener su estado físico

Debido a la neutralización de una fuerza gravitatoria que atrae la masa de un objeto hacia su centro de gravedad, los huesos y los músculos de los astronautas que se encuentran flotando en la ISS cambian considerablemente. Dice la NASA que la tripulación no usa mucho sus piernas y comienzan a perder músculo, la espalda baja comienza a perder fuerza y los huesos comienzan a debilitarse y adelgazar. 

Considerando el daño que la fatiga de su cuerpo puede provocar al regresar a la Tierra, los expertos a cargo de las misiones en la ISS obligan a los astronautas a hacer ejercicio diario por al menos dos horas. ¿Cómo? Tienen cintas de correr y bicicletas estáticas. Incluso, el ejercicio es para muchos en el espacio una forma de distender la mente y el cuerpo de sus tareas diarias las cuales presentan un desafío para su mente. 

6. En el espacio, a los astronautas se le sube la sangre a la cabeza

De acuerdo con NASA, el corazón tiene que trabajar más duro contra la gravedad para mover la sangre por todo el cuerpo. En el espacio, sin la atracción gravitatoria, la sangre se mueve hacia la parte superior del cuerpo y hace que las caras de los astronautas se vean hinchadas

La sangre y el agua son uno de los fluidos más comunes en el cuerpo, dice la NASA. Estos fluidos se mueven desde la parte inferior del cuerpo hacia la parte superior. Pero en el espacio, el cerebro piensa que hay demasiados líquidos. Por tanto, le indica al cuerpo que produzca menos y, cuando los astronautas regresan a la Tierra, no tienen suficientes fluidos en sus sistemas. Los astronautas necesitarán algunos días para reponer sus niveles de sangre y agua en el cuerpo, lo cual deriva en sensación de cansancio y muchas veces pueden llegar a desmayarse. 

7. ¿Se puede dormir en el espacio?

El astronauta Terry Virts está atrapado en su compartimento para dormir en la Estación Espacial Internacional.

Fotografía de TERRY VIRTS NASA

Luego de un arduo día de trabajo, nada mejor que un merecido descanso. En el espacio y en la Tierra, los trabajadores se acuestan en horas determinadas para, una vez descansados, despertar y continuar con su labor diaria, dice NASA. Sin embargo, en el espacio no hay ni arriba ni abajo, pero sí microgravedad. Por ello, los astronautas están ingrávidos y pueden dormir en cualquier orientación. Aunque deben sujetarse para no flotar dormidos y chocar contra algún objeto delicado. 

En la ISS, su tripulación duerme en sacos de dormir dentro de pequeñas cabinas, donde cada una de ellas es lo suficientemente grande como para caber una persona. Si bien el horario indicado de descanso son ocho horas, los astronautas pueden despertarse para ir al baño o quedarse despiertos hasta tarde como si lo hicieran en la vida diaria desde la Tierra.

Dice NASA que, además de la urgencia de usar el baño, existen otros factores que pueden perturbar el sueño de un astronauta: la excitación y el mareo. Hay casos de profesionales del espacio que han manifestado tener sueños pesadillas. Incluso, pueden roncar

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados