Los seres humanos han estado viviendo en el espacio durante 20 años ininterrumpidos

Desde el año 2000, siempre ha habido seres humanos viviendo y trabajando en la Estación Espacial Internacional. Y esto podría apenas ser solo el comienzo.

Publicado 30 de octubre de 2020 09:00 GMT-3, Actualizado 5 de noviembre de 2020 02:55 GMT-2
Flotando sobre la Tierra y sobre su fina atmósfera azul, la Estación Espacial Internacional ocupa un ...

Flotando sobre la Tierra y sobre su fina atmósfera azul, la Estación Espacial Internacional ocupa un lugar destacado en esta imagen que data de octubre de 2018 tomada por tres miembros de la tripulación. Un triunfo tecnológico y diplomático, la EEI ha mantenido a la gente viviendo y trabajando en órbita todos los días desde el 2 de noviembre del 2000.

Fotografía de Roscosmos/NASA

En Halloween del año 2000, un cohete Soyuz ruso se lanzó desde el cosmódromo de Baikonur en Kazajistán​​ y se ganó un lugar en los libros de historia, al llevar a un astronauta estadounidense y a dos cosmonautas rusos a la recién inaugurada Estación Espacial Internacional (EEI).

La tripulación llegó dos días después y la estación espacial ha estado ocupada continuamente por seres humanos desde aquel entonces, una racha de 20 años de vida y de trabajo en órbita terrestre baja.

“En este momento hay niños que ya llegaron a la universidad y, durante toda su vida, nosotros hemos estado viviendo fuera del planeta”, dice Kenny Todd, subdirector de programas de la NASA para la EEI. "Cuando era niño, todo eso eran solo sueños".

[También te puede interesar el artículo: ¿Cómo se prepara física y mentalmente un astronauta para ir al espacio?]

El laboratorio en órbita se encuentra entre los objetos más caros y tecnológicamente complejos jamás construidos: un hábitat presurizado de 150.000 millones de dólares tan largo como un campo de fútbol, que se desplaza a 409 kilómetros sobre la superficie de la Tierra a 27.359 kilómetros por hora. A lo largo de las décadas, 241 mujeres y hombres de todo el mundo han llamado temporalmente a la estación espacial su hogar, algunos durante casi un año completo.

En esta imagen de diciembre del 2000, los miembros de la tripulación de la Expedición 1, los primeros habitantes de la EEI a tiempo completo, se preparan para comer naranjas frescas. La tripulación incluía al cosmonauta ruso Yuri Gidzenko (izquierda), al astronauta estadounidense William Shepherd (centro) y al cosmonauta ruso Sergei Krikalev (derecha).

Fotografía de NASA

"Es bastante loco, me sorprende que nadie haya resultado herido realmente", dice el astronauta retirado de la NASA Scott Kelly, quien pasó casi un año en una estadía en la EEI. "Es realmente un testimonio de la seriedad [con la que] la gente sobre el terreno toma este trabajo, la atención al detalle".

Más de cien mil personas han trabajado juntas para diseñar, construir, lanzar y operar la estación en expansión, dice David Nixon, quien trabajó con la NASA en los diseños de la EEI a mediados de la década de 1980. “Cuando se compara la estación con la procesión de grandes estructuras y edificios construidos por la humanidad desde los albores de la civilización, está a la altura de las pirámides, la Acrópolis, todas las grandes estructuras y edificios”, asegura.

Un triunfo mundial

Como las estructuras más duraderas de la Tierra, la EEI tardó décadas en construirse. Nacido del concepto estadounidense de "Libertad de la Estación Espacial" en 1984, el proyecto evolucionó gradualmente hasta convertirse en un pacto de 15 naciones entre Estados Unidos, Canadá, Japón, Rusia y los once estados miembros de la Agencia Espacial Europea. Las primeras piezas de la EEI comenzaron a llegar a la órbita en 1998 y los miembros de la tripulación de la Expedición 1 subieron a bordo de la estación recién nacida el 2 de noviembre del año 2000. La estación ahora alberga la Expedición 64.

En el camino, el programa ha enfrentado serios desafíos. Los desastres del transbordador espacial de 1986 y del 2003 no solo resultaron en 14 muertes y las pérdidas de Challenger y Columbia; también alteraron el programa y retrasaron la construcción de la estación. En el 2007, una rotura de 76 centímetros en uno de los paneles solares de la estación requirió que la tripulación improvisara una reparación y realizara una caminata espacial de alto riesgo, flotando sobre los paneles sujetos a una correa mientras la electricidad corría a través del panel. Los equipos también han tenido que lidiar con fugas de aire, bombas de refrigerante dañadas, reparaciones elaboradas de equipos científicos y misiones de reabastecimiento fallidas.

En el año 2007, los astronautas de la NASA Scott Parazynski y Doug Wheelock (fuera de cuadro) realizaron una caminata espacial de siete horas y 19 minutos para reparar un rasgadura de 76 centímetros de largo en uno de los paneles solares de la EEI. Los astronautas tuvieron que usar un conjunto de estabilizadores "gemelos" caseros para reparar el daño.

Fotografía de NASA

Para mantener la estación en funcionamiento y sus habitantes con vida, los miembros de la tripulación y los equipos de apoyo global deben participar en una colaboración técnica que Todd compara con "una mini-Naciones Unidas".

"Nuestros astronautas, nuestros cosmonautas, están en el extremo puntiagudo de la lanza viviendo en estas pequeñas latas que hemos armado en órbita", dice. "Es asombroso cómo reunir a todas estas culturas [ha] sido una gran experiencia de aprendizaje".

Incluso las rutinas diarias presentan desafíos, en parte debido al entorno único de la EEI. La luz del sol y las sombras calientan y enfrían la estación cada vez que gira alrededor de la Tierra, aproximadamente cada 90 minutos, lo que hace que las estructuras metálicas se flexionen y estallen. Algunos astronautas duermen con tapones para los oídos para su tranquilidad.

El cuerpo humano tampoco tolera bien el entorno. Los fluidos normalmente atraídos hacia los pies por la gravedad permanecen en la cabeza, causando incomodidad y posiblemente contribuyendo a la visión deficiente de los astronautas una vez que regresan a tierra firme. Los niveles de CO2 en la EEI suelen ser 10 veces más altos que en la Tierra, lo suficiente como para causar dolores de cabeza a los miembros de la tripulación. Y las actividades básicas como usar el baño, que los humanos evolucionaron para hacer en la gravedad, se convierten en tareas complejas.

“No es como irse de vacaciones”, dice Kelly, quien pasó 499 días a bordo de la EEI en dos expediciones, incluido un “año en el espacio” de 340 días con el cosmonauta Mikhail Kornienko en 2015 y 2016. "Hay mucha incomodidad".

A pesar de la incomodidad física, la experiencia de vivir a bordo de la estación espacial cambia a las personas de otra manera. Desde su posición sobre la Tierra, Kelly captó el azul eléctrico de las Bahamas y la inmensidad del Sahara y la atmósfera extrañamente delgada de la Tierra, que le recordó a una lente de contacto pegada a un gran globo ocular.

“Simplemente tienes la impresión de que todos somos ciudadanos no de un país en particular, sino del planeta”, dice. "Estamos todos juntos en esta cosa llamada humanidad".

La ciencia en el espacio

Además de mantener en orden su hogar orbital, los miembros de la tripulación de la EEI han establecido un laboratorio espacial. Configurar la estación para la ciencia no ha sido fácil, ya que incluso el equipo de laboratorio más básico tuvo que ser probado y, a menudo, rediseñado para trabajar en microgravedad. Pero hasta la fecha, se han realizado casi 3.000 experimentos en el entorno de microgravedad único de la estación. (Debido a que la EEI orbita la Tierra, está esencialmente en un estado constante de caída libre, junto con todos los que están a bordo. Esto crea una sensación constante de ingravidez dentro de la estación, como si la gravedad de la Tierra se redujera en más del 99,999 por ciento).

La investigación abarca desde la secuenciación del ADN en el espacio hasta el estudio de partículas de alta energía de fenómenos cósmicos distantes. Pero una de las áreas más fructíferas de la investigación de la EEI ha sido la de los propios miembros de la tripulación.

Para la bióloga de radiación de la Universidad Estatal de Colorado, Susan Bailey, la EEI ha proporcionado datos invaluables sobre cómo el espacio afecta la salud de los astronautas. El mayor salto individual: el estudio de gemelos de la NASA, que examinó a Scott Kelly y a su hermano gemelo idéntico, el astronauta Mark Kelly, mientras Scott pasaba la mayor parte de un año en el espacio.

[También te puede interesar el artículo: "Un estudio sobre gemelos astronautas da indicios sobre los efectos en la salud de los vuelos espaciales"]

Bailey examinó las muestras de sangre de los hermanos para estudiar sus cromosomas y especialmente sus telómeros, que son secuencias protectoras de ADN en los extremos de los cromosomas que actúan un poco como los cordones de los zapatos.  El estudio del ADN de los hermanos Kelly ha permitido a Bailey y a sus colegas comprender mejor cómo responde el cuerpo humano a la microgravedad y a la radiación espacial. Los primeros resultados muestran una amplia gama de cambios genéticos en respuesta a los vuelos espaciales, incluidos algunos signos de acortamiento de los telómeros, que se asocia con el envejecimiento y con las enfermedades cardíacas. 

En julio del 2009, el transbordador espacial Endeavour se acopló a la EEI, lo que llevó a la mayor multitud de la estación en ese momento: 13 personas compartiendo el laboratorio orbital, ocho de las cuales se muestran aquí a la hora de comer.

Fotografía de NASA

"Si de hecho se acelera el envejecimiento y el riesgo de enfermedades con los vuelos espaciales, ¿qué podemos hacer al respecto?" Pregunta Bailey. "A medida que averigüemos eso, también beneficiará a los que estamos en la Tierra".

El futuro de la EEI

Con más de 120.000 órbitas y 5.311 millones de kilómetros recorridos por encima de la superficie de la Tierra, la EEI sigue funcionando con fuerza y es un esfuerzo más global que nunca. Astronautas y cosmonautas de 19 países han visitado la estación. A medida que la NASA intenta impulsar el uso comercial de la estación y posiblemente comenzar a traer turistas para que la visiten, es probable que más personas de más orígenes vuelen al espacio, desde investigadores comerciales hasta estrellas de cine.

“A medida que la estación se vuelve más rutinaria, hay gente que definitivamente no son adecuados, que no son ex pilotos de prueba o pilotos militares, pero que provienen de una formación científica o de ingeniería”, dice Nixon. "Esa es la manera que debe ser"

Pero a medida que se amplía el acceso a la órbita terrestre baja, la EEI y sus sucesores deberían ser más habitables y fáciles de operar, dice Nixon. La futura estación de sus sueños sería menos ruidosa, proporcionaría a las tripulaciones más comodidades y tendría alojamientos más espaciosos, incluida una ducha adecuada.

“Sería maravilloso si alguien entregara un módulo a la estación que estuviera completamente revestido con tapizados y almohadones y pudieras rebotar dentro”, dice Nixon. “Libérate del estrés del día, ¿verdad? ¿Por qué no?"

No está claro si la propia EEI estará presente para ver los días de la exploración espacial. Actualmente, la estación está programada para funcionar hasta al menos el 2024 y gran parte de su hardware está certificado para funcionar de forma segura hasta al menos el 2028, si no más para sus componentes más jóvenes.

Días en la expedición 44 y cuatro meses después de su "año en el espacio", el astronauta de la NASA Scott Kelly tomó esta fotografía de Japón por la noche el 25 de julio del 2015.

Fotografía de Scott Kelly, NASA

Pero a medida que la NASA intenta liderar una creciente coalición internacional hacia la Luna, con solo algunos de los países socios de la EEI, por ahora, el futuro del laboratorio en órbita terrestre sigue siendo incierto. ¿La EEI será desmontada y limpiada en órbita para construir una futura estación espacial? ¿Se entregará a empresas privadas a medida que las naciones se adentren más en el espacio? ¿Se apagará toda la estructura en un resplandor final de gloria, conducida hacia un aterrizaje forzoso en el Pacífico como la estación espacial rusa Mir?

Independientemente del destino final de la EEI, Kelly cree que su legado y su espíritu de exploración deben perdurar.

“Deberíamos dedicarnos a no tener nunca más a todos los humanos en la Tierra”, dice. “Tenemos esta racha de 20 años y no me gustaría verla interrumpida”.

Seguir leyendo