10 asombrosos descubrimientos científicos que quizás te hayas perdido en 2020

Desde el hallazgo del polvo de estrellas más antiguo que el Sol hasta los primeros embriones de tiranosaurio, repasamos algunos de los fascinantes descubrimientos que se te pueden haber pasado por alto este año.

Published 9 de diciembre de 2020 16:31 GMT-2
Los investigadores en la cueva de Chiquihuite usan equipo de protección para evitar áreas de contaminación ...

Los investigadores en la cueva de Chiquihuite usan equipo de protección para evitar áreas de contaminación de excavación donde buscan firmas genéticas de plantas y animales.

Fotografía de Devlin Gandy

Este año ha producido un frenesí de noticias sin precedentes. A medida que la mortal pandemia de coronavirus se extendía por todo el mundo, se desarraigaban vidas . Los lectores aguardaban ansiosas cada avance hacia una vacuna. El asesinato de George Floyd provocó protestas en todo Estados Unidos contra la brutalidad policial y el racismo sistémico. Los incendios forestales asolaron el oeste de América del Norte, incluidos cinco de los seis incendios más grandes en California desde 1932 y los huracanes arrasaron las ciudades costeras y se formaron tantos que los científicos se quedaron sin nombres para las tormentas

Sin embargo, en medio de estos eventos importantes hubo una serie de descubrimientos científicos que pasaron desapercibidos. Mientras que el 2020 llega a su fin, repasamos 10 hallazgos y avances destacados para la ciencia que, tal vez, te puedes haber perdido.

Las explosiones de polvo de estrellas envejecidas, similares a la nebulosa del huevo que se muestra arriba, son una posible fuente de los grandes granos antiguos que se encuentran en los meteoritos.

Fotografía de Image by NASA, W. Sparks (STScI) and R. Sahai (JPL)

Esta imagen de microscopio electrónico de barrido muestra uno de los granos fechados en este estudio. En su punto más largo, el grano mide aproximadamente ocho micrómetros de ancho, más pequeño que el ancho de un cabello humano.

Fotografía de Image by Heck et al. PNAS 2020

1. El material más antiguo encontrado en la Tierra es más antiguo que nuestro sistema solar

Miles de millones de años antes de que nuestro Sol apareciera, una estrella moribunda arrojó polvo al espacio. Ahora, un poco de ese polvo de estrellas, atrapado en un meteorito que chocó con la Tierra, fue fechado como el material más antiguo encontrado hasta ahora en nuestro planeta. El polvo se fusionó con otras rocas dentro de lo que se convertiría en el meteorito Murchison, que iluminó los cielos de Australia en septiembre de 1969 cuando se precipitó hacia la superficie de nuestro planeta.

Un nuevo análisis de estas rocas antiguas descubrió granos de polvo de estrellas que tienen entre 4.600 millones de años y aproximadamente 7.000 millones de años. Los científicos estiman que estas primeras piezas de polvo acechan solo en aproximadamente el cinco por ciento de los meteoritos, pero eso no los ha desanimado para seguir buscando estas pistas sobre la historia de nuestra galaxia.

Una ilustración muestra cómo podrían haber sido las crías del Tyrannosaurus rex. Los fósiles embrionarios recién descritos no eran del T.rex, sino de una especie anterior de tiranosaurio relacionado que no ha sido identificado.

Fotografía de Illustration by Julius Csotonyi

2. Descubren los primeros embriones de tiranosaurio

Los investigadores han identificado los restos de tiranosaurios tan jóvenes que aún no se habían liberado de sus caparazones. El descubrimiento proviene de hallazgos en dos sitios diferentes: una garra desenterrada en el 2018 de la Formación Horseshoe Canyon en Alberta, Canadá, y una mandíbula inferior recuperada en 1983 de la Formación Two Medicine de Montana. El análisis de los restos, que tienen entre 71 y 75 millones de años, reveló que los tiranosaurios comenzaron siendo sorprendentemente pequeños, midiendo aproximadamente un metro de largo, el tamaño de un chihuahua, pero con una cola extra larga. Esta longitud es solo aproximadamente una décima parte de sus contrapartes adultas y podría ayudar a explicar por qué los investigadores aún no han encontrado otros ejemplos de estos pequeños tiranos. La mayoría de los científicos simplemente no estaban buscando un depredador del tamaño de una pinta.

Una impresión artística del módulo de aterrizaje InSight en Marte. InSight, abreviatura de exploración interior usando investigaciones sísmicas, geodesia y transporte de calor, está diseñado para escuchar la actividad tectónica y los impactos de meteoritos, estudiar cuánto calor aún fluye a través del planeta y rastrear el bamboleo de Marte mientras orbita el sol.

Fotografía de Illustration by NASA/JPL-Caltech

3. Marte emite zumbidos y los científicos no saben por qué

En noviembre del 2018, una nave espacial llegó a la superficie fría y polvorienta de Marte para tomar el pulso del planeta. Conocido como el módulo de aterrizaje InSight, el geólogo robótico envió recientemente algunos de sus primeros hallazgos a la Tierra, emocionando y desconcertando a los científicos de todo el mundo. Entre estas curiosidades se encuentra un zumbido marciano , un zumbido silencioso y constante que parece latir al ritmo de los "marsquakes" que sacuden el planeta.

El origen del zumbido sigue siendo desconocido. La Tierra tiene muchas de esas vibraciones de fondo, desde el rugido de los vientos hasta el rompimiento de las olas contra la orilla. Pero la música de Marte reverbera a un tono más alto que la mayoría de los zumbidos naturales de la Tierra. Quizás la geología debajo del módulo de aterrizaje amplifica un tono en particular, o el propio módulo de aterrizaje podría incluso estar generando el ruido. “Es extremadamente desconcertante”, dijo Bruce Banerdt, el investigador principal de la misión InSight, a National Geographic en febrero.

Esta imagen de Betelgeuse, una de las estrellas más brillantes del cielo, es una composición de color hecha a partir de exposiciones tomadas como parte del Digitized Sky Survey 2.

Fotografía de Composite Image by ESO/Digitized Sky Survey 2. Acknowledgment: Davide De Martin

4. Resuelven el misterio del extraño comportamiento de la estrella Betelgeuse

Betelgeuse suele estar entre las estrellas más brillantes del cielo, pero en diciembre del 2019, su intenso brillo se atenuó misteriosamente. El dramático cambio provocó el entusiasmo de los científicos: quizás Betelgeuse estaba al final de su vida y podría explotar en una supernova más brillante que la luna llena. Sin embargo, en agosto de este año, la NASA anunció una explicación mucho menos extraordinaria para su rostro repentinamente ensombrecido: la estrella eructó.

Las observaciones del Telescopio Espacial Hubble revelaron que la estrella probablemente envió un chorro de plasma supercaliente que se enfrió mientras giraba hacia afuera. El proceso formó una nube de polvo de estrellas que podría haber bloqueado la luz de Betelgeuse de los ansiosos espectadores terrestres. La estrella volvió a su brillo normal la primavera pasada, por lo que los observadores del cielo tendrán que esperar su muerte en llamas.

Hace unos 110 millones de años, en lo que ahora es el noroeste de Alberta, el nodosaurio Borealopelta markmitchelli comía helechos en un paisaje recientemente quemado, una viñeta detallada proporcionada por un nuevo estudio del contenido de su estómago.

Fotografía de Illustration by Julius Csotonyi

5. Impresionantes detalles de la última comida de un dinosaurio acorazado

La mitad frontal brillantemente conservada de un dinosaurio acorazado de 110 millones de años —placas óseas, escamas y todo— sorprendió y deleitó a los científicos después de que fue desenterrado accidentalmente en el 2011 por un operador de equipo pesado que trabajaba en una mina de arenas petrolíferas de Alberta. Pero este año, la criatura puntiaguda mostró aún más emoción cuando un análisis reveló que la última comida del animal también se conservaba en su vientre.

El dinosaurio era un nodosaurio, que es un tipo de anquilosaurio pero que carece de la cola apaleada de algunos de sus primos. La bola de vegetación fosilizada del estómago del nodosaurio reveló que unas horas antes de su muerte, masticaba en gran medida un tipo específico de helecho seleccionado de una variedad de plantas disponibles. Los anillos de ramitas leñosas que se comieron junto con los helechos revelaron que el nodosaurio probablemente murió durante el verano. Aunque solo es una comida, el hallazgo ofrece una mirada excepcional a las últimas horas de la vida de una criatura hace más de cien millones de años.

Un trabajador de la salud lleva a Kakule Kavendivwa, de 14 años, a una ambulancia que esperaba en Beni el año pasado. El día anterior, las hermanas de Kakule lo habían llevado a un centro de salud cercano, pero huyeron cuando el equipo las animó a ir a un centro de tratamiento. El centro de salud alertó a la Organización Mundial de la Salud, que encontró a la familia. Después de varias horas de hablar con los trabajadores comunitarios, acordaron permitir que se llamara a una ambulancia para llevarlo al Centro de Tratamiento.

Fotografía de Nichole Sobecki

6. Finaliza el segundo brote más grande de ébola 

El 25 de junio, la Organización Mundial de la Salud declaró el fin del segundo brote más grande de ébola, que infectó a más de 3.480 y mató a casi 2.300. Conocido como el brote de Kivu, el evento comenzó en agosto del 2018 con un grupo de casos cerca de Kivu, en el este de la República Democrática del Congo. El ébola es una fiebre hemorrágica caracterizada por una serie de síntomas, que incluyen sangrado, fiebre, dolores de estómago, debilidad y erupciones cutáneas y se transmite a través del contacto directo con la sangre o con los fluidos corporales de una persona o un animal infectado. Contener la enfermedad en Kivu fue particularmente difícil debido a los disturbios locales, lo que generó sospechas sobre los esfuerzos de cualquier gobierno u organización internacional para frenar la propagación de la enfermedad. Sin embargo, armados con una nueva vacuna, los trabajadores de la salud, liderados por Michael Yao de la OMS, lanzaron una campaña para vacunar a cualquier persona que pudiera haber estado expuesta. Al mejorar también la participación de la comunidad, este esfuerzo condujo a la vacunación de más de 300.000 personas.

"Debemos celebrar este momento, pero debemos resistir la complacencia", dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus , en un comunicado de prensa sobre el fin del brote. "Los virus no se toman descansos". Otro brote (ahora contenido) se produjo a principios de junio cerca de la provincia de Équateur, en la República Democrática del Congo.

Se descubrieron fragmentos de cráneo de un individuo temprano de Homo erectus en Sudáfrica, la primera vez que se encontró la especie en la región.

Fotografía de Reprinted with permission from Herries et al., Science 368:47 (2020).

7. Descubrimiento: cráneo de Homo erectus más antiguo

Extraído de rocas al noroeste de Johannesburgo, Sudáfrica, las piezas de cráneo inicialmente parecían provenir de un antiguo babuino. Pero cuando Jesse Martin y Angeline Leece, ambos estudiantes de la Universidad La Trobe en Australia, ensamblaron las piezas, se dieron cuenta de que tenían el primer cráneo de Homo erectus encontrado en el sur de África. En más, data de unos dos millones de años, el cráneo marca los primeros restos de este ancestro humano. "No creo que nuestros supervisores nos creyeran hasta que vinieron a echar un vistazo", dijo Martin a National Geographic la primavera pasada. El descubrimiento ayuda a los investigadores a continuar descifrando nuestro árbol genealógico enredado, descubriendo cuándo y dónde surgió nuestra gran cantidad de parientes antiguos.

Reconstrucción del lugar de anidación del Hypacrosaurus stebingeri de la formación Two Medicine de Montana. En el centro, un polluelo de Hypacrosaurus fallecido tiene la parte posterior de su cráneo incrustada en aguas poco profundas. A la derecha se representa a un adulto en duelo.

Fotografía de Illustration by Michael Rothman

8. Indicios del primer ADN de dinosaurio

En Jurassic Park, aislar el ADN de los dinosaurios es tan simple como extraer el festín de sangre de un antiguo mosquito envuelto en ámbar. Si bien todavía estamos lejos de dar vida a esta pieza de ciencia ficción, los investigadores dieron un gran paso adelante en el estudio del ADN fosilizado. Mientras estudiaba fósiles bien conservados de más de 70 millones de años, un equipo identificó los contornos de las células, las formas que pueden ser cromosomas y varios núcleos posibles, las estructuras que albergan el ADN. Sin embargo, no han extraído el ADN de las células fósiles, por lo que aún no pueden confirmar si el material es ADN inalterado u otro subproducto genético. Pero es una mirada emocionante a los detalles más finos que puede preservar la fosilización. "Las posibilidades son absolutamente emocionantes", dijo a National Geographic en marzo David Evans, paleontólogo del Museo Real de Ontario que no participó en el estudio.

Los científicos comparan notas sobre la estratigrafía de la cueva Chiquihuite en preparación para tomar muestras de ADN de las plantas y de los animales de los sedimentos.

Fotografía de Devlin Gandy

9. El descubrimiento de una cueva sorpresa puede indicar que los humanos habrían llegado a las Américas antes de lo pensado

Los objetos de piedra recuperados de las profundidades de la cueva de Chiquihuite en México insinúan que los seres humanos pueden haber llegado a las Américas hace 30.000 años, aproximadamente el doble de la edad de la mayoría de las estimaciones de llegada actuales. Esta fecha es muy debatida entre los arqueólogos y muchos ubicaron inicialmente la primera presencia humana en las Américas hace unos 13.500 años, cuando las capas de hielo retrocedieron y se abrieron rutas migratorias desde Asia. Pero la evidencia reciente ha retrasado la fecha de la llegada humana miles de años. Y el nuevo análisis de artefactos de piedra, incluidas hojas, puntas de proyectil y escamas de roca, intercalados con trozos de carbón que datan de unos 30.000 años de antigüedad, sugiere que los seres humanos probablemente llegaron a las Américas antes de que los glaciares comenzaran a derretirse.

El estudio de la cueva sugiere que podría haber sido hospitalaria hace decenas de miles de años, ya que la región probablemente era mucho más fría, húmeda y verde de lo que es hoy. Sin embargo, aún no se han encontrado restos humanos y el nuevo estudio está provocando controversia entre los científicos. "La principal contribución de Chiquihuite es que le trae otra pequeña luz, otra señal diminuta, que hay algo allí", dijo el autor principal del artículo Ciprian Ardelean, un arqueólogo de la Universidad Autónoma de Zacatecas, a National Geographic en julio.

La torre de coral recién descubierta, que mide más de 500 metros de altura, se suma a los otros siete arrecifes llamados separados en el norte de la Gran Barrera de Coral.

Fotografía de Schmidt Ocean Institute

10. Un arrecife más alto que el Empire State Building

Un equipo de científicos australianos a bordo del buque de investigación Falkor del Schmidt Ocean Institute estaba cartografiando el fondo marino de la Gran Barrera de Coral del norte cuando tropezaron con un altísimo rascacielos de coral de más de 500 metros de altura, el primero de este tipo descubierto en más de 120 años. Conocido como un arrecife separado, la torre de coral recién descubierta es una de las ocho que se conocen ahora en la región. Estas estructuras naturales proporcionan hábitats vitales para criaturas como tortugas y tiburones, que entran y salen de las aguas profundas adyacentes a la Gran Barrera de Coral. El equipo trazó un mapa del arrecife separado y descubrió una variedad de formas de vida prosperando en el ecosistema. Recogieron muestras de roca, sedimentos y algunos organismos que se enviarán a los laboratorios para su análisis.

Si bien es probable que surjan más detalles sobre este arrecife, los taxónomos que estudian las imágenes y el video ya han identificado varias especies de peces nuevas. Wendy Schmidt, cofundadora del Schmidt Ocean Institute, dijo en un comunicado de prensa que el descubrimiento es parte de una revolución en las ciencias marinas: "Gracias a las nuevas tecnologías que funcionan como nuestros ojos, oídos y manos en las profundidades del océano, tenemos la capacidad de explorar como nunca antes".

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados