México: Descubrimientos inesperados en la cueva Chiquihuite pueden duplicar el tiempo en que las personas vivieron en las Américas

La Cueva Chiquihuite, estéril y remota, parecía un lugar improbable para que alguien viviera. Pero los objetos de piedra recuperados de sus profundidades cuentan otra historia.

Publicado 22 de julio de 2020 16:09 GMT-3, Actualizado 5 de noviembre de 2020 02:55 GMT-2
Los investigadores en la cueva de Chiquihuite usan equipo de protección para evitar áreas de excavación ...

Los investigadores en la cueva de Chiquihuite usan equipo de protección para evitar áreas de excavación donde buscan firmas genéticas de plantas y animales de la contaminación con ADN moderno.

Fotografía de Devlin Gandy

Cuando los investigadores llegaron por primera vez a una cueva en lo alto de las montañas desérticas del centro-norte de México, esperaban averiguar cómo era el ambiente allí hace miles de años. Pero el descubrimiento inesperado de lo que creen era un antiguo punto de proyectil condujo a una excavación de una década que podría reescribir la historia de las Américas.

Según un artículo publicado hoy en la revista Nature, el sitio, conocido como Cueva Chiquihuite, puede contener evidencia de la ocupación humana que ubica a las personas en América del Norte hace unos 30.000 años, aproximadamente dos veces más temprano que lo que calcularon la mayoría de los estimados actuales con respecto al momento en el que llegaron los primeros seres humanos al continente.

La cuestión de cuándo la gente llegó por primera vez a las Américas se ha debatido durante más de un siglo. Durante gran parte de ese tiempo, la teoría reinante ubicó a la llegada hace unos 13.500 años. Pero los arqueólogos ahora están explorando sitios que siguen retrasando la fecha, incluidos algunos que informaron haber encontrado signos de presencia humana hace 30.000 años atrás. La evidencia que respalda esas afirmaciones es muy controvertida y este último descubrimiento ya suscita más controversia.

Los científicos comparan notas sobre la estratigrafía de la cueva Chiquihuite en preparación para tomar muestras de ADN de las plantas y de los animales, de los sedimentos.

Fotografía de Devlin Gandy

"Todo el mundo sabe que cuando entras en el ring a este nivel, estás buscando un debate internacional, lo vas a conseguir y debes tener tu defensa preparada", dice Loren Davis, un arqueólogo de la Universidad Estatal de Oregon. “Para mí, es inevitable. Continuaremos empujando esto hacia atrás hasta que no haya más nada por ver".

Excavando el piso inclinado de la cueva a una profundidad de 3 metros, el director de la excavación y el autor principal del artículo, Ciprian Ardelean, un arqueólogo de la Universidad Autónoma de Zacatecas y sus colegas investigadores han desenterrado miles de piedras que identificaron como cuchillas, puntas de flecha y escamas producidas con el proceso de fabricación de herramientas. Lo que dicen son implementos y escamas de un tipo de piedra caliza que no se ha encontrado en la cueva y se cree que fue llevada hasta allí.

Los arqueólogos también descubrieron trozos de carbón en las capas de sedimento. Si bien es imposible decir si el material fue quemado por manos humanas o en eventos naturales, la datación por radiocarbono mostró que su edad oscilaba entre 12.000 y 32.000 años.

Los investigadores no encontraron restos humanos y muy pocos huesos de animales. Sin embargo, detectaron la presencia de ADN humano en las capas de sedimentos. Pero no está claro si el material genético fue dejado por personas antiguas, o si la excavación fue contaminada por el ADN de seres humanos modernos.

"La principal contribución de Chiquihuite es que trae otra pequeña luz, otra señal diminuta, que hay algo allí", dice Ardelean, quien ha dirigido excavaciones en la cueva desde el año 2011.

El arqueólogo Ciprian Ardelean dirige excavaciones en la Cueva Chiquihuite.

Fotografía de Devlin Gandy

Cualquier visitante de la Cueva Chiquihuite hoy supondría que los seres humanos nunca lo hubieran elegido como un lugar para vivir por ser tan inhóspito. Pero ellos podrían estar equivocados.

El equipo extrajo polen antiguo y ADN de los sedimentos y encontró signos de que los alrededores desolados de la cueva alguna vez fueron mucho más fríos, más verdes y más húmedos. En un nivel profundo de la excavación datada hace 28.000 años, descubrieron evidencia del abeto Douglas, un árbol que ya no es nativo de México, así como un pedazo de piedra que los investigadores creen que es una cuchilla hecha por seres humanos.

Cuando los glaciares en todo el mundo alcanzaron su máxima extensión hace unos 24.000 años, conocido como el último máximo glacial, o LGM, el paisaje alrededor de la cueva habría sido arbolado con enebro, pino y abeto salpicado de lagos y aguas termales. "Se habría visto como Oregon o Columbia Británica", dice Ardelean. "No lo reconocerías por completo".

Cuestionando la evidencia

La edad extrema reclamada para la Cueva Chiquihuite no concuerda con la opinión ampliamente aceptada de que las personas de Asia caminaron sobre un puente terrestre a través del Estrecho de Bering y entraron en las Américas por las capas de hielo que cubrieron Canadá cuando el Último Máximo Glacial (26.500 a 19.000 años atrás) comenzó a retirarse. Por esta y otras razones, el descubrimiento es recibido con precaución por expertos externos que han revisado los datos presentados en Nature.

Las piedras que los investigadores creen que son herramientas creadas por manos humanas han sido objeto de un escrutinio particular. Si bien los investigadores demostraron que la piedra provenía de afuera de la cueva, algunos expertos se preguntan si son artefactos humanos reales o si fueron creados por procesos geológicos naturales.

El arqueozoólogo Joaquín Arroyo-Cabrales, a la izquierda y la experta en datación por radiocarbono Lorena Becerra-Valdivia, en el centro, revisan los restos de animales encontrados en la cueva de Chiquihuite.

Fotografía de Devlin Gandy

Loren Davis, el arqueólogo del estado de Oregon que dirige las excavaciones en el sitio temprano de Cooper's Ferry en Idaho, señala que los entornos de las cuevas también crean muchas piedras fracturadas naturalmente que pueden malinterpretarse como artefactos.

"Lo que hay que recordar", dice Davis, "es que los seres humanos no tienen el monopolio de la física requerida para romper rocas".

También le preocupa la falta de otros signos de ocupación humana en los depósitos de la cueva, como los hogares y los huesos de animales con marcas de corte.

"Puede tener una gran lista de todas las cosas que se pueden esperar ver en un sitio, y [los investigadores de Chiquihuite] no tienen nada excepto una roca rota", dice Davis. "Y si quitas las rocas, realmente no hay nada". Si bien llama a la investigación "intrigante", se está reservando la opinión.

Una vista hacia el sur a través de la Sierra del Astillero, cerca de la entrada de la cueva Chiquihuite. Hace decenas de miles de años, esta región era exuberante con árboles y estaba salpicada de lagos.

Fotografía de Devlin Gandy

Luego está el hecho sorprendente de que el estilo de fabricación de herramientas, la forma distintiva en que las piedras parecen haber sido formadas, es completamente único.

"Es muy curioso que el conjunto sea tan diferente de todo lo que alguien haya conocido antes", dice el arqueólogo Tom Dillehay, de la Universidad de Vanderbilt. “¿Cómo es posible que no esté relacionado con nada encontrado anteriormente? Bueno, es posible".

En 1997, Dillehay presentó evidencia de que las personas llegaron a la punta de América del Sur, en un sitio conocido como Monte Verde, hace unos 14.500 años, mil años antes de lo que se estimaba en ese momento. Su reclamo provocó furor, pero finalmente sus hallazgos fueron confirmados.

Dillehay señala que recibió críticas similares sobre las herramientas de piedra que encontró en Monte Verde y cree que algunos de los proyectiles de Chiquihuite pueden ser precursores de puntos posteriores encontrados en el centro-norte de México.

Pero también expresó sus dudas sobre la aparente falta de evolución tecnológica en los artefactos de piedra. Basado en las fechas de radiocarbono del carbón extraído de su piso, el uso de la cueva por los seres humanos abarcó unos 20.000 años. Dillehay señala que hay cambios marcados en las herramientas de piedra utilizadas en Monte Verde a lo largo de miles de años, sin embargo, durante un período mucho más largo, las piedras de Chiquihuite no muestran signos de técnicas de fabricación de herramientas en evolución.

Las enormes galerías de piedra caliza de la cueva Chiquihuite se mantienen constantes a 12 grados Celsius, incluso en pleno invierno cuando los investigadores trabajan en el sitio.

Fotografía de Devlin Gandy

El profesor de la Universidad de Oregon, Dennis Jenkins, que dirige las excavaciones en el sitio inicial de Paisley Caves, está preocupado porque muchas de las supuestas cuchillas de piedra no parecen particularmente afiladas, según las fotos presentadas en el artículo de Nature. "Sin embargo, había algunos que definitivamente parecían artefactos potenciales", dice. Y el hecho de que la piedra se originó fuera de la cueva agrega peso a la afirmación de que fue traída y diseñada para su uso por seres humanos, dice Jenkins.

Varios otros investigadores externos contactados por National Geographic no quisieron hacer comentarios y dirigieron sus consultas a Michael Waters, director del Centro para el Estudio de los Primeros Estadounidenses en la Universidad Texas A&M y un experto preeminente sobre el pueblo de las Américas. Waters revisó el documento, pero también se negó a comentar, en lugar de proporcionarle a National Geographic una revisión científica del 2019 que escribió que concluye que los datos genéticos y arqueológicos actuales no respaldan una ocupación de las Américas antes de hace 17.500 años.

Próximos pasos

El equipo de Chiquihuite está preparando otro documento sobre su investigación y Ardelean confía en que los nuevos datos proporcionarán apoyo adicional para sus conclusiones. No obstante, Ardelean le recuerda reiteradamente a su equipo que la Cueva Chiquihuite es solo uno de los tantos sitios que están dibujando una imagen más completa y compleja de cuándo y cómo llegaron las personas a las Américas.

Miembros del equipo de excavación de la Cueva Chiquihuite ingresan al sitio. Al comienzo de la temporada de excavación de 2 meses, un tren de mulas lleva más de 1,5 toneladas de equipo al sitio, incluidos todos los equipos de campamento, comida y agua necesarios para apoyar a un equipo compuesto de 8 personas.

Fotografía de Devlin Gandy

"Creo que este estudio muestra que necesitamos volver a examinar lo que creemos saber sobre el pueblo de las Américas y debemos estar abiertos a un período de tiempo mucho más largo", dice Devlin Gandy, miembro del equipo de Chiquihuite, un arqueólogo del Universidad de Cambridge.

Las fechas profundas proporcionadas por los datos de Chiquihuite, sin embargo, "sin duda van a ser disputadas vorazmente", dice Jenkins. "No tengo ninguna duda al respecto".

Seguir leyendo