¡Animales estresados! Estas son las formas en que canalizan la tensión

No somos los únicos animales que sufren ansiedad. Desde las lagartijas hasta los gorriones cantores, las situaciones desafiantes pueden tener efectos duraderos en las especies.

Por Liz Langley
Publicado 28 abr 2023, 10:01 GMT-3
El sonido de los aviones puede ser traumático para la lagartija colilarga, que tiene una pequeña ...

El sonido de los aviones puede ser traumático para la lagartija colilarga, que tiene una pequeña área de distribución en el sureste de Colorado.

Fotografía de Ken Holtgrewe Getty Images

Muchos humanos reaccionamos ante el estrés bebiendo demasiado café, durmiendo demasiado (o no lo suficiente), o comiendo en exceso (para cumplir el plazo de entrega de esta historia, por ejemplo, comí yogur, cuatro galletas y una tonelada de uvas).

Resulta que varios animales salvajes también experimentan reacciones físicas al estrés. Los principales retos a los que se enfrentan son si encontrarán suficiente comida o si se convertirán en la comida de otro. Pero a veces, son las personas las que les causan los traumas.

Por ejemplo, un nuevo estudio muestra que el raro lagarto de Colorado come en respuesta al ruido. Parte de su hábitat incluye la base militar de Fort Carson (Estados Unidos), donde los aviones que vuelan bajo producen regularmente sonidos más fuertes que los que experimentan de forma natural. 

Tras observar a algunos de los reptiles salvajes y tomarles muestras de sangre, los científicos descubrieron que durante los sobrevuelos, los lagartos liberaban más cortisol (la hormona del estrés), se movían menos y comían más. Según los autores, comer probablemente compensaba la energía perdida durante el estrés.

Descubre en este artículo, otras formas en que los animales reaccionan ante situaciones de tensión.

El sueño es clave para todos los mamíferos, y no dormir lo suficiente puede ser perjudicial.

"La falta de sueño, una forma de estrés, puede provocar un aumento de la ingesta de alimentos tanto en humanos como en algunos animales no humanos", indica Barrett Klein, entomólogo de la Universidad de Wisconsin-LaCrosse que también estudia la biología del sueño.

En estudios de laboratorio, las moscas de la fruta sometidas a aislamiento social durmieron menos y comieron más, y los ratones privados de sueño comieron más durante su recuperación. Algunas mariposas que no descansan lo suficiente se alimentan mal y ponen sus huevos en plantas equivocadas.

Si algunas especies de abejas no duermen lo suficiente, realizarán sus “danzas de meneo” (el equivalente apícola del GPS), "con un componente de dirección menos preciso", dice Klein por correo electrónico, y señala que dicho comportamiento terminará impactando en la eficacia de la información para rastrear alimento. 

(Podría interesarte: Estos son los mamíferos más dormilones del planeta)

Transmitir el trauma

Scott Heppell, ecólogo especializado en peces de la Universidad Estatal de Oregón, no se atreve a afirmar que otros animales reaccionan al estrés como nosotros.

"Eso es demasiado antropomórfico para mí", manifiesta Heppell por correo electrónico. "Pero podría decir que otros animales tienen respuestas un tanto análogas", por ejemplo, cuando los acontecimientos estresantes experimentados por los padres "pueden afectar al rendimiento de sus crías". En los humanos, ese concepto se denomina trauma generacional.

Los pequeños peces de agua dulce llamados espinosos parecen transmitir los traumas a sus crías, aunque los efectos son diferentes entre machos y hembras.

En una investigación publicada en el Journal of Animal Ecology, los científicos demostraron que los hijos de padres espinosos que habían estado expuestos a depredadores se arriesgaban más, pero el trauma no afectaba a las hijas. Las madres expuestas a depredadores tenían crías ansiosas de ambos sexos, pero aún se desconoce por qué.

El peligro de los depredadores

La mera presencia de depredadores puede poner nerviosos a los animales. Por ejemplo, al gorrión cantor, objeto de estudio de Liana Zanette, ecóloga de poblaciones de la Western University de Ontario (Canadá).

En un estudio de 2022, Zanette analizó gorriones cantores silvestres en la Reserva del Parque Nacional de las Islas del Golfo, en Columbia Británica, donde tienen pocos depredadores. Durante el estudio, colocó barreras para asegurarse de que no les pasara nada a los pájaros.

Durante 18 semanas, el equipo de Zanette reprodujo intermitentemente grabaciones en las que la mitad de los pájaros del estudio escuchaban a animales amistosos, como los gansos de Canadá. La otra mitad de las aves escuchó grabaciones de cuervos y cornejas, que se comen los huevos y los polluelos de los gorriones.

Los resultados mostraron que el miedo a los depredadores fantasma hacía que estas aves tuvieran un 53% menos de crías que las que no escucharon la banda sonora de miedo.

"Los padres se ponen muy nerviosos cuando creen que hay depredadores cerca", explica Zanette, así que en lugar de dedicar su tiempo a incubar los huevos o alimentar a los polluelos, huyen del nido.

Todo esto puede sonar mal, pero evolutivamente la respuesta de las aves es la correcta. Sobrevivir y tener menos crías es mejor que morir y no tener ninguna, afirma Zanette.

Ese miedo inducido por los depredadores también puede causar cambios duraderos similares al trastorno de estrés postraumático, reconoce. En un estudio de 2019, Zanette descubrió que los carboneros de curruca capirotada expuestos a depredadores tenían una actividad cerebral elevada y una mayor sensibilidad al peligro durante al menos siete días después.

La liebre con raquetas es la presa principal del lince canadiense.

La liebre con raquetas es la presa principal del lince canadiense.

Fotografía de Robbie George Nat Geo Image Collection

Una danza ancestral de la liebre y el lince

En el territorio canadiense de Yukón, las liebres de raqueta no necesitan simulaciones: tienen depredadores muy reales de los que preocuparse. Estos animales son las principales presas del lince canadiense, y la danza entre ellos lleva millones de años evolucionando, afirma Rudy Boonstra, profesor emérito de la Universidad de Toronto, que lleva cuatro décadas estudiando ambas especies.

Las dos atraviesan un ciclo de 10 años durante el cual fluctúa su población. Cuando la población de liebres es alta, los linces tienen mucho que comer y su población también aumenta.

Pero cuando la población de liebres disminuye, las liebres no solo mueren a garras de los linces, sino que sufren estrés al ser perseguidas, aunque escapen. Estas liebres producen menos crías y sus crías producen menos crías, hasta que hay tan pocas liebres que los linces empiezan a morir de hambre y su población también cae en picado.

Boonstra y sus colegas demostraron que cuando el número de linces era alto y el de liebres disminuía, los niveles de cortisol en la sangre de las liebres se disparaban. Este estrés afecta a la condición física de las hembras, lo que se traduce en una descendencia más débil.

Según Boonstra, este ciclo de depredador-presa de una década de duración es un fenómeno verdaderamente salvaje, en el que ningún ser humano genera estrés.

En parte por eso, al igual que Heppell, Boonstra tampoco cree que puedan compararse las respuestas al estrés de los humanos y las de los animales salvajes.

"Su entorno ha sido el mismo o similar durante muchísimas generaciones, y el nuestro cambia todo el tiempo, todos los días".

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados