El 2024 puede traer las mejores auroras en 20 años

El Sol está alcanzando el punto álgido de su ciclo de aproximadamente 11 años, cuando las auroras boreales son más visibles. El último pico fue el más débil en un siglo, ¿podrá compensarlo 2024?

Por Terry Ward
Publicado 4 ene 2024, 12:04 GMT-3
Las auroras son comunes en Islandia, como esta sobre el pueblo de Vik. Durante el máximo ...

Las auroras son comunes en Islandia, como esta sobre el pueblo de Vik. Durante el máximo solar, el alcance geográfico de las auroras puede extenderse mucho más al sur.

Fotografía de Ben Horton Nat Geo Image Collection

Habían pasado tres décadas desde que el fotógrafo estadounidense Wesley Luginbyhl viera auroras boreales en su estado natal. En la primavera de este año, las fotografió dos veces.

Una tormenta solar particularmente intensa (erupciones que impulsan partículas cargadas eléctricamente a gran velocidad lejos del Sol) provocó que las auroras boreales se vieran en latitudes mucho más al sur de lo habitual, con avistamientos en Virginia y Arizona (en Estados Unidos) y en el sur de España.

Luginbyhl asegura que nunca esperó captar más que un débil resplandor rojo en el horizonte en las fotos durante el evento de abril, pero mientras conducía hacia el norte desde Amarillo a Texahoma, "todo el horizonte norte tenía un resplandor". Captó colores increíblemente brillantes (azul, rosa, rojo y verde) de la aurora, que, según dijo, estaba prácticamente sobre su cabeza. 

En 2024, según los expertos, es posible que se vean aún más auroras en regiones donde normalmente no se observan. Esto se debe a que el Sol está alcanzando el punto álgido (llamado "máximo solar") de su ciclo de aproximadamente 11 años, en el que la actividad solar será mayor. 

Pero este máximo es aún más emocionante de lo habitual porque el último, en 2014, fue el más débil en un siglo, explica Mark Miesch, científico investigador del Centro de Predicción Meteorológica Espacial de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) en Colorado.

¿Significa eso que en 2024 se verán las mejores auroras de los últimos 20 años? Esto es lo que hay que saber.

Izquierda: Arriba:

Un molino de viento enmarcado por el suave resplandor rojo de una aurora en Dalhart, Texas, Estados Unidos.

Derecha: Abajo:

A diferencia de muchas auroras vistas al sur de su región típica, esta aurora ofrecía vibrantes colores naranja y verde junto con el rojo.

FOTOGRAFÍAS DE Wesley Luginbyhl

Cómo ver las auroras boreales durante el máximo solar

Las auroras boreales aparecen en una región alrededor del polo magnético de la Tierra, llamada "óvalo auroral" o "zona auroral", explica Don Hampton, profesor asociado de investigación del Instituto Geofísico de la Universidad de Alaska Fairbanks.

Pero esa región cambia y fluctúa todo el tiempo, dependiendo de la fuerza del viento solar, una corriente de partículas cargadas procedentes de la atmósfera del Sol que puede verse reforzada por las tormentas. Durante el máximo solar, los expertos esperan que los episodios en los que la zona auroral crece y es más activa se produzcan con mayor frecuencia.

"Cuando hay más energía, (la zona auroral) se hace más gruesa y se expande más al sur", comenta Hampton. "No creo que sea una predicción demasiado descabellada decir que la gente del medio oeste (de Estados Unidos) y quizá incluso del bajo medio oeste (paralelo 40) tendrá una buena oportunidad de ver auroras una o dos veces durante este ciclo solar, pero no hay garantías", aclara. En Estados Unidos, el paralelo 40 pasa por Provo (Utah), Boulder (Colorado), el norte de Indianápolis y Columbus (Ohio).

Las aplicaciones de predicción, como el Centro de Predicción Meteorológica Espacial de la NOAA, Aurora Alerts y My Aurora Forecast & Alerts, pueden ayudar a los cazadores a predecir cuándo será mejor ver la aurora boreal, así como cuánto se extenderá hacia el sur el óvalo auroral tras la actividad solar. Por término medio, las auroras son más frecuentes en torno a los equinoccios de marzo y octubre, señala Magnus Wik, científico especializado en meteorología espacial del Instituto Sueco de Física Espacial.

Hay más factores a tener en cuenta en lo que respecta al momento y la ubicación: los cielos nublados o contaminados por la luz dificultarán o imposibilitarán la observación de las auroras.

Para escapar de la contaminación lumínica provocada por las personas, busca en DarkSky.org los lugares del mundo con certificación internacional de cielo oscuro.

La dirección en la que mires también es importante, dependiendo de su ubicación en relación con el óvalo auroral. "En Alaska, si tenemos una gran tormenta solar, miramos hacia arriba o hacia el sur", explica el profesor de la Universidad de Alaska Fairbanks. "En el Medio Oeste, busca un campo y mira hacia el norte a ver qué puedes observar".

No todas las auroras son iguales, advierte Miesch.

"En las raras ocasiones en que se puede ver bien en los Estados Unidos contiguos, suele ser un tenue resplandor rojo en el horizonte, ni de lejos tan espectacular como en las fotos y las películas", aclara.

La zona oscura que atraviesa la parte superior del Sol en esta imagen tomada en octubre de 2015 es un agujero coronal, una región en la que el campo magnético está abierto al espacio. Una corriente de viento solar de alta velocidad que se originó en este agujero coronal provocó varias noches de auroras en la Tierra.

Fotografía de NASA eyevine, Redux

La actividad solar y el máximo solar

El ciclo actual del Solel Ciclo Solar 25, comenzó en diciembre de 2019. Se espera que la actividad en la estrella más cercana a la Tierra alcance su punto máximo antes y con más fuerza de lo que la NOAA predijo previamente al comienzo del ciclo.

Las erupciones solares, las eyecciones de masa coronal y las manchas solares son solo algunos de los eventos solares que se espera que aumenten en frecuencia y fuerza en 2024, comenta Wik.

Las manchas solares son zonas más oscuras y frías de la superficie solar en las que la fuerza magnética es mucho mayor que en otras partes del Sol. Hampton afirma que en este ciclo ya se han observado más manchas que en los últimos ciclos solares. Tanto las erupciones solares como las eyecciones de masa coronal (CME, por sus siglas en inglés) suelen producirse cerca de estas zonas y ambas expulsan energía al espacio. 

"Máximo solar significa más tormentas, y durante las tormentas las auroras boreales se producen con más frecuencia, son más intensas, duran más y pueden extenderse a latitudes más bajas de lo habitual", informa Slava Merkin, físico espacial y director del Centro de Tormentas Geoespaciales del Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins.

Las auroras son causadas por la interacción del viento solar (una corriente de gas caliente magnetizado llamada plasma) con la magnetosfera (la región del espacio alrededor de la Tierra en la que domina el campo magnético de nuestro planeta), explica Miesch. Hay dos tipos de emisiones de plasma del Sol que causan auroras: las CME y las corrientes de viento solar de alta velocidad que también pueden causar tormentas geomagnéticas más débiles.

¿Cómo afectan las tormentas solares a la Tierra?

Aunque muchas tormentas solares envían ráfagas de viento solar en otras direcciones, las que golpean la Tierra pueden comprimir y distorsionar la magnetosfera, la burbuja magnética protectora que rodea el planeta, explica Miesch.

Las condiciones de la atmósfera exterior, incluida la magnetosfera, afectan a la tecnología en la Tierra de muchas maneras, comenta el coordinador del Programa del Centro de Predicción de Meteorología Espacial de la NOAA, Bill Murtagh, incluyendo la interrupción de las funciones del GPS y la interferencia con los satélites en órbita baja.

Con los actuales niveles de actividad solar, superiores a los de los últimos 20 años y en aumento hasta 2024, esto significa más tormentas de las que aprender, agrega Miesch. 

"Cuanto más observemos estos fenómenos, mejor los entenderemos y cuanto mejor los entendamos, mejor podremos predecirlos".

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados