Los microplásticos se han infiltrado prácticamente en todas las grietas de la Tierra

Nuevas investigaciones brindan más pistas sobre hacia dónde y cómo se están extendiendo los microplásticos

Monday, August 10, 2020,
Por Laura Parker
Las Maldivas, vistas en parte desde arriba, se componen de 1.192 islas. La pequeña nación insular ...

Las Maldivas, vistas en parte desde arriba, se componen de 1.192 islas. La pequeña nación insular también tiene los niveles más altos de microplásticos en la arena de la playa y en las aguas de la costa.

Fotografía de European Space Agency

El archipiélago de las Maldivas en el Océano Índico está compuesto de 1192 islas. En 1992, el gobierno agregó una más: una construcción artificial que sirve como relleno sanitario, donde todos los días se arrojan 500 toneladas de basura.

Dos verdades sobre la vida en una isla son especialmente ciertas en las Maldivas: la mayoría de los bienes de consumo deben descartarse y la mayoría de los desechos son producidos por los turistas. En las Maldivas, una nación en desarrollo que carece de mucha manufactura local, un solo turista produce casi el doble de basura al día que un residente de la ciudad capital de Malé y cinco veces más que los residentes de las otras 200 islas pobladas, según muestran las estadísticas gubernamentales. En consecuencia, la pequeña nación insular fue clasificada el año pasado como la cuarta productora mundial más grande per cápita de residuos mal gestionados.

Ahora, los científicos marinos de la Universidad de Flinders, cerca de Adelaide, Australia, han agregado otra estadística predecible a la historia del horror de la basura de las Maldivas: la cadena de islas, conocida por su rica biodiversidad marina, también alberga los niveles más altos de microplásticos en sus playas y en las aguas cercanas a la costa.

En 22 sitios en Naifaru, la isla más poblada, el equipo de Flinders descubrió altas concentraciones de microplásticos en la arena de la playa y en las aguas poco profundas de los arrecifes de coral. Aparte del gran volumen, el equipo hizo un descubrimiento aún más desalentador. La mayoría de las partículas eran del mismo tamaño que las presas consumidas por diversas especies marinas del arrecife.

Esa no fue una buena noticia para un ecosistema marino tropical que admite más de 1.100 especies de peces y 929 de otras especies, que van desde anfípodos hasta ballenas, así como 170 especies de aves marinas. De 71 peces gatillo recolectados por los investigadores, todos tenían plástico en sus vientres, en promedio ocho fibras por pez.

“El tamaño de los microplásticos es extremadamente importante porque se penetran en los peces e invertebrados más pequeños, que luego son consumidos por peces más grandes”, dice el biólogo conservacionista de Flinders, Karen Burke Da Silva, autora principal del estudio.

Los descubrimientos en las Maldivas, publicados el 2 de agosto en la revista Science of the Total Environment, son parte de un impresionante cuerpo de literatura científica publicada en lo que va del año y agrega una nueva comprensión de este flagelo plástico que puede ayudar para combatirlo. 

El ciclo de los microplásticos

"Para entender cómo mitigar la contaminación plástica, tenemos que conocer el flujo", dice  Chelsea Rochman, ecóloga marina de la Universidad de Toronto. “Una cosa es saber que está ahí y ahora necesitamos saber la velocidad con la que llega a los lugares. A los puntos calientes y lo que sucede a medida que se mueve a través de los ecosistemas".

Si bien la mayor parte de la investigación inicial se centró en los plásticos más grandes que se encuentran en las playas y que flotan en la superficie, los pedazos de plástico menos visibles y más penetrantes se han infiltrado prácticamente a todas las grietas de la Tierra, desde las fosas marinas más profundas hasta las montañas alpinas más altas. Algunos microplásticos son tan pequeños que forman parte del polvo que vuela alrededor del planeta, a lo alto en la atmósfera.

En los últimos años, los científicos han rastreado microplásticos en miles de lugares. La nueva investigación marca un cambio para descubrir lo que Rochman llama el "ciclo de los microplásticos": cómo viajan los microplásticos, dónde se acumulan y cómo se transforman en el camino.

El término microplásticos se refiere a las partículas de plástico que miden menos de cinco milímetros. Hay dos tipos básicos.

Los microplásticos primarios, como las microperlas que se utilizan en los productos para el cuidado personal o los gránulos utilizados en la fabricación de plásticos, se producen intencionalmente en pequeñas cantidades. Los microplásticos secundarios son la consecuencia de uno de los activos más valorados del plástico: su durabilidad. Comienzan como productos desechados que se descomponen en los océanos por la luz solar y por la acción de las olas. Con el tiempo, los fragmentos se vuelven cada vez más pequeños. Presumiblemente sobrevivirán durante siglos.

Una muestra recogida en Hawái contiene partículas de plástico.

Fotografía de David Liittschwager, Nat Geo Image Collection

Los científicos todavía están resolviendo la pregunta central que subyace en la investigación: ¿qué daño causa la ingestión de microplásticos a la salud humana? Se han detectado microplásticos en el agua potable, en la sal y en otros alimentos. Hasta ahora, no se ha demostrado ningún daño. Pero para los peces y para otros animales silvestres marinos y de agua dulce, los estudios descubren que los microplásticos alteran los sistemas reproductivos, atrofian el crecimiento, disminuyen el apetito, causan inflamación de los tejidos y daño hepático y alteran la conducta alimentaria.

Los números de los océanos aumentan

En el 2015, se estimó que el flujo anual de desechos plásticos hacia los océanos desde las regiones costeras del mundo ascendía a un promedio 8,8 millones de toneladas. El mes pasado, en un nuevo informe de Pew Charitable Trusts y Systemiq, un grupo de expertos medioambientales con sede en Londres, los científicos concluyeron que alrededor del 11 por ciento de ese flujo iba hacia los mares (alrededor de 1,4 millones de toneladas) lo que incluye cuatro fuentes principales de microplásticos: neumáticos, pellets de producción, textiles y microperlas.

Si el "grifo" de los océanos se cerrara mañana, los microplásticos continuarían acumulándose durante generaciones a partir de la basura que ya está en el mar. Esa fragmentación continua hace que sea difícil calcular cuántos microplásticos flotan en el océano hoy. La mayoría de los recuentos estiman lo que hay en la superficie. Recuentos modelados en 2014 pusieron la cifra entre 5,25 y 50 billones de piezas. Una nueva investigación de este año descubrió que esas estimaciones eran demasiado bajas.

Un equipo del Laboratorio Marino de Plymouth, de la Universidad de Exeter y King's College en el Reino Unido y el Proyecto Rozalia en Vermont tomaron muestras de las aguas costeras a ambos lados del Atlántico. Los investigadores utilizaron redes de malla más pequeñas para recolectar los [RK7], nanoplásticos y fibras más pequeñas que se asemejan a las presas que los conteos anteriores habían pasado por alto. Su estimación, publicada en Contaminación ambiental, sitúa el total mundial de microplásticos entre 12,5 y 125 billones de partículas, al menos el doble que la cifra anterior.

"Hemos subestimado enormemente la cantidad de microplásticos que existen utilizando métodos de muestreo tradicionales", dice Matthew Cole, ecologista marino de Plymouth y coautor del estudio. “Con redes lo suficientemente pequeñas, es posible revelar este mapa oculto, de otro modo invisible, dentro de los océanos. Y esto es solo la superficie. Lo que se hunde hasta el fondo no se incluye en estos cálculos globales".

Los científicos han reconocido desde hace mucho tiempo el fondo marino como un importante sumidero de microplásticos. Pero poco se sabía sobre su concentración y distribución allí. Un equipo de Alemania, Francia y Reino Unido ha descubierto ahora que las poderosas corrientes del fondo desempeñan un papel crucial en la concentración de microplásticos en puntos calientes específicos: versiones del fondo marino de los "parches de basura" flotantes que se acumulan dentro de los giros de las corrientes oceánicas en la superficie.

Al rastrear el lecho marino del Mediterráneo al oeste de Italia, el equipo descubrió acumulaciones de microplásticos en cantidades más altas de las que se han registrado, incluso en fosas de aguas profundas. Un solo metro cuadrado (10,8 pies cuadrados) contenía una capa delgada de hasta 1,9 millones de microplásticos.

Es lamentable que estos puntos calientes también sean hábitats clave para las esponjas, los corales fríos y las ascidias o "ascidias marinas", que son especialmente vulnerables a los microplásticos porque se alimentan por filtración.

La tierra no se salva

Los investigadores también están buscando microplásticos en el agua dulce y en el suelo, al mismo tiempo que trazan posibles puntos de entrada a la red alimentaria.

En 15 sitios fluviales en el sur de Gales, los científicos revisaron los excrementos y regurgitaciones de los cazos de garganta blanca y descubrieron que las aves, que se alimentan de invertebrados de agua dulce ingieren plásticos, comían unas 200 piezas de plástico al día, lo que creaba oportunidades, concluyeron los científicos, para que el plástico ascendiera a la red alimentaria. Sus descubrimientos fueron publicados en la revista Biología del cambio global.

Los científicos de la Academia China de Ciencias Agrícolas descubrieron que la práctica agrícola del acolchado de plástico podría representar una amenaza a largo plazo para el rendimiento de los cultivos. La técnica consiste en esparcir láminas de plástico sobre los campos para conservar la humedad, controlar las malezas y aumentar la temperatura del suelo, lo que a su vez puede aumentar el rendimiento de los cultivos en promedio entre un 25 y un 42 por ciento. La práctica se usa ampliamente en pequeñas granjas en China, que representan alrededor del 13 por ciento del total de tierras de cultivo de China. Su uso está aumentando en China y en todo el mundo a medida que la sequía empeora en las regiones semiáridas y áridas.

Las láminas de plástico más utilizadas se rompen fácilmente con el tiempo. En una investigación publicada en Global Change Biology, el equipo concluyó que la práctica podría ser segura si las hojas se recolectaran después de la cosecha. Pero el 66 por ciento de los agricultores chinos encuestados dijeron a los científicos que no hacen eso. Los investigadores estiman que más de medio millón de toneladas de plástico se han acumulado en los suelos chinos.

Los fragmentos de plástico alteran la estructura y la química del suelo; aditivos, como los ftalatos que se han relacionado con la contaminación del suelo. Los cultivos que crecen en los suelos que contienen desechos plásticos tienen menor rendimiento, altura y peso de las raíces. El estudio descubrió que la contaminación plástica ya ha reducido la producción del algodón en China.

En el aire, en todas partes

La investigación sobre cómo los microplásticos se desplazan por el mundo solía centrarse en los océanos. El movimiento del polvo global se había estudiado durante décadas, dice Rochman, pero los científicos descubrieron recientemente que el polvo contiene "cantidades sustanciales de microplásticos".

Janice Brahney, científica de la Universidad Estatal de Utah, tropezó con los plásticos mientras estudiaba cómo los vientos esparcían nutrientes como el nitrógeno y el fósforo en el oeste de Estados Unidos. “Estudio el polvo y cómo transporta los nutrientes a los ecosistemas remotos”, dice.

Pero mientras examinaba muestras recolectadas de 11 parques nacionales y áreas silvestres bajo el microscopio, se sorprendió al encontrar pequeñas fibras de plástico.

“Al principio, pensé que había contaminado mi muestra”, dice Brahney. "Luego comprendí que no deberíamos habernos sorprendido".

Concluyó que más de 1.000 toneladas de microplásticos al año se desplazan hacia las áreas silvestres y hacia los parques nacionales del oeste estadounidense. Su análisis, publicado en la revista Science, descubrió que los microplásticos viajaban a diferentes niveles a través de la atmósfera. Las partículas más grandes se depositan con los climas húmedos y lo más probable es que provengan de lugares cercanos. Las fibras diminutas y livianas viajan largas distancias entre continentes, convirtiéndose en parte del movimiento global del polvo, antes de depositarse en el suelo, generalmente en el clima seco.

“El plástico cae del cielo”, dice Brahney. “Lo que debería quedar impreso en la opinión pública en general es que, aunque solo estamos notando este problema ahora, no es un problema nuevo. Va a empeorar antes de mejorar. Hay tantas cosas que no sabemos, es realmente difícil comprender completamente las implicaciones de los plásticos que están absolutamente en todas partes".

Seguir leyendo