Los microplásticos también están presentes en el aire

Los científicos han descubierto grandes cantidades de micropartículas de plástico transportadas a través del aire en una remota zona montañosa.lunes, 22 de abril de 2019

Por Stephen Leahy
Pedazos de plástico vuelan sobre la Tierra y, eventualmente, se descomponen en pequeñas partículas.
Este artículo se creó con la colaboración de National Geographic Society.

En lo que parece una región prístina y remota de montaña, se encontraron diminutos trozos de contaminación plástica que caían del cielo, lo que planteaba dudas sobre el alcance global de la contaminación plástica, según ha detectado un primer estudio de esta índole.

Los científicos registraron una tasa diaria de 365 partículas microplásticas por metro cuadrado que caía del cielo en las montañas de los Pirineos en el sur de Francia.

"Fue increíble la cantidad de microplásticos que se estaban depositando", dijo Deonie Allen, investigadora de EcoLab en la Escuela de Agricultura y Ciencias de la Vida en Toulouse, Francia. No había fuentes obvias para los microplásticos dentro de las 60 millas (100 kilómetros), dijo Allen, el autor principal del estudio publicado el lunes en Nature Geoscience.

"El microplástico es un nuevo contaminante atmosférico", dijo Allen. 

Los microplásticos son piezas muy pequeñas de residuos plásticos. Su presencia en océanos y en las vías fluviales ha recibido una gran atención científica y mediática en los últimos años. Sin embargo, solo dos estudios anteriores han buscado la presencia de microplásticos en el aire. Ambos estaban en las ciudades y sus resultados fueron comparables, dice Allen. Los microplásticos en el aire parecen ser ubicuos.

"Si sales a la calle con una luz ultravioleta, la fijas a una longitud de onda de 400 nanómetros, e iluminas hacia un lado, verás todo tipo de partículas plásticas en el aire que emiten fluorescencia", dijo. "Es incluso peor en el interior. Todo resulta un poco aterrador".

Allen y sus colegas recolectaron microplásticos durante un período de cinco meses en una estación meteorológica a unos 4.500 pies (1.400 metros) sobre el nivel del mar utilizando receptores de deposición atmosférica que parecen embudos altos. Contaron y analizaron los fragmentos de plástico, las fibras y las películas en la parte inferior de los colectores que tenían un tamaño inferior a 300 micrones. El cabello humano promedia entre 50 y 70 micrones de diámetro. La partícula más pequeña que un ojo humano puede ver es de aproximadamente 40 micrones.

Más del 50 por ciento de los microplásticos encontrados en la estación eran fragmentos de menos de 25 micrones de tamaño.

Los investigadores estudiaron los patrones de viento para encontrar una fuente de los microplásticos recolectados, pero no encontraron ninguno dentro de un radio de 100 kilómetros de la región, que está escasamente poblada y sin actividades industriales, comerciales o agrícolas grandes. También se recolectó una cantidad de polvo fino anaranjado similar al cuarzo, dijo el coautor Steve Allen. Probablemente este era el polvo del Sahara, ya que estudios anteriores han demostrado que dichas partículas de polvo, que son tan grandes como 400 micrones, pueden viajar miles de kilómetros. Pero "nadie sabe hasta dónde pueden viajar los microplásticos", agregó.

Los científicos han advertido que estamos creando un "planeta plástico". En el año 2015 se produjeron aproximadamente 420 millones de toneladas de plásticos, comparado con un poco más de dos millones de toneladas en 1950. En este período de 65 años, aproximadamente 6.000 millones de toneladas terminaron en vertederos o en el entorno natural, según un estudio realizado en el 2017. Los residuos plásticos como las botellas, los envases, etc., se degradan con el tiempo a partículas microplásticas o nanopartículas mucho más pequeñas. Un estudio estimó que existen de 15 a 51 billones de partículas microplásticas flotando en la superficie de los océanos. Un billón es mil millones. Un billón de segundos es casi 32.000 años.

¿Impactos en la salud?

Las personas se encuentran expuestas a los microplásticos en la comida y en el aire, pero los efectos que tienen sobre la salud se desconocen, dijo Stephanie Wrigh, investigadora del Centro para el Medio Ambiente y la Salud en King's College de Londres en el Reino Unido.

"Recientemente, hemos reconocido la exposición humana a los microplásticos a través del aire", dijo Wright, quien escribió un artículo detallado sobre la salud humana y los microplásticos en el 2017.

Ver galería

Lo que se sabe es que los microplásticos de menos de 25 micrones pueden ingresar al cuerpo humano por la nariz o la boca y los de menos de cinco micrones pueden terminar en el tejido pulmonar. "Sabemos que otros tipos de partículas pequeñas tienen un impacto en la salud", dijo Wright.

Existe una gran preocupación por las partículas finas en el aire que se forman al quemar combustibles fósiles, incluido el carbón negro o el hollín. Estos se han relacionado con una amplia gama de impactos en la salud, desde el asma hasta los ataques cardíacos, el deterioro de la memoria y del CI de los niños. La mayoría de los países tienen estándares de contaminación del aire para limitar los volúmenes de partículas de menos de 10 micrones, y especialmente aquellos que están por debajo de los 2,5 micrones, respectivamente conocidos como estándares PM 10 y PM 2.5.

También se sabe que los microplásticos tienden a ser pegajosos y pueden acumular metales pesados como el mercurio y los contaminantes orgánicos persistentes (COP), incluidos los retardantes de llama bromados y los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP). Esos materiales han tenido impactos en la salud, dijo Wright.

El volumen de los microplásticos en el medio ambiente probablemente aumentará con la creciente cantidad de plásticos que se producen, incluidos los textiles sintéticos, advierten los científicos. Los plásticos ahora se están utilizando en rutas, ladrillos, concreto, pinturas y muchas otras cosas que pueden no ser siempre obvias para el público. Sin embargo, "hay mucho que no sabemos acerca de los microplásticos en el medio ambiente", dijo Wright.

Mucho menos se sabe acerca de las partículas nanoplásticas. Nano significa realmente, algo muy pequeño: mil millones de nanopartículas pueden caber en la cabeza de un alfiler.

¿Qué pasa con las nanopartículas?

"Nadie debería sorprenderse de que los microplásticos estén en todas partes", dijo Roman Lehner, de la Universidad de Friburgo en Suiza. Los nanoplásticos también están en todas partes, pero aún no existe la tecnología para poder detectarlos, dijo Lehner, quien está trabajando en el problema.

Las nanopartículas pueden tener propiedades físicas y químicas notablemente diferentes de los mismos materiales en tamaños micro o más grandes. Una de las características únicas de los nanoplásticos es que debido a que son tan pequeños, hay más átomos en la superficie de una partícula comparado con su volumen. Esto los hace más reactivos químicamente. Los riesgos potenciales para la salud humana y el medio ambiente de las partículas nanoplásticas pueden ser diferentes de los microplásticos, dijo Lehner, quien es coautor de una nueva revisión de los riesgos potenciales.

Los estudios de laboratorio han demostrado los efectos adversos de los nanoplásticos en los organismos acuáticos. Los estudios han revelado que los nanoplásticos de poliestireno ingeridos por organismos acuáticos atraviesan las paredes celulares. Esto pareció cambiar el comportamiento y afectó la función endocrina de los peces y de otras especies marinas. Los experimentos de laboratorio también han demostrado que los nanoplásticos cruzan las paredes celulares en muestras de intestinos humanos.

No se están realizando casi investigaciones sobre los nanoplásticos en el aire y sus impactos en la salud humana y en el medio ambiente, dijo Lehner. "Todavía no conocemos todos los peligros. Sin embargo, es probable que los impactos ambientales sean significativos y se justifique investigar más ".

Incluso a medida que se necesite investigar más, sería prudente usar menos plásticos, dijo S. Allen. Los plásticos de un solo uso, como las bolsas de compras y los sorbetes, deben eliminarse. El plástico reciclado solo retrasa su degradación en microplásticos, por lo que es mucho mejor reducir el consumo de plástico, dijo.

¿Y en lo que respecta a los bioplásticos o plásticos biodegradables? Todavía se convierten en microplásticos que no puedes ver, dijo S. Allen.

Plásticos y clima

El cambio climático es otra razón más para reducir el consumo de plástico, advierte un nuevo estudio publicado al mismo tiempo. De acuerdo con un nuevo estudio realizado en Nature Climate Change, casi todos los plásticos están hechos de combustibles fósiles y esta industria generó emisiones por un valor de 1.700 millones de toneladas métricas de CO2. Con los volúmenes de plásticos producidos duplicándose cada década, para el año 2050 las emisiones de CO2 podrían alcanzar los 6.500 millones de toneladas, o aproximadamente el 15 por ciento del presupuesto global de carbono.

Si la industria de los plásticos fuera un país, sería el cuarto emisor de CO2 más grande después de China, los Estados Unidos y la India. Sin embargo, la aplicación agresiva de energía renovable, reciclaje y biomasa como materia prima podría mantener las emisiones en el 2050 a la par con los niveles del 2015, indicó el estudio. Esto implica que también se produciría cuatro veces más plástico.

Esta historia forma parte de ¿Planeta o plástico?, una iniciativa plurianual para crear conciencia sobre la crisis global de desechos plásticos. Aprende cómo reducir el empleo de plásticos de un solo uso y únete a la causa. #PlanetaOPlástico.
 
Seguir leyendo