Documentan que las orcas pueden matar al animal más grande de la Tierra, la ballena azul

Según los expertos, el descubrimiento puede ser una buena noticia para ambas especies.

Por Claudia Geib
Publicado 11 de feb. de 2022 17:50 GMT-3
killer whale

Las orcas (vistas arriba en el Caribe) viven en grupos familiares que trabajan juntos para cazar.

Fotografía de Brian Skerry, Nat Geo Image Collection

Comienza con una persecución: doce orcas nadan hacia su presa hasta que esta se cansa. Cuando su objetivo finalmente disminuye la velocidad, más orcas se unen. Ahora, 20 conjuntos de dientes rastrillan y muerden la carne. Unos minutos más tarde, los depredadores trabajan juntos para obligar a su presa a sumergirse. No vuelve a salir.

Esta no es una cacería más. La escena, observada frente a la bahía de Bremer, en el suroeste de Australia, representa un hito: es la primera vez que los humanos documentan orcas (también conocidas como ballenas asesinas), cazando y comiendo con éxito a una ballena azul, un animal en peligro de extinción, considerado el animal más grande que jamás haya existido.

En total, los científicos describen tres matanzas de ballenas azules (en marzo y abril de 2019 y en marzo de 2021) en un nuevo estudio publicado el mes pasado en la revista Marine Mammal Science.

"Este es el evento de depredación más grande en este planeta: el mayor depredador ápice derribando a la presa más grande", dice el coautor del estudio, Robert Pitman, ecologista marino del Instituto de Mamíferos Marinos de la Universidad Estatal de Oregón. "Ya no tenemos dinosaurios así que, para mí, como biólogo de ballenas y zoólogo, es algo asombroso".

Se ha documentado que las orcas se alimentan de casi todas las demás especies de ballenas grandes en todo el mundo, aunque la mayoría de los ataques, han sido a crías.

Cada vez más, este material proviene de observadores aficionados con teléfonos celulares o drones. En uno de esos videos de drones, tomado en el 2017 frente a Monterey, (California), las orcas atacaron a una ballena azul, pero no la mataron.

“Era cuestión de tiempo que se hiciera una observación como esta”, dice David Donnelly, investigador marino del Instituto de Investigación de Delfines de Australia, quien dirige el proyecto de ciencia ciudadana Killer Whales Australia.

Y las probabilidades de que sucediera en la bahía de Bremer eran buenas, señala el investigador, ya que las orcas se pueden encontrar allí año tras año.

El fondo marino de la bahía de Bremer presenta un cañón profundo que arroja agua fría y rica en nutrientes a la superficie y sustenta una cadena alimenticia extraordinariamente diversa, desde fitoplancton hasta atún rojo del sur, salmón y cachalotes, raros zifios y numerosas especies de tiburones

“Cualquier cosa que pase por esa región podría terminar en la boca de una orca”, señala Donnelly, quien no participó en el nuevo estudio.

Cómo cazan las orcas: el trabajo en equipo es clave

En dos de las cacerías, las orcas se dirigieron a animales jóvenes, incluido un ballenato, lo que parecía ser una cría de un año. Durante la tercera cacería, las orcas derribaron a un adulto aparentemente sano, de entre unos 18 y 21 metros de largo. Las orcas más grandes miden solo unos 9 metros.

Los científicos no tuvieron la oportunidad de tomar muestras de ninguna de las ballenas cazadas, pero según la época del año, la ubicación y la dirección en que se movían, el equipo supuso que eran ballenas azules pigmeas migratorias, una subespecie más pequeña que, sin embargo, crece hasta, aproximadamente, 24 metros de largo.

Entonces, ¿cómo vence una orca a un animal de más del doble de su tamaño? Es un asunto de familia: las orcas viven en manadas estrechamente unidas, dirigidas por sus abuelas, madres o tías. Aprenden unas de otras y cooperan para sobrevivir. Por ejemplo, hasta 50 ejemplares participaron en la persecución durante estas cacerías, y varios grupos más pequeños, trabajaron juntos (a menudo intercambiando roles) para morder y, eventualmente, ahogar a sus presas. 

"Estos grupos de orcas viven lo mismo que un ser humano o más, por lo que cazan juntos de forma cooperativa durante décadas y décadas”, señala Pitman, comparando la estrategia de caza de las ballenas con la de los lobos. “Puedes aprender mucho sobre cómo trabajar juntos cuando prácticas como equipo”.

Una orca mastica el alimento favorito de una cría de ballena azul. Esta orca, probablemente una hembra adulta, estuvo involucrada en los tres ataques descritos en el trabajo de investigación.

Fotografía de John Daw, Australian Wildlife Journeys

¿Las orcas son una amenaza para la recuperación de las ballenas azules?

Para Pitman, estas cacerías también pueden señalar un paso positivo para las poblaciones de ambas especies. Se desconoce la población mundial de orcas que viven en todos los océanos del mundo. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) enumera a la ballena azul como en peligro de extinción debido a la caza agresiva de ballenas durante la década de 1900, pero su número ha aumentado constantemente desde la década de 1960, cuando la especie pasó a estar protegida a nivel mundial. En todo el mundo, puede haber entre 5.000 y 15.000 ballenas azules vivas en la actualidad, según estimaciones de la UICN.

Pitman dice que es posible que las orcas siempre hayan comido ballenas azules, pero cuando el número de estas últimas se desplomó durante la era de la caza de ballenas, las orcas tuvieron que cambiar de presa. 

Entonces, estas cacerías como las recientemente observadas, agrega, pueden ser la prueba de que las orcas regresan a un viejo hábito a medida que regresa una antigua fuente de alimento.

Pitman cree que es poco probable que los ataques de orcas representen una amenaza existencial para la recuperación de las ballenas azules, aunque supone que estos incidentes aumentarán a medida que ambas poblaciones expandan su número.

También le intriga ver cómo las orcas podrían cambiar la dinámica del ecosistema marino en Australia Occidental. Por ejemplo, algunas ballenas, como las jorobadas y las boreales, pueden trazar toda su ruta de migración para evitar a las orcas.

“Nadie que esté vivo en la Tierra ha visto cómo era el océano antes de que empezáramos a cazar ballenas”, señala Pitman. Las orcas de Australia pueden estar ofreciendo un vistazo de cómo solía ser el océano.

Seguir leyendo

Te podría interesar

Animales
Fotógrafos son perseguidos por orcas
Animales
Mira: ¿Por qué una orca hace girar una tortuga marina con su "nariz"?
Animales
Tiburones ballena se unen con otros depredadores para cazar
Animales
Cocodrilos en “Los Jardines de la Reina” de Cuba
Animales
¡Insólito! Águilas calvas adoptan a su enemigo: un halcón

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados