Dragones, guerreros, trolls... ¿Es real todo lo que sabemos sobre los vikingos?

Los arqueólogos han confirmado detalles clave de las historias orales nórdicas (pero no sobre los dragones, elfos y trolls).

Por Simon Worrall
Publicado 7 feb 2024, 08:00 GMT-3
01-book-talk-vikings

La historia de los vikingos se remonta a varios siglos atrás, asegura Eleanor Rosamund Barraclough. Aquí, una réplica de un barco vikingo flota en un lago noruego.

Fotografía de Jim Richardson, Nat Geo Image Collection

En las series de televisión y las películas, los helados páramos del norte son el telón de fondo de dramáticas y a menudo violentas historias de reyes, guerreros, dragones y trolls. La fuente de muchos de estos dramas son las sagas nórdicas de la mitología vikinga.

En su libro, Beyond the Northlands: Viking Voyages and the Old Norse Sagas (en español: Más allá de las Tierras del Norte: Los viajes vikingos y las sagas nórdicas antiguas), la historiadora Eleanor Rosamund Barraclough explora el mundo de las sagasseparando la realidad de la ficción para demostrar que los pueblos nórdicos eran mucho más que violencia y saqueos.

Desde su casa de Durham (Inglaterra), explica por qué Estados Unidos debería celebrar a Leif el Afortunado y no a Colón, por qué los soviéticos odiaban la idea de que Rusia hubiera sido fundada por los vikingos y cómo la horrible tortura conocida como el Águila de Sangre puede haber sido más una idea poética que una práctica histórica.

Portada del libro Beyond the Northlands, de Eleonor Rosamund Barraclough.

Fotografía de Oxford University Press

Usted escribe: "Los vikingos siempre han tenido fama de ser los chicos malos del mundo medieval". ¿Es hora de replantearse este prejuicio?

La idea de que los vikingos son los chicos malos del mundo medieval se remonta a la Edad Media. La primera gran incursión vikinga tuvo lugar hacia el año 793 d.C. en la isla de Lindisfarne (Inglaterra), donde se conservan los Evangelios de Lindisfarne. Pero es importante saber cómo conocimos esta incursión: por la Crónica anglosajona, que se escribió cien años después, en tiempos del rey Alfredo, a quien conocemos como un atacante vikingo.

Aproximadamente en la misma época, un clérigo anglosajón muy devoto de la corte del rey Carlomagno, llamado Alcuino, escribió una carta al abad de Lindisfarne en la que le decía: "Nunca antes había aparecido en nuestras costas un terror como este. Recuerda las palabras de los profetas: del norte irrumpe el mal". Así que desde el principio tenemos la idea de que los invasores vikingos son de alguna manera el castigo de Dios por los pecados cometidos.

Cuando decimos "vikingos", pensamos en cualquier habitante del mundo nórdico medieval. Pero vikingo significa literalmente invasor o asaltante, es un título de trabajo. La gente que vivía en el mundo nórdico durante esa era se dedicaba a asaltar y saquear. Pero eran mucho más que eso. Eran grandes viajeros. Colonizaron el Atlántico norte, partes de las islas escocesas e Islandia. Se encontraron en el Ártico escandinavo y en las vías fluviales rusas. Fundaron una colonia en Groenlandia que duró 500 años y llegó hasta el borde de Norteamérica.

Se considera que Colón es la persona que "descubrió" América. Pero las sagas nórdicas sugieren que los americanos deberían celebrar el día de Erik el Rojo. ¿Concuerda con eso?

Tal vez el “día de Leif el Afortunado”, que es el hijo de Erik el Rojo. Groenlandia fue colonizada alrededor del 985 d.C., inicialmente por Erik el Rojo. Lo sabemos en parte por las Sagas de Vinlandia, dos sagas islandesas llamadas Saga de Erik el Rojo y Saga de los Groenlandeses.

Estas mismas sagas son nuestros principales relatos escritos de cómo los groenlandeses nórdicos, una generación después de Erik el Rojo, partieron de Groenlandia y llegaron al borde de Norteamérica. Primero a la isla de Baffin, luego a Labrador (al que llamaron Markland, "tierra de bosques") y finalmente a Terranova (Canadá).

Pero hasta la década de 1960, las sagas de Vinlandia eran nuestra única fuente de información sobre esos viajes. La gente ni siquiera estaba segura de que hubieran ocurrido realmente. Luego, en los años 1960, unas excavaciones en la punta de Terranova, en L'Anse-Aux-Meadows, mostraron pruebas claras de que había habido visitantes nórdicos. Yo no diría colonos. 

Hay casas largas, pero parecen ser más bien lugares de hibernación, donde podían reparar sus barcos, y luego continuar más al sur. También había mujeres en estos viajes. En una saga, se dice que una mujer tuvo un hijo allí, lo que la convierte en la primera europea en dar a luz en Norteamérica.

Lo interesante es que, en el pasado, incluso antes de las pruebas arqueológicas, los norteamericanos estaban muy interesados en esta herencia vikinga. Hacia finales del siglo XIX, había muchas pinturas que mostraban a grandes y románticos nórdicos cruzando en sus barcos. Pero también hay muchas falsificaciones, porque si no puedes encontrar un pasado, lo creas. Había piedras rúnicas desenterradas en un campo de Minnesota, armas y, por supuesto, un famoso Mapa de Vinlandia falsos.

Usted llama a las sagas "el legado narrativo sin parangón de la Islandia medieval al mundo". ¿Son realidad o ficción?

Las sagas se escribieron en la Islandia del siglo XIII y siguieron redactándose y copiándose en manuscritos. En cierto modo, el periodo medieval no terminó en Islandia hasta el siglo XX. Saga viene de la palabra nórdica sayer, que significa "decir". Eso da una pista sobre los orígenes de estas sagas. No surgieron de la cabeza de un escriba en el siglo XIII y luego se escribieron. Tienen una larga historia oral que se remonta a siglos atrás. 

Son historias contadas una y otra vez, transmitidas de generación en generación. Pero eso no las convierte en hechos puros. Las historias cambian, se adaptan, se adornan, se eliminan hechos y se añaden datos. Por eso, cuando se escriben es muy difícil separar los hechos de la ficción.

Una estatua de Leif Erikson ante la iglesia Hallgrimskirkja de Reikiavik (Islandia). Se cree que el vikingo llegó a América cinco siglos antes que Colón.

Fotografía de Jon Bower Iceland, Alamy Stock Photo

Los trolls, los enanos y los dragones resultan familiares gracias a varias películas y series de televisión famosas. Las sagas están llenas de ellos, ¿verdad?

Aparecen en las sagas, pero también pueden ser muy realistas. No todas las sagas están llenas de dragones y elfos. Pero lo interesante es que formaban parte de la visión nórdica del mundo. Cuando aparecen, no se consideran necesariamente fantásticos. Puedes estar teniendo un episodio normal de la saga, donde alguien está soñando o vagando por una montaña, y de repente aparece una criatura. La idea de trolls acechando en el exterior, al borde de tu visión periférica, es muy común.

El norte siempre ha tenido asociaciones sobrenaturales, incluso diabólicas, que se remontan a la Biblia. Lo vemos en la cosmovisión anglosajona, hasta el siglo XIX y la Reina de las Nieves de Hans Christian Andersen. 

Cuanto más al norte, más inhóspito se vuelve el paisaje. Hay montañas y profundas grietas, extrañas formaciones rocosas. Así que se hace más fácil imaginar en estas partes inhumanas del mundo, que las únicas cosas que podrían vivir en ellas también serían inhumanas, como los trolls.

Una de las sorpresas de su libro es que los vikingos también viajaron al este (y por tierra) a lo que actualmente es Rusia. Háblenos de estos viajes y de por qué los soviéticos restaron importancia a la conexión vikinga.

El impulso inicial para adentrarse en Rusia desde el mundo nórdico provino de los pueblos que miraban hacia el este: en concreto, los suecos. Cruzaron el Báltico y luego se dirigieron a las vías fluviales rusas. Si quieres saber adónde van los nórdicos, sigue el dinero. (Risas) Había enormes cantidades de plata islámica fluyendo arriba y abajo de las vías fluviales durante la Edad Media, y los nórdicos las seguían. También llevaban cosas propias para comerciar, como pieles y cueros, que alcanzaron un precio muy alto. Y llevaban esclavos, que es otra razón por la que existían todas esas incursiones y la violencia.

La palabra "Rusia" parece derivar del término Rus que, al menos en origen, parece proceder de Suecia o de alguna parte del mundo nórdico. Estas tribus nórdicas fundaron Kiev y crearon la entidad política que se conoce como Rus de Kiev, base de las actuales Rusia, Bielorrusia y Ucrania. 

Pero durante la era soviética, no estaba bien visto ir por ahí diciendo que tu nación fundadora había sido construida por europeos. Querías que la construyeran los eslavos, tu propio pueblo, en oposición a Europa. Pero si nos fijamos en las primeras capas arqueológicas de las ciudades comerciales, como Stáraya Ládoga en el extremo norte, hay claramente elementos nórdicos.

Los vikingos viajaron mucho, desde Rusia hasta Norteamérica, pero probablemente no llegaron a Petersburg, Alaska, donde esta réplica de un barco vikingo celebra la herencia noruega de la ciudad.

Fotografía de MacDuff Everton, Nat Geo Image Collection

En una de las escenas más espantosas de una serie de televisión sobre vikingos, el protagonista (Ragnar Lothbrok) un personaje histórico real, somete a uno de sus enemigos a una tortura conocida como el “Águila de Sangre”. ¿De qué se trata? ¿Existió realmente?

El Águila de Sangre era una forma particularmente espantosa de tortura y asesinato, en la que se cortaba la columna vertebral de la víctima, se tomaba la caja torácica y se tiraba de ella hacia atrás, luego se sacaban los pulmones, que parecían un par de alas de águila. Los académicos discuten sobre si esto ocurrió realmente, porque la fuente original de pruebas son un par de versos escáldicos. Un skald es un poeta nórdico, por lo que los versos escáldicos fueron escritos por ellos, normalmente de la corte.

Una de las características de estos poemas es que son increíblemente enrevesados, como un crucigrama críptico. Si en un verso escáldico se hace referencia a lo que parece ser el Águila de Sangre, es muy probable que se trate de una invención poética. Roberta Frank, de Yale, sostiene que esta no es más que la idea de un ave carroñera que araña la espalda de los muertos. Si creas muchos cadáveres, eres un guerrero muy bueno. A eso se refiere. Pero cuando escritores posteriores hicieron historias en prosa alrededor de estos versos escáldicos, parece que lo interpretaron literalmente. Así que es bastante probable que no existiera esta horrible forma de torturapero creció en la narración.

(También podría interesarte: ¿Realmente existió la Atlantis?)

Usted es académica, pero abandonó su torre de marfil para investigar sobre el tema. Háblenos de lo más destacado de sus viajes y de cómo trabajar en este libro cambió su visión de los vikingos.

No me gusta mucho la torre de marfil. Las bibliotecas me parecen aburridas, así que ir a Groenlandia fue una de las razones por las que quise escribir el libro. Estuve allí dos veranos. El primer verano lo hice a lomos de un poni islandés con una guía, que era una mujer increíble y pionera. Caminamos de una ruina nórdica a otra, alojándonos en granjas groenlandesas, que a menudo estaban en el mismo lugar que las ruinas nórdicas. 

Más tarde, subí a un ferry por tres días y recorrí la costa más allá del Círculo Polar Ártico hasta un lugar llamado Ilulissat, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco porque está lleno de icebergs. Puede que incluso sea el fiordo donde se desprendió el iceberg que hundió el Titanic.

En Groenlandia, vi las pruebas arqueológicas de la visión del mundo que me habían dado las sagas: las granjas descritas en algunas de ellas, el fiordo donde vivió Erik el Rojo… ¡Me alojé justo al lado de su granja! Más que nada, me dio una idea de lo extraordinaria que era esta gente, lo lejos que llegaban, lo peligroso que era, lo intrépidos y valientes que eran para llegar hasta el límite.

Esta entrevista ha sido editada para una mejor comprensión.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados