El mundo a través de los ojos de las mujeres

"Las mujeres a menudo ven cosas... que un hombre no se daría cuenta", dijo la primera editora de National Geographic. Nuestro archivo revela su coraje y empatíaviernes, 29 de noviembre de 2019

La historia de las fotógrafas en National Geographic ha sido una excepción más que una regla, pero eso fue en aquel entonces, esto es ahora. Estamos más allá de los días en que las mujeres eran representadas como objetos decorativos vestidos con cascadas de seda, y la suposición de que el creador de la imagen siempre era un hombre.

Sí, se asumió. Una fotografía de 1967 en los archivos inscritos como "el mejor equipo fotográfico del mundo" muestra a 25 hombres con traje y corbata que rodean el escritorio del editor de aquel entonces de National Geographic, Melville Bell Grosvenor, sugiriendo, como escribió la historiadora de fotografía Naomi Rosenblum, que "El lenguaje universal de la fotografía de la que dependía esta publicación (y otras) fue únicamente una contribución del ojo y de la mente masculina".

"¿Y cuándo llegará tu fotógrafa?" Sisse Brimberg, una fotógrafa del personal, aún lo escucharía en la década de 1980 después de cargar media docena de cajas llenas de equipos de iluminación en la puerta de un museo en preparación para tirar artefactos.

"Ella ha llegado", fue su breve respuesta.

En el año 2000, cuando le dije a un fotógrafo masculino del personal que estaba escribiendo un libro sobre mujeres fotógrafas en National Geographic con Kathy Moran, ahora subdirectora de fotografía, respondió como si se estuviera quitando un trozo de pelusa del cuello: “¿Mujeres fotógrafas? Será un libro corto.

Lector, no lo fue.

Hace seis años, la fotógrafa y editora fotográfica Sarah Leen se convirtió en la primera directora de fotografía de National Geographic. En la actualidad, 47 mujeres toman fotografías para National Geographic en forma impresa y digital (en comparación con 67 hombres), pero las mujeres fotógrafas han contribuido a la revista desde 1914, cuando Eliza Scidmore publicó "Young Japan". Scidmore era amiga del primer editor, Gilbert Hovey Grosvenor, con quien disfrutaba de una relación de respeto y admiración mutuo. Tampoco le dolió que la esposa de Grosvenor, Elsie, fuera sufragista. "Las mujeres a menudo ven cosas sobre... personas... que un hombre no se daría cuenta", escribió una vez.

En la primera mitad del siglo de la existencia de la revista, el trabajo de las mujeres a veces llegó por encima del lintel, como el de Dorothy Hosmer. Hosmer, de 26 años, quien renunció a su trabajo como secretaria, compró un boleto de barco a vapor de tercera clase y presentó una historia y fotografías publicadas con el título sin aliento: "Una niña estadounidense recorre en bicicleta Rumania: El peregrino de dos ruedas pedalea la tierra de castillos y gitanos, donde los rastros del Imperio Romano se mezclan con los restos de las migraciones orientales". Funcionó en 1938, pero no antes de que el editor asociado John Oliver La Gorce expresara dudas. "Me imagino que... [las madres] no querrían que sus hijas leyeran esta historia por temor a que les diera la idea de que estaría bien viajar por el mundo por su cuenta si tal cuenta apareciera en el Geografic".

Otros primeros pioneros incluyeron a la notable Harriet Chalmers Adams, quien publicó 21 historias en la revista de 1907 a 1935, aunque figura como autora en el Índice National Geographic, también tomó fotografías. Adams, una de las primeras y pocas mujeres corresponsales de la Primera Guerra Mundial, era una exploradora que, antes de su muerte en 1937, recorrió el rastro de Colón, cruzó Haití a caballo y, según el New York Times, "llegó a veinte fronteras desconocidas hasta ahora, mujeres blancas... incluidas todas las ramas lingüísticas de las tribus indias desde Alaska hasta Tierra del Fuego".

Finalmente, en 1953, la revista contrató a su primera mujer fotógrafa. Se llamaba Kathleen Revis y resultó ser la cuñada del editor Melville Grosvenor. "Melville no le tenía un poco de miedo a las mujeres inteligentes", dijo Mary Smith, una de las primeras editoras femeninas de fotografía en Geographic, que trabajó con Revis. "Era particularmente imparcial de género, especialmente para un hombre de su generación".

Aún así, es justo preguntar sobre la relevancia del género en el mundo de la fotografía. Como lo dijo Laura Gilpin, una fotógrafa conocida por sus imágenes del suroeste de Estados Unidos: "O eres un buen fotógrafo o no lo eres".

Punto a favor. Pero el género sí importa: en experiencia y acceso. En algunos entornos, la puerta puede abrirse más fácilmente para una mujer. Dos historias fotografiadas por Jodi Cobb, la tercera mujer fotógrafa contratada en el personal, mujeres sauditas (octubre de 1987) y geishas japonesas (octubre de 1995), nunca podrían haber sido hechas por un hombre. "A las mujeres de Arabia Saudita no les importaba que las fotografiara", recordó, "pero no querían que los hombres me vieran fotografiarlas". Asimismo, una historia que data del 2011 sobre novias infantiles de Stephanie Sinclair y la historia de la revista Lindsey Addario de enero del 2019 sobre la mortalidad materna posiblemente fue posible por su género.

"Es una gran parte de su identidad y lo he usado para mi ventaja", Dina Litovsky, una fotógrafa cuya primera historia de la revista National Geographic "Para las niñas en la ciencia, el momento es ahora" aparece en la edición de noviembre. “Hace poco estuve fotografiando chicas amish jugando al voleibol en la playa. Estoy bastante segura de que sería diferente si fuera un hombre.  Mi cámara es menos amenazante".

"Veinte años después y todavía estamos hablando de eso", dice Lynn Johnson, con una perspectiva informada durante 30 años de fotografías para la revista. “La realidad es que las mujeres han sido invisibles y ahora no lo son. La etiqueta ahora tiene un peso y un significado que tratamos de enterrar por falta de orgullo por el género. Cuando era más joven lo negué. Ahora lo reclamo.

Y National Geographic también los ha reclamado. Al traer más vidas y voces de mujeres a la luz y a la conversación, la revista se ha acercado a mujeres de diferentes culturas y países para ayudar a que eso suceda. Al ilustrar una historia en noviembre sobre el impacto de las mujeres en la renovación de Ruanda, le pedimos al fotógrafo nigeriano Yagazie Emezi, cuyo trabajo se enfoca en temas relacionados con las mujeres africanas, que documente ese proceso. Saumya Handelwal, una fotógrafa india, que habla sobre "robar momentos de lo que veo" fue responsable de las contundentes imágenes de una historia sobre la seguridad de las mujeres en la India en ese mismo tema.

Un pensamiento final. Las mujeres, observó un editor de fotos, parecen querer hablar más sobre la experiencia y la relación con sus sujetos y, a riesgo de caer en el estereotipo, la idea es cierta.

"A veces quiero abrazar a todas las personas que he fotografiado y recogerlas con mi corazón, como una mujer recoge flores o bayas en su falda y llevarlas conmigo siempre", dijo Maggie Steber, cuya historia "La historia de una cara"(con Lynn Johnson) publicada en agosto de 2018, fue finalista del Premio Pulitzer. "Estas personas, entonces, son mi familia", dice Steber. "Siempre conectado por el clic de un obturador y un momento congelado en el tiempo".

La ex editora general de National Geographic, Cathy Newman, es autora de Women Photographers At National Geographic. Ella escribió sobre "El cuerpo inmortal" en la edición de enero del 2019 de la revista. Síguela en Twitter @wordcat12.

Seguir leyendo