Lo mejor de la década

Un recorrido por las fotografías de National Geographic más asombrosas de la década.

Wednesday, January 8, 2020,
Por Susan Goldberg
Lynsey Addario se encontró a dos mujeres solas en el Afganistán rural. Una de ellas estaba ...
Lynsey Addario se encontró a dos mujeres solas en el Afganistán rural. Una de ellas estaba de parto, así que la fotógrafa y su acompañante trasladaron a toda la familia al hospital.
Fotografía de LYNSEY ADDARIO

Cuando uno piensa en "National Geographic", lo primero que viene a la mente es la fotografía.

En los últimos 130 años, nos hemos destacado por brindar viajes visuales a todos los rincones de la Tierra, desde las montañas más altas hasta los océanos más profundos, desde selvas hasta desiertos, desde las metrópolis más grandes hasta los lugares más remotos. Considerando solo los últimos 10 años, nuestros fotógrafos han tomado 21,613,329 imágenes con la intención de documentar la vida en este planeta y ponerlas a disposición de nuestras plataformas impresas y digitales. ¡Más de 21,6 millones de imágenes! Ese es un número enorme, y un poco abrumador si intentas hacer una selección de las "mejores fotos" o una "lista de fotos favoritas".

Pero como ya se ha cerrado una década, justamente hemos hecho eso. Elegimos las 15 imágenes (tomadas por 14 fotógrafos) de la última década que más nos han impactado: un oso comiéndose a un bisonte en un paisaje icónico de Estados Unidos; un pangolín en peligro de extinción junto a su bebé; el rostro de una mujer fallecida, trasplantado al rostro de otra mujer que quiso tener una segunda oportunidad en la vida; una novia dniñae Yemen; la mirada profunda y confiada de una niña transgénero de nueve años de Kansas City, Missouri. Es posible que tus fotos preferidas de National Geographic sean otras. Por supuesto, cada uno se siente atraído a determinadas imágenes, aquellas que tocan su corazón y que pueden ayudar a crear conciencia para hacer del mundo un lugar mejor.

Gracias por leer National Geographic.

HAJJAH, Yemen. Los hombres que están con estas muchachas yemeníes no son sus padres. Para su proyecto de renombre internacional “Too Young to Wed” (“demasiado jóvenes para casarse”), la fotógrafa estadounidense Stephanie Sinclair se dedicó a explorar las sociedades del mundo que obligan a las niñas a casarse, invocando el "honor" familiar o la tradición cultural. Esta imagen de las jóvenes yemeníes Ghada, Tahani y sus esposos es parte de un artículo de National Geographic de junio de 2011, y apareció en las campañas de las Naciones Unidas contra el matrimonio infantil. La ONU y los Estados Unidos ahora definen la protección contra el matrimonio temprano forzado como un derecho humano básico.
Fotografía de Stephanie Sinclair
DJIBOUTI, Djibouti A principios de 2013, el escritor de National Geographic, Paul Salopek, comenzó una caminata que estimó que duraría siete años: 34.000 km a lo largo de cuatro continentes, siguiendo los pasos de las primeras grandes migraciones humanas del este de África hacia América. El fotógrafo John Stanmeyer se sumó en Djibouti, a lo largo de la costa del Mar Rojo; una noche fue testigo de esta imagen a la luz de la luna: personas esperando obtener señal de wifi de la vecina Somalia. "Estaba asombrado", comenta Stanmeyer. "El símbolo de la migración actual, donde el único vínculo que tenemos con nuestros seres queridos durante el proceso de la migración son los teléfonos". ¿Y Salopek? Sigue caminando. La parada más reciente fue Myanmar. Todavía le quedan unos 20.000 km por recorrer.
Fotografía de John Stanmeyer
HOLLYWOOD, California Su nombre era P22, y hacía tiempo que el fotógrafo Steve Winter estaba interesado en él. El personal del Servicio de Parques Nacionales recibió la noticia de que un león de montaña había logrado cruzar dos de las autopistas más transitadas del país y estaba en algún lugar del Parque Griffith de Los Ángeles. Para su proyecto "Ghost Cats", un número de National Geographic de diciembre de 2013 sobre pumas urbanos, Winter recorrió el parque e instaló cámaras ocultas sensibles al movimiento que podían monitorearse de forma remota. Más de un año después, P22 activó una de ellas, justo en frente del famoso letrero de Hollywood. “Esto favoreció la toma de consciencia para proteger a los últimos pumas del sur de California y otros animales salvajes", comenta Winter. "El Día P22 se celebra todos los años en Los Ángeles".
Fotografía de Steve Winter
PARQUE NACIONAL GRAND TETON, Wyoming En 2014, el fotógrafo británico Charlie Hamilton James fue enviado a Wyoming, y como quedó fascinado con la vida animal de la región, acabó llevando a su familia a vivir con él un tiempo a Jackson Hole. En trabajo conjunto con el Servicio de Parques Nacionales, instaló una cámara trampa, que se activaba remotamente a partir de sensores de movimiento, para documentar la vida diaria en un vertedero de animales muertos del Parque Nacional Grand Teton: un lugar alejado de los turistas, donde se deposita a los animales que mueren en las rutas, para que los carroñeros puedan hacer su trabajo. La cámara captó a este oso macho mientras espantaba a unos cuervos para alejarlos de un cadáver de bisonte. "Esto es lo que más me gusta de las cámaras trampa", comenta Kathy Moran, editora de fotografía adjunta de National Geographic. "Uno prepara el escenario, pero nunca sabe lo que va a acontecer".
Fotografía de Charlie Hamilton James
HASTINGS, Sierra Leona "Esta imagen me atormenta como pocas", expresa el fotógrafo Pete Muller. En 2014, Muller viajó a África occidental durante un fuerte brote de la epidemia del ébola. Estaba en un centro de tratamiento de Sierra Leona cuando un paciente infectado, en estado de delirio, salió del área en cuarentena e intentó trepar una pared para escapar. Este brote estaba acabando con la región, una persona contagiosa era una amenaza mortal; para reducir al hombre y llevarlo a la cama debieron actuar un oficial de policía armado y dos médicos protegidos con un traje de materiales peligrosos. Murió 12 horas después.
Fotografía de Pete Muller
SAN AGUSTIN, FLORIDA Hace 15 años que Joel Sartore, de Nebraska, toma fotografías de animales en cautiverio, según él, un registro visual de la abundancia de vida silvestre en peligro de extinción. Su Photo Ark (nombre del proyecto) hoy incluye imágenes de 10.000 animales, entre ellos, el bebé pangolín de vientre blanco (“Phataginus tricuspis”), cuya madre acercó al lente de Sartore en un centro de vida silvestre de Florida en 2015. "Fue como si hubiese pisado otro planeta. Son mamíferos, pero diferentes a todos lo que había visto antes". Los pangolines asiáticos y africanos se encuentran entre los mamíferos más traficados del planeta. Se los mata por su carne y las supuestas propiedades curativas de sus escamas.
Fotografía de Joel Sartore
FLINT, Michigan En enero de 2016, después de que los informes de investigación revelaran que, durante años, el agua de Flint había tenido niveles peligrosos de plomo y otros contaminantes, el fotógrafo Wayne Lawrence documentó el esfuerzo de los residentes para conseguir agua limpia y enfrentar la traición por parte de los funcionarios públicos. Lawrence vio a los hermanos Abron, Antonio, de 13 años, y sus hermanas Julie e India, de 12, en una estación de bomberos, cargando las botellas de agua que se les había asignado temporalmente de forma gratuita. Para esta familia, cuya educación era en el hogar (su madre compró los uniformes en tiendas de segunda mano), esta era la única agua segura de la que disponían para beber, cocinar y bañarse. Recordando esa sombría visita a Flint, comenta: "Fue realmente desgarrador, ir de casa de casa y escuchar las mismas historias de terror".
Fotografía de Wayne Lawrence
CIUDAD DE KANSAS, Missouri El fotógrafo neozelandés Robin Hammond, que se ha hecho conocido por sus imágenes de personas LGBTQ en todo el mundo, conoció a Avery Jackson mientras trabajaba para la edición de enero de 2017 de National Geographic, "Gender Revolution" (revolución de género). Hammond estaba tomando fotos de niños y niñas de nueve años, en ocho países. Esta niña de nueve años le llamó poderosamente la atención: Avery pasó sus primeros cuatro años como niño, pero con el apoyo de su familia en Kansas City, Missouri, en 2012, comenzó a vivir como una niña transgénero. Los editores eligieron su imagen para la portada de la revista, una decisión que, según la jefa de edición, Susan Goldberg, "emocionó, horrorizó, preocupó y causó gratitud en los lectores”. Según cree Hammond, la reacción más grande ha sido de agradecimiento; Los maestros y los jóvenes le agradecen por ayudar a generar conversaciones importantes. "Ella transmitía confianza y energía", comenta acerca de Avery. "En esta foto pude leerse: Estoy orgullosa. Estoy feliz. Soy una niña normal".
Fotografía de Robin Hammond
PENÍNSULA DE YAMAL, Rusia Una cortina sirve de capa, una caja de cartón de regia corona. Durante una fiesta de disfraces, Kristina Khudi, de ocho años, se presenta como la "Princesa de la tundra". Pertenece a una familia de pastores de renos Nenets del extremo norte de Siberia, y está en casa por vacaciones de verano (acude a un internado estatal). La fotógrafa Evgenia Arbugaeva, que creció en el Ártico ruso, pasó tiempo con los pastores indígenas para trabajar en una nota publicada en la revista en octubre de 2017. La caminata anual de 1200 km con los renos recorre toda la península de Yamal. El clima cálido y el desarrollo de campos de gas representan una amenaza para las tierras de pastoreo de los Nenets.
Fotografía de Evgenia Arbugaeva
YOSEMITE, California Antes de que Alex Honnold hiciera su famosa escalada libre en El Capitan del Parque Nacional de Yosemite, es decir, antes de que escalara la pared de roca más famosa del planeta, solo y sin cuerdas, el fotógrafo Jimmy Chin solía escalar con él. Como parte del equipo que documenta la proeza de Honnold en junio de 2017 para la película “Free Solo” de National Geographic, Chin se preocupó por enfocar a su amigo, a 230 metros sobre el suelo, mientras hacía las maniobras finales. "Pude ver la realización de algo imposible, sublime: la perfección", expresa Chin.
Fotografía de Jimmy Chin
AURORA, Colorado Durante 15 años, la fotógrafa de National Geographic Lynn Johnson y el editor de fotos Kurt Mutchler siguieron de cerca la historia de Susan Potter, una mujer que expresó que quería que la congelaran cuando muriera para que los cortes de su cadáver pudieran destinarse a una base de datos de investigación. Potter tenía 72 años cuando se ofreció como voluntaria para el Proyecto Humano Visible de la Universidad de Colorado. Usaba una silla de ruedas y era activista de los derechos de los discapacitados. Ella pensaba que su fin llegaría pronto, pero finalmente vivió hasta los 87 años. Junto con la escritora Cathy Newman, Johnson documento la historia de Potter hasta su muerte así como la compleja tarea de congelar su cuerpo y realizarle 27.000 cortes. La historia sobre Potter y su llamativa personalidad apareció en la revista en enero de 2019.
Fotografía de Lynn Johnson
CLEVELAND, Ohio "Reverencia", expresa la fotógrafa Lynn Johnson, recordando el momento en que ella y el personal médico se amontonaron en torno al rostro humano colocado cuidadosamente en la mesa de operaciones. Solo había una cara, extraída de un donante de órganos, y estaba por ser trasplantada a otro ser humano. "Hizo que nos replanteemos todo lo que sabemos y pensamos sobre la identidad", afirma Johnson. Su amiga, y también fotógrafa, Maggie Steber llevaba más de dos años documentando la historia de Katie Stubblefield, una joven paciente de la Cleveland Clinic, a quien se le había borrado el rostro tras intentar suicidarse con un arma de fuego cuando tenía 18 años. La muerte de otra joven hizo posible el trasplante facial documentado en detalle por Steber, Johnson y la escritora Joanna Connors en la edición de septiembre de 2018 de National Geographic. La operación duró 31 horas y resultó exitosa. Katie ha seguido trabajando para recuperar el habla y los músculos faciales, y expresó que espera poder ir a la universidad.
Fotografía de Lynn Johnson
CONDADO DE LAIKIPIA, Kenia "Para lograr esta imagen, se tardó 10 años", comenta la fotógrafa de Montana Ami Vitale, quien encontró a Sudán, el rinoceronte blanco del norte en 2009. Sudán era uno de los ocho machos vivos hasta ese momento, y estaba en un zoológico checo; para salvar a la especie se había desarrollado un plan para trasladar a Sudán y otros tres rinocerontes a un centro de conservación en Kenia. Los cuatro animales sobrevivieron al traslado, pero cuando Vitale se enteró en 2018 de que Sudán estaba muriendo, a los 45 años, supo que era entonces el último macho que quedaba. En Ol Pejeta Conservancy, vio cómo Joseph Wachira, uno de los protectores de Sudán, se arrodilló para darle a Sudán una última caricia en las orejas. "Para mí, esto no es tan solo una historia", expresa Vitale. “La caza furtiva no se detiene. Estamos siendo testigos de la extinción y todo ocurre delante de nuestros ojos".
Fotografía de Ami Vitale

Para ver más imágenes icónicas, visita Las mejores fotos inéditas de 2019.

Seguir leyendo