Bienvenido al laboratorio de ciencia más al norte del mundo

Este antiguo pueblo minero de carbón es ahora un importante centro de investigación en el Árticoviernes, 16 de noviembre de 2018

Por Catherine Zuckerman
Fotografías de Paolo Verzone
Jürgen Graeser es un técnico a cargo de las mediciones meteorológicas y de otras mediciones en la estación franco-alemana en Ny-Ålesund. Aquí, usa un globo amarrado (apodado "Miss Piggy") para tomar las medidas del viento.

Imagine un lugar tan alto en el Ártico que el único punto por encima de él en el mapa sea el Polo Norte. Es frío pero hermoso, un paisaje helado de glaciares, montañas y fiordos que alberga osos polares, zorros, morsas y ballenas y un grupo de científicos.

Bienvenido a Ny-Ålesund, un pequeño asentamiento en el archipiélago noruego de Svalbard y el lugar habitado más al norte de la Tierra. A diferencia de otros puestos avanzados en el Ártico, Ny-Ålesund no es un centro para la pesca comercial o para las operaciones de transporte marítimo. En cambio, respalda más los esfuerzos académicos.

Ver galería

Desde la década de 1990, Ny-Ålesund ha servido como base y como una comunidad para los científicos de todo el mundo que necesitan acceso al Ártico para realizar sus estudios. Ubicada en la isla de Spitsbergen, la base está formada por varias estaciones de investigación, también llamadas casas.

Cada casa corresponde a un país, excepto una que comparte Alemania y Francia, que lleva el nombre de AWIPEV, un acrónimo que combina los nombres de los institutos polares de cada país: Alfred-Wegener-Institut für Polar-und Meeresforschung (AWI) de Alemania y el Instituto francés Paul Émile Victor (IPEV).

El pueblo de investigación científica de Ny-Ålesund, visto desde un avión.

El fotógrafo italiano Paolo Verzone tuvo la oportunidad de visitar este lugar inusual hace unos años cuando estaba trabajando para el periódico francés Le Monde. Fascinado por su historia y encantado por su ambiente armonioso, Verzone regresó dos veces para fotografiar la vida allí en varias épocas del año.

Una cosa que hace que Ny-Ålesund sea tan intrigante, dice Verzone, es su pasado. Históricamente, el pueblo fue un punto de partida para las expediciones polares, incluidas las de los legendarios exploradores Roald Amundsen y Umberto Nobile. Durante gran parte de la primera parte del siglo XX, sin embargo, Ny-Ålesund era una instalación minera de carbón. En 1963, después de dos accidentes importantes, la mina se cerró y la empresa propietaria, llamada Kings Bay AS, ayudó a reutilizar el sitio como el centro de investigación científica que es hoy. 

El buzo alemán Kai Schwalfenberg realiza un mantenimiento bajo el agua en Ny-Ålesund, lo que incluye el reemplazo de la bomba y la reconexión del cable.
En el interior, las muestras de agua de mar en el Laboratorio Marino de Kings Bay ayudan a los científicos a comprender cómo el cambio climático afecta a las microalgas.

Hoy en día, cada estación de investigación funciona como un laboratorio y una sala de estar para los científicos afiliados al instituto de investigación polar de su país. Los científicos que visitan proceden de una amplia gama de disciplinas, lo que incluye la física, la glaciología, la biología marina y la química. 

Los equipos van y vienen, ya que generalmente estudian en Ny-Ålesund durante una época específica del año. Para administrar la puerta giratoria de los visitantes, cada estación tiene un líder que es responsable de supervisar la logística diaria y el mantenimiento del sitio, así como la seguridad de todos los ocupantes. La base tiene sólo 30 residentes permanentes, la mayoría de los cuales son personal de asistencia. En su punto máximo, la población total es inferior a 200.

Ver galería

Uno de los objetivos principales en la base es la sostenibilidad. Otro es el silencio de radio. Eso significa que no hay teléfonos celulares (las antenas pueden interrumpir la recolección de datos) y la única forma de conectarse a Internet es a través del cable. Otra regla en Ny-Ålesund: rara vez se permite el ingreso de niños.

Los barcos de contenedores entregan comida varias veces al año y sólo hay un comedor, donde todos comen juntos. Las formas de transporte incluyen a las motos de nieve y a los trineos tirados por perros. Además, todos los visitantes deben asistir a una sesión informativa de seguridad de medio día sobre los osos polares: los animales son curiosos y, a veces, se dirigen hacia las casas. 

Una mujer se toma un descanso de las celebraciones del Día de la Independencia de Noruega (17 de mayo) en la base.

"Imagine 20 casas en medio de la nada, conectadas a nada", dice Verzone, quien aprecia la falta de distracción de los teléfonos celulares.

Hay algo de diversión en la base remota. Los sábados, por ejemplo, los científicos sedientos pueden relajarse en el bar del hotel. Y por la noche, después de un largo día de trabajo, las personas a menudo se reúnen para tomar un aperitivo, para compartir un juego de cartas o bien para compartir historias.

¿Pero comparten sus descubrimientos? Absolutamente, dice Verzone, quien llama a la camarada a través de las naciones en el notable Ny-Ålesund. "Si el mundo pudiera funcionar como se hace en este lugar", dice, "sería fantástico".

El glaciólogo francés Jean Charles Gallet lleva su equipo de muestra de nieve.
Seguir leyendo