El Mauna Loa recupera el título de volcán más grande del mundo

Un nuevo análisis del macizo Tamu, un volcán en escudo submarino, demuestra que ya no posee este récord porque podría no ser un volcán.martes, 16 de julio de 2019

Por Robin George Andrews

En el 2013, un equipo de científicos sacudió a los fanáticos de la geología cuando informaron que Mauna Loa, un volcán de unos 5179 kilómetros cuadrados en Hawai, probablemente no era el volcán más grande del mundo. El equipo sugería que esta distinción pertenecía al monte Tamu, que se encuentra en el fondo del mar al este de Japón y que parecía ser un solo volcán en escudo que cubría 310.000 kilómetros cuadrados.

Pero ahora, un estudio en Nature Geoscience ha reexaminado el Macizo Tamu y ha llegado a una conclusión muy diferente: no es un volcán en escudo, lo que significa que Mauna Loa recupera la corona. Y en un giro, el autor principal de ambos estudios es la misma persona: William Sager, un geofísico marino de la Universidad de Houston.

"Eso es asombroso, porque así es como debería funcionar la ciencia", dice Bill Chadwick, un geólogo del fondo marino del Laboratorio del Medio Ambiente Marino del Pacífico de NOAA en Oregón que no participó en el estudio. "Vas con lo que la evidencia te está diciendo, independientemente del hecho de que contradiga algo que creías antes".

Sager está de acuerdo, y señala que la mirada revisada de su equipo a la estructura submarina masiva revela que puede ser un colosal, un montón de corteza oceánica que actualmente no se puede explicar adecuadamente, algo que quizás incluso es más extraño que un singular volcán gigante.

En esencia, dice, el Macizo Tamu "todavía es extraordinario, incluso si no podemos reclamar el superlativo".

Ir a lo grande o irse a casa

Sager comenzó a estudiar el Macizo Tamu hace más de 25 años, mucho antes de que le pusiera su nombre. La estructura se encuentra en las profundidades del Océano Pacífico al noroeste en Shatsky Rise, que se conoce como una meseta oceánica.

Una teoría afirma que estos pisos volcánicos gruesos y elevados son el equivalente en el océano de los flujos basálticos continentales, el producto de derrames gigantes y prolongados de lava. La idea es que la cabeza de una columna sobrecalentada de manto de roca se levante, se descomprima, se derrita y desencadene grandes cantidades de generación de magma en la corteza, ya sea en tierra o en el fondo marino.

Varios artículos en la década de 1990, incluido uno del coautor Sager, expusieron y apoyaron la idea del modelo de manto de pluma para crear Shatsky Rise y el Macizo Tamu. En el 2009, Sager y el Programa Internacional de Descubrimiento de los Océanos lo perforaron en varios puntos y encontraron flujos de lava solidificada de hasta 23 metros de espesor, lo que sugiere que este macizo de hecho estaba formado por erupciones gigantescas.

Las secciones transversales sísmicas tomadas poco después parecían mostrar todos esos ríos de lava provenientes de una sola fuente. Para el equipo, realmente parecía que el Macizo Tamu era un volcán en escudo gigante, un tipo de volcán que generalmente se forma cuando la lava fluida estalla y se acumula en capas, creando una estructura abovedada que se asemeja a un escudo gigante y rocoso. En ese caso, el Macizo Tamu sería el volcán con escudo más grande del mundo, una noción que realmente vendió el estudio a Nature Geoscience en ese momento, dice Sager.

Mejoras del macizo

Una vez que apareció el artículo, el frenesí mediático resultante significó que mucha gente leyó acerca de su investigación del 2013, algo que ciertamente fue bienvenido, dice Sager.

"Hubo algunas cosas que siempre me molestaron al respecto", dice. En particular, algo divertido parecía estar sucediendo con sus firmas magnéticas.

El Macizo Tamu se sienta en el punto de encuentro de tres cordilleras oceánicas. Aquí, el magma burbujea, se solidifica en una nueva corteza y se mueve hacia afuera desde la cresta. De manera crucial, a medida que se forma una nueva corteza en estas crestas, registra una imagen del campo magnético global de la Tierra.

De vez en cuando, el campo magnético de la Tierra se invierte, y estas llamadas inversiones se registran como un patrón similar a un código de barras en el fondo marino. Suponiendo que la manera y la velocidad de producción de la corteza es algo estable a lo largo del tiempo, los segmentos de código de barras serán bastante ordenados, algo de lo que carecería el crecimiento caótico de un volcán submarino impulsado por la pluma.

Otra montaña comparativamente más pequeña, Macizo Ori, se sienta cerca deL Macizo Tamu. Este tiene ese patrón de código de barras magnético que lo atraviesa, un signo fuerte de que fue creado por el magma que se extruye a sí mismo fuera de las crestas oceánicas.

Por el contrario, los conjuntos de datos de la firma magnética para el Macizo Tamu no fueron muy buenos, pero gracias a la enorme prensa que obtuvo en su artículo del 2013, Sager adquirió fondos privados para realizar un seguimiento de su trabajo al trazar las bandas magnéticas del Macizo Tamu con un detalle sin precedentes. Y a pesar de que las franjas en el medio probablemente habían sido contorsionadas por un segmento de cresta que giraba con el tiempo, los mapas revelaron claramente un cruce de cebra gigante de franjas magnéticas que cruzan el macizo.

Eso significa que el Macizo Tamu no es realmente un volcán en escudo. En realidad, parece ser una colección colosal de corteza oceánica de 30 kilómetros de espesor, que es cuatro veces más gruesa que el promedio mundial. Aún no está claro cómo esto es posible, pero sugiere que la tasa de producción de corteza aquí ocurrió fuera de los gráficos, de nuevo por razones actualmente inexplicables.

Todo el aumento de Shatsky también está cubierto por esas reveladoras bandas magnéticas, lo que implica que las mesetas oceánicas en sí mismas no son versiones submarinas de los flujos basálticos continentalesl y no son impulsadas por las plumas de manto. En su lugar, se forjan a través de lo que Sager denomina como un tipo aumentado de expansión del fondo marino.

En retrospectiva, Sager dice que el estudio del 2013, realizado de solo un puñado de perfiles y muestras sísmicas, fue un poco "como tratar de armar un nuevo dinosaurio con un diente y un hueso del muslo".

La reina del regreso

Chadwick, de NOAA, que no estaba convencido por el artículo del 2013, cree que los autores están en el camino correcto con el nuevo trabajo, citando sus datos magnéticos convincentes.

Pero Ken Rubin, un geoquímico y vulcanólogo de la Universidad de Hawaii en Manoa, todavía no se vende. Dice que los datos duros para probar el modelo de volcán en escudo, el modelo de volcanismo de cresta mejorada o cualquier otro modelo a ese ritmo, "son extremadamente escasos, aún hoy en día".

Sin embargo, obtener mejores datos es más fácil decirlo que hacerlo. En comparación con sus primos terrestres, estudiar las características volcánicas submarinas es increíblemente problemático y está plagado de dificultades logísticas. No se puede simplemente caminar sobre él y tomar muestras de donde se desea, y con frecuencia depende en gran medida de observaciones indirectas. En primer lugar, es sumamente difícil incluso detectar características volcánicas bajo el agua, la mayoría de las cuales aún no se han descubierto.

"Es más fácil estudiar los volcanes en otros planetas que en nuestro propio océano", dice Janine Krippner del Programa de Volcanismo Global de la Institución Smithsoniana.

Hasta que sepamos mucho más sobre las dimensiones, distribuciones y orígenes de los flujos de lava, y hasta que se tomen más imágenes geofísicas para resolver las estructuras subyacentes, Rubin sospecha que las ideas sobre los orígenes del Macizo Tamu y Shatsky Rise seguirán siendo en su mayoría especulativas e hipotéticas.

Y mientras tanto, Mauna Loa reinará como el volcán independiente más masivo de nuestro planeta.

Seguir leyendo