La picadura de esta garrapata puede hacerte alérgico a la carne roja

El síndrome alfa-gal, transmitido por la picadura de la garrapata estrella solitaria, se encontraba originalmente en el sureste de EE.UU., pero se está desplazando a medida que se calientan las temperaturas.

Una garrapata estrella solitaria en el Spring Creek Prairie Audubon Center de Denton, Nebraska.

Fotografía de Joël Sartore Nat Geo Image Collection
Por Sarah Gibbens
Publicado 7 ago 2023, 08:15 GMT-3

Alfa-gal puede sonar empoderador, pero el apodo, abreviatura de galactosa-alfa-1, 3-galactosa, es una molécula de azúcar que podría provocar alergia a la carne.

La molécula de azúcar se propaga a partir de la picadura de la garrapata estrella solitaria, llamada así por la única mancha en forma de estrella que se marca en su espalda. 

Un nuevo estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades /CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, ha revelado que el número de casos sospechosos en ese país ha aumentado sustancialmente desde 2010, y algunos de ellos se han detectado en estados que no suelen ser conocidos como lugares de paso de estos parásitos chupadores de sangre.

Una vez picada por una garrapata estrella solitaria, el sistema inmunitario del organismo se reconfigura.  

"Vas caminando por el bosque y esa garrapata ha consumido sangre de vaca o de mamífero", explica Cosby Stone, especialista en alergia e inmunología de la Universidad de Vanderbilt. "La garrapata, portadora de alfa-gal, te pica y activa tu sistema inmunitario de alergia".

A partir de ahí, el organismo crea anticuerpos contra el alfa-gal y, desde ese momento, el cuerpo está preparado para luchar contra las moléculas de azúcar alfa-gal. La mayoría de las personas que desarrollan el síndrome alfa-gal (SGA) se dan cuenta de su enfermedad después de comer carne, que está repleta de alfa-gal. El azúcar también está presente en algunos medicamentos que utilizan gelatinas como estabilizantes.

"Hay un retraso en la reacción", dice Stone, lo que explica por qué algunas personas no siempre se dan cuenta inmediatamente de que están teniendo una reacción. "Primero tiene que viajar por el tracto gastrointestinal para liberarse. Horas después, los pacientes se despiertan con urticaria, dificultad para respirar, vómitos y diarrea".

En raras ocasiones, los pacientes tienen que ser ingresados en terapia intensiva.

"Algunos pacientes han tenido que recibir respiración asistida porque su presión arterial es tan baja que están en peligro eminente de morir", detalla Stone, que ha tratado a quienes sufrían una reacción.

"La mayoría de los pacientes no saben lo que tienen", explica. A menudo hacen falta reacciones alérgicas repetidas para que la gente relacione su dieta con el brote. La exposición repetida a picaduras de garrapata también puede empeorar la gravedad de una reacción. Los que desarrollaron más anticuerpos alfa-gal por una mayor exposición a las garrapatas presentaron los síntomas más graves.

Hasta ahora, la alergia tiene tratamientos para los efectos secundarios, pero no cura ni vacuna.

¿Está aumentando la alergia a la carne por la picadura de garrapatas?

Esta enfermedad, que originalmente se encontraba sobre todo en el sureste de EE.UU., puede volverse más común en las regiones más septentrionales y occidentales que experimentan temperaturas más cálidas.

Los CDC no registran los casos de SGA, por lo que la mayoría de los informes anteriores sobre el aumento de casos sospechosos han sido anecdóticos. Pero el nuevo estudio (que examinó los resultados de las pruebas de anticuerpos enviados al laboratorio responsable de casi todas las pruebas en los EE. UU.) descubrió que el número de personas que dieron positivo para AGS se disparó en un período de cinco años: de 13 371 en 2017 a 18 885 en 2021.

Hasta que se identificaron los primeros casos hace aproximadamente una década, poco o nada se sabía sobre el origen de esta alergia a la carne.

"El conocimiento del alfa-gal ha aumentado", señala Stone. "También es posible que, como las alergias en general están aumentando, las reacciones al alfa-gal también lo estén".

Los estudios han documentado que el calentamiento de las temperaturas ha provocado un aumento de las alergias de origen vegetal causadas por alérgenos como el polen.

Stone cree que los avances en higiene han debilitado parte de la inmunidad natural que desarrollamos para combatir las alergias.

En una entrevista con USA Today, Purvi Parikh, de la Red de Alergia y Asma, advirtió que, a medida que el clima se ha calentado, las garrapatas han empezado a extender su territorio más al norte.

En cualquier caso, los seres humanos entran en contacto con las garrapatas con más frecuencia cuando hace calor, y Stone recomienda protegerse de la alfa-gal del mismo modo que se previenen otras enfermedades transmitidas por garrapatas: usando repelente de insectos, pre-tratando la ropa y evitando la hierba alta y los arbustos.

Nota del editor: Este artículo se publicó originalmente el 21 de junio de 2017 y ha sido actualizado.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados