La Tierra alcanzó un nuevo récord de calor y no será el último

A medida que avanza el siglo, nuestra tolerancia al calor se extenderá hasta el límite. Pero, ¿qué tan caliente podría calentarse el planeta?

Por Madeleine Stone
Publicado 6 jul 2023, 11:44 GMT-3
extreme-heat

Turistas de la Plaza de España en Roma, Italia, se refrescan del calor del verano. Gracias a una combinación del cambio climático y el clima de El Niño de este año, la Tierra experimentó recientemente su día más caluroso registrado.

Fotografía de Antonio Masiello Getty Images

A medida que avanza el verano en el hemisferio norte, los registros de temperatura se disparan. A principios de esta semana, la temperatura promedio global alcanzó un poco más de 17°C. Fue la temperatura promedio más alta jamás registrada por los Centros Nacionales de Predicción Ambiental desde que la organización comenzó a llevar registros en 1979.

Pero la Tierra ha tenido días más cálidos en el pasado y los volverá a experimentar en el futuro

Durante los llamados períodos de invernadero, cuando la atmósfera estaba sobrealimentada con gases de efecto invernadero, el planeta era mucho más cálido de lo que es hoy y las peores olas de calor eran una pesadilla.

Y aunque las emisiones humanas de carbono aún no han empujado a la Tierra a un nuevo estado de invernadero, el cambio climático está haciendo que las olas de calor sean más frecuentes y severas

La Tierra no será tan abrasadora e inhabitable como Venus en el corto plazo (las temperaturas allí son lo suficientemente altas como para derretir el plomo), pero el calor que desafía los límites de la tolerancia humana ocurrirá con más frecuencia a medida que avance el siglo, dicen los científicos.

Y en un futuro muy, muy lejano, la Tierra podría volverse como Venus.

(Lee más: Posible señal de vida en Venus despierta un acalorado debate)

Olas de calor en el pasado: la regla

Aunque no lo parezca, la Tierra se encuentra actualmente en lo que los geólogos consideran un clima de “casa de hielo": un período lo suficientemente frío como para soportar un ciclo helado, en el que grandes capas de hielo continentales crecen y menguan cerca de los polos. 

Para tener una idea de cómo sería un mundo mucho más cálido, debemos retroceder al menos 50 millones de años hasta el Eoceno temprano.

“Ese fue el último clima realmente cálido que experimentó la Tierra”, señala Jessica Tierney , paleoclimatóloga de la Universidad de Arizona.

Hoy, la temperatura promedio de la Tierra ronda los 16 grados Celsius (60 grados Fahrenheit). Durante el Eoceno temprano, estaba más cerca de los 21°C (70 grados F) y el mundo era un lugar diferente. Los polos estaban libres de hielo; los océanos tropicales hirvieron a fuego lento a temperaturas de spa de 35°C (95 grados Fahrenheit). Palmeras y cocodrilos pasaban el rato en el Ártico. Varios millones de años antes de eso, en el Máximo Térmico del Paleoceno-Eoceno (PETM), el escenario era aún más cálido .

Períodos de invernadero más extremos acechan en los recovecos más profundos del tiempo geológico. Durante el efecto invernadero caliente del Cretácico, hace 92 millones de años, las temperaturas superficiales globales aumentaron a alrededor de 30° C (85 grados Fahrenheit) y se mantuvieron calientes durante millones de años, lo que permitió que florecieran las selvas tropicales templadas cerca del Polo Sur. 

Hace unos 250 millones de años, el límite entre el período Pérmico y el Triásico está marcado por un evento de calentamiento global extremo donde la temperatura promedio de la Tierra rozó los 32°C (90 grados Fahrenheit) durante millones de años, según una reconstrucción preliminar de la Institución Smithsonian.

En ese intervalo infernal, la Tierra experimentó la peor extinción de la vida en su historia. Los océanos tropicales eran como un jacuzzi. No existen datos meteorológicos diarios del Pérmico (o cualquier otro capítulo antiguo en la historia de la Tierra), pero es probable que en el interior vasto y seco del supercontinente Pangea, la ola de calor del Valle de la Muerte (California) de esta semana hubiera sido solo un día más.

“Cuanto más cálidas sean estas condiciones promedio, más a menudo presenciaremos eventos de calor realmente extremo”, dice Tierney. En los días más calurosos durante los momentos más calurosos, "lugares como un desierto serían increíblemente calurosos".

El futuro cálido

Todos los períodos de invernadero recientes de la Tierra parecen tener una cosa en común: fueron precedidos por un pulso masivo de gases de efecto invernadero en la atmósfera, ya fueran erupciones volcánicas que arrojaban dióxido de carbono o metano burbujeando debajo del lecho marino. Los humanos están llevando a cabo un experimento planetario similar quemando enormes reservas de carbono fósil, elevando los niveles de dióxido de carbono atmosférico a un ritmo no visto desde la extinción de los dinosaurios, hace 65 millones de años, y quizás mucho antes.

"Por lo general, cuando vemos un cambio rápido en el clima (en el pasado), está impulsado por mecanismos similares a los de hoy", explica la científica de la Tierra del MIT Kristin Bergmann. “Hay una aceleración de los gases de efecto invernadero que están calentando nuestro planeta”.

Como en el pasado, las temperaturas medias mundiales vuelven a aumentar rápidamente, y los días extremadamente calurosos también. Un estudio tras otro concluye que las temperaturas récord recientes habrían sido casi imposibles sin nuestra influencia.

Es difícil pronosticar exactamente qué tan caliente podría llegar a estar la Tierra si seguimos emitiendo carbono en la atmósfera, indican los expertos. Como dijo Michael Wehner, investigador de clima extremo en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, en un correo electrónico: "El aumento de las temperaturas de las futuras olas de calor depende mucho de qué tan lejos en el futuro y cuánto más dióxido de carbono emitamos".

Pero una investigación reciente de Wehner y sus colegas ofrece una idea de cómo podrían ser las olas de calor del mañana si no reducimos nuestras emisiones de carbono en absoluto: para finales de siglo, las olas de calor en California podrían alcanzar temperaturas máximas de aproximadamente 10 a 14 grados Fahrenheit más que en la actualidad.

¿Un destino como el de Venus?

Si eres un nihilista, podrías señalar que todo esto es una tontería en comparación con lo que probablemente experimentará la Tierra en un futuro lejano. Los científicos han predicho durante mucho tiempo que a medida que el sol envejece y se vuelve más brillante, la superficie de la Tierra eventualmente se calentará hasta el punto en que los océanos comiencen a hervir a fuego lento como el agua en una hornalla.

El vapor de agua, un potente gas de efecto invernadero, se verterá en la atmósfera y desencadenará un efecto invernadero descontrolado que, en mil millones de años, podría transformar nuestro mundo en algo parecido a nuestro vecino, Venus. Allí, bajo una atmósfera espesa, tóxica y sulfurosa, las temperaturas de la superficie están cerca de los 482° C ( 900° F).

“La suposición ha sido que a medida que el sol continúa brillando, sucederá lo mismo en la Tierra”, dice Paul Byrne, experto de la Universidad Estatal de Carolina del Norte , y agrega que hace miles de millones de años, nuestro vecino planetario podría haber tenido un clima y océanos agradables.

Venus podría no haber sido arruinado por el sol en absoluto. El trabajo de modelado reciente sugiere que el culpable podría haber sido una serie de paroxismos volcánicos que causaron "liberaciones bíblicas de CO2 a la atmósfera", informa Byrne. Pero cualquiera de los escenarios, la muerte del calor planetario por el sol o por los volcanes, apunta a una forma en que los eventos que están más allá de nuestro control podrían hacer que el clima futuro de la Tierra caiga en picada desgarradoramente caliente.

“Si va a ser exactamente 475 grados centígrados o no, no lo sé”, asegura Byrne, refiriéndose a la temperatura en la superficie de Venus. Pero si la Tierra atraviesa una transición similar a la de Venus, "será muy, muy caliente".

Incluso si nuestra esfera azul logra escapar del destino de Venus, no hay forma de evitar que sea abrasadora en unos cinco mil millones de años. En ese momento, el sol se expandirá en una estrella gigante roja, sumergiendo a la Tierra en un resplandor ardiente.

“En definitiva, la opinión predominante es que el Sol se tragará la Tierra”, concluye Byrne. 

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados