Los 4 animales más exóticos que solo verás en Colombia

Colombia es un país rico en biodiversidad que no existe en otras partes del mundo, con animales que destacan por su color e incluso por la letalidad de su veneno.

Por Redacción National Geographic
Publicado 31 jul 2023, 17:00 GMT-3
Chibcharis sturmii, un saltamontes endémico del Parque Nacional Cocuy, Colombia.

Chibcharis sturmii, un saltamontes endémico del Parque Nacional Cocuy, Colombia.

Fotografía de RODRIGO CAMARA

Las especies endémicas o autóctonas son aquellas que tienen una distribución restringida a regiones, cuencas, ecosistemas y otras áreas geográficas específicas, dice un reporte acerca de la biodiversidad colombiana publicado por el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, organización civil sin ánimo de lucro vinculada al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) de Colombia. 

Colombia tiene un alto número de anfibios, aves, mamíferos, reptiles y peces que solo existen allí, como así también plantas y líquenes, cuenta el Instituto Humboldt. En total, este ecosistema regional compone un aproximado de 8803 especies endémicas. Descubre en el siguiente artículo de National Geographic cuatro de ellas que se destacan por su majestuoso pelaje y color. 

1. Paujil de pico azul (Crax alberti)

Clasificado como un animal en peligro crítico por la Lista Roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés), el paujil de pico azul es un ave perteneciente a la familia de los Galliformes que habita los humedales en el norte colombiano. Así como enuncia su nombre, el pavón piquiazul es distinguido por la coloración azul en su pico, así como las plumas negras brillantes que componen su cuerpo. 

Según IUCN, el ave puede encontrarse en las aproximaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, el valle del Sinú y el Río Magdalena; aunque ha disminuido en cantidad de ejemplares, se estima que hay entre 1000 y 2500 según datos más recientes del año 2016, debido a la pérdida de su hábitat y la caza indiscriminada de individuos para su comercio. 

(Te podría interesar: Muchas mascotas exóticas sufren o mueren en tránsito

2. Lagarto azul de Gorgona (Anolis gorgonae)

El segundo ser vivo de la lista es endémico de una pequeña isla colombiana llamada Gorgona, de ahí que el lagarto sea conocido por el mismo nombre y por su coloración azulada. El lagarto azul de Gorgona habita las selvas de la isla y puede ser visto en los troncos húmedos de los árboles, indica un artículo taxonómico de la Enciclopedia de la Vida (EOL en inglés); una base de datos que compila información de todas las especies de seres vivos conocidos en la Tierra. 

Debido a la naturaleza evasiva del lagarto azul, es imposible cuantificar la cantidad de ejemplares que habitan la isla, dice EOL, aunque está considerado en peligro de extinción: su especie es devorada progresivamente por el introducido basilisco de cabeza roja (Basiliscus galeritus) y amenazada por la deforestación. El mayor daño forestal ocurrió con la creación de la Cárcel de Gorgona al interior de la isla durante la década de los ‘50. 

3. Tití cabeciblanco (Saguinus edipo)

El mono tití cabeciblanco, en peligro de extinción
Rosamira Guillen cuenta sobre las alternativas de ingreso económico que se están llevando a cabo para evitar que esa especie de mono tití siga siendo amenazada.

Nativo del neotrópico colombiano, los titíes cabeciblancos se distinguen de otros miembros del género Saguinus por poseer una cresta de pelo largo y blanquecino desde la frente hasta la nuca que fluye sobre los hombros, dice la Animal Diversity Web (ADW en inglés); una red de datos en línea sobre la historia natural animal, distribución, clasificación y biología de la conservación de la Universidad de Michigan (EE. UU.). 

El primate habita en grupos que van desde 1 a 19 individuos en selvas y bosques tropicales del noroeste colombiano, llevan una dieta insectívora (40%) aunque también consumen una gran cantidad de fruta (38.4% de su dieta según ADW) y la principal causa que atenta contra su vida es la tala de su hábitat, así como la venta ilegal de especies en el comercio de animales exóticos. 

4. Rana dardo dorada (Phyllobates terribilis)

Si bien existen otros miembros de la familia Dendrobatidae (ranas punta de flecha) a lo largo de la costa de América del Sur hasta la parte sur de América Central, la ADW explica que Phyllobates terribilis se encuentra exclusivamente en la selva amazónica a lo largo de la costa del Pacífico de Colombia, principalmente en los drenajes del río Saija, la Quebrada Guangui y La Brea. 

La rana dardo dorada, también conocida como rana venenosa dorada, es un animal de tierras bajas. Es decir, humedales que reciben desde 1.25 a 5 metros de lluvias por año. Son animales terrestres que viven en el suelo del bosque y dependen del agua dulce para mantener a sus crías, explica la Animal Diversity Web. 

El anfibio se caracteriza por su llamativo color dorado de tono amarillo brillante. Tienen una protuberancia en su boca que da la apariencia de tener dientes (aunque no los tengan), según explica la ADW y su piel está saturada de un veneno alcaloide que contiene batracotoxinas. El veneno de la rana dardo provoca parálisis muscular y se estima que solo 2 a 200 microgramos del alcaloide puede ser letal para una persona.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados