¿Qué es la biodiversidad y cómo se puede proteger?

El planeta alberga millones de especies y entornos diferentes. La preservación e integración entre ellos es esencial para la salud humana y el mantenimiento de la vida en la Tierra.

Elefantes y gacelas pastan en un campo en la Reserva Nacional de Masai Mara, Kenia.

Fotografía de Charlie Hamilton James
Por Redacción National Geographic
Publicado 20 jul 2022 12:20 GMT-3

¿Qué tienen en común un árbol en la selva amazónica, un arrecife de coral en las afueras de Australia o una bandada de águilas en la Cordillera de los Andes? Juntos forman, precisamente, la respuesta a lo que es la biodiversidad. Animales, plantas y ambientes están intrínsecamente conectados, y el ser humano no escapa a esta red que garantiza la vida en la Tierra. Para que este delicado equilibrio ecológico se mantenga en orden, varios factores deben estar en armonía, incluido el clima y la forma en que los seres vivos se relacionan entre sí y con el medio ambiente.

Por eso, cuando se trata de la biodiversidad, la protección del medio ambiente debe ser una prioridad. La propia Organización de las Naciones Unidas (ONU) tiene directrices bien definidas sobre el tema. Según el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB, por sus siglas en inglés), la preservación de la diversidad biológica es fundamental, incluso para la vida humana. "Desde el aire que respiramos, el agua y los alimentos que consumimos, hasta la energía que utilizamos, dependen de diversos servicios que la naturaleza presta y que se sustentan en la biodiversidad", explica Mario Ribeira de Moura, biólogo, doctor en ecología e investigador brasileño de los efectos de los cambios globales en la biodiversidad.

En otras palabras, lo que Ribeira de Moura refuerza con su explicación es que no hay forma de disociar la existencia de la biodiversidad de su protección y mantenimiento. Y para ello es necesario comprender su complejidad.

¿Qué es la biodiversidad?

El investigador define, de forma más sencilla, que la biodiversidad es la "suma del total de los individuos de todas las formas de vida del planeta". Pero este concepto no es lo único que abarca. También engloba la manera en que las diversas formas de vida interactúan entre sí y con el medio ambiente, las interrelaciones, o ecosistemas, en los que la existencia de una especie afecta directamente a muchas otras, dice el experto.

Las directrices del convenio de la ONU acompañan esta definición aunque señalan diferentes niveles de biodiversidad, ya que se trata de un concepto amplio. En este sentido, se puede hablar de diversidad de especies, genética y de ecosistemas. 

¿Qué es la diversidad de especies?

La diversidad biológica a nivel de especies, según Ribeira de Moura, se entiende como la gran variedad de plantas, animales y microorganismos. En 2011, un estudio titulado ¿Cuántas especies hay en la Tierra y en el océano?, estimó que el total de especies en el planeta es de 8,7 millones, con un margen de error de alrededor de 1,3 millones. En detalle, unos 6,5 millones son terrestres y 2,2 millones viven en mares y océanos. Sin embargo, aproximadamente 1,8 millones han sido identificados, descritos y catalogados, lo que significa que la humanidad conoce solo el 20% de los seres vivos de la Tierra.

Pieza de la exposición de biodiversidad del Museo de Zoologia de la Universidad de San Pablo (USP).

Fotografía de Marcos Santos USP Imagens

El estudio, financiado por el programa Censo de Vida Marina, sería, según los expertos del proyecto, “el cálculo más preciso jamás ofrecido sobre el tema”. El Censo es una iniciativa global que reúne a más de 2700 científicos de 80 países. Desde 2010, el programa ha colaborado con miles de publicaciones científicas en el campo de la biología y en el descubrimiento de más de seis mil especies.

Ribeira de Moura, autor principal de un artículo científico publicado en la revista Nature Ecology and Evolution que trazó un mapa de las ubicaciones con mayor probabilidad de albergar biodiversidad no descubierta, informa que la cantidad de animales y plantas en la Tierra puede ser aún mayor. “Otras estimaciones asumen que puede haber hasta 100 millones de especies existentes en el planeta. Y, de ser así, significa que solo conocemos el 1% de los seres vivos”, completa el investigador. Con el cambio climático, lo más probable es que ni siquiera se descubra qué animales se han extinguido.

Debido al calentamiento global y a otros impactos ambientales causados por la acción humana, la dinámica fundamental entre las diversidades está amenazada. Según el CBD, las plantas, los animales y otros organismos responsables del equilibrio medioambiental están desapareciendo a un ritmo alarmante. Los datos de la organización señalan que las especies se están extinguiendo a un ritmo hasta 1000 veces superior al natural. Actualmente, las tendencias sugieren que unas 34.000 especies de plantas y 5.200 especies de animales se enfrentan a la extinción

Esto no sólo se aplica a la biodiversidad silvestre. El CBD también señala que el 30% de las razas de las principales especies de animales de granja están en alto riesgo de extinción y su desaparición tendría un enorme impacto en la dieta de miles de personas. No en vano, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 de la ONU ponen como prioridad la preservación de la diversidad biológica, en los objetivos 14 (vida marina) y 15 (vida terrestre). "Uno de los mayores retos actuales es hacer que la humanidad comprenda la importancia de la biodiversidad y luche por su conservación", afirma Ribeira de Moura.

¿Qué es la diversidad genética?

Según Ribeira de Moura, el concepto de biodiversidad también incluye diferencias genéticas entre organismos. Por ejemplo, solo en Brasil se encuentran 15 razas de maíz, y entre ellas hay más de 350 variedades diferentes según un proyecto realizado por el Grupo Interdisciplinario de Estudios de Agrobiodiversidad (InterABio) asociado a la Universidad de São Paulo y en colaboración con la Universidad de la República del Uruguay. El grupo, existente desde 2016, funciona como una red de investigación colaborativa que reúne a investigadores, profesores, técnicos, agricultores y estudiantes con el objetivo de promover la conservación, manejo y uso de la agrobiodiversidad. El proyecto, que identificó las razas de maíz, involucró el trabajo de más de 40 investigadores de Brasil y Uruguay.

De acuerdo con Ribeira de Moura, la diversidad genética, es decir, las diferencias en los cromosomas, los genes y el ADN de los individuos (ya sean plantas o animales), determinan las singularidades suficientes para distinguir unas especies de otras: "A mayor diversificación genética, más variados son los organismos, aunque sean muy parecidos. Por eso hay tantas especies diferentes de moscas, por ejemplo, aunque todas se reconozcan como tales".
Además, según el investigador, la variedad genética puede producirse a través de las mutaciones que sufren los organismos a lo largo de su existencia o cuando los individuos de una misma especie son aislados de otros. "Esto es lo que llamamos formas de especiación. O bien un grupo se aísla lo suficiente como para convertirse en otra especie, o bien lo hacen las mutaciones genéticas a lo largo de las generaciones. Ambos son procesos que necesitan miles de años para producirse", explicó.

Descubre más sobre la vida en la Tierra:

¿Qué es la diversidad de los ecosistemas?

Otro aspecto de la biodiversidad a considerar es el número de ecosistemas diferentes, como los que pueden encontrarse en desiertos, bosques, pantanos, montañas, lagos, ríos, paisajes agrícolas, océanos y costas. El CDB define que en cada ecosistema, los seres vivos (incluidos los humanos) forman una comunidad, interactuando entre sí y con el aire, el agua y el suelo que los rodean.

Hay más de 430 ecosistemas en el planeta, contando sólo los terrestres, según el mapa de World Ecosystems, elaborado por el Servicio Geológico de los Estados Unidos y The Nature Conservancy, una organización internacional sin fines de lucro que trabaja en la conservación de la biodiversidad y del ambiente.

La herramienta cartográfica clasifica el mundo en zonas de clima, relieve y cobertura del suelo similares, que constituyen los componentes básicos de la estructura de cualquier ecosistema terrestre. Una tecnología similar se utilizó para elaborar los primeros mapas detallados de los entornos marinos, agrupando el océano mundial en 37 ecosistemas distintos.

Las 5 principales amenazas a la biodiversidad

Este enorme número de especies y entornos diferentes que conforman la biodiversidad del planeta están amenazados debido a varios factores que conforman la actual crisis medioambiental, informa el CDB de la ONU. Algunos de ellos ejercen tanta presión sobre los ecosistemas que pueden llevarlos más allá de los puntos de inflexión (es decir, un punto de no retorno) a escala regional, para el año 2050. Entre ellas, cinco se consideran las más perjudiciales, según la definición del documento de la ONU:

  • Contaminación
  • Destrucción de hábitats
  • Introducción de especies invasoras
  • Crecimiento demográfico desenfrenado
  • Sobreexplotación de los recursos biológicos

"Las crisis climática y medioambiental están estrechamente relacionadas con la pérdida de biodiversidad. Y la culpa la tiene la incesante necesidad del ser humano de alterar el paisaje, ya sea para la construcción de un edificio, la agricultura o el pastoreo", dice Ribeira de Moura. "La degradación del hábitat es el impacto más preocupante".

El CDB enumera dos ejemplos de cómo estos factores afectan al medio ambiente. El primero es la degradación de los arrecifes de coral debido a la combinación de contaminación, pesca destructiva, especies exóticas invasoras, acidificación de los océanos y cambio climático. El segundo es la pérdida de hielo marino en verano en el Ártico, también debido al calentamiento global.

Cómo preservar la biodiversidad

Un informe de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), un organismo intergubernamental independiente establecido en 2012 por 94 países con la misión de fortalecer la interfaz científico-normativa para el uso sostenible de la biodiversidad, establece que la conservación de la diversidad biológica del planeta sólo puede lograrse a través de un cambio transformador. Entre estos objetivos se encuentran "los escenarios que exploran un crecimiento demográfico de bajo a moderado; los cambios en la producción y el consumo de energía; el uso sostenible de los alimentos, los piensos, las fibras y el agua; el apoyo a los objetivos internacionales, las acciones sostenibles de los pueblos y las comunidades nativas a nivel local, la inversión y las políticas estratégicas para la sostenibilidad local, nacional y global", entre otros aspectos destacados del documento.

Además de un cambio de paradigma, las acciones individuales también pueden marcar la diferencia, según el CDB. Sitúa al ciudadano como responsable último de la conservación de la biodiversidad. "Las pequeñas decisiones que toma la gente tienen un gran impacto porque el consumo personal impulsa el desarrollo que, a su vez, utiliza y contamina la naturaleza", informa el sitio web oficial de la Convención de la ONU.

Ribeira de Moura también coincide en esta línea y pone como ejemplo de decisión, que afecta positivamente a la biodiversidad, un cambio en la dieta: "El consumo de proteína animal, especialmente de carne de vacuna, fomenta demasiado la degradación del medio ambiente por el modelo de producción que siguen la agricultura y la ganadería", afirma el investigador, y continúa: "Muchos países, como Brasil y Estados Unidos, tienen más cabezas de ganado que ciudadanos. Esto se traduce en zonas cada vez más deforestadas para la cría de estos animales. Por no hablar de la cantidad de gas metano que emiten".

Al elegir cuidadosamente los productos que compran y las políticas gubernamentales que apoyan, las personas pueden dirigir el mundo hacia el desarrollo sostenible, reiteran las directrices del CDB.  El documento también atribuye a los gobiernos y a las empresas, tanto del sector privado como del público, el deber y la responsabilidad de liderar, además de informar. Por tanto, ambas vías se complementan, ya que las elecciones individuales, realizadas miles de millones de veces al día, tienen un gran impacto en el planeta para proteger la biodiversidad que aún estamos conociendo. 

Seguir leyendo

Te podría interesar

Medio Ambiente
Día Mundial del Medio Ambiente: por qué se celebra el 5 de junio
Medio Ambiente
Brasil: La contaminación invisible en las aguas amazónicas amenaza a las poblaciones y a la biodiversidad
Medio Ambiente
El cambio climático y las actividades humanas amenazan las zonas inundables de la Amazonía
Medio Ambiente
Desiertos 101: ¿Cuántos tipos hay y cuáles son los más calurosos?
Medio Ambiente
Turberas: fundamentales para la lucha contra el cambio climático

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados