¿Están preparadas estas ciudades para convertirse en paraísos climáticos?

En el futuro, las metrópolis que sobrevivan al cambio climático podrían estar llenas de espacios verdes, edificios inteligentes y barrios compactos.

Por Stephen Starr
Publicado 8 ene 2024, 12:04 GMT-3
El emblemático parque urbano de Singapur, Gardens by the Bay, está lleno de árboles y flores ...

El emblemático parque urbano de Singapur, Gardens by the Bay, está lleno de árboles y flores de todo el mundo. 

Fotografía de Andrew Moore Nat Geo Image Collection

El cambio climático está provocando que varias regiones del mundo ya no sean tan amenas para la vida diaria. Pero hay diferentes ciudades que tomaron cartas en el asunto y podrían convertirse en verdaderos paraísos para la gente. 

Durante décadas, Perth, Sydney y Melbourne han sido alabadas como algunos de los lugares más habitables del planeta

Pero en los últimos años, miles de "continentales" se han trasladado a Hobart, la capital de Tasmania, y muchos citan los problemas climáticos como la razón principal.  

Adi Munshi, que se trasladó desde Perth, es uno de ellos.

"Los veranos eran muy, muy calurosos. Soy montañero: no se puede salir de excursión a 40 grados", dice.

Munshi se planteó mudarse a Nueva Zelanda para escapar del calor. "Pero la gente me preguntaba: '¿Por qué no piensas en Tasmania? Ahora, él y su mujer viven en Kingston, un suburbio de Hobart. 

"Ha sido absolutamente increíble. En 90 minutos puedes estar en varios parques nacionales. Hay muchas oportunidades para hacer senderismo".

Hobart, donde viven unos 250 000 habitantes, goza de un clima templado todo el año, propiciado por su latitud meridional y su entorno marítimo. Solo en la próxima década se trasladarán allí unas 45 000 personas, muchas de ellas atraídas por las agradables temperaturas.

Hobart no está sola.

En un día despejado, la cima del monte Wellington / Kunanyi, de 1270 metros de altura, ofrece vistas panorámicas de Hobart. La capital de Tasmania se está convirtiendo en un destino para los australianos que buscan alivio a un clima cada vez más caluroso. 

Fotografía de Karsten Moran Redux

En todo el mundo, la subida de las aguas, las sequías prolongadas, las condiciones meteorológicas extremas y el aumento de las temperaturas están a punto de hacer inhabitables regiones enteras. Sin embargo, algunas ciudades están a punto de convertirse en refugios frente a estos cambios extremos y están tomando medidas proactivas para prepararse para un futuro inestable.

El plan de Viena: construir refugios para los futuros refugiados

Oriente Próximo, amplias zonas de Pakistán y otras regiones del mundo propensas a las altas temperaturas y la humedad pueden correr un riesgo especial

Según un estudio publicado recientemente, los seres humanos somos más vulnerables a las temperaturas cálidas y húmedas de lo que se creía, ya que nuestra capacidad de termorregulación (enfriarnos) alcanza ahora su punto máximo a una temperatura inferior a la estimada anteriormente. Si las temperaturas siguen subiendo como se prevé, algunas zonas tropicales y subtropicales del planeta podrían convertirse en inhabitables.

El Banco Mundial calcula que hasta 216 millones de personas podrían verse desplazadas por el cambio climático dentro de su propio país en 2050. 

Pero por suerte de la geografía, algunas partes del mundo se verán menos afectadas por el cambio climático.

Situada en el corazón de la Europa continental, Viena, la capital de Austria, cuenta con espacios públicos de renombre mundial y un suministro de agua procedente directamente de los Alpes austriacos. Aunque el país seguirá sufriendo los efectos del clima, como un tiempo impredecible y un calor abrasador en verano, se está adaptando activamente a un clima cambiante

Viena adoptó su primer programa de "protección climática" en 1999 y cuenta con un importante sistema de mitigación de inundaciones que protege a los residentes de la crecida del Danubio. 

En 2020 puso en marcha sus primeras zonas de "protección climática", en las que sólo se permite construir nuevos edificios con sistemas de calefacción y agua respetuosos con el clima. En la actualidad, más de la mitad de la ciudad está formada por espacios verdes.

El césped exterior del Museo de Historia del Arte de Viena es uno de los muchos espacios verdes accesibles al público. 

Fotografía de CATHERINE KARNOW Nat Geo Image Collection

La infraestructura de viviendas de la ciudad también hace que Viena esté bien situada para hacer frente a la afluencia de inmigrantes que huyen de los efectos del cambio climático. 

En los últimos años, Viena ha promulgado una estricta política de inmigración, pero el país sigue experimentando migración indocumentada. Muchos residentes son también nacidos en el extranjero, lo que suele dar lugar al movimiento denominado migración en cadena, en el que los parientes se unen a familiares ya asentados en un nuevo país.

A principios de la década de 2000, Viena duplicó el número de viviendas asequibles que construía, hasta alcanzar unas 10.000 al año.

"Hoy, el parque de viviendas protegidas es de casi 200 000 unidades. Por tanto, la mitad de la población vienesa vive en viviendas públicas o protegidas", afirma Amila Širbegović, arquitecta y experta en vivienda del Ayuntamiento de Viena.

Refugiados climáticos: adaptarse en casa 

Sin embargo, los informes sugieren que la inmensa mayoría de los refugiados climáticos de todo el mundo no podrán trasladarse a metrópolis lejanas como éstas. 

La falta de recursos, las estrictas políticas de inmigración de los países ricos y la ausencia de leyes internacionales que protejan a los refugiados climáticos significan que, para muchos, las soluciones para hacer frente a un entorno más caluroso y menos estable tendrán que empezar y terminar en casa

Eso es exactamente lo que está ocurriendo en la provincia pakistaní de Sindh. El año pasado, las catastróficas inundaciones mataron a más de 1700 personas, y la región acogió temporalmente a una cuarta parte de los desplazados del mundo. 

"La gente no puede moverse", afirma Yasmeen Lari, primera mujer arquitecta de Pakistán y fundadora de la Heritage Foundation of Pakistan. "Una vez que el agua retrocedió, tuvieron que reasentarse en la misma zona; no tienen elección".

Pero Lari ha puesto en marcha un plan para ayudar a muchas de las personas más desfavorecidas de Pakistán. Desde que se produjeron las inundaciones, su fundación ha ayudado a construir más de 6000 casas de bambú resistentes al clima sobre plataformas de pilotes en 13 aldeas de la provincia de Sindh y más allá.

Dice que está demostrado que estas estructuras funcionan. En 2014, se construyeron unas 1000 viviendas similares en la ciudad de Kot Diji, a orillas del río Dhoro, en la provincia de Sindh. "Fuimos a visitarlas cuando bajaron las aguas (el año pasado) y todas sobrevivieron", explica. "Todo estaba a salvo, todo estaba bien cuando el agua retrocedió". 

La jungla urbana de Singapur

Algunas ciudades se enfrentarán tanto a los trastornos climáticos como a la afluencia de refugiados.

A medida que el mundo se calienta, Singapur es vulnerable a los fenómenos meteorológicos extremos y a la subida del nivel del mar, pero también es probable que se convierta en un refugio climático para muchos habitantes del sudeste asiático. 

Las oportunidades económicas y la alta calidad de vida de Singapur ya atraen a inmigrantes: casi la mitad de sus residentes nacieron en el extranjero. Las ambiciosas políticas climáticas de la ciudad están a punto de aumentar su atractivo. 

Gracias a un enorme esfuerzo por convertir partes de la ciudad-estado en una "jungla urbana", el 46 % de la ciudad se ha convertido en espacio verde. Esto reduce el peligroso efecto de isla de calor provocado por el hormigón y el asfalto, y actúa como sistema natural de aire acondicionado. Singapur también está gastando decenas de miles de millones de dólares en diques y sistemas de defensa oceánica

Sin embargo, lo que está claro, dicen los observadores, es que ningún lugar de la Tierra escapará a los efectos de un planeta que se calienta.

Ningún paraíso es perfecto: ¿cómo se prepara Hobart para el cambio climático?

La popularidad de Hobart como paraíso climático es en parte responsable del crecimiento demográfico de la ciudad, y sus planificadores urbanos se preparan para acoger a miles de residentes más en los próximos años. 

La ciudad necesita casi 30 000 viviendas más, y los expertos creen que destinar los espacios urbanos no utilizados a mantener la ciudad compacta tendrá beneficios medioambientales, sociales y económicos. 

Según Jason Byrne, catedrático de Geografía Humana y Planificación de la Universidad de Tasmania, "la Estrategia para el Gran Hobart pretende acomodar el 70% del crecimiento demográfico dentro de la huella urbana existente". "Concentrar la densidad dentro de la zona de crecimiento existente es de sentido común".

Pero se prevé que las temperaturas medias de Tasmania aumenten casi 5,2°F de aquí a 2100. Su industria de deportes de invierno ya se ha visto afectada por los inviernos cálidos, mientras que el impacto de los incendios forestales y la sequía es cada vez mayor. "Hobart es una de las ciudades más propensas a los incendios de Australia", afirma Byrne.

A medida que aumenta el número de inmigrantes climáticos que se trasladan allí, el tráfico ha empeorado y el coste de la vivienda se ha disparado. El hecho de que muchos de los edificios de la ciudad estén mal preparados para el aumento de las temperaturas es preocupante. 

"Nuestro salón se convierte en un horno en cuanto la temperatura alcanza los [68°F], y en invierno es gélido", dice Adi Munshi. 

"Va a seguir empeorando, a menos que hagamos cambios importantes".

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados