Este rey francés llevó el cabello masculino a nuevas alturas e impuso las pelucas

El amor absoluto del rey por las grandes melenas desencadenó una tendencia que se extendió por toda la Europa del siglo XVII.

Por Barbara Rosillo
Publicado 12 dic 2023, 12:03 GMT-3
Al rey Luis XIV (con la peluca plateada) le gustaba llevar el pelo alto y largo, ...

Al rey Luis XIV (con la peluca plateada) le gustaba llevar el pelo alto y largo, y sus cortesanos seguían su ejemplo. Incluso los visitantes, como el príncipe elector de Sajonia (de rojo), llevaban grandes pelucas, como se muestra en este cuadro de 1715 de Louis de Silvestre. 

Fotografía de Bridgeman, ACI

A Dolly Parton se le atribuye la frase "cuanto más alto el pelo, más cerca de Dios", pero el rey Luis XIV podría haber compartido sus sentimientos unos 300 años antes. El rey francés, famoso por su ostentoso sentido del estilo, se ponía pelucas con largos mechones sueltos, y los hombres de todo el continente (desde reyes a plebeyos) seguían su ejemplo.

Momias, actores y realeza: ¿Quiénes usaban las pelucas en la antigüedad? 

Antes del reinado de Luis XIV, las pelucas existían desde hacía milenios en Europa y el Mediterráneo. Algunas de las más antiguas de la historia las usaba la élite del antiguo Egipto, tanto en vida como en muerte. Se han encontrado pelucas en las cabezas de las momias, y las tumbas antiguas contienen cajas de este accesorio junto con otros objetos personales.

En la antigua Grecia, las usaban sobre todo los actores de teatro. Algunos romanos llevaban pelucas a la moda; las mujeres ricas preferían el pelo rubio importado de Alemania. Durante la Edad Media, la Iglesia desaconsejó su uso y abogó por peinados más sencillos para hombres y mujeres.

La actitud hacia las pelucas cambió drásticamente durante el reinado de Isabel I de Inglaterra (1558-1603). La anciana reina ocultaba su escaso cabello con una colección de más de 80 pelucas rojas. El término arcaico para peluca, periwig, del francés perruque, tuvo una de sus primeras apariciones escritas en la década de 1590, en la primera obra de William Shakespeare, Los dos hidalgos de Verona.

Estas raíces inglesas darían paso al dominio francés a mediados del siglo XVII, cuando el rey de Francia, de 23 años, se quedó prematuramente calvo en 1624. Antes de su caída, el rey Luis XIII lucía una larga cabellera natural, signo de salud y virilidad. 

El adelgazamiento del cabello y la calvicie se habían asociado a la enfermedad, tal vez porque los enfermos de sífilis eran "tratados" con mercurio, entre cuyos efectos tóxicos figuraba la caída del cabello. 

Para dar la apariencia de largos mechones, el postizo del rey se construía a partir de tres amplias secciones de cabello unidas entre sí. Una vez adoptada por Luis XIII, la élite de la corte adoptó el uso de pelucas como símbolo de estatus.

¿Cómo era la peluca de Luis XIV?

Puede que Luis XIII iniciara la tendencia, pero su sucesor, Luis XIV, la llevaría a nuevas alturas. El rey, de cuatro años, sucedió a su padre en 1643, cuando la capital europea de la moda era Madrid. Se imponía la preferencia española por la ropa elegantemente oscura y severa.

La extravagancia de Luis XIV no se detuvo en su cabello, sino que llegó hasta sus pies. El rey popularizó los zapatos de tacón rojo, como esta reproducción de un par de sus tacones. En la Francia del siglo XVII, el tinte rojo era caro. Su uso proclamaba opulencia y majestuosidad.

Fotografía de ALBUM

A medida que crecía, Luis XIV lucía su cabello castaño en largos rizos ondulados. Antes de que el rey empezara a quedarse calvo, complementaba su cabello natural con caídas para darle más volumen. 

Al igual que su padre, empezó a perder pelo y usaba regularmente pelucas para disimularlo. Cuando Luis XIV tenía 30 años, renunció a las medias tintas y llevaba una larga peluca de rizos apretados, creada para él por su peluquero personal, Benoît Binet.

El rey empleaba a 48 peluqueros en su séquito. Estos innovaban el oficio anudando mechones de cabello y entrelazándolos en intrincados patrones con hilos de seda, lo que creaba un efecto de mechones sueltos. 

Las bandas tejidas se cosían a un ligero gorro textil que se adaptaba a la cabeza del portador. La pesada peluca de gran volumen popularizada por Luis XIV era una creación muy laboriosa que requería unas 10 cabezas de cabello humano.

Locura por la moda masculina: la expansión de las pelucas

La corte de Luis XIV empieza a dominar la moda de la élite europea. Francia crecía en poderío económico y militar, eclipsando a la antigua gran potencia europea, España. 

Conocido como el Rey Sol por la magnificencia de su moda, Luis XIV hizo de la peluca un accesorio esencial en su corte, tanto para hombres como para mujeres. Aplicó las mismas exigencias que imponía a sus peluqueros a todos los ámbitos del gusto y la técnica.

Tras su exilio, Carlos II, representado en un busto de 1684, regresó a Inglaterra vestido a la moda francesa, incluidas grandes pelucas.

Fotografía de AGE FOTOSTOCK

El gusto del rey por las pelucas se extendió mucho más allá de Francia, llegando a las cortes reales de toda Europa y convirtiéndose en un elemento habitual de la indumentaria de la nobleza europea

Cuando el rey Carlos II regresó al trono de Inglaterra en 1660, tras un largo exilio en Francia, trajo consigo la moda francesa, incluidas las grandes pelucas de mechones sueltos. 

Al parecer, Carlos prefería las pelucas no para ocultar la calvicie, sino para ocultar otro signo de envejecimiento: las canas. Por esta época, la expresión "pez gordo" se hizo popular en Inglaterra, a raíz del consumo ostentoso de los ricos. Los clientes adinerados llegaban a pagar hasta 800 chelines por una peluca (si se tiene en cuenta la inflación, hoy esa peluca costaría unas 8000 libras, o 10000 dólares).

¿Cuánto pesaban las pelucas?

Las pelucas estaban de moda, pero planteaban muchos problemas a quien las llevaba. Los hombres tenían que aprender a manejar sus pelucas en la corte. Por ejemplo, era esencial manejarla al inclinarse para evitar que cayera sobre la cara. Además, las pelucas podían resultar agobiantes y pesaban cerca de dos kilos. Además, como las velas iluminaban los interiores, podían incendiarse con facilidad.

Las supersticiones macabras se apoderaron de los postizos. Durante la Gran Peste que asoló Londres en 1665 y 1666, la gente temía que los fabricantes de pelucas utilizaran el pelo de los muertos

El diarista londinense Samuel Pepys tuvo dudas sobre una peluca que compró en 1665 "porque la peste estaba en Westminster cuando la compré". Finalmente, decidió que había pasado suficiente tiempo desde la compra como para poder llevarla con seguridad.

Clientes probándose pelucas en una barbería, en un grabado del siglo XVIII de Thomas Rowlandson.

Fotografía de Wellcome Collection

La economía de las pelucas

Una vez establecidas en la corte, las pelucas se convirtieron en algo de rigor entre los grupos profesionales de alto rango, como jueces, sacerdotes, financieros, comerciantes, tenderos, artesanos de prestigio, respetados sirvientes domésticos y los peluqueros que las construían y cuidaban. 

Para satisfacer la creciente demanda, el número de maestros peluqueros se disparó en Francia durante el reinado de Luis XIV. En París, pasaron de 200 en 1673 a 945 en 1771. En las provincias, los oficiales peluqueros también viajaban por todo el país, y pronto la gente corriente empezó a llevar pelucas, para consternación de las clases altas.

En el centro de la economía de las pelucas estaba el propio cabello. Las más caras utilizaban pelo de mujer por su longitud y la creencia de que era de mayor calidad que el de los hombres. 

En las ferias, los comerciantes compraban el pelo a las campesinas. El cabello rubio o gris plateado solía estar muy solicitado, seguido del negro. El pelo rizado natural era el más valioso de todos

Con tantas pelucas que fabricar, los artesanos franceses compraban pelo en toda Europa. En Inglaterra se escribían tratados en defensa del cabello humano de origen nacional, que competía no solo con el cabello humano continental, sino también con el pelo de caballo (procedente de crines) o de cabra para obtener pelucas más baratas.

El pelo alto se cae

La muerte de Luis XIV en 1715 supuso el fin de la moda de las grandes pelucas. Cuando el rey Luis XV alcanzó la mayoría de edad, favoreció peinados más sencillos en su corte. Los retratos del nuevo rey lo muestran con el pelo empolvado: Los rizos enmarcan su rostro, mientras que el resto está recogido en una coleta baja.

Los profundos cambios sociales que se produjeron a finales del siglo XVIII acabaron con la moda de las pelucas. En el imaginario popular, las pelucas se asociaron a los excesos del antiguo régimen francés, sobre todo a las imponentes que utilizaban María Antonieta y la corte de Luis XVI, que dieron lugar a la Revolución Francesa

Al igual que Napoleón, los hombres de moda empezaron a desdeñar las pelucas. Sin embargo, algunas profesiones aún permitían su uso. Aunque los aristócratas ya no las llevaban, su personal sí. En Inglaterra, los jueces conservan la peluca como símbolo de su función oficial. La costumbre se mantiene hasta la actualidad: en los casos penales, los magistrados ingleses llevan pelucas de estilo bob, con los lados más cortos y una cola en la parte posterior.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados