¿Quién fue el primer rey de Inglaterra? La respuesta es una encrucijada

Hay varios candidatos a la primera coronación real de Inglaterra, pero un hombre se destaca por dar lugar a la monarquía actual.

Por Melissa Sartore
Publicado 5 may 2023, 10:44 GMT-3

Retrato de Aethelstan, que fue rey de Inglaterra desde 924 hasta 939 d.C. Aunque en general se considera que fue el primer rey verdadero de Inglaterra, hay otras figuras y factores que complican y enriquecen históricamente esta designación.

Fotografía de CBW Alamy Stock Photo

¿Qué hace que un rey sea considerado rey? ¿Su autoridad sobre las personas? ¿Sobre la tierra? ¿Es una combinación de ambas? ¿Quizá llevar una corona? ¿O simplemente el título?

Éstas son preguntas clave para evaluar cuándo y por qué se desarrolla cualquier monarquía. Al mismo tiempo, estas mismas preguntas sirven a menudo para complicar la identificación del primer rey de cualquier reino. Y no necesitamos mirar más allá de Inglaterra para entender por qué.

Aethelstan fue coronado rey de los anglosajones en el año 925 d.C., y el consenso de los estudiosos lo sitúa como el primer rey de Inglaterra.

Sin embargo, conocer a los otros contendientes por ese título (y la historia de los distintos reinos que se convirtieron en Inglaterra) añade capas de complejidad a la respuesta a una pregunta aparentemente sencilla: ¿quién fue el primer rey de Inglaterra?

La historia comienza con los anglos

Para localizar al primer rey de Inglaterra, hay que empezar por los anglos. El nombre de Inglaterra, después de todo, deriva de la palabra inglesa antigua Englaland, literalmente "tierra de los anglos". La llegada de estas tribus germánicas a lo que antes era la provincia romana Britannia tuvo lugar durante el siglo V d.C. Junto a jutos, sajones y frisones, los anglos establecieron asentamientos en el sureste y este de Inglaterra hasta el siglo VI.

Con el tiempo, la lengua y la cultura germánicas se fundieron con las prácticas y tradiciones romano-británicas existentes. Hacia el año 600 d.C., los reinos individuales tomaron forma a lo largo de las Islas Británicas. Estos reinos germánicos se formaron en función de los pueblos que vivían en una zona, en contraposición a los límites o fronteras físicas. Con el tiempo, los reinos más pequeños se unieron para convertirse en reinos más grandes, y surgió lo que se ha dado en llamar la Heptarquía.

Aunque la Heptarquía es una simplificación excesiva de un complejo entorno social, político y religioso en Inglaterra, estaba formada por siete reinos: Wessex, Kent, Sussex, Mercia, Anglia Oriental, Northumbria y Essex. Cada reino principal incluía reinos menores con sus propios líderes, muchos de los cuales competían por el poder dentro de la esfera de influencia más amplia. 

El gobierno se establecía y mantenía mediante relaciones recíprocas basadas en la lealtad y la protección, así como mediante un sistema económico basado en cuotas y servicios coordinados.

Según la tradición, el rey Aethelstan ordenó traducir la Biblia a la lengua anglosajona, cuyo decreto se reproduce en esta imagen.

Fotografía de Hulton Archive Getty Images

El papel de Mercia y la bretwalda

Los principales reinos de Inglaterra competían entre sí por la superioridad, lo que acabó desembocando en una lucha que giró en torno a Mercia, que dominó a los demás reinos durante gran parte del siglo VIII. Esto se asemejaba a lo que Bede describió en su Historia Eclesiástica (terminada en el 731 d.C.) como un gobernante que "dominaba" a los pueblos fuera de su propio reino. 

La Crónica Anglosajona, una historia de los anglosajones creada en el siglo IX, utilizó el término bretwalda para representar este concepto, aplicándolo retroactivamente a los reyes anglosajones que gobernaron ya a finales del siglo V.  

La hegemonía de Mercia cambió durante el reinado de Eghbert de Wessex (r. 802-839 d.C.). Bajo su reinado, Wessex derrotó a los mercios en la batalla de Ellendon en 825 d.C., tras lo cual los principales reinos reconocieron su supremacía. La Crónica Anglosajona identificó al rey Eghbert como un bretwalda (de nuevo con el don de la retrospectiva), lo que sirve como eje de su candidatura a primer rey de Inglaterra.

Un factor adicional influyó en la contención del rey Eghbert para la distinción como primer rey de Inglaterra. Donde Mercia había luchado con la idea de una sucesión pacífica, Wessex tuvo éxito. Tras la muerte de Eghbert, su hijo, Aethelwulf (m. 850 d.C.) ascendió al trono

El ascenso al trono de un hijo a la muerte de su padre infundió en Wessex el principio de la sucesión hereditaria. Tras la muerte del rey Aethelwulf, tres de sus hijos ejercieron como reyes de Wessex, lo que condujo finalmente a la ascensión de un cuarto en 871 d.C. Se trataba de Alfredo, otro considerado aspirante a primer rey de Inglaterra.

(Aprende más con este video sobre la muerte del rey Jorge)

Alfredo, el improbable gobernante, y el Gran Ejército pagano

Se suponía que Alfredo nunca gobernaría Wessex. Cuando su hermano mayor, Aethelred, murió mientras hacía campaña contra los merodeadores escandinavos, Alfredo se convirtió en rey. Como rey de Wessex, Alfredo continuó defendiendo su reino con el "Gran Ejército Pagano".

Compuesto por daneses, noruegos y suecos, el Gran Ejército pagano llegó por primera vez a Anglia Oriental en 865 d.C. y, en una década, el único reino que dejaron en pie fue Wessex. Tras derrotar a las fuerzas escandinavas en la batalla de Edington en el 878 d.C., Alfredo firmó un acuerdo de paz con su líder, Guthrum, estableciendo formalmente una frontera entre Wessex y las zonas controladas por los vikingos. Estas últimas pasaron a conocerse como el Danelaw. 

Sin embargo, esta presencia escandinava permanente en el norte, así como las continuas incursiones y ataques vikingos, llevaron a Alfredo a tomar medidas para asegurar el reino. Reformó el ejército, estableció asentamientos defensivos llamados burhs y creó una armada para defender las costas de Wessex de los ataques. 

Junto a estos esfuerzos, Alfredo emprendió actividades intelectuales a las que se atribuye el mérito de haber contribuido a crear la identidad cultural y política de Inglaterra. Todo ello (y la designación de Alfredo como "rey de los anglosajones" en los estatutos que se le atribuyen) constituye un sólido argumento a favor de su candidatura como primer rey de Inglaterra.

En este manuscrito iluminado del siglo XIV, Aethelstan se arrodilla ante el legendario héroe inglés Guy de Warwick.

Ilustrado por Peter of Langtoft Alamy Stock Photo

Aethelstan, primer rey de Inglaterra

Alfredo murió en 899 d.C. y su hijo, Eduardo el Viejo, subió al trono. Eduardo gobernó hasta 924 y, tras su fallecimiento, su hijo Aethelstan fue coronado rey en 925 d.C. Al igual que su abuelo y su padre, Aethelstan comenzó como rey de los anglosajones. Difirió en la extensión de sus dominios, especialmente tras la batalla de Brunaburh en el 937 d.C.

La autoridad de Aethelstan nunca fue incontestable y, según la Crónica Anglosajona, pasó la década posterior a su nombramiento intentando dominar York y Northumbria. Hacia 937, los reyes de los escoceses, del Dublín vikingo y de partes de Gales, se unieron contra Aethelstan, enfrentándose finalmente a su enemigo común en Brunanburh. La ubicación exacta de Brunanburh sigue sin estar clara, pero la lucha que tuvo lugar allí es considerada por muchos estudiosos como uno de los acontecimientos definitorios de la historia británica.

La Crónica Anglosajona incluye un poema sobre dicha batalla que detalla cómo los sajones occidentales masacraron a sus enemigos, con cinco reyes contrarios y siete condes desafiantes yaciendo muertos. El poema explica que "jamás se había hecho una matanza mayor en esta isla", una expresión de lo devastador y significativo que fue el conflicto tanto para el pueblo como para la tierra.

La victoria de Aethelstan en Brunanburh extendió el dominio del rey de los anglosajones a Escocia y Gales. También consolidó su dominio sobre toda Inglaterra. Aethelstan solo vivió dos años después de esta lucha pero, para muchos, se convirtió en el verdadero primer rey de Inglaterra con esa victoria.

Como resume sucintamente Karl Shoemaker, catedrático de la UW-Madison: "A pesar de los argumentos a favor de otros contendientes, el peso de las pruebas recae en Aethelstan. Fue a York, derrotó allí al reino vikingo y sometió el norte (aunque a veces solo nominalmente) al dominio inglés. Al final de su reinado, había logrado más centralización burocrática y administrativa que cualquiera de sus predecesores".

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados