Barbados finalmente rompe lazos con la monarquía británica

La reina Isabel II ha sido durante mucho tiempo la jefa de estado oficial de la antigua colonia. El 30 de noviembre, la “Pequeña Inglaterra” del Caribe se convertirá en una república libre de monarcas.

Por Jacqueline Charles
Publicado 30 nov 2021 15:45 GMT-3
Statue Chains

La Estatua de la Emancipación en Bridgetown, Barbados, simboliza la libertad de las cadenas de la esclavitud en el punto de la emancipación. El 30 de noviembre, en el 55º aniversario de su independencia del Reino Unido, Barbados hará la transición a una república totalmente soberana en un esfuerzo por abandonar su pasado colonial.

Fotografía de Joe Raedle, Getty Images

Un rey había muerto y una sangrienta guerra civil, representada por el Parlamento contra la Corona, finalmente había llegado a su fin. Sin embargo, para la clase dominante y los magnates del azúcar, en una de las colonias más ricas de Europa en el Atlántico, el conflicto de mediados del siglo XVII apenas comenzaba, cuando Inglaterra decidió proteger sus intereses económicos y restringir el comercio.

El aumento de la presión sobre Barbados, la isla más oriental del Caribe, junto con el aumento de las tensiones entre los partidarios y los disidentes de la Corona ocasionaron una proclamación inusual.

En 1651, cuando Inglaterra buscaba un mayor control sobre su reluctante colonia, Lord Francis Willoughby, gobernador de Barbados en aquel momento, convocó a la legislatura y declaró a la nación insular independiente. La rebelión y esta “declaración de independencia” no duraron mucho. Una flota de la Marina Real británica impuso un bloqueo en la isla y obligó a su sumisión.

La reina Isabel II inspecciona la guardia de honor en Barbados en octubre de 1977. Será reemplazada como jefa de estado por Dama Sandra Mason, actual gobernadora general de la isla.

Fotografía de Anwar Hussein, Getty Images

Aunque los británicos hayan salido victoriosos y reprimido otros intentos, incluidas las rebeliones de afrodescendientes esclavizados, el acto de 1651 marcó el primer intento de independencia de la isla y el deseo ardiente de sus habitantes de liberarse de la opresión británica.

Después de casi 400 años, finalmente se realizará el último paso hacia la soberanía.

El 30 de noviembre, la nación insular conocida desde hace mucho tiempo como la “Pequeña Inglaterra” del Caribe se convertirá en una república. La reina Isabel II será reemplazada por Dama Sandra Mason, actual gobernadora general de la isla, quien se convertirá en la primera presidenta de Barbados.

El nuevo papel de Mason fue aprobado por ambas cámaras del Parlamento en Barbados el mes pasado. La transición se produce después de más de 40 años de debate y 55 años después de que la nación insular pasó de ser una colonia a un Estado independiente en 1966.

La transformación en república es el paso final en la historia de la isla, comenzando a principios del siglo XVII, cuando los colonos ingleses reclamaron la propiedad de la Corona británica, que mantuvo el control de su política y comercio. Incluso después de declarar la independencia de Inglaterra y convertirse en una democracia parlamentaria, Barbados aún reconocía a la monarca británica como jefa de estado y, por lo tanto, era una monarquía constitucional.

Para la mayoría de los barbadenses, el cambio no se notará, incluso cuando el gobierno redacte una nueva constitución para indicar su plena soberanía. El papel de Mason, como el de la reina, será predominantemente simbólico. La Primera Ministra de Barbados seguirá supervisando los asuntos cotidianos del gobierno.

Como república, Barbados está rompiendo uno de los últimos lazos que quedan con la Corona británica, excepto uno: el país seguirá siendo miembro de la Mancomunidad de Naciones (Commonwealth of Nations), una asociación de 54 estados miembros, en su mayoría antiguas colonias y dependencias británicas que trabajan juntas para promover el buen gobierno, el libre comercio, la cooperación económica, los derechos humanos y el desarrollo social.

El hecho de que ya no necesite buscar la bendición de la Reina para nombramientos de embajadores y otros diplomáticos es un cambio significativo para Barbados. Para muchos barbadenses, la ruptura de los lazos del país con su pasado colonial tiene que ver con su propia identidad y el control de su propio destino.

Fuera de los restaurantes, la gente disfruta de la tarde del 17 de noviembre de 2021 en Bridgetown. La transición del país a una república se produce después de más de 40 años de debate y 55 años después de la independencia de la nación isleña.

Fotografía de Joe Raedle, Getty Images

La primera ministra Mia Amor Mottley, durante discurso a los legisladores después de que Mason obtuvo los dos tercios necesarios de los votos en las dos Cámaras del Parlamento del país, dijo que el hecho de que una mujer de Barbados hubiera sido elegida nueva jefa de estado es en sí mismo una conquista expresiva.

“Después de 396 años de dominio británico, y probablemente algo más de 386 años de dominio monárquico británico”, comentó Mottley, “ha llegado el momento de que expresemos plena confianza en nosotros mismos como pueblo y de creer que es posible que alguien nacido en esta nación tenga un poder de aprobación absoluto y decisivo”.

Las decisiones del Parlamento del país y de su ejecutivo, agregó Mottley, ya no deben ser “aprobadas por quienes no nacieron, que no viven y no comprenden la realidad cotidiana de quienes viven en Barbados”.

El Príncipe de Gales pasea por Bridgetown con Mia Mottley, Primera Ministra de Barbados, durante una visita al Caribe en marzo de 2019. Mottley cerró la votación y señaló que el hecho de que una mujer de Barbados sea la nueva jefa de estado es un logro significativo.

Fotografía de Jane Barlow, Press Association, AP Images

La dura realidad fue evidente en la lucha contra la pandemia de COVID-19, cuando los lazos históricos del país con Gran Bretaña no fueron suficientes para garantizar vacunas que salvan vidas, cuando no había ninguna disponible en Barbados, ni le brindaron asistencia financiera, cuando las restricciones de viaje, aislamiento forzado y el cierre de fronteras como resultado de la pandemia han diezmado su economía dependiente del turismo.

Por primera vez desde la independencia, el país que todavía honra la tradición británica del té de la tarde en las granjas de 300 años y se ha enorgullecido durante mucho tiempo de tener una de las economías más estables del Caribe, ha experimentado caídas de dos dígitos en sus ingresos a medida que el desempleo se acercó al 13 por ciento en 2020.

Según Mottley, los daños causados por la pandemia, sumados a los efectos duraderos del cambio climático y la reducción de la fuerza laboral, amenazan la estabilidad del país y requieren la confianza de los barbadenses para enfrentarlo.

“Este es un momento inspirador para esta nación”, dijo al Parlamento acerca del cambio al sistema republicano. “Será un impulso que ayudará a la nación a enfrentar una realidad completamente diferente”.

La bandera de Barbados izada sobre los edificios del parlamento, construidos entre 1870 y 1874. El nuevo papel de Dama Sandra Mason como primera presidenta de la isla fue aprobado por las dos Cámaras del Parlamento en Barbados el mes pasado.

Fotografía de Joe Raedle, Getty Images

Un barbadense saliendo del Hospital Queen Elizabeth en Bridgetown, capital de Barbados. Para muchos habitantes, el cambio al sistema republicano se trata de su propia identidad: de reclamar y tomar el control del destino del país, aunque algunos temen que la isla se deshaga por completo de las menciones reales.

Fotografía de Joe Raedle, Getty Images

Sentimientos contradictorios

Desde 2018, Mason, de 72 años, que ha representado a la reina internamente, siendo la octava gobernadora general de Barbados, anunció la transición del país en un discurso el año pasado, diciendo que había llegado el momento de que Barbados “abandone su pasado colonial”.

“Los barbadenses quieren un jefe de estado barbadense. Esta es la declaración final de confianza en nosotros mismos y en lo que podemos lograr”, declaró Mason.

Con todo, la decisión de destituir a la reina como jefa de Estado ceremonial despertó diferentes emociones en la isla más británica, que tiene poco menos de 300.000 habitantes. Algunos se preguntan “¿por qué ahora?”, mientras que otros dicen “esto debería haberse hecho hace mucho tiempo”.

“Es un cambio definitivo”, dijo Norman Alleyne, taxista en Bridgetown, en una entrevista telefónica a principios de este mes, después de escuchar que el príncipe Carlos había aceptado una invitación de Mottley para visitar la isla durante la transición.

Alleyne, 60 años, cree que ha llegado la hora de un cambio y revela que está totalmente de acuerdo con la decisión. Sin embargo, hace tres meses, mientras conducía por las calles, señalando las históricas iglesias anglicanas y católicas y su arquitectura de influencia británica, todavía estaba indeciso.

Un molino de viento en la antigua plantación de caña de azúcar Morgan Lewis en el interior de Barbados, isla caribeña. El clima y el sistema de esclavitud de plantation en Barbados hicieron posible un auge económico en la producción de azúcar, lo que la convirtió en una de las colonias más ricas de Gran Bretaña.

Fotografía de Wolfgang Kaehler, LightRocket/Getty Images

“Los británicos han hecho mucho por nosotros; cualquiera que diga que los británicos no hicieron nada por Barbados no sabe de qué está hablando o no conoce la historia”, dijo, señalando puntos de referencia a la reportera. “Nuestro sistema se basa en el sistema británico”.

Cuando finalmente llegó a la plaza principal de la capital, National Heroes Square, anteriormente llamada Trafalgar Square después de la Batalla de Trafalgar, que tuvo lugar en 1805, cuando las fuerzas británicas derrotaron a las tropas francesas y españolas durante las Guerras Napoleónicas, Alleyene consideró que sería una representación adecuada de la situación histórica actual en Barbados.

En el lado izquierdo de la plaza, sobre un pedestal vacío, había, hasta noviembre del año pasado, una estatua de bronce del almirante Lord Horatio Nelson, comandante naval británico y partidario de la esclavitud, quien ganó la batalla de Trafalgar pero luego fue asesinado por un francotirador francés en batalla. Erigida en 1813 por la clase dominante de Barbados para conmemorar la victoria de Nelson sobre las fuerzas franco-españolas, la estatua fue retirada dos meses después de que Barbados anunciara su ruptura con la reina Isabel II tras una campaña de petición en línea. La petición fue parte de un movimiento internacional para eliminar estatuas coloniales consideradas símbolos de racismo, impulsado por el asesinato de George Floyd en mayo de 2020 por un oficial de policía en Minneapolis, Estados Unidos.

Frente al sitio ahora vacío de la estatua de Nelson, hay dos edificios de piedra neogóticos, terminados en 1874, que albergan el Parlamento, el tercero más antiguo del Commonwealth de Gran Bretaña después de su establecimiento por los británicos en 1639. Junto al histórico edificio del Parlamento se encuentra un Royal Bank of Canada de aspecto más moderno.

“Estamos en una encrucijada”, dice Alleyne, señalando la yuxtaposición de las tres estructuras como símbolos del pasado, presente y futuro de Barbados. Dijo que la remoción de la estatua de Nelson era un reflejo del momento actual en el que los barbadenses están reevaluando su historia y su relación con el colonialismo.

“Creo que, en la vida, siempre hay que avanzar”, dice. “No es posible ser independiente y seguir bajo el dominio británico; hay que tomar una decisión. Pero no quisiera que todo lo que hicieron los británicos fuera destruido. Algunas cosas deben permanecer porque son parte de nuestra historia y no se debe destruir la historia”.

Sandy Deane, jefe de redacción del sitio de noticias Barbados Today, dijo que derrocar a una reina no significa deconstruir el pasado, sino construir un futuro.

“No creo que la población sea reacia al cambio” de convertirse en república, dice Deane. “La monarquía británica no participa en nuestros asuntos diarios. Son una buena familia que admiramos a la distancia; conocemos el juramento y el deber de lealtad a la reina, pero en la práctica no son una parte dinámica de Barbados”.

Aún así, las costumbres, tradiciones británicas e incluso la arquitectura están profundamente arraigadas en esta isla caribeña azotada por vientos, cuya ubicación geográfica la hizo estratégica en el comercio mundial con los británicos, exportando inicialmente tabaco, luego algodón y finalmente azúcar. Las áreas históricas de Bridgetown y su distrito Garrison se enumeran como ejemplos notables de la historia colonial británica y figuran en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. El cricket y el polo, traídos a la isla por los británicos, atraen a grandes multitudes. Y para celebrar el Jubileo de Diamante de la reina Isabel en 2012, la nación organizó un desfile al estilo del Reino Unido por sus calles.

“Los británicos siempre han sido parte de nuestra historia, pero lo estamos dejando atrás como nación”, afirma Deane. “Después de 55 años de independencia... estamos listos para dar ese paso”.

Raíces del republicanismo

El impulso de Barbados hacia el republicanismo ha existido durante al menos 40 años para algunos y más aún para otros. Aunque ganó impulso durante las protestas globales del Movimiento Black Lives Matter (Vidas negras importan) después de la muerte de Floyd, y cobró aún más fuerza después de las acusaciones de racismo dentro de la monarquía británica expresadas públicamente por el príncipe Harry y su esposa Meghan Markle, partidarios de la presión por un nuevo sistema de gobierno afirman que no existe relación entre los movimientos.

“Se trata del futuro de Barbados y una inspiración para que los jóvenes de Barbados sepan que ellos también pueden aspirar a ser jefes de estado”, dijo el reverendo Charles Morris, un sacerdote anglicano que expresa abiertamente sus puntos de vista.

“El tema no es racial”, continúa, “es un concepto que se llama republicanismo. No hay prisa por el republicanismo”.

Barbados será el cuarto país caribeño en romper los lazos con la monarquía, dejando solo otras ocho ex colonias británicas en la región jurando lealtad a la Corona. Guyana, Trinidad y Tobago y Dominica destituyeron a la reina Isabel como jefa de estado en la década de 1970, poco después de su independencia del Reino Unido.

Algunos esperan que la decisión de Barbados acelere los cambios en la región, o al menos reanude las discusiones sobre el colonialismo, las reparaciones y el legado de la monarquía británica, que construyó su herencia a expensas de los africanos esclavizados. Los líderes caribeños se han quejado durante mucho tiempo de que los días de recibir asistencia financiera y otros beneficios del Reino Unido terminaron cuando las naciones decidieron seguir su propio camino.

Morris, el sacerdote anglicano, va aún más lejos. Afirma que cuando la Unión Europea puso a los países del Caribe en la lista de prohibiciones debido a sus leyes bancarias de paraísos fiscales, países como Barbados ya no pudieron contar con el apoyo del Reino Unido, a pesar de que la nación luchó por liberar dependencias y territorios de la Corona de la misma medida.

“Algunos presuponen que obtenemos mucho de Gran Bretaña”, dice Morris. “No obtenemos absolutamente nada de Gran Bretaña; no tenemos ningún apoyo”.

Colonizadores ingleses

Barbados fue colonizada por los ingleses en 1625, dos años después de que una expedición desembarcara en la isla y se diera cuenta de su potencial debido a sus vientos alisios y la geografía aislada de las Antillas Menores.

Su clima y suelo de pronto resultarían buenos para un auge económico en la producción de azúcar y, junto con su sistema esclavitud en las plantaciones, convertirían a la isla en una de las colonias más ricas de Gran Bretaña. El sector ha atraído a prisioneros exiliados, así como a blancos libres, pobres y asalariados de Gran Bretaña e Irlanda.

Conocida como colonia penal, la nación también tenía una pésima reputación como centro del comercio transatlántico de africanos esclavizados. Desde la isla, los africanos esclavizados eran traficados nuevamente a otros lugares, y los que se quedaron fueron condenados a un brutal sistema esclavista en las Indias Occidentales, donde las ganancias del azúcar provenían de la esclavitud.

Cuando los africanos superaron a los blancos en la población, se produjeron varias rebeliones, incluida la mayor revuelta fallida de negros esclavizados de la isla: la rebelión de Bussa, en 1816. Otras dos revueltas tuvieron lugar en 1876 y 1937 con el mismo objetivo de 1651: la emancipación. La inquietud social resultante de las divisiones raciales y económicas en 1937 finalmente resultó en la independencia en 1966.

“Se puede ver que siempre ha habido un movimiento a favor del republicanismo, a favor de la independencia total”, dice Morris. “Hubo una serie de líderes emergentes que habrían eliminado a la monarquía como jefe de estado, como potencia colonizadora de Barbados”.

Ruptura con el pasado

Peter Wickham, analista político e investigador, explica que Barbados había estado siguiendo silenciosamente este camino durante años, al mismo tiempo que eliminaba silenciosamente las prácticas, costumbres y símbolos británicos.

“Hemos abandonado el uso de pelucas”, dice con orgullo, refiriéndose a la peluca blanca que suelen usar los juristas, políticos y abogados caribeños en los tribunales de todo el Caribe británico.

El otro lazo cortado por el país fue el Consejo Privado de Gran Bretaña como su tribunal de apelación. Barbados es uno de los cuatro países del Caribe que han adoptado la Corte de Justicia del Caribe con sede en Trinidad, establecida en 2001, como su tribunal de apelaciones.

Según Wickham, la realidad es que los barbadenses pueden discutir sobre el nuevo sistema republicano porque su constitución actual, a diferencia de otras antiguas colonias británicas, permite cambios sin referéndum.

“Muchas de las otras islas del Caribe no tienen este recurso”, explica. “A algunos les encantaría dar este paso, pero no pueden: en Antigua y Barbuda, igualmente, en Granada, no se aprobó el referéndum; tampoco en San Vicente y las Granadinas; Jamaica ha buscado esta medida durante mucho tiempo, pero sabe que siempre que se plantea el tema, el referéndum está marcado por alguna controversia política”.

Aún así, en este país con forma de pera de solo 32 kilómetro de largo y unos 38 kilómetros de ancho, las tradiciones británicas y los honores de servicio como la Orden del Imperio Británico significan algo. A pesar de la separación de este último (junto con la eliminación de la palabra “real” en las instituciones estatales), hay rumores de que el reconocimiento de la reina será reemplazado por un nuevo sistema de reconocimiento nacional.

Wickham comprende la angustia de sus compañeros barbadenses. Su propia madre está orgullosa de haber estudiado en Queens College y haber aprendido con profesores británicos. “Ella aprecia estos valores y teme que Barbados lo pierda todo al convertirse en república. Para mí, no significa nada”, dice. “Creo que a la generación más joven no le importa”.

Quizás Wickham tenga razón. En una soleada tarde de agosto, un grupo de adultos jóvenes se reunió en un lugar en la playa cerca de uno de los innumerables resorts frente al mar. Fue antes de la elección de Mason y los ánimos sobre convertirse en una república se estaban calentando.

Los jóvenes, sin embargo, todos en sus 20 años, respondieron con una mirada de perplejidad en sus rostros cuando se les preguntó sobre el cambio en curso y si cambiaría su relación con Inglaterra.

Después de algunas risas desconcertadas, una joven respondió: “No sabía que todavía existía una relación”.

Si bien otros líderes han avanzado hacia el fin de la representación de la monarquía a lo largo de la historia de Barbados, fue Mottley quien dio el salto de fe.

Carismática y franca, Mottley hizo campaña por el republicanismo y se convirtió en la primera mujer líder del país en 2018. Aprovechó su mandato para llevar a Barbados al escenario mundial, abordando temas como el acceso a la vacuna contra la COVID-19, cláusulas de desastres naturales que permiten la interrupción de los pagos a países después de desastres causados por el cambio climático, y ahora, autodeterminación.

Cuando otros preguntan “¿por qué ahora?”, Mottley y sus seguidores responden “¿por qué no ahora?”.

Seguir leyendo

Te podría interesar

Historia
La brutal historia de la Olimpiada Popular de 1936: un boicot al fascismo y a Hitler
Historia
¿Por qué las mujeres han sufrido más en términos económicos durante la pandemia?
Historia
Perú: Los glaciares andinos se derriten y los pueblos originarios deben cambiar sus rituales centenarios
Historia
Cómo fue la conspiración para matar a Julio César
Historia
Ucrania: recorrido visual a través de sus últimos 30 años de historia

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados