Los hongos de la muerte son extremadamente letales y se están propagando por el mundo

La 'Amanita phalloides' (también conocido como hongo de la muerte) está expandiéndose por Estados Unidos, Canadá y Australia. Aunque puede ser difícil distinguirlo de uno comestible, ¡no te equivoques!: puede ser mortal.

El hongo de la muerte es el hongo más mortífero del mundo, responsable del 90% de las intoxicaciones anuales relacionadas con las setas. Originario de Europa, se ha extendido por todo el mundo en el último siglo.

Fotografía de Yves Lanceau Nature Picture Library
Por Emily Martin
Publicado 4 sept 2023, 10:06 GMT-3

El propio nombre es alarmante y se explica por sí mismo: el hongo de la muerte.  

Conocidos científicamente como Amanita phalloides, los hongos de la muerte (que en español también recibe los nombres de como oronja verde,​ canaleja,​ oronja mortal y cicuta verde) son, según un estudio de científicos australianos publicado en 2021, responsables del 90% de las muertes relacionadas con setas que se producen cada año, lo que los convierte en los hongos más letales del mundo. Este infame hongo ha sido noticia recientemente después de que tres personas murieran en Australia tras ingerir lo que los investigadores sospechan que eran hongos de la muerte.

El organismo es originario del Reino Unido y algunas zonas de Irlanda pero, en el último siglo, ha sido un pasajero no deseado en viajes por todo el mundo, extendiéndose a Australia, Nueva Zelanda y Norteamérica.

Desde su llegada a la costa oeste de Estados Unidos, el hongo invasor se ha extendido rápidamente por California e incluso ha aparecido tan al norte como la Columbia Británica (Canadá), pero muchos detalles de cómo llegó al otro lado del Atlántico sigue siendo un misterio. Por qué se extendió tan rápidamente, cuándo llegó exactamente y cómo afectará al entorno en el que crece son temas que se están investigando.  

Esto es lo que hay que saber sobre esta seta mortal (y cómo detectarla) en caso de que aparezca en un bosque cercano.

(Lee más: Hongo parásito: ¿podría evolucionar hasta convertir a los humanos en zombis?)

¿Por qué se llama el hongo de la muerte?

Esta seta discreta, muy común en toda Europa puede medir hasta 15 cm de alto y tiene un sombrero abovedado del mismo tamaño, a veces teñido de amarillo o verde. Bajo el sombrero tiene branquias blancas y un tallo blanquecino, características que hacen difícil distinguirla de una seta comestible.  

Sin embargo, a diferencia de las setas comestibles, puede causar daños graves en el hígado y los riñones y, en algunos casos, la muerte.

Esto se debe a que las setas contienen un conjunto único de toxinas, explica el fitopatólogo del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) Milton Drott. Aunque es inocuo al tacto, el hongo de la muerte contiene amatoxinas, que impiden a las células crear proteínas, causando en última instancia la muerte celular y el fallo orgánico.  

Drott señala que estas toxinas pueden haber permitido prosperar a las poblaciones que se extienden por EE. UU., sirviendo de defensa contra cualquier nuevo depredador que el hongo encuentre en su entorno.  

Pero estudiarlo puede ser complicado. Es difícil reproducir en un laboratorio las condiciones ambientales ideales para un hongo y, su análisis, requiere una compleja secuenciación del ADN.

Algunos hongos pueden dañar el medio ambiente, como el hongo que acabó con los castaños americanos, pero hasta ahora no ha habido pruebas fehacientes de que los hongos de la muerte sean una amenaza para sus nuevos entornos. De hecho, los árboles y otras plantas se benefician de su presencia.

Los hongos de la muerte son micorrícicos, lo que significa que forman una relación con las plantas que es mutuamente beneficiosa para ambas. La planta recibe nutrientes del suelo que el hongo extrae, mientras que el hongo recibe azúcares de la planta.

(Relacionado: La historia de los buscadores urbanos de hongos psicodélicos)

El hongo de la muerte se expande por el mundo

Pero, ¿qué factores tienen que darse para que un hongo se propague por todo un continente? Según Anne Pringle, micóloga de la Universidad de Wisconsin-Madison (Estados Unidos) y una de las principales expertas en gorros mortales, es casi imposible determinar con exactitud el momento en que el hongo mortal llegó al oeste de EE. UU. y por qué ha seguido propagándose desde entonces.

Conocidos científicamente como Amanita phalliodes, aparecieron por primera vez en la costa oeste de Estados Unidos (más ...

Conocidos científicamente como Amanita phalliodes, aparecieron por primera vez en la costa oeste de Estados Unidos (más concretamente en California) en la década de 1930. Algunos científicos creen que se importaron en el suelo de los alcornoques, utilizados para fabricar corcho para los productores de vino de California.

Fotografía de Yves Lanceau Nature Picture Library

El primer registro de este hongo en California data de la década de 1930. Algunos investigadores teorizan que el hongo se introdujo en el suelo de un alcornoque transportado de Europa a California para fabricar corchos para la entonces floreciente industria vinícola. Otros dicen que pudo haber viajado en una misteriosa planta importada para embellecer los campus universitarios.  

En cualquier caso, tanto Pringle como Drott afirman que lo único de lo que están seguros es de que el hongo probablemente estaba latente (y, por tanto, oculto a los ojos humanos) en el suelo de una planta importada.

"Cuando plantaron ese árbol en el suelo, también plantaron el hongo. Por tanto, cuál es exactamente el detonante, quién lo hizo y cuándo, eso es lo que creo que nunca sabremos realmente", reconoce Pringle.

Pringle no puede decir con seguridad qué hace que California sea un hábitat tan favorable para la especie invasora, pero señala que el hongo puede tolerar diferentes entornos en toda Europa, creciendo tan al norte como Suecia y tan al sur como España, incluso en regiones del norte de África.  

Desde su llegada, Pringle asegura que su extensión geográfica ha aumentado y se ha extendido a otros estados; más recientemente apareció en Idaho.

Cuando los científicos avistaron por primera vez hongos de la muerte en EE. UU., pensaron que podían ser autóctonos de la región por lo extendidos que están.  

En 2009, Pringle fue la primera en calificar de invasora la población de California, un descubrimiento que hizo inspeccionando el ADN de estos organismos.

Y cuando los científicos se dieron cuenta de que el hongo de la muerte acababa de propagarse por EE. UU., no había datos previos que proporcionaran pistas sobre por dónde había entrado exactamente en Norteamérica y con qué rapidez se había multiplicado.  

"Hay tantas ideas que probar que es difícil saber por dónde empezar", dice Pringle.

La investigación sobre hongos invasores en el medio ambiente es bastante nueva, señala Pringle, por lo que las respuestas a las preguntas de por qué se está extendiendo el hongo de la muerte y su impacto en los ecosistemas locales pueden estar aún a años vista.  

Drott cree que el hongo puede estar proliferando porque prospera en su nuevo suelo y con sus plantas adoptivas, o puede haber una falta de depredadores en estos nuevos hábitats para mantener a raya a las poblaciones de esta especie.

Su investigación ha revelado al menos una pista: los genes responsables de la producción de toxinas en los hongos de la muerte americanos son extremadamente únicos, distintos de sus primos genéticos en Europa, y pueden ser la clave para entender cómo la planta invasora ha prosperado en Norteamérica.  

A principios de este año, los científicos publicaron una investigación preliminar que sugiere que esta seta puede reproducirse tanto con pareja como sin ella, y que un solo ejemplar puede tener una larga vida reproductiva.  

Qué hacer cuando encontramos un hongo de la muerte

Detectar un hongo de la muerte requiere vigilancia.

"Es aterrador que pasen por setas deliciosas", resalta Drott.  

Añade que, además de un aspecto físico poco alarmante, las toxinas de estos hongos no huelen ni proporcionan ningún otro indicio obvio. Sus toxinas también son extremadamente estables cuando se calientan y no se descomponen al cocinarlas, a diferencia de otros hongos comestibles que sólo son peligrosos si se comen crudos.

Por eso, los científicos recomiendan extremar la precaución y evitar la búsqueda de setas. Pringle también insiste en la importancia de conocer las plantas del entorno local.  

"Si puedes distinguir entre acelgas y espinacas, puedes aprender a diferenciar entre setas comestibles y venenosas", dice Pringle, haciendo hincapié en las pequeñas pero reconocibles diferencias entre las dos verduras. "La gente quiere una regla mágica, pero no hay nada que pueda darte en una frase o un párrafo".

En su lugar, dice que identificar las diferencias físicas entre los hongos mortales y una seta segura puede resultar más fácil con el contacto con las especies.

Sensibilización

Se han encontrado muchos ejemplares en Parques Nacionales, entre ellos Point Reyes National Seashore en California, donde Pringle colaboró en un estudio sobre la invasión en 2010.  

El asesor científico del Servicio de Parques Nacionales (NPS), Ben Becker, señala que los parques están constantemente viendo nuevas especies invasoras con el frecuente movimiento de personas y equipos, y el hongo de la muerte es un buen ejemplo de cómo los seres humanos pueden transportar pequeños hongos invasores por todo el mundo.

Becker afirma que el NPS colabora con grupos locales de científicos especializados en setas, como la Bay Area Mycological Society, para concienciar al público sobre los peligros de buscar setas.  

Si te preocupa algo que hayas comido, acude a urgencias y, si es posible, llévate trozos de la seta que has ingerido para identificarla.

Y como destacan muchos buscadores de setas y científicos, no comas por apariencia.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados