Animales

En la vida real, la madre de Simba estaría a cargo de la manada

Un experto en leones se refiere a la dinámica familiar de estos animales.jueves, 11 de julio de 2019

Por Erin Biba
Los leones son los únicos felinos que viven en grupos, dominados por hembras. Los cachorros más viejos se crían juntos como en una guardería, o grupo de guardería, como se ve aquí en el Parque Nacional del Serengeti de Tanzania.

Una manada de leones está formada por hembras todo el tiempo. Capturan la gran mayoría de los alimentos y protegen el territorio de los intrusos, en su mayoría otras hembras que viven cerca buscando expandir sus propios territorios.

“Las hembras son el núcleo. El corazón y el alma de la manada. Los machos van y vienen”, dice Craig Packer, uno de los principales investigadores de leones del mundo y director del Centro de Investigación de Leones en la Universidad de Minnesota.

Pero a menos que seas un súper fanático del Rey León, es una buena apuesta que no puedes recordar el nombre de la madre de Simba. Todos los leones machos tienen papeles centrales y memorables en la película: Simba, el personaje principal destinado a convertirse en rey. Mufasa, su padre, quien muere cuando el tío de Simba, Scar, con melena negra, planea tomar su trono. Pero ¿la madre de Simba? De nuevo, ¿Cuál era su nombre?

Su papel en la película es tan intrascendente que es fácil de olvidar. Su nombre es Sarabi. Y si fuera la reina de una manada de leones en la vida real, asumiría mucho más que un papel secundario. De hecho, las manadas de leones son sociedades matrilineales donde los machos apenas se quedan el tiempo suficiente para formar los tipos de relaciones familiares que se muestran en la película de Disney, una versión completamente nueva que saldrá en julio. (The Walt Disney Company es el propietario mayoritario de National Geographic Partners).

“Las hembras definen su territorio. Han crecido allí y han escuchado a los vecinos rugir toda su vida", dice Packer, un concesionario de la National Geographic Society. Y si su manada se vuelve demasiado grande, las hembras incluso forjarán un nuevo territorio al lado para que sus hijas se hagan cargo y comiencen su propia manada. El noventa y nueve por ciento de todos los miembros de una manada de leones son hembras relacionadas, dice.

Ver galería

Los machos van y vienen

Los machos, por otro lado, son transitorios. Vienen y se van, en su mayoría pasan el tiempo peleando entre sí y enseñando a los cachorros a sobrevivir cuando finalmente abandonan la manada. Los machos no pueden permanecer en la manada en la que nacen porque están relacionados con todos los leones allí.

“Digamos que Simba regresa, y su gran premio por volver a casa y por ser el héroe de la manada es casarse con Nala. Pero adivina qué, ella es su hermana. Ewwww", dice Packer. “Si él regresara a casa y se convirtiera en el macho residente, no solo se lo estaría quitando a su hermana. También serían sus tías, su madre, su abuela, sus primas. Todas las hembras en la manada".

Es por eso que, por el bien de la diversidad genética y como una forma de evitar que la vida sea generalmente muy burda, los leones machos siempre se van y encuentran una nueva manada. "Simba se habría ido y nunca regresaría", dice. 

Los leones machos rara vez viajan solos. Debido a que la competencia por las manadas es tan feroz, todos los leones machos viajan con uno o más machos para protegerse mutuamente. "Tienes que tener un compañero de armas para enfrentar los desafíos de todos los demás machos que quieren apoderarse de tu familia y matar a tus bebés", dice Packer. Señala que la competencia entre Mufasa y Scar no tendría sentido en el mundo real porque, sin depender el uno del otro, su manada solo sería tomada por otra coalición de machos.

De hecho, dice Packer, la competencia por una manada es tan feroz que un grupo de leones machos rara vez puede quedarse por más de dos o tres años (quizás un poco más, dice, si hay cuatro o cinco). "La vida de los machos es rápida y furiosa", dice. Es una existencia circular: procrean bebés, "de vez en cuando se despiertan y atrapan presas realmente grandes como un búfalo o una jirafa, aunque no requiere ninguna estrategia; simplemente lo derriban", dice, y luchan contra otros machos durante el tiempo que puedan antes de perder esa batalla y pasar a otra manada.

Melenas de calidad

Mientras tanto, la hermandad de la manada continúa más o menos sin obstáculos, por lo que los machos se encuentran cerca en todo momento. Y, de hecho, las hembras tienen poder para decidir a qué machos les interesa tener alrededor. “Si no fuera por las hembras, no habría razón para que los machos tuvieran melenas. Las hembras prefieren al macho que es el más visible y que tiene las características claras en las que puede confiar para garantizar que sus crías sobrevivan y estén sanas", dice.

Packer también señala que, aunque el villano sin hijos Scar tenía una melena negra en la película, en el mundo real sería Mufasa con una negra, porque eso es lo que les gusta a las hembras.

"Dejar crecer una melena negra es una señal de que eres genéticamente superior", dice. Las melenas negras son más calientes y pesadas que una melena tradicional y, como los leones son tan musculosos, son extremadamente propensos al sobrecalentamiento. Una melena negra indica "buena condición física, niveles más altos de testosterona, y es más probable que toleren heridas", dice, porque eso significa que tienen una capacidad genética para combatir los parásitos. 

"No hay gen para la melena oscura", dice Packer. “El color de la melena puede variar con el tiempo dependiendo de lo saludables que estén, y si las cosas se ponen muy mal, sus melenas se pueden caer por completo. La melena es una señal de calidad".

Al final, casi todas las partes de la existencia de la manada, hasta el aspecto de los machos, están al servicio de las Reinas de Leones.

Seguir leyendo