¿Qué es el calentamiento global?

Los gases de efecto invernadero tienen un impacto cada vez mayor en el día a día del mundo entero. Cuáles son las consecuencias del incremento de la temperatura.

Por National Geographic
Esta agua de deshielo ha marcado un barranco de 46 metros de profundidad en la capa ...
Esta agua de deshielo ha marcado un barranco de 46 metros de profundidad en la capa de hielo de Groenlandia. Del artículo de junio 2010 de National Geographic "True colors (Los verdaderos colores)”.
Fotografía de James Balog, Nat Geo Image Collection

El año 2020 fue el año más caluroso a nivel mundial desde que existen registros y, a escala global, el primer semestre de 2021 terminó entre los seis más cálidos. No obstante, el Programa de Observación de la Tierra de la Unión Europea, Copernicus, señaló en comunicado de prensa que los registros del verano 2022 en ese continente superaron los del año pasado.

Este incremento de temperaturas podría alcanzar un aumento de 2.2°C frente a los niveles preindustriales en 2040 y los 3.8°C en 2100, según el análisis de un grupo de más de 80 científicos en el informe Cambio climático y medioambiental en la cuenca mediterránea, realizado por la red Mediterranean Experts on Climate and Environmental Change (MedECC). 

Los glaciares se derriten a un ritmo nunca visto anteriormente, el nivel del mar aumenta debido al deshielo, las selvas se secan y la fauna y la flora luchan para sobrevivir en un escenario de cambios vertiginosos y complejos que a menudo impactan gravemente en la biodiversidad. Un aumento general de las temperaturas, fenómenos meteorológicos extremos, olas de calor e inundaciones, falta de cosechas, migrantes climáticos y un largo etcétera de consecuencias que ponen al cambio climático en primera línea de la agenda global por sus efectos a nivel mundial.

La evidencia científica declara que la actividad industrial humana ha causado la mayor parte del calentamiento global del siglo pasado mediante la emisión de gases de efecto invernadero (GEI), que retienen el calor y cuyos niveles son cada vez más altos.

De hecho, por primera vez desde que se tienen registros, las conclusiones de un reciente estudio han puesto en jaque las estimaciones de evolución climática al revelar que la capacidad de la selva más grande del mundo de absorber carbono de la atmósfera se ha reducido hasta tal punto que ya podría estar liberando más carbono del que almacena.

Pero, ¿qué es exactamente el calentamiento global y cómo impacta en nuestro planeta y nuestro día a día? National Geographic hace un recorrido por la ciencia para explicar todas las aristas de este fenómeno que afecta el día a día.  

Concepto del calentamiento global

A las consecuencias que generan los GEI lo llamamos calentamiento global, pero este fenómeno en realidad está provocando una serie de cambios en los patrones meteorológicos de la Tierra a largo plazo que varían según el lugar.

Conforme la Tierra gira cada día, este nuevo calor gira a su vez, recoge la humedad de los océanos, y aumenta aquí y se sienta allá, lo que termina con la modificación del ritmo del clima al que todos los seres vivos nos hemos acostumbrado.

¿Qué soluciones hay sobre la mesa para ralentizar este calentamiento? ¿Cómo vamos a sobrellevar los cambios que ya hemos puesto en marcha? Mientras intentamos entenderlo, la faz de la Tierra tal y como la conocemos, sus costas, bosques y montañas nevadas permanecen en vilo.

Qué es el efecto invernadero

El “efecto invernadero” es el calentamiento que se produce cuando ciertos gases de la atmósfera de la Tierra retienen el calor. Estos gases dejan pasar la luz pero mantienen el calor como las paredes de cristal de un invernadero.

En primer lugar, la luz solar brilla en la superficie terrestre, donde es absorbida y, a continuación, vuelve a la atmósfera en forma de calor. En esta capa terrestre, los gases de invernadero retienen parte de este calor y el resto se escapa al espacio. Cuantos más gases de invernadero, más calor es retenido.

Los científicos conocen el efecto invernadero desde 1824, cuando Joseph Fourier calculó que la Tierra sería más fría si no hubiera atmósfera. Este fenómeno es lo que hace que el clima en la Tierra sea apto para la vida. Sin él, la superficie de la Tierra sería unos 16°C más fría.

En 1895, el químico suizo Svante Arrhenius descubrió que los humanos podrían aumentar el efecto invernadero al producir dióxido de carbono (CO2). El experto inició 100 años de investigación climática que nos ha proporcionado una sofisticada comprensión del calentamiento global.

Los niveles de GEI han aumentado y descendido durante la historia de la Tierra pero han sido bastante constantes durante los últimos miles de años. Del mismo modo, las temperaturas medias globales se han mantenido al mismo ritmo durante este periodo de tiempo hasta hace poco.

A través de la combustión de combustibles fósiles y otras emisiones de GEI, los humanos están aumentando el efecto invernadero y calentando la Tierra.

Los científicos a menudo utilizan el término cambio climático en lugar de calentamiento global. Esto es porque, dado que la temperatura media de la Tierra aumenta, los vientos y las corrientes oceánicas mueven el calor alrededor del globo de modo que pueden enfriar algunas zonas, calentar otras y cambiar la cantidad de lluvia y de nieve que cae. Como resultado, el clima cambia de manera diferente en diferentes áreas.

¿No son naturales los cambios de temperatura?

La temperatura media global y las concentraciones de CO2 (uno de los principales gases de invernadero) han fluctuado en un ciclo de cientos de miles de años conforme ha ido variando la posición de la Tierra respecto del Sol. Como resultado, han tenido lugar las diferentes edades de hielo.

Esta fotogalería visibiliza los efectos del calentamiento global:

Sin embargo, durante miles de años, las emisiones de GEI a la atmósfera se han compensado por las absorciones de estos gases de forma natural, lo que ha permitido mantener constantes tanto las concentraciones de GEI como la temperatura media global. Dicha estabilidad ha permitido que la civilización humana se haya desarrollado en un clima consistente.

En ocasiones, otros factores tienen una influencia breve sobre la temperatura planetaria. Las erupciones volcánicas, por ejemplo, emiten partículas que enfrían temporalmente la superficie de la Tierra. No obstante, éstas no tienen un efecto que dure más de unos cuantos años. Otros ciclos, como El Niño, también se producen de manera breve y en ciclos predecibles.

Ahora los humanos han aumentado la cantidad de CO2 en la atmósfera más de un tercio desde la revolución industrial. Estos cambios tan significativos se han producido históricamente en el trascurso de miles de años pero en la actualidad se producen en tan solo unas décadas.

¿Por qué es preocupante este aumento acelerado de GEI?

El rápido aumento de los gases de invernadero es un problema porque el cambio en el clima es tan rápido que algunos seres vivos no logran adaptarse. Igualmente, un clima nuevo y más impredecible impone desafíos únicos para todo tipo de vida y del que los científicos ya han derivado diversos puntos de no retorno en el planeta.

Históricamente, el clima de la Tierra ha oscilado entre temperaturas como las que tenemos en la actualidad y temperaturas tan frías que grandes capas de hielo cubrían la mayor parte de Norteamérica y Europa. La diferencia entre las temperaturas globales medias y durante las edades de hielo tan solo es de -13°C y estas oscilaciones se produjeron lentamente, durante el trascurso de cientos de miles de años.

En la actualidad, con las concentraciones de gases de invernadero en aumento, las capas de hielo que permanecen en la Tierra (como Groenlandia y la Antártida) también comienzan a derretirse. Esta agua sobrante podría hacer que aumente considerablemente el nivel del mar.

Con el incremento del mercurio, el clima puede cambiar de forma inesperada. Además del aumento del nivel del mar, las condiciones meteorológicas pueden pasar a ser más extremas. Esto implica tormentas mayores y más intensas, más lluvia seguida de sequías más prolongadas e intensas (un desafío para los cultivos), cambios en los ámbitos en los que pueden vivir los animales y pérdida del suministro de agua que históricamente provenía de los glaciares.

La mayor parte del calentamiento global se ha producido en las últimas cuatro décadas, lo que coincide con el aumento de la emisión de GEI por parte de la actividad humana, concluye la NASA.

Seguir leyendo

Te podría interesar

Medio Ambiente
Salvando la biodiversidad del océano: Restauración de los corales
Medio Ambiente
Brasil: La contaminación invisible en las aguas amazónicas amenaza a las poblaciones y a la biodiversidad
Medio Ambiente
Lo que haces cuenta | Balancea tu dieta
Medio Ambiente
Lo que haces cuenta | Inspira a otros
Medio Ambiente
Lo que haces cuenta | Reduce el uso de energía

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados