¿Colapsará el mundo si se ralentizan las corrientes oceánicas del Atlántico?

Estudios recientes sugieren que el agua que fluye continuamente por el océano Atlántico podría ralentizarse a medida que el clima se calienta, lo que podría desencadenar consecuencias meteorológicas globales.

Las corrientes oceánicas transportan calor por todo el planeta, pero a medida que el cambio climático derrite el hielo marino y hace que llueva más, una importante corriente que circula por el océano Atlántico, la AMOC, podría estar ralentizándose.

Fotografía de Tino Soriano Nat Geo Image Collection
Por Robin George Andrews
Publicado 11 ago 2023, 10:28 GMT-3

Es indiscutible que el cambio climático es alimentado por los gases de efecto invernadero, pero lo que no está tan claro es dónde pueden residir los puntos de inflexión: puntos de ruptura en los que los cambios que se producen lentamente empujan a partes del sistema climático a un estado drásticamente diferente, con consecuencias potencialmente caóticas y problemáticas para el planeta.

Uno de esos puntos de inflexión está relacionado con la circulación de vuelco meridional del Atlántico, o AMOC (por sus siglas en inglés), una gigantesca "cinta transportadora" oceánica que redistribuye el calor por todo el planeta.

Un estudio reciente sugiere que la cinta transportadora podría detenerse en 2025, lo que podría provocar cambios radicales en los patrones climáticos de la Tierra. Este estudio sobre el la circulación de vuelco meridional del Atlántico (y las menciones a la corriente del Golfo, relacionada pero diferente) no tardó en aparecer en artículos de tono apocalíptico, e incluso se ha utilizado el cierre de la AMOC como argumento de películas que muestran un mundo en el que gran parte del hemisferio norte está cubierto de hielo letal.

Los detalles exactos de puntos de inflexión como la parada de la circulación de vuelco meridional del Atlántico preocupan a los científicos: no solo les preocupa lo que se sabe, sino también lo que no se sabe, y eso es mucho.

"Nos preocupa que haya procesos que nos sorprendan", afirma Andrew Watson, jefe del grupo de Ciencias Marinas y Atmosféricas de la Universidad de Exeter (Reino Unido).

Pero, ¿qué es exactamente la AMOC, cómo afecta al clima y si estamos todos en problemas?. En este artículo, National Geographic te presenta las claves para entender el fenómeno.

La circulación de vuelco meridional del Atlántico es comparable a una cinta transportadora que lleva agua caliente y nutrientes vitales desde los trópicos hasta el Atlántico Norte. Las propiedades físicas del agua la hacen excelente para atrapar el calor captado por la luz solar, explica Penny Holliday, responsable de física marina y clima oceánico del Centro Nacional de Oceanografía de Southampton (Reino Unido). Y el calor que se desplaza por esta cinta transportadora influye en el clima, sobre todo en torno al océano Atlántico.

Este movimiento se alimenta de los cambios de sal y temperatura. Cuando el agua caliente fluye hacia el norte, se evapora, lo que aumenta su contenido en sal. Cuando este cinturón de agua se acerca a las zonas más frías del norte del Atlántico, también se enfría. El descenso de la temperatura y el aumento del contenido de sal hacen que el agua se vuelva más densa y se hunda al volver al sur, mientras que el agua subtropical sigue yendo hacia el norte, alimentando continuamente al transportador.

Pero este proceso, antaño fiable, puede estar cambiando.

El planeta se está calentando rápidamente, sobre todo en los polos. Los científicos sospechan que esto puede afectar a la AMOC: a medida que la corriente se desplaza hacia el norte, se produce menos evaporación y se inyecta más agua dulce procedente de lluvias más intensas y del deshielo del hielo marino. Esto diluye la corriente, haciéndola menos densa, lo suficiente como para seguir hundiéndose y dirigirse hacia el sur, pero más lentamente que antes.

Al menos, eso es lo que sugiere una teoría y, de hecho, lo que predicen algunos modelos informáticos. Pero predecir el futuro no es tan sencillo.

La AMOC "no es un río de agua caliente. No se parece en nada a los diagramas", señala Holliday. Y es difícil separar la circulación de vuelco meridional del Atlántico del resto del clima porque no existe de forma aislada.

No obstante, "sabemos sin duda que la AMOC es un sistema potencialmente inestable", asegura Watson, capaz de ralentizarse, incluso de detenerse.

(Lee más: ¿Por qué nos tiene que importar el calentamiento de los océanos?)

Buscando pistas en nuestro pasado prehistórico

Los registros climáticos conservados en el hielo de Groenlandia indican que en la última glaciación de la Tierra se produjeron unos 25 períodos de cambios climáticos repentinos: picos bruscos de temperatura en cuestión de décadas, seguidos de un enfriamiento gradual, en el Atlántico Norte. La región también experimentó varios periodos extremadamente fríos entre algunos de estos episodios de calentamiento.

Las causas de ambos fenómenos siguen siendo objeto de debate, pero las pruebas paleoclimáticas sugieren que el deshielo inyectó abundante agua dulce en el Atlántico Norte, diluyendo la AMOC lo suficiente como para ralentizarlo, o incluso apagarlo, provocando un enfriamiento significativo en todo el Atlántico Norte.

Nadie sabe con certeza qué consecuencias tendría para el clima actual una ralentización importante de la AMOC. Es posible que Europa occidental recibiera menos agua caliente, pero el efecto global del calentamiento global probablemente tendría un mayor impacto en el clima de la región. Los cinturones de lluvia podrían redistribuirse globalmente, provocando sequías en algunas partes del mundo pero aumentando los aguaceros en otras.

"Lamentablemente, nadie sabe nada con certeza. Una futura ralentización de la circulación de vuelco meridional del Atlántico se produciría dentro de otras partes del cambio climático", afirma Levke Caesar, investigador climático del Instituto de Física Medioambiental de la Universidad de Bremen (Alemania). "No sabemos qué efecto va a cobrar".

(Relacionado: ¿Cómo afecta el cambio climático a los humanos?)

A la caza de indicios en el océano Atlántico

Entonces, ¿es probable que se produzca una ralentización, o tal vez ya esté ocurriendo?

Un informe reciente del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (un grupo de las Naciones Unidas que evalúa continuamente la ciencia del cambio climático) considera improbable que se produzca una parada este siglo. Varios estudios han sugerido que en los últimos años ha comenzado una ralentización, pero no todos los científicos coinciden en el alcance o la existencia de una ralentización a largo plazo.

Una de las razones por las que hay tanta incertidumbre sobre la AMOC es que los datos son limitados: la circulación de vuelco meridional del Atlántico solo se ha monitorizado continuamente de una forma u otra desde 2004.

Dado que la AMOC transporta calor, los científicos han utilizado con frecuencia las temperaturas de la superficie del mar para determinar su velocidad. Algunos científicos han sugerido que el mar al sur de Groenlandia podría contener pistas sobre cómo está cambiando este movimiento oceánico. Esta región, a diferencia del resto del Atlántico Norte, se ha mantenido relativamente fría, y este punto inusualmente frío cuenta con datos que se remontan a 1870.

Según Watson, esta anomalía demuestra que "algo está pasando en el Atlántico Norte", y algunos científicos se preguntan si puede ser un signo de la mala salud de la circulación de vuelco meridional del Atlántico.

Los autores del último artículo publicado sobre la circulación de vuelco meridional del Atlántico utilizaron los datos de esta región del Atlántico Norte para elaborar un modelo estadístico que permite predecir el grado de inestabilidad de la AMOC antes de que deje de funcionar. Llegaron a la conclusión de que la parada podría producirse entre 2025 y 2095.

Peter Ditlevsen, investigador del Grupo de Hielo y Clima de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) y uno de los coautores del estudio, sostiene que esta proyección no es concluyente por sí misma. Pero "aumenta la alarma" ya que no se puede descartar una ralentización o una parada importantes.

Este tipo de análisis del punto de inflexión "es matemáticamente sólido, pero hay que tener un largo historial", dice Watson. Y no todo el mundo cree que la temperatura de esta región sea una señal vital útil de la circulación de vuelco meridional del Atlántico.

"Tengo colegas que se muestran escépticos de que eso vaya a decirles realmente lo que está haciendo la AMOC", afirma.

Los días después de mañana

Tanta incertidumbre puede parecer inquietante. Pero "no todo es inútil", indica Holliday.

Los científicos vigilan constantemente los mares, investigando estos cambios marinos de la forma más adecuada para determinar la salud de la AMOC, todo ello mientras mejora su comprensión general de los océanos del mundo.

"Cada año, nuestros modelos mejoran", destaca Holliday. "Representan lo que sabemos sobre la física del océano, y ahora la biología y la química del océano, mejor que hace cinco años".

Y los científicos están de acuerdo en que el mundo no debería seguir bombeando gases de efecto invernadero a los cielos para averiguar qué ocurre cuando la circulación de vuelco meridional del Atlántico se colapsa, sobre todo porque no se recuperará rápidamente.

"Sabemos que si realmente se desploma, será muy difícil volver a ponerlo en marcha", reflexiona Caesar. "¿Queremos arriesgarnos?".

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados