Valle de la Muerte: el lugar más caluroso del mundo

En diciembre de 1849, un grupo de colonos en busca de fortuna tropezó con este valle inhóspito. Los pocos que lograron salir con vida asignaron al lugar este inquietante apodo.

Excursionistas en las dunas de arena de Mesquite, en el Parque Nacional del Valle de la Muerte, California. Este escarpado paisaje desértico ostenta el récord mundial de la temperatura más alta del aire: 56°C en 1913. Los turistas siguen acudiendo en masa para experimentar el calor abrasador.

Fotografía de Raúl Touzon Nat Geo Image Collection
Por Erin Blakemore
Publicado 27 jul 2023, 10:11 GMT-3

Mientras una ola de calor sigue cubriendo el hemisferio norte, los turistas peregrinan al lugar más caluroso de la Tierra (el valle de la Muerte, en Estados Unidos) con la esperanza de batir un nuevo récord mundial de temperatura. El valle ya ostenta el récord de temperatura atmosférica más alta jamás registrada, la impactante cifra de 56°C en 1913.

Pero si crees que el valle debe su nombre a sus abrasadoras temperaturas estivales, te equivocas: en realidad, debe su nombre a un desastre invernal. En este artículo, National Geographic revela cómo obtuvo su nombre el valle de la Muerte y por qué sigue atrayendo a los visitantes con su clima extremo y su árido paisaje.

Situado en Estados Unidos, al sureste de California, cerca de la frontera con Nevada, el valle de la Muerte está enclavado en el norte del desierto de Mojave, entre cuatro cadenas montañosas: la cordillera Panamint al oeste, la cordillera Amargosa al este, las montañas Grapevine al norte y las montañas Owlshead al sur.

Los habitantes originales de la zona, los timbisha shoshone, vivieron en armonía con el valle durante milenios. Pero cuando los colonos europeos lo descubrieron durante su migración hacia el oeste, quedaron desconcertados por el paisaje. Aunque rodeado de cadenas montañosas, el valle es el de menor altitud de Estados Unidos. 

El suelo alcalino del desierto es árido y carece de vegetación, mientras que las montañas circundantes atrapan el calor reflejado por el escaso suelo desértico, lo que lo convierte en un lugar cegadoramente caluroso en verano e inhóspito incluso en invierno.

Incluso antes de que se descubriera oro en 1849, California atrajo a colonos blancos en busca de una nueva vida repleta de riquezas naturales. Muchos de estos emigrantes no estaban en absoluto preparados para el arduo viaje a través de la montaña y el desierto, y algunos fueron víctimas de personas que afirmaban falsamente conocer las rutas más seguras y rápidas.

En un caso especialmente famoso, ocurrido en 1846, un grupo de pioneros conocido como el Grupo Donner quedó atrapado por la nieve tras seguir el atajo que había anunciado un promotor llamado Lansford Hastings. Atrapados en Sierra Nevada, algunos de estos pioneros acabaron recurriendo al canibalismo y perdieron a casi la mitad de su grupo por inanición y exposición.

(Lee más: Ola de calor extremo en América del Sur ¿Por qué sucede?)

Camino del Valle de la Muerte

A pesar del desastre de la Donner Party (y de la falta de familiaridad con el terreno), los pioneros y los líderes de las caravanas siguieron intentando encontrar atajos en sus viajes a California, especialmente después de que se descubriera oro allí.

En octubre de 1849, los miembros de la caravana de la Mojave San Joaquin Company del líder Jefferson Hunt se impacientaron con el ritmo de Hunt y su ruta preferida, conocida como Old Spanish Trail (el camino antiguo español). Algunos temían quedarse atrapados en las montañas durante el invierno, como el grupo Donner, si no avanzaban más deprisa. Convencieron brevemente a Hunt para que probara una ruta alternativa, pero Hunt regresó de una misión de reconocimiento casi muerto de sed y les dijo que seguiría por el Old Spanish Trail.

Sin embargo, un subgrupo del grupo seguía pensando que podían encontrar un camino hacia el oeste a través del desierto de Mojave, y cuando se reunieron con otro grupo más pequeño en el camino, les mostraron un mapa dibujado a mano de un atajo que estaba respaldado, según les dijeron, por algunos de los tramperos y montañeros más experimentados de la región. Después de que Hunt se negara a tomar el atajo, que recortaría 800 kilómetros y potencialmente meses de viaje, gran parte del grupo se separó para probar la ruta supuestamente mejor.

Al principio, parecía que habían tomado la decisión correcta: el viaje era fácil y ganaban tiempo. Pero pronto se encontraron con un terreno cada vez más inhóspito y con crecientes disputas sobre cómo proceder. Un grupo se dirigió a una montaña cercana con la esperanza de encontrar agua. El otro, un grupo de jóvenes solteros que se autodenominaban "Jayhawkers", se separó e intentó avanzar hacia el oeste para encontrar el sendero anunciado por los montañeros, una ruta que resultó no existir en realidad.

A medida que ambos grupos avanzaban, el agua se hacía más difícil de encontrar, y muchos regresaron en busca de Hunt antes que enfrentarse al invierno que se avecinaba en las mortíferas sierras. "La hierba escasea, no hay madera", escribió el jayhawker Sheldon Young sobre el paisaje. "Es un país de aspecto sospechoso".

(Mira esta fotogalería: La década pasada fue la más calurosa registrada)

El desastre golpea

Débiles y exhaustos, en diciembre de 1849 ambos grupos acabaron adentrándose en un enorme valle lleno de salinas y rodeado de montañas por todos lados. El agua escaseaba en el desértico valle; solo pudieron localizar fuentes de agua altamente alcalina.

Los Jayhawkers sacrificaron muchos de sus bueyes para comer y atravesaron el valle a pie, hasta que encontraron a un nativo americano que les guió hasta un lugar seguro. El otro grupo intentó ir en la otra dirección. Mientras seguían adelante, otro grupo de hombres decidió emprender la marcha por su cuenta y acabaría muriendo por exposición a la intemperie a lo largo de su camino elegido.

Al borde de la deshidratación, los miembros restantes del grupo original se salvaron brevemente gracias a una tormenta de nieve. Pero con el tiempo, los bueyes fueron cayendo muertos de sed y agotamiento, y varios hombres murieron. Finalmente, todos los hombres menos unos pocos se separaron para encontrar el camino a través de las montañas. Los demás esperaron pacientemente en el fondo del valle.

Finalmente, tras más de un mes, los miembros restantes del grupo (en su mayoría mujeres y niños pequeños) fueron rescatados por dos jóvenes a los que habían enviado a buscar provisiones. Se dice que, al cruzar por última vez las montañas Panamint, uno de los miembros del grupo se volvió hacia el valle y dijo: "Adiós, valle de la muerte". En total, los buscadores de atajos tardaron más de cuatro meses en encontrar el camino a la parte de California que buscaban.

¿La temperatura más alta registrada en la Tierra?

El nombre quedó grabado, y hoy en día el valle sigue siendo conocido como uno de los lugares más áridos y peligrosos de Estados Unidos. En 1913, la temperatura ambiente alcanzó los 56 grados, que sigue siendo el récord mundial (las temperaturas superficiales son una categoría completamente diferente).

Los meteorólogos modernos rebaten esta lectura, señalando que la temperatura no coincidía con la de otros lugares cercanos y que ni siquiera los "puntos calientes" del valle pueden explicar esas variaciones.

"Es posible demostrar que una temperatura de 56 °C en el Valle de la Muerte el 10 de julio de 1913 era esencialmente imposible desde una perspectiva meteorológica", escribió el meteorólogo Christopher C. Burt en un análisis de 2016. Sin embargo, la Organización Meteorológica Mundial, que valida los récords mundiales de temperatura, sigue considerando la lectura como un récord mundial.

El grupo "siempre está dispuesto a investigar cualquier récord extremo pasado cuando se presentan nuevas pruebas creíbles", escribió la Organización Mundial Meteorológica en un comunicado de 2020, pero hasta la fecha el análisis nunca ha sido invalidado oficialmente.

Mientras tanto, a medida que se acerca un posible nuevo extremo, la organización dice estar dispuesta a examinar y validar cualquier nuevo registro. Puede que el Valle de la Muerte no recibiera su nombre de un abrasador día de verano. Pero 174 años después de ser bautizado, el árido y salado valle sigue siendo tan inhóspito como lo era en 1849.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados