Los ríos y los lagos son los ecosistemas más degradados del mundo ¿Podemos salvarlos?

Dependemos del agua dulce para beber, para comer y para higienizarnos y está en problemas. Pero los problemas del agua dulce se están convirtiendo en una prioridad para los conservacionistas.

Publicado 3 de mar. de 2021 17:24 GMT-3
Un kayakista en el río Colorado, Utah.

Un kayakista en el río Colorado, Utah.

Fotografía de Ben Horton, Nat Geo Image Collection

Cuando se estableció el Parque Nacional del Gran Cañón hace un siglo, el río Colorado que lo atraviesa fue tratado como algo secundario. En las décadas siguientes, los estados se apresuraron a exprimir hasta la última gota de agua del Colorado para cultivar y beber, con una cascada de enormes presas construidas a lo largo de su curso.

Los peces nativos como algunos catostómidos y bagres, que no se encuentran en ningún otro lugar del mundo, fueron reemplazados por los peces gato y las lubinas invasoras que eran más atractivas para los pescadores. Con el tiempo, el caudaloso río que una vez había labrado uno de los paisajes más emblemáticos de Estados Unidos se redujo a un goteo, incapaz de cumplir su destino de llegar al mar.

Lo que le sucedió al Colorado es un poderoso ejemplo del declive de un río, pero no es una excepción. En todo el mundo, los ríos, lagos y humedales se han visto cada vez más afectados por represas mal planificadas, contaminación, pérdida de hábitat, extracción de arena, cambio climático y la introducción de especies invasoras.

El resultado, como se expone esta semana en un informe de 16 organizaciones conservacionistas, es que los ecosistemas de agua dulce se han convertido en los más degradados del mundo, con las poblaciones de peces al borde del abismo. Hay más tipos de peces de agua dulce —18.075 y más— que especies de peces que viven en los océanos y mares. Las poblaciones de vertebrados de agua dulce han disminuido en un 86 por ciento desde 1970, el doble de la tasa experimentada dentro de los ecosistemas terrestres o marinos, y casi un tercio de las especies de peces de agua dulce están ahora amenazadas de extinción.

Sin embargo, es una crisis que ha recibido mucha menos atención que otras emergencias ambientales, como la deforestación o la contaminación plástica, a pesar de la dependencia humana de los sistemas de agua dulce para el agua potable, los alimentos y el saneamiento. En cuanto a la protección de los ríos, durante mucho tiempo se la considera parte de la protección terrestre. Proteja la tierra y protegerá el río que la atraviesa, se ha pensado, aunque la evidencia abrumadora sugiere que tal enfoque generalmente no funciona. 

Pero ahora hay señales de cambio, con los problemas del agua dulce ocupando un lugar más destacado en la agenda de conservación. Si bien una publicación constante de estudios continúa exponiendo la lamentable situación, los beneficios ecológicos y económicos de mantener los ríos saludables son cada vez más claros, dicen los científicos, al igual que las soluciones sobre cómo hacerlo. Advierten, sin embargo, que las cosas deben moverse rápido si queremos salvar ecosistemas cruciales para la supervivencia tanto de los animales como de los humanos.

“La humanidad está íntimamente ligada a la salud de los ecosistemas de agua dulce”, dice Kathy Hughes, especialista en agua dulce del World Wildlife Fund (Fondo Mundial para la Naturaleza) en el Reino Unido y autora principal del nuevo informe. "La biodiversidad de agua dulce es nuestro canario en la mina y si los ecosistemas de agua dulce ya no pueden soportar una biodiversidad próspera, entonces es una señal segura de que tampoco son buenos para la humanidad".

El año del río

Históricamente, las áreas protegidas han sido diseñadas para los ecosistemas terrestres y sus especies, con poca o ninguna consideración dada a los hábitats de agua dulce en ellos. Esto se debe en parte a la complejidad de los ríos, que pueden entrar y salir de áreas protegidas o gestionadas, a través de diferentes paisajes y, a veces, incluso países.

"Es mucho más fácil trazar una línea alrededor de un pedazo de tierra o en el océano que hacerlo por un río", dice John Zablocki, un experto en biodiversidad de The Nature Conservancy que encabeza una red internacional de científicos de agua dulce que idean nuevos formas de pensar en la protección de los ríos.

Señala que los ríos que atraviesan áreas terrestres protegidas a menudo no están protegidos de los impactos río arriba, algo que quedó claramente ilustrado en un estudio publicado en Conservation Letters el año pasado. Mostró que hay 1.249 grandes represas ubicadas dentro de áreas protegidas y más de 500 represas planificadas o en construcción dentro de áreas protegidas en todo el mundo.

"Tenemos que dejar de pensar en la tierra primero y los ríos en segundo lugar", dice Zablocki, cuya organización está trabajando con varios municipios en la nación balcánica occidental de Montenegro, donde el gobierno designó recientemente el tramo inferior del río Zeta de alta biodiversidad como un parque Natural. 

Otro movimiento se centra en brindar protección legal a los ríos. En el año 2017, Nueva Zelanda se convirtió en el primer país en otorgar a un río específico los mismos derechos legales que los humanos, lo que significa que en un tribunal de justicia, son tratados como entidades vivientes. Desde aquel entonces, Bangladesh ha hecho lo mismo con todos sus ríos, mientras que la ciudad de Toledo, Ohio, aprobó lo que se conoce como la Declaración de Derechos del Lago Erie para proteger sus costas, convirtiéndola en una de varias ciudades de los Estados Unidos en aprobar leyes. reconociendo los derechos de la naturaleza.

“Necesitaremos un enfoque de varios niveles para mantener los ríos sanos y fluidos”, dice Michele Thieme, científica líder en agua dulce del World Wildlife Fund (Fondo Mundial para la Naturaleza) en los Estados Unidos. "No va a haber una fórmula mágica".

Dado que los científicos de agua dulce esperan que el 2021 sea el año del río, algunos conservacionistas influyentes que anteriormente no se han centrado en los problemas del agua dulce pueden estar más interesados, incluida la Campaign for Nature, la iniciativa de mil millones de dólares financiada por la Fundación Wyss de Suiza y apoyada por National Geographic Society, cuyo objetivo es conservar el 30 por ciento del planeta en un estado natural para el 2030.

La campaña se dirige específicamente a tierras y océanos, sin mencionar los ríos. Pero eso podría estar cambiando pronto, según su director, Brian O'Donnell. “Todos los informes que describen la crisis de la biodiversidad de agua dulce nos han dado una llamada de atención y han dejado en claro que la representación explícita de las áreas de agua dulce debe ser parte de la ecuación en el futuro”, dice O'Donnell.

Pérdida devastadora

Si bien el agua dulce constituye menos del uno por ciento del agua que fluye de la Tierra, alberga el 10 por ciento de todas las especies conocidas, incluido un tercio de todos los vertebrados.

Entre las variedades de agua dulce más inusuales se encuentran los peces elefante africanos, que se comunican a través de señales eléctricas y los carácidos rociadores del Amazonas, que ponen sus huevos en tierra. Los sistemas de agua dulce también albergan alrededor de 270 especies de tortugas, más de 1.300 especies de cangrejos y alrededor de 5.700 especies de libélulas.

Una raya de dientes grandes en el acuario Shark Reef. Estas rayas viven en los fondos fangosos de los ríos brasileños.

Fotografía de Joel Sartore, National Geographic Photo Ark

Un bagre pangasius gigante en peligro crítico, también conocido como pez gato gigante del Mekong

Fotografía de Joel Sartore, National Geographic Photo Ark

Los conservacionistas dicen que al menos 80 especies de peces de agua dulce se han extinguido desde que se realizaron los conteos por primera vez y 16 solo en el último año. Sin embargo, es seguro que el número real de extinciones será mucho mayor, ya que las amenazas para los peces están aumentando y muchas especies están mal monitoreadas.

Quizás lo más impactante es la pérdida de los “megapeces”, llamados así por su enorme tamaño, cuyas poblaciones han disminuido en un 94 por ciento desde 1970, incluidas muchas especies de esturión ahora en peligro crítico de extinción.

También se citan en el informe estudios recientes que muestran que solo un tercio de los grandes ríos del mundo siguen fluyendo libremente, lo que significa que no han sido represados ni interrumpidos por humanos y que los humedales han disminuido a nivel mundial en casi un 70 por ciento desde 1900, el triple que la tasa de los bosques.

"Esta pérdida casi inconcebible ha ocurrido en gran parte durante nuestra vida", dice Hughes.

Un estudio publicado en Science la semana pasada mostró que los ríos en los que las poblaciones de peces han escapado de los daños graves causados por las actividades humanas ahora representan solo el 14 por ciento de las cuencas hidrográficas del mundo, con Europa occidental y América del Norte en peor situación.

"Podemos ver y apreciar la forma en que un gorila cuida a sus crías o las tortugas marinas suben a la playa para poner sus huevos, pero no tenemos esa conexión con los peces de agua dulce, que a menudo viven en ríos turbios fuera de la vista". dice Zeb Hogan, biólogo de peces de la Universidad de Nevada, Reno, y explorador de National Geographic.

Hogan, quien dirige un proyecto de investigación patrocinado por USAID llamado Wonders of the Mekong, ha trabajado en la región del Mekong del sudeste asiático durante más de 20 años. Ha sido testigo de la casi desaparición de algunos de los peces de agua dulce más grandes del mundo, incluido el pez gato gigante y la lengüeta gigante del Mekong, junto con el continuo deterioro del río, que se origina en la meseta tibetana y atraviesa seis países antes de desembocar en el sur del Mar de China.

En los últimos años, la disminución parece haberse acelerado, con los niveles del agua del Mekong cayendo a mínimos históricos, lo que amenaza a los peces y a los medios de vida de muchos de los 60 millones de personas que viven a lo largo del río. La situación, dicen los observadores, ha sido causada en gran parte por las represas chinas construidas en la cuenca superior, que a veces retienen el agua que es fundamental para que los peces completen su ciclo de vida río abajo, así como por la sequía agravada por el cambio climático.

Estos desarrollos han obligado al menos a algunos responsables de la toma de decisiones a repensar sus planes de desarrollo. Camboya, por ejemplo, anunció a fines del año pasado una moratoria de 10 años sobre la construcción de nuevas presas en la parte principal del Mekong.

Los científicos de agua dulce dicen que la conferencia de la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica, programada para este otoño en Kunming, China, debe producir un nuevo acuerdo mundial sobre biodiversidad que preste tanta atención a proteger y restaurar los ríos, lagos y humedales del mundo como sus bosques y océanos.

“Ahora es el punto de decisión”, dice Harrison, de Conservation International. “Si no hacemos las inversiones adecuadas para nuestros ecosistemas de agua dulce, será demasiado tarde. El barco habrá zarpado y no podremos dar la vuelta".

Seguir leyendo

Te podría interesar

Medio Ambiente
El plástico llega a los océanos a través de más de 1000 ríos
Animales
Enorme especie de bagre que se alimenta de palomas amenaza a los ecosistemas europeos
Medio Ambiente
Cómo un gurú de la India limpia los ríos más contaminados del mundo
Medio Ambiente
Lo que haces cuenta | Balancea tu dieta
Medio Ambiente
Lo que haces cuenta | Inspira a otros

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados