Medio Ambiente

Vinculan el auge del fracking con un pico de metano en la atmósfera de la Tierra

La marca química del metano liberado del fracking se encuentra en la atmósfera, señalando a las operaciones de gas de esquisto como las culpables.viernes, 16 de agosto de 2019

Se ven gatos de bombeo al amanecer en un campo petrolero sobre la formación Monterey Shale en California, donde se extrae gas y petróleo mediante la fracturación hidráulica o fracking.
Se ven gatos de bombeo al amanecer en un campo petrolero sobre la formación Monterey Shale en California, donde se extrae gas y petróleo mediante la fracturación hidráulica o fracking.

Los científicos han medido grandes aumentos en la cantidad de metano, el poderoso gas del calentamiento global, que ingresó a la atmósfera durante la última década. Las vacas o los humedales han sido señalados como posibles fuentes, pero nuevas investigaciones apuntan a las emisiones de metano de la producción de combustibles fósiles, principalmente de las operaciones de gas de esquisto en los Estados Unidos y en Canadá, como los culpables.

El aumento "masivo" en las emisiones de metano ocurrió al mismo tiempo que el uso del fracking (fractura hidráulica) para el gas de esquisto que ocurrió en los Estados Unidos, dice Robert Howarth, ecólogo de la Universidad de Cornell y autor del estudio publicado el 14 de agosto en la revista Biogeosciences.

"Sabemos que el aumento se debe en gran medida a la producción de combustibles fósiles y esta investigación sugiere que más de la mitad proviene de las operaciones de gas de esquisto", dice Howarth en una entrevista.

Este gran aumento de metano es importante porque el metano calienta el ambiente 80 veces más que una cantidad equivalente de dióxido de carbono (CO 2) durante los primeros 20 años después de que se libera a la atmósfera, según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático. Después de 20 años, la mayor parte del metano se convierte en CO 2, que puede durar cientos de años.

El metano liberado por la producción de gas de esquisto tiene una huella dactilar química ligeramente diferente en comparación con el metano de los eructos de vaca (no los gases como se cree comúnmente) y los humedales. Estudios anteriores muestran que el gas de esquisto generalmente tiene menos carbono 13 en relación con el carbono 12 (que indica el peso del átomo de carbono en el centro de la molécula de metano) que el metano del gas natural convencional y otros combustibles fósiles como el carbón, dijo Howarth.

El estudio tomó datos anteriores sobre la composición química del metano en la atmósfera y aplicó una serie de ecuaciones para analizar cuánto de esta forma más ligera de metano podría atribuirse al gas de esquisto. Esa forma más ligera de metano liberada durante el fracking es un componente sustancial del aumento general de metano desde el 2008.

Sin embargo, reconoce que la huella digital química del gas de esquisto puede variar según el lugar y la forma en que se realiza el análisis químico. El estudio ha encontrado un vínculo entre los recientes aumentos de metano en la atmósfera y la producción de gas de esquisto.

"Está borrosa, pero la huella digital está ahí", dice Howarth.

Las señales apuntan al fracking

El gas natural es principalmente metano. El fracking implica perforar un pozo de petróleo o gas verticalmente y luego horizontalmente en una formación de esquisto. Se inyecta una mezcla de agua altamente presurizada, productos químicos y arena para crear y apuntalar fisuras abiertas o vías para que fluya el gas. Casi todas las operaciones de fracking del mundo se encuentran en los EE. UU. y en Canadá. Alrededor de dos tercios de toda la producción de gas nuevo a nivel mundial en la última década ha sido producida con gas de esquisto bituminoso en los EE. UU. y en Canadá mediante el fracking, según el estudio de Howarth.

La cantidad de metano agregado a la atmósfera en la última década también corresponde a estudios que muestran que las operaciones de fracturamiento filtran, ventilan o queman entre el 2 y el 6 por ciento del gas producido, dijo Howarth.

Un estudio del 2015 estimó que la región de Barnett Shale del norte de Texas filtró 544.000 toneladas de metano por año usando una tasa de fuga conservadora del 1,5 por ciento. Eso equivale a 46 millones de toneladas de CO2, más que algunos estados como Nevada o Connecticut.

Un estudio del 2015 dirigido por John Worden del Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA encontró que los niveles de metano no cambiaron durante años, pero aumentaron bruscamente después del 2006, creciendo en 25 millones de toneladas al año. Utilizando satélites y otras medidas, concluyeron que los combustibles fósiles eran responsables de entre 12 y 19 millones de toneladas de este metano adicional y que el resto probablemente eran fuentes biológicas.

El estudio de Howarth agrega otra pieza al rompecabezas de metano extremadamente complicado, dijo Worden en un correo electrónico, pero no quiso dar más detalles.

Es poco probable que el fuerte aumento en los niveles globales de metano al mismo tiempo que las operaciones de petróleo y gas de esquisto aumentaron dramáticamente es solo una coincidencia, dijo Anthony Ingraffea, profesor de ingeniería en la Universidad de Cornell y colega de Howarth's. El documento sugiere que la huella digital química del gas de esquisto ofrece evidencia de un vínculo directo, dijo Ingraffea, quien revisó una versión inicial del documento.

"El análisis isotópico de las muestras de gas en pozos en varias operaciones de fracking podría fácilmente probar o refutar la hipótesis de Howarth", dice. "Si Howarth está en lo cierto, entonces sabemos que las operaciones de gas de esquisto están empeorando el calentamiento global y están venciendo los esfuerzos por mantenerse muy por debajo de 2C°".

Según el Acuerdo de París de 2015, todos los países del mundo acordaron mantener las temperaturas globales muy por debajo de los 2 grados centígrados, mientras que los estados insulares bajos y otros presionaron por los 1,5 grados centígrados.

Aunque a menudo se olvida en las discusiones sobre el clima, los aumentos de metano se han agregado al calentamiento actual y continuarán haciéndolo sin medidas para limitarlos.

“La atmósfera responde rápidamente a los cambios en las emisiones de metano. Reducir el metano ahora puede proporcionar una forma instantánea de frenar el calentamiento global ”, dice Ingraffea.

La propia investigación de Ingraffea ha encontrado que un pequeño porcentaje de pozos son responsables de la mayor parte de las emisiones de metano, ya sea a través de fugas o por ventilación deliberada. Las modificaciones y la captura del gas en lugar de la ventilación podrían reducir drásticamente las emisiones, pero aumentarían los costos.

Medio ambiente y salud

La administración Trump está tratando de aumentar la producción de esquisto invirtiendo las reglas para las operaciones de fracking en tierras públicas. Esas reglas requerían que las compañías divulgaran los productos químicos utilizados en el fracking, así como normas más estrictas sobre la construcción de pozos de fracking y la gestión de aguas residuales. Además, la administración Trump está subastando millones de hectáreas de derechos de perforación para desarrolladores de petróleo y gas.

Las preocupaciones ambientales y de salud han llevado a Francia y Alemania a prohibir el fracking. El estado de Nueva York, Maryland y Vermont también tienen prohibiciones. Un estudio del 2018 en Pensilvania encontró que los niños nacidos dentro de un 1,6 o 3,2 kilómetros de un pozo fracturado probablemente son más pequeños y menos saludables.

En Arkansas, los investigadores encontraron que los niveles de agua en el 51 por ciento de sus corrientes se agotaron peligrosamente debido a las extracciones de agua para las operaciones de fracking. El fracking y la inyección en pozos profundos de sus aguas residuales se han relacionado ampliamente con los terremotos.

Seguir leyendo