Historia

Amelia Earhart: unos enormes cangrejos podrían tener pistas sobre lo que ocurrió con la aviadora

¿El secreto sobre la desaparición de la famosa aviadora podría yacer en las guaridas subterráneas del mayor invertebrado terrestre del mundo?jueves, 22 de agosto de 2019

Por Rachel Hartigan Shea
La isla de Nikumaroro en la República de Kiribati vista desde el aire. Una teoría sostiene que Amelia Earhart realizó un aterrizaje de emergencia en la isla, que está plagada de cangrejos de los cocoteros.
La isla de Nikumaroro en la República de Kiribati vista desde el aire. Una teoría sostiene que Amelia Earhart realizó un aterrizaje de emergencia en la isla, que está plagada de cangrejos de los cocoteros.

Los cangrejos cocoteros en la isla de Nikumaroro son más largos que el cuaderno de un reportero, más anchos que la pala de un arqueólogo y aproximadamente del mismo tamaño que las botas de excursión de un explorador. Como el invertebrado terrestre más grande del planeta, los cangrejos cocoteros pueden medir hasta 91 centímetros de ancho y pesar más de cuatro kilogramos. En resumen, son demasiado grandes.

Los miembros de la expedición patrocinada por National Geographic que actualmente buscan rastros de Amelia Earhart en la isla saben que deben estar atentos a los enormes crustáceos: sus garras ejercen más fuerza que la mordedura de la mayoría de los animales.

Durante el día, cuando los científicos hacen la mayor parte de su trabajo en el atolón del Pacífico, los cangrejos se evitan fácilmente. Aquellos que emergen de sus madrigueras en el intenso calor tropical pasan su tiempo a la sombra de las palmas de coco, por ejemplo, o entre las ramas de los árboles de ren. (Sí, los cangrejos pueden trepar).

Pero ¿de noche? "Los cangrejos se acercan a ti", dice John Clauss, miembro del Grupo Internacional para la Recuperación de Aviones Históricos (TIGHAR) y veterano de más de diez expediciones de la organización a la isla. "Si enciendes una linterna, fuera del anillo de sombras hay mil cangrejos". O eso puede parecer. Clauss ha aprendido a no dormir en el suelo.

Un cangrejo cocotero en la isla Nikumaroro.
Un cangrejo cocotero en la isla Nikumaroro.

Los cangrejos cocoteros desempeñan un papel clave en la hipótesis de TIGHAR sobre lo que le sucedió a Amelia Earhart después de que ella y su navegante Fred Noonan desaparecieron el 2 de julio de 1937, en el penúltimo tramo de su vuelo mundial. El grupo postula que cuando Earhart y Noonan no pudieron encontrar Howland, la isla del Pacífico a la que se dirigían, los aviadores aterrizaron en Nikumaroro. Esa isla, entonces llamada Gardner, está rodeada por un arrecife que podría servir como una pista. Finalmente, según la teoría, Noonan murió, el avión salió flotando del arrecife y Earhart quedó sola en la isla.

Excepto por los cangrejos.

Para 1940, los británicos habían establecido una colonia en la isla. Ese año, Gerald Gallagher, el administrador colonial de la isla, envió un telegrama diciendo a sus superiores que se había encontrado un esqueleto humano parcial "que posiblemente sea el de Amelia Earhardt [sic]". Los huesos, 13 en total, fueron enviados a Fiji para examinar y posteriormente se perdieron.

Tom King, ex arqueólogo jefe de TIGHAR, revisa el suelo recuperado de un sitio en Nikumaroro donde Earhardt podría haberse refugiado.
Tom King, ex arqueólogo jefe de TIGHAR, revisa el suelo recuperado de un sitio en Nikumaroro donde Earhardt podría haberse refugiado.

Hay 206 huesos en un esqueleto humano adulto: ¿qué pasó con los 193 que no se encontraron? La evidencia apunta a los cangrejos cocoteros, que se han ganado su apodo de "cangrejos ladrones". Cuando Gallagher describió el sitio del descubrimiento, dijo que "los cangrejos cocoteros habían esparcido muchos huesos". Los cangrejos omnívoros comerán cocos (por supuesto), frutas caídas, pájaros, roedores, otros cangrejos y carroña. 

TIGHAR ha realizado varios experimentos para ver si los cangrejos arrastrarían los huesos hasta sus madrigueras. En una ocasión, trajeron un cadáver de cerdo a la isla y filmaron lo que le sucedió. Los cangrejos (cangrejos cocoteros más los cangrejos ermitaños de fresa más pequeños y más numerosos) pululan por el cuerpo, eliminando la mayor parte de la carne en dos semanas.

"Esto nos dice que los cangrejos arrastran huesos", dice Tom King, el ex arqueólogo jefe del grupo, "pero no nos dicen qué tan lejos". Un año después del experimento descubrieron que algunos huesos habían sido arrastrados a 18 metros del cuerpo, pero no pudieron explicar todos los restos.

King cree que es probable que Earhart pereciera en la isla como náufraga. Después de su muerte, los cangrejos consumieron su cuerpo y arrastraron sus huesos a sus madrigueras, excepto, por supuesto, los trece que descubrió Gallagher.

Un investigador etiqueta un árbol en la isla Nikumaroro mientras un cangrejo cocotero residente se posa cerca.
Un investigador etiqueta un árbol en la isla Nikumaroro mientras un cangrejo cocotero residente se posa cerca.

En esta expedición, King y su equipo están excavando alrededor de la base de un árbol de ren en la parte suroeste de Nikumaroro, donde los perros forenses señalaron hace dos años que alguien había muerto. Entonces no encontraron huesos, pero trajeron perros de la Fundación Forense Canina para que olfatearan otros lugares cerca del sitio: un agujero donde creen que se encontró el cráneo, un sitio donde se ubicaron las almejas abiertas y un sitio cerca de donde pudo haber aterrizado el avión.

El equipo sigue confiando en que descubrirán la fuente del olor que alertó a los perros por primera vez, tal vez una madriguera de cangrejos desaparecida donde se encuentran los restos de Earhart.

Seguir leyendo