Qué comen los astronautas en el espacio

La comida es crucial para garantizar el bienestar de una tripulación a bordo. Cada menú requiere un balance nutricional adecuado que con el tiempo se fue estilizando hasta lograr la calidad de alimento que los astronautas reciben hoy en día.

Una bolsa de espaguetis del transbordador espacial de la Estación Espacial Internacional.

Fotografía de PHILIP TOLEDANO
Por Redacción National Geographic
Publicado 1 ago 2023, 09:41 GMT-3

Corría el año 1985 y el astronauta mexicano Rodolfo Neri Vela en la misión del transbordador espacial STS-61B solicitó al comando terrestre una provisión de deliciosas tortillas mexicanas. Una vez en órbita, él y sus compañeros notaron que el alimento azteca no formaba migas y podía usarse para hacer sándwiches y contener otros alimentos, abriendo así un abanico de posibilidades en el menú de la Estación Espacial Internacional y otras misiones espaciales a futuro, cuenta un artículo de la Agencia Espacial Europea (ESA en inglés) acerca de la comida de astronauta

La dieta en el espacio juega un papel importante en el mantenimiento del bienestar físico y mental de los astronautas, señala ESA, especialmente a la hora de combatir la pérdida de masa muscular y ósea causada por las estadías prolongadas en microgravedad o ingravidez. Las comidas, sin embargo, deben ser preparadas y almacenadas bajo estrictos estándares nutricionales y de cuidado para no provocar ninguna clase de imprevisto. 

(Te podría interesar: Los 3 datos curiosos sobre el universo que probablemente no sabías

¿Se puede comer en gravedad cero? 

En principio, la respuesta sería sí: los astronautas pueden y deben comer en el espacio. El 12 de abril de 1961, el cosmonauta soviético Yuri Gagarin hizo historia en la carrera espacial no solo por ser el primer humano en el espacio a bordo de la nave rusa Vostok, sino también como el primer astronauta en comer fuera de la Tierra, argumenta la Agencia Espacial Europea. 

Yuri degustó una pasta de carne exprimida que le había sido provista en un tubo de aluminio antes de despegar al espacio. De postre, tomó salsa de chocolate con el mismo método del tubo de metal. De tal forma, los expertos en viajes espaciales demostraron que masticar y tragar bajo la situación de ingravidez (ausencia de gravedad o el estado de gravedad cero) era posible y no generaba ningún efecto nocivo. Aunque según dice ESA, las comidas en aquel entonces no eran del todo apetecibles.

Izquierda: Arriba:

Un investigador en primer plano corta un paquete de comida espacial deshidratada mientras que otro investigador en la parte inferior toma muestras de una cuchara grande.

Derecha: Abajo:

Un investigador corta un paquete de comida espacial deshidratada. Una variedad de otros paquetes se encuentran sobre la mesa.

FOTOGRAFÍAS DE James P. Blair

Qué alimentos comen los astronautas en el espacio

Con el paso de las décadas, el paladar de los astronautas se fue refinando y al día de hoy la comida espacial ha mejorado mucho, explica la agencia espacial: los alimentos son más sabrosos y visualmente atractivos, incluyen verduras y postres congelados, alimentos refrigerados, frutas y productos lácteos. Aunque las tripulaciones de la Estación Espacial Internacional pueden comer alimentos adaptados a sus gustos individuales, aún deben estar especialmente empaquetados y fáciles de almacenar durante largos períodos de tiempo. 

En relación a su dieta, los astronautas comen tres veces por día y necesitan adquirir un total de 2500 a 3000 calorías diarias. Además, deben beber de 3 a cinco litros de agua y realizar dos horas de ejercicio diario, seis días a la semana, a modo de compensar los efectos físicos mencionados que produce la ausencia de gravedad, acompañado de la comida especialmente preparada y nutricionalmente balanceada

De tal modo, ESA dice que la comida se divide en tres tercios: dos partes provienen del suministro básico de alimentos que la NASA preselecciona y empaqueta para toda misión espacial. El tercio restante ocupa la comida que cada astronauta elige de acuerdo con sus gustos. Puede ser comida tradicional norteamericana, así como europea, rusa o japonesa. 

Comida espacial de ramen envasada al vacío.

Fotografía de JEANNE MODDERMAN REBECCA HALE

La historia de la tortilla en la década del ‘80 hizo que treinta años más tarde sea posible cumplir el capricho de un astronauta miembro de ESA. Cuenta la agencia que para el año 2017,  el astronauta Paolo Nespoli extrañaba comer… ¡pizza

Su equipo de apoyo preparó todos los ingredientes en una misión de reabastecimiento y dieron la posibilidad a que el astronauta y toda la tripulación degustara una noche de pizzas a miles de kilómetros de altura lejos de Milán, su ciudad natal en Italia. Éstas fueron preparadas con tortillas como base gracias a la experiencia mexicana que arrojó una alternativa al peligro de las migas flotando por doquier. 

En conclusión, la comida espacial puede estar enlatada, envuelta en aluminio, de baja humedad, pre cocida y deshidratada. En este último caso, ESA explica que los alimentos no pueden comerse hasta ser rehidratados con agua caliente. Incluso, los astronautas tienen pequeños hornos para calentar alimentos a la temperatura indicada. La sal y la pimienta está disponible en el espacio, aunque en forma líquida. 

Cosechando verduras en la Estación Espacial Internacional

Las frutas y verduras frescas son los alimentos más difíciles de proveer a los astronautas en misiones largas, explica ESA. La tripulación de la Estación Espacial Internacional recibe con regularidad un cargamento de estos alimentos y los astronautas a su vez han intentado cultivar y experimentar con el cuidado de las verduras desde el espacio. En el año 2013, se demostró que la lechuga cultivada en la unidad de crecimiento vegetal de Veggie NASA era segura para comer e incluso muy deliciosa de acuerdo con los astronautas. 

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados