¿Qué tan contagiosa es la viruela del mono? ¿Hay que vacunarse?

La enfermedad se extiende a nivel mundial, pero hay formas sencillas de reducir el riesgo de infección. Esto es lo que hay que saber.

Por Sharon Guynup
Publicado 21 jul 2022 16:31 GMT-3
Una micrografía electrónica de barrido coloreada muestra el virus de la viruela del mono (naranja) en ...

Una micrografía electrónica de barrido coloreada muestra el virus de la viruela del mono (naranja) en la superficie de las células infectadas (verde).

Fotografía de Niaid

En un mundo cansado por los más de dos años de pandemia de coronavirus, otra enfermedad, la viruela del mono, sigue propagándose rápidamente. Aunque es un virus muy diferente del que causa la COVID-19, y es mucho más difícil de transmitir, puede desencadenar la hospitalización de los pacientes e incluso provocar su muerte.

La viruela del mono también puede dejar heridas en la piel de los infectados. Las lesiones llenas de pus que se producen (desde unas pocas hasta miles) pueden dejar cicatrices permanentes.

Hasta ahora, y según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se han registrado 14.000 casos en 61 países de 6 continentes, con un incremento del 82% de contagios desde el 27 de junio. En Estados Unidos, la viruela del mono se ha expandido en 34 estados, el Distrito de Columbia y Puerto Rico. Aunque la mayoría de los casos han sido relativamente leves, se han confirmado cinco muertes en África.

Pero es probable que "un número importante de casos no se esté detectando", afirma el Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus. Además de las pruebas limitadas, algunos pacientes presentan relativamente pocas lesiones, lo que complica aún más el recuento de casos.

La transmisión ha entrado en un territorio desconocido, con casos de viruela del mono entre personas que no han viajado a África (donde el virus es endémico) e infecciones que aparecen en nuevos lugares. "No hay espacio para la autocomplacencia, especialmente en la región europea, con un brote que avanza rápidamente y que cada hora, cada día y cada semana se extiende a zonas que antes no estaban afectadas", explicó Hans Henri P. Kluge, Director Regional de la Organización Mundial de la Salud para Europa, en un comunicado. 

En este momento, el Comité de Emergencias de este organismo está reconsiderando si el brote constituye una emergencia de salud pública mundial. Señalaron que el control de la propagación de la viruela del mono requiere "intensos esfuerzos de respuesta".

Este brote, que afecta a varios países, fue "una sorpresa", pero "no es sorprendente", sostiene Rosamund Lewis, responsable técnico de la viruela del mono en la OMS. Los casos han estado aumentando durante décadas en África. Un brote en Nigeria en 2017 (puede ser el origen de esta propagación actual) y otro en la República Democrática del Congo (RDC) provocaron 6000 casos sospechosos en 2020.

Aunque la cantidad de casos de COVID-19 no es comparable con los de viruela del mono, los expertos temen que los seres humanos puedan infectar a los animales salvajes en Estados Unidos o en otros países, creando inadvertidamente nuevos reservorios endémicos de la enfermedad, alerta Andrea McCollum, epidemióloga de la iniciativa 2022 “Respuesta al brote de viruela del mono” (en inglés: Monkeypox Outbreak Response) de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Los animales podrían entonces retransmitir el virus a las personas, lo que haría mucho más difícil (o imposible) su erradicación.

En la actualidad, se están realizando esfuerzos a nivel mundial para prevenir la propagación de los casos de viruela del mono y evitar otra pandemia. Para ello, los funcionarios de salud pública están ofreciendo vacunación a las personas de riesgo. El gobierno de Joe Biden aumentó la entrega de vacunas, que han tenido una gran demanda.

Esto es lo que hay que saber sobre el virus, el riesgo, la prevención y si es necesario vacunarse contra la viruela del mono.

¿Qué es la viruela del mono?

La viruela del mono es de la misma familia de la viruela aunque de menor gravedad y contagiosidad. Ambos son ortopoxvirus, un género que contiene 12 tipos de virus de ADN, que también incluye la viruela bovina y la viruela del camello.

Hay dos clados genéticos distintos (o variantes), explica Bernard Moss, virólogo del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos. Uno de ellos, la viruela del mono de la cuenca del Congo, mata a 1 de cada 10 infectados. Se ha confirmado que el actual brote mundial corresponde a la segunda variedad, la viruela del mono de África Occidental, menos letal y con una tasa de mortalidad inferior al 1%.

Es una enfermedad zoonótica, transmitida a los humanos por los animales. Descubierta por primera vez en 1958 entre los monos de un laboratorio de investigación danés, el nombre del virus puede ser o no un término equivocado. Se cree que los pequeños mamíferos albergan el virus en las selvas africanas donde es endémico, pero puede infectar a muchos mamíferos y sólo se ha aislado en animales salvajes en dos ocasiones: un Funisciurus anerythrus (en español, conocida como ardilla de la cuerda) en la República Democrática del Congo (RDC) en 1985; y un mangabey en Costa de Marfil en 2012. Los verdaderos reservorios de la enfermedad siguen siendo desconocidos.

Desde el primer caso humano advertido en 1970, cuando se diagnosticó a un niño en la República Democrática del Congo, la mayoría de las infecciones se ha registrado en África Occidental y Central. Según detalla Lewis, al principio esos contagios estuvieron relacionados a eventos de propagación puntuales o brotes, generados a partir de la caza de animales salvajes infectados. 

El contacto estrecho puede propagar el virus entre las personas. Las lesiones son "pequeñas fábricas virales" contagiosas, explica McCollum de los CDC. Pero hasta hace poco, el virus rara vez se propagaba más allá de unos pocos hogares dentro de una comunidad.

Aunque esta enfermedad se descubrió hace al menos 52 años, “no sabemos tanto como nos gustaría", lamenta Lewis.

¿Es una enfermedad de transmisión sexual?

Aunque uno de los casos iniciales infectó a una madre, a un padre y a su bebé en el Reino Unido, el brote actual de viruela del mono comenzó a circular en mayor magnitud a partir de las fiestas rave de España y Bélgica, según declaró a Associated Press David Heymann, un veterano experto en enfermedades infecciosas de la OMS. Esos eventos favorecieron la propagación internacional de forma similar a las grandes reuniones que difundieron el COVID-19 durante los primeros días de la pandemia y afectaron principalmente al sexo masculino.

Pero las pruebas sugieren que la viruela del mono no es una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS), dice Moss. Cuando alguien es sintomático, se contagia de piel a piel (incluso a través del contacto sexual) y también puede transmitirse a través del contacto con sábanas, toallas o ropa.

Los brotes anteriores en África han infectado a mujeres, niños y hombres de todas las edades. "No hay barandillas. Este virus no se va a quedar necesariamente dentro de un género o una población", advierte Anne Rimoin, epidemióloga de enfermedades infecciosas y profesora de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de California en Los Ángeles. Eso ya está ocurriendo. La OMS ha empezado a ver casos en niños, dice Lewis.

Ella sostiene que se trata de una situación que evoluciona y que hay que vigilar cuidadosamente. "Creo que debemos tener los ojos bien abiertos y estar preparados para reaccionar".

La educación pública es clave. "No queremos que la gente se preocupe, pero la concientización es lo que se necesita para protegerse", añade Lewis. "Lo que necesitamos es que cada persona conozca su propio riesgo, y lo gestione".

¿Hay pruebas y vacunas disponibles para la viruela del mono?

En Estados Unidos, existen pruebas para detectar la viruela del mono, que consisten simplemente en realizar un análisis de la lesión. Las pruebas se envían a un laboratorio del estado para confirmar el virus de orthopox, y luego se envían a los CDC para confirmar la viruela del mono. Con un resultado positivo, los pacientes reciben un tratamiento preventivo.

A pesar de la existencia de la Red de Respuesta de Laboratorios de EE.UU. para las enfermedades infecciosas, los defensores se han quejado de los retrasos y las demoras en las pruebas y los resultados; la demanda se concentra actualmente en las zonas urbanas. Hasta la fecha, California, Nueva York, Illinois y Florida son las más afectadas, según los CDC. Para aumentar la disponibilidad de las pruebas, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) enviará las pruebas del virus orthopox a cinco laboratorios comerciales.

Las vacunas han sido difíciles de conseguir, pero eso está cambiando. Tras registrarse el primer caso del actual brote en Estados Unidos el 18 de mayo, las cifras se dispararon y las vacunas contra la viruela del mono se agotaron rápidamente en ese país. El 28 de junio, el gobierno de Biden anunció que distribuiría 56.000 dosis adicionales, dando prioridad a las zonas con mayor transmisión. En las próximas semanas se distribuirán otras 240.000 dosis, con un total de 1,6 millones disponibles para finales de otoño.Además, un medicamento antiviral desarrollado para la viruela, el Brincidofovir, ha sido autorizado para el tratamiento de la viruela del mono.

¿Hay que vacunarse contra la viruela del mono? Esto está ocurriendo en EE.UU.

"La vacunación de la población general no está justificada", argumenta Moss. En la actualidad, el virus sólo se está propagando dentro de un grupo demográfico reducido.

Pero en medio de este brote creciente, el rastreo de contactos ya no es posible. Algunos países, entre ellos EE.UU., han tenido que cambiar de rumbo, con planes para ampliar la vacunación de los contactos conocidos a cualquier persona de alto riesgo.

"La vacunación es mejor si se administra antes de que alguien se infecte", advierte Moss. Después de la exposición, la ventana objetivo es de cuatro días, pero las personas pueden ser vacunadas hasta dos semanas después.

¿Cuál es la diferencia entre las dos vacunas contra la viruela del mono y cuándo se desarrollaron? 

Edward Jenner, considerado el fundador de la vacunología en Occidente, inoculó con éxito a un niño de 13 años contra la viruela en 1796 utilizando el virus de la vaccinia. Dos años después, los investigadores desarrollaron la primera vacuna contra la viruela. Dado que los virus del orthopox comparten el 90% o más de su genética, "una vacuna hecha contra cualquiera de ellos es protectora contra todos", precisa Moss.

A diferencia de la situación con la pandemia de COVID-19, la buena noticia es que existen vacunas que deberían funcionar contra la viruela del mono, dice Lewis. Hay dos disponibles en EE.UU. La Administración de Alimentos y Medicamentos de ese país aprobó la ACAM2000 en 2007 para prevenir la viruela. Se asemeja a las primeras vacunas, ya que utiliza un virus de vaccinia vivo y suave, y ha sido utilizada por los militares, los trabajadores de laboratorio y otros grupos durante décadas. Quienes se vacunaron contra la viruela antes de que Estados Unidos pusiera fin a su programa en 1972 deberían tener alguna inmunidad persistente.

Las vacunas actuales contra la viruela nunca han sido probadas en ensayos clínicos de fase III contra la viruela o la viruela del mono. Aunque los profesionales de la salud creen que las vacunas contra la viruela funcionan contra la viruela del mono, “todavía no se ha demostrado en estudios rigurosos", reflexiona Lewis, "o incluso en la 'vida real' en este momento".

Ciertos grupos deberían evitar esta vacuna viva. Entre ellos están las embarazadas, ya que puede poner en peligro al feto. Las personas inmunodeprimidas o las que padecen enfermedades de la piel también deben mantenerse alejadas: el virus puede propagarse sin control. Esta vacuna también puede ser peligrosa para quienes tienen problemas cardíacos, ya que puede desencadenar una inflamación del corazón.

La segunda vacuna, Jynneos, tiene muchos menos efectos secundarios y es la única aprobada específicamente para la viruela del mono.

Sin embargo, junto con la concientización y la precaución adecuada, "la vacunación es clave para frenar el virus y tenerlo bajo control", expresa McCollum.

¿Fue inesperado este brote internacional de viruela del mono?

Los expertos no predijeron que la viruela del mono "circularía a través de grupos sociales estrechamente relacionados y a través de las fronteras en el número que estamos viendo hoy", asegura McCollum. Pero había señales de advertencia.

En África, los casos de viruela del mono empezaron a aumentar después de la erradicación mundial de la viruela en 1980 y del fin de las campañas de vacunación: esas vacunas protegían de forma cruzada contra todos los ortovirus. A medida que la inmunidad sobrante disminuía, las infecciones de viruela del mono se dispararon, multiplicándose por 20 entre 1986 y 2007 en la República Democrática del Congo.

El primer brote en el hemisferio occidental se produjo en 2003, cuando un cargamento de mascotas exóticas (ratas de bolsa, lirones y ardillas de Zambia) procedentes de África Occidental provocó 47 infecciones humanas en Estados Unidos. 

Luego, en 2018, las autoridades contaron con crecientes casos relacionados con los viajes. "Eso nos hizo levantar sospecha", afirma McCollum. "Nos preocupaba que se tratara de la punta del iceberg".

"Las condiciones ambientales subyacentes eran propicias para que esto sucediera”, alerta Lewis. Algunos de los factores que aumentan el riesgo de que las enfermedades zoonóticas pasen de la fauna silvestre a las personas son el cambio climático y la deforestación, que abren el acceso al bosque, así como la venta de carne de animales silvestres en los mercados.

"Todos compartimos un mismo planeta", reflexiona, y necesitamos investigaciones que nos ayuden a proteger a la humanidad y a la naturaleza. "Mientras no tengamos ambos objetivos en mente, vamos a seguir teniendo problemas".

Seguir leyendo

Te podría interesar

Ciencia
Los casos de viruela del mono están aumentando: esto se sabe hasta el momento
Ciencia
Un perro contrajo viruela del mono: ¿puede contagiar a un humano?
Ciencia
Vacuna de la viruela: origen y relación con la viruela del mono
Ciencia
Nuevos medicamentos antivirales podrían frenar la pandemia
Ciencia
El mundo necesita más vacunas y más rápido. Cambios en la forma de fabricación podrían marcar la diferencia.

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados