Plantas carnívoras que comen sobras que les dejan las arañas

Ciertas plantas jarro carnívoras del sureste de Asia hospedan a un compañero de ocho patas y ambas partes se benefician.lunes, 17 de diciembre de 2018

Existen varias clases de arañas que viven dentro de plantas jarro carnívoras del sudeste asiático, y que obtienen su alimento robándole a su planta anfitriona. Sin embargo, un nuevo estudio ha propuesto una conclusión sorprendente: este robo beneficia a ambas partes.

"Descubrimos que las plantas jarro que contienen arañas cangrejo capturaban mayores cantidades de ciertas presas, sobre todo, de insectos grandes", comenta Weng Ngai Lam, investigador postdoctoral de ecología de la National University of Singapore (Universidad Nacional de Singapur), y coautor de un par de estudios recientes.

Además de alimentarse con agua y luz solar, estas plantas carnívoras complementan su dieta con los insectos que el néctar en los labios externos del jarro atrae utilizando señales químicas y visuales. Estas superficies suelen ser muy resbaladizas, sobre todo cuando llueve; por lo tanto, los insectos caen en el jarro de abajo, donde los líquidos digestivos los desintegran.

¡Emboscada!

La araña cangrejo amarilla (Thomisus nepenthiphilus) y la araña cangrejo roja (Misumenops nepenthicola) aprovechan esta trampa, y para obtener los beneficios nutricionales de las plantas, esperan a que lleguen más insectos. Cuando los insectos son atraídos hacia la trampa, las arañas cangrejo salen de su escondite para atacar a la presa; las arañas cangrejo rojas más pequeñas suelen tomar a las presas más grandes directamente desde el líquido. Según Lam, ambas especies de arañas pueden despegarse del líquido con la ayuda de la seda.

Lam y sus coautores se propusieron descubrir las implicancias de esta relación para las plantas jarro. En el primer estudio, publicado recientemente en Oecologia, realizaron pruebas de laboratorio utilizando la planta jarro delgada y los dos tipos de araña cangrejo. Colocaron “moscardas de la carne” (Sarcophagidae) -un insecto temible que pone sus gusanos en carne muerta o heridas putrefactas- en jaulas junto con las plantas jarro y sus arañas.

Para las plantas jarro suele ser difícil atrapar moscardas de la carne, pero no lo es si hay arañas cangrejo dispuestas a atacar. Una vez que terminaban de comer, las arañas dejaban restos en el líquido para que la planta pudiera alimentarse. Los investigadores descubrieron que las plantas con arañas obtuvieron un mayor número de restos de insectos que las que no tenían.

En el estudio más reciente, publicado en Journal of Animal Ecology, Lam y sus coautores pusieron en práctica este experimento en la naturaleza. Encontraron plantas jarro que tenían arañas y otras que no, y observaron qué tipo de presa y qué cantidad podrían atrapar las plantas. Confirmaron que si bien las arañas pueden robar algunos de los nutrientes que obtienen las plantas al comer partes de la presa, los beneficios son mayores si las arañas pueden contribuir atrapando insectos que la planta normalmente no atraería.

"Este tipo de robo logra un aporte para las plantas, es más bien una forma de intercambio", explica Lam.

Destino marcado

Ellen Welti, investigadora posdoctoral de biología de la University of Oklahoma (Universidad de Oklahoma) que no participó en la investigación de Lam, afirma que el trabajo es verdaderamente interesante.

"Revela cómo las relaciones entre especies pueden cambiar de más antagónicas a mutualistas", afirma Welti, y agrega que “en su historia evolutiva, las arañas cangrejo tienen un vínculo muy estrecho con las flores".

Welti comenta que otra investigación revela que ciertas especies de arañas cangrejo podrían atraer insectos a las flores imitando los colores que ven los polinizadores sobre los que depredan, de modo que para estos las flores se vean más atractivas. Y es probable que algunas de estas (no carnívoras) se beneficien por tener cerca a los arácnidos.

La investigación de Welti muestra que al menos algunas arañas cangrejo pueden mejorar la polinización de estas flores. "Obtuvimos este resultado fascinante: cuando las arañas cangrejo estaban sentadas en las flores, llegaban muchísimas visitas más", comenta.

Otro estudio reciente indica que ciertas plantas pueden incluso enviar señales de auxilio cuando insectos herbívoros como orugas o escarabajos las atacan. Las arañas cangrejo pueden captar estas señales y atacar a los intrusos, y así benefician a las flores.

Atrapar a un ladrón

Las plantas jarro también son buenos lugares para vivir.

"La planta jarro es un ambiente muy seguro para la araña porque la protege de los depredadores. Allí se vuelven invisibles para las avispas parasitoides que suelen cazar arañas, por ejemplo”, explica.

Sin embargo, en esta vida no hay garantías de nada. Lam comenta que también encontraron varios cadáveres de araña cangrejo disueltos en las plantas. Puede ser que las arañas hayan sucumbido a los peligros de su hogar o simplemente hayan muerto de forma natural antes de caer; lo cierto es que las arañas cangrejo acaban sacrificándose por sus compañeros de mesa.

Seguir leyendo