Botswana está evacuando rinocerontes negros en medio de una amenaza de caza furtiva

La falta de turismo durante la pandemia está exacerbando un problema constante en el Delta del Okavango.

Tuesday, May 19, 2020,
Por Dina Fine Maron
Los rinocerontes negros están en peligro crítico y son atacados por sus cazadores furtivos en el ...

Los rinocerontes negros están en peligro crítico y son atacados por sus cazadores furtivos en el Delta del Okavango de Botswana. Para ayudar a proteger a los animales, los funcionarios del gobierno ahora lideran las operaciones para evacuar al pequeño número de sobrevivientes del área.

Fotografía de Cory Richards, Nat Geo Image Collection

Lidiando contra las constantes inundaciones, los trabajadores del gobierno en el noroeste de Botswana están haciendo todo lo posible para evacuar a los pocos rinocerontes negros que quedan en el vasto y pantanoso Delta del Okavango. El esfuerzo realizado durante los últimos días para encontrar y mover a los rinocerontes, que se ha complicado por las inundaciones que han envuelto las rutas de la zona, se produce después de una oleada de asesinatos de rinocerontes por parte de cazadores furtivos en el mes de marzo que dejó al menos a seis animales muertos.

Los funcionarios de Botswana consideran que la evacuación es esencial en este momento porque están cada vez más preocupados de que los cazadores furtivos estén incentivados por la ausencia de turistas de safari en Okavango por la pandemia de coronavirus, dice Dereck Joubert, quien junto a su esposa, Beverly, lidera la organización sin fines de lucro Rinocerontes sin fronteras de Botswana, una organización dedicada a reubicar a los rinocerontes de la caza furtiva en zonas críticas de Sudáfrica a áreas que se consideran más seguras en Botswana. La presencia humana reducida hace que sea más fácil moverse sin ser vistos, y el mes pasado, seis cazadores furtivos fueron asesinados por la policía, según el Ministerio de Medio Ambiente, Conservación de Recursos Naturales y Turismo de Botswana.

"El Ministerio es muy consciente de que los cazadores furtivos pueden tratar de aprovechar el bloqueo y la falta de movimiento de los turistas en las áreas remotas para realizar sus actividades ilegales", dijo el gobierno de Botswana en un comunicado de prensa el 27 de abril, y agregó que ha intensificado los esfuerzos de vigilancia contra la caza furtiva en el último mes. Desde que comenzó el bloqueo por coronavirus en el país a principios de abril, no se han identificado nuevos incidentes de caza furtiva de rinocerontes.

En África, se estima que hay 20.000 rinocerontes blancos, pero solo alrededor de 4.500 rinocerontes negros, que se encuentran ante la posibilidad de la extinción. Ambas especies viven en Okavango, pero solo los rinocerontes negros en peligro crítico están siendo evacuados a un lugar seguro. En el año 1992, el último rinoceronte negro nativo de Botswana cayó en manos de cazadores furtivos, y desde principios de la década del 2000, un pequeño número de animales en peligro ha sido reintroducido en el área desde Sudáfrica (algunos de ellos con la ayuda de los Jouberts). Los Joubert, que son exploradores de National Geographic en general y también administran varias logias de ecoturismo en el Delta del Okavango a través de su compañía Great Plains Conservation, estiman que menos de 20 rinocerontes negros pueden recorrer el delta hoy.

Los constantes esfuerzos de evacuación de rinocerontes hacia un lugar no revelado son urgentes no solo porque los trabajadores están haciendo todo lo posible para vencer a los cazadores furtivos, sino que también están tratando de hacer el trabajo antes de la luna llena, dice Joubert. A principios de mayo, cuando la luna está llena, su luz brillante hace que sea más fácil para los cazadores furtivos encontrar y matar rinocerontes sin linternas, un factor clave que los guardabosques buscan en sus patrullas nocturnas en el delta. (Se cree que la luna llena del mes pasado, durante la primera semana del bloqueo por coronavirus en Sudáfrica, fue un factor clave detrás de un aumento en la caza furtiva de rinocerontes allí).

"Cada vez que hay una luna de sangre o una luna llena en África, todos los involucrados en la conservación, particularmente la conservación de los rinocerontes, tiemblan", dice Joubert.

Por lo tanto, los oficiales de vida silvestre están tratando de evacuar la mayor cantidad posible de animales raros en los próximos días. Se le pidió a Rinocerontes sin Fronteras que ayudara en el esfuerzo de evacuación y está prestando su equipo para la operación, incluidos camiones y suministros veterinarios.

Con las fuertes lluvias e inundaciones, encontrar a los rinocerontes resulta difícil en el mejor de los casos y es especialmente desafiante. Están siendo vistos desde el aire, y luego se envían camiones para llevarlos a donde sea que las rutas sean transitables, dicen los Joubert. "Cuando en el área llueve mucho, los caminos se vuelven muy embarrados, y eso es parte del romance del lugar", dice John Hilton, un conservacionista que realizó estudios de aves en el área del humedal como director regional para el Proyecto de Desierto de Okavango de National Geographic. "Es parte de la razón por la que los turistas quieren ir allí, porque es muy inaccesible y eso es parte de la maravilla". En un año típico, dice, este sería el momento pico del turismo, y la gente vendría por aire o en barco, incluso con las inundaciones y las lluvias recientes.

El destino de los rinocerontes en Botswana es confidencial. "Todo lo que puedo decir es que estamos tomando las medidas necesarias para proteger a nuestros rinocerontes", dice Cyril Taolo, director interino del Departamento de Vida Silvestre y Parques Nacionales de Botswana, quien se negó a proporcionar información específica sobre la evacuación. "No estoy en condiciones de hablar sobre ningún detalle con respecto a las operaciones en curso".

Es fundamental hacer esta acción ahora, enfatizan los Joubert. Los incidentes de caza furtiva en Botswana, tanto de elefantes como de rinocerontes, han aumentado durante los últimos años. El lucrativo comercio de cuernos de rinoceronte en la región está controlado por sindicatos criminales internacionales, dicen expertos en vida silvestre. El año pasado, los cazadores furtivos mataron a más de dos docenas de rinocerontes en Botswana, y ese número ya se superó durante los primeros cuatro meses del 2020, señala Dereck Joubert.

Aún así, considera que Botswana es uno de los lugares más seguros en África para los rinocerontes. "Si bien lamentamos cada rinoceronte que muere, y cada elefante para el caso, debe analizarse en su contexto", dice. "Los números de Botswana siguen siendo relativamente bajos".

Wildlife Watch es un proyecto de investigación entre National Geographic Society y National Geographic Partners que se centra en los delitos y en la explotación de la vida silvestre. 

Seguir leyendo