Las noticias falsas sobre animales abundan en las redes sociales

Las "fake news" de los animales salvajes que aparecen en las ciudades durante la cuarentena dan falsas esperanzas y fama viral.

Wednesday, April 1, 2020,
Por Natasha Daly
Mientras que los canales normalmente bulliciosos de Venecia están desiertos en medio de cuarentenas pandémicas, varias ...
Mientras que los canales normalmente bulliciosos de Venecia están desiertos en medio de cuarentenas pandémicas, varias publicaciones virales en las redes sociales afirmaron que cisnes y delfines regresaban a las aguas. No era verdad. El agua del canal, sin embargo, es más clara debido a la disminución de la actividad de botes.
Fotografía de Andrea Pattaro, AFP, Getty

Ante un estallido implacable de noticias sobre oleadas de casos de COVID-19, órdenes de cuarentena y escasez de suministros médicos en Twitter, algunas historias alegres suavizaron las malas noticias: los cisnes han regresado a los canales venecianos desiertos. Los delfines también. Y un grupo de elefantes se paseó por una aldea en Yunnan, China, se emborrachó con vino de maíz y se desmayó en un jardín de té.

Estos informes sobre los triunfos de la vida silvestre en los países afectados por el nuevo coronavirus obtuvieron cientos de miles de retweets. Se volvieron virales en Instagram y en Tik Tok. Aparecieron como titulares de noticias. Si existe un lado positivo de la pandemia, la gente dice que esto era todo: los animales se estaban recuperando, corriendo libres en un mundo sin seres humanos.

Pero no fue real.

Los cisnes en las publicaciones virales aparecen regularmente en los canales de Burano, una pequeña isla en el área metropolitana de Venecia, donde se tomaron las fotografías. Los delfines "venecianos" fueron filmados en un puerto de Cerdeña, en el mar Mediterráneo, a cientos de kilómetros de distancia. Nadie ha descubierto de dónde provienen las fotos del elefante borracho, pero un informe de noticias chino desacreditó las publicaciones virales: Si bien los elefantes llegaron recientemente a una aldea en la provincia de Yunnan, China, su presencia no está fuera de la norma, no son los elefantes en las fotos virales, y no se emborracharon ni se desmayaron en un campo de té.

El fenómeno resalta cuán rápido pueden propagarse los rumores deslumbrantes y demasiado buenos para ser verdad en tiempos de crisis. Las personas se ven obligadas a compartir publicaciones que las emocionen. Cuando nos sentimos estresados, las imágenes alegres de animales pueden ser un bálsamo irresistible. La propagación de los fenómenos sociales es tan poderosa, según la investigación del 2016, que puede seguir los mismos modelos que rastrean el contagio de las epidemias.

Las publicaciones en las redes sociales afirmaron que, en ausencia de los seres humanos, los elefantes llegaron a una aldea en China, se emborracharon con vino de maíz y se desmayaron. La historia ya ha sido desacreditada.

Fotografía de Twitter

Cuando las falsedades se vuelven virales

El controvertido tweet de Kaveri Ganapathy Ahuja sobre los cisnes que "regresaron" a los canales de Venecia ha alcanzado un millón de likes.

"Aquí hay un efecto secundario inesperado de la pandemia", dice su tweet. “El agua que fluye por los canales de Venecia es clara por primera vez en la historia. Los peces son visibles, los cisnes regresaron".

Ahuja, que vive en Nueva Delhi, India, dice que vio algunas fotos en las redes sociales y decidió juntarlas en un tweet, sin darse cuenta de que los cisnes ya eran asiduos en Burano antes de que el coronavirus desgarrara Italia.

"El tweet fue solo sobre compartir algo que me trajo alegría en estos tiempos sombríos", dice ella. Nunca esperó que se volviera viral o que causara algún daño. "Desearía que hubiera una opción de edición en Twitter solo en momentos como este", dice Ahuja.

Sin embargo, no ha eliminado el tweet y no planea hacerlo, argumentando que todavía es relevante porque las aguas en Venecia son más claras de lo habitual, como resultado de la disminución de la actividad del barco, y eso es lo que importa, dice ella. Tuiteó sobre la cantidad "sin precedentes" de likes y retweets que recibió en el tweet. "Es un registro personal para mí, y no me gustaría eliminarlo", dice ella.

Los cisnes son visitantes habituales de los canales de Burano.
Fotografía de Danita Delimont, Alamy

La atracción de publicar

Paulo Ordoveza es un desarrollador web y experto en verificación de imágenes que dirige la cuenta de Twitter @picpedant, donde desacredita las publicaciones virales falsas y nombra a los farsantes. Él ve de primera mano la "codicia por la viralidad" que puede impulsar a propagar información errónea. Es "una sobredosis en la euforia que implica ver que los números de retweets y likes se elevan a miles", dice.

Obtener muchos likes y comentarios "nos da una recompensa social inmediata", dice Erin Vogel, psicóloga social y becaria postdoctoral en la Universidad de Stanford. En otras palabras, nos hacen sentir bien. Los estudios han descubierto que publicar en las redes sociales da un impulso temporal a la autoestima.

La necesidad de buscar cosas que nos hagan sentir bien puede verse exacerbada en este momento, ya que las personas tratan de enfrentarse a una pandemia, una economía en colapso y un aislamiento repentino. "En momentos en que todos estamos realmente solos, es tentador mantener ese sentimiento, especialmente si publicamos algo que da mucha esperanza a las personas", dice Vogel. La idea de que los animales y la naturaleza realmente podrían florecer durante esta crisis "podría ayudarnos a darnos un sentido de significado y propósito, que pasamos por esto por una razón", dice ella.

Fue el tema principal de muchos de los tweets virales. "La naturaleza nos acaba de presionar el botón de reinicio", decía un tweet celebrando a los delfines que supuestamente nadaban en los canales venecianos.

"Creo que la gente realmente quiere creer en el poder de la naturaleza para recuperarse", dice Susan Clayton, profesora de psicología y estudios ambientales en el College of Wooster, en Ohio. "La gente espera que, sin importar lo que hayamos hecho, la naturaleza sea lo suficientemente poderosa como para superarla". 

Según una nueva encuesta del Pew Research Center, aproximadamente la mitad de los estadounidenses dicen que han estado expuestos a noticias inventadas o a información relacionada con el coronavirus. Si bien una noticia falsa y feliz sobre los delfines en un canal puede no ser tan problemática, en términos relativos, aún puede ser perjudicial difundir falsas esperanzas en tiempos de crisis.

Estas historias falsas para sentirse bien, dice Vogel, pueden hacer que las personas sean aún más desconfiadas en un momento en que todos ya se sienten vulnerables. Descubrir buenas noticias no es real "puede ser aún más desmoralizante que no escucharlas".

Es probable que los puntos de esperanza en las redes sociales jueguen un papel clave para mantener el ánimo en las próximas semanas y meses, ya que las personas se ponen en cuarentena en sus hogares y se conectan entre sí a través de pantallas. "Incentivaría a las personas a compartir cosas positivas", dice Vogel. “Pero no tiene que ser nada dramático. Simplemente tiene que ser cierto".

Nota del editor: ¿Quieres verificar fotos en línea? TinEye y Google ofrecen búsquedas de imágenes inversas, que le permiten rastrear la huella digital de una foto. Bellingcat, que realiza investigaciones abiertas de verificación de hechos sobre abusos contra los derechos humanos y en zonas de guerra, también tiene una guía exhaustiva. Si una publicación parece demasiado buena para ser cierta, revisa las redes sociales para ver si alguien más la ha desmentido. 
Seguir leyendo