Animales

Esta araña puede acelerar más que un cohete

Las arañas cabeza de flecha conservan increíbles cantidades de energía en sus telarañas, según un nuevo estudio, una habilidad única en el reino animal.Friday, May 24

Por Kenrick Vezina
En un experimento de laboratorio, una Hyptiotes cavatus mantiene su telaraña tensa con su línea de anclaje a la izquierda y su línea de trampa a la derecha.

Para muchos, una telaraña es una red sedosa y pegajosa, y pasiva en caso de haber sido construida exquisitamente.

Sin embargo, hay un tipo de arácnidos que lleva sus telarañas al siguiente nivel: construyen herramientas cargadas de tensión con el mismo aplomo que los ingenieros medievales. Se trata de las arañas cabeza de flecha, del género Hyptiotes, y que viven en Estados Unidos y en muchas otras partes del mundo. 

Tras construir una telaraña con forma de triángulo, se anclan a sí mismas a una línea pequeña con una seda que sale de su abdomen y tiran de una línea de apoyo central, haciendo que la estructura se vuelva cada vez más tensa. 

Están cargando su red con energía potencial, como la cuerda de una ballesta, pero una en que sus cuerpos actúan como mecanismo de lanzamiento que mantiene a todo el sistema tirante hasta que sea momento de disparar.

Cuando un insecto choca contra la red, la araña se libera de su línea de anclaje y afloja la seda de su abdomen, lanzando así su telaraña (y a sí misma) hacia adelante y capturando al bicho en la seda.

El efecto es “algo así como una pistola de red”, señala Daniel Maksuta, estudiante de doctorado de la Universidad de Akron en Ohio, y coautor de un nuevo estudio sobre este tipo de arañas. “Algunas veces, la araña podría incluso ‘recargar’ y ‘disparar’ la red varias veces para asegurarse de incapacitar a su presa”, añade. 

Ahora, un nuevo estudio que utiliza cámaras de alta velocidad ha revelado que estas telarañas almacenan y sueltan una impactante cantidad de energía.

De hecho, la telaraña de la Hyptiotes cavatus puede acelerar a más de 770 metros por segundo cuadrado, o alrededor de 26 veces el máximo de aceleración de un trasbordador espacial de la NASA. 

Los autores del estudio dicen que es el único ejemplo conocido del reino animal con capacidad para amplificar fuerza externa: usan un objeto exterior para almacenar y multiplicar la energía para liberarla toda de una.

Arañas veloces

Para realizar este nuevo estudio, Sarah Han, líder del estudio y estudiante de doctorado de la Universidad de Akron, Ohio, y sus colegas capturaron arañas salvajes del tipo Hyptiotes cavatus y las criaron en cautiverio. 

Las arañas construyeron sus redes tal como lo hubieran hecho de haber estado en libertad, y el equipo filmó cómo interactuaban con sus presas.

El material grabado reveló que, cada vez que una araña tira de su red, el efecto se asemeja al hecho de girar una manivela para prepararse para lanzar una catapulta. Un brazo puede solo generar tanta fuerza con una única contracción, pero la elasticidad de la red le permite almacenar la fuerza de muchas contracciones y liberarla toda de una. Esto es la amplificación de la fuerza.

El equipo también recreó modelos virtuales de telarañas e hizo simulacros comparando situaciones en las que una araña amplifica la fuerza de su red, salta solo usando la fuerza de sus músculos o utilizando la energía interna como hacen las pulgas saltarinas.  

Según sus modelos, la energía aumentada provista por la red cargada de tensión es lo que le permite a la araña capturar a su presa.

Esta estrategia también es algo bueno para las arañas: según el estudio, publicado el 13 de mayo en “Proceedings of the National Academy of Sciences”, en las observaciones de laboratorio, las arañas que no lanzaban sus redes fallaban en la captura de sus presas el 100 por ciento de las veces. Si las arañas utilizaban su red correctamente, alcanzaban un índice de éxito del 70 por ciento aproximadamente. 

Desenredar los misterios de la seda

Hay otros invertebrados que también producen seda, como por ejemplo las larvas de polilla, pero “no es ni cerca algo tan extendido ni funcionalmente diverso como sucede con las arañas”, explica Paul Selden, un paleoaracnólogo de la Universidad de Kansas.
 

Ver galería

Hay casi tantos usos para dar a la seda como especies de arañas (más de 45.000); sin embargo, incluso entre las arañas de bolas que lanzan seda, las furtivas arañas tramperas y las arañas bebé voladoras impulsadas por electroestática, la Hyptiotes resalta.

“No puedo imaginar ningún otro paso evolutivo en el sistema de captura de las arañas, y nada comparable con las redes de captura de otras especies no relacionadas”, indica Selden. 

Prevalecen varias preguntas intrigantes. Por ejemplo: al mantener su red tensa, esta araña parece tener sus rodillas flexionadas, lo que para la mayoría de los animales sería algo extremadamente cansador.

“¿Cómo lo hacen?”, se pregunta Hans. Y planea averiguarlo.

Seguir leyendo