Fotografías innovadoras que muestran dos mundos en uno

Las imágenes 50/50 del fotógrafo David Doubilet presentan una perspectiva del océano que la mayoría de personas no llegan a experimentar.Thursday, July 12, 2018

Por Christina Nunez
Fotografías de David Doubilet
Un padre pescador y su hijo se deslizan en una canoa de madera por un jardín de coral poco profundo que rodea una isla en la bahía Kimbe, Papúa-Nueva Guinea. La bahía Kimbe es una cuenca profunda salpicada de montes marinos coronados de corales y zonas de franjas de arrecifes dentro del Triángulo del Coral, un área del Pacífico conocida por su gran biodiversidad marina.
Ver galería
National Geographic ha producido este contenido en el marco de su colaboración con Rolex para promover la exploración y la conservación. Las organizaciones unirán fuerzas en iniciativas que apoyen a exploradores veteranos, ayuden a exploradores emergentes y protejan las maravillas de la Tierra.

Una fina capa de moléculas separa dos mundos en nuestro planeta: el submarino y el de la superficie. El fotógrafo David Doubilet une estos universos separados en sus cautivadoras fotografías 50/50.

La idea comenzó como un recuerdo de la infancia, según recuerda Doubilet. Estaba en Elberon, Nueva Jersey, balanceándose en el Atlántico con una máscara y observando a los peces nadar bajo la superficie, cuando un socorrista lo sacó del agua. Empezó a desarrollar el equivalente fotográfico a aquella experiencia en los años 70. Le inspiró una carcasa para cámara subacuática llamada OceanEye, inventada por el fotógrafo de National Geographic Bates Littlehales y el ingeniero óptico Gomer McNeill.

"Su invento me dio la capacidad de usar un objetivo gran angular tras una gran cúpula de plexiglás para perfeccionar la técnica de la fotografía 50/50", afirma Doubilet.

Su primera imagen 50/50 publicada en National Geographic fue del lago Ness, en junio de 1977, que mostraba a dos buzos bajo el castillo de Urquhart.

Doubilet cuenta que el océano cubre más del 70 por ciento de nuestro planeta, pero mucha gente nunca podrá ver lo que se encuentra bajo la superficie.

"Quiero crear una ventana al mar que invite a las personas a ver cómo su mundo se conecta a otro mundo que sustenta vida, apartado de su vista", afirma.

Seguir leyendo