¿Por qué hay sequías extremas en Brasil? La importancia de los biomas para el equilibrio hídrico

Una combinación de fenómenos meteorológicos, la emergencia climática, las acciones humanas y la ausencia de políticas públicas efectivas conforman una ecuación que lleva a la peor crisis del agua en el país, en 91 años.

Caballo muerto en las cercanías de la Bahía de Chacororé, en el Pantanal Norte. La sequía extrema llevó a muchos animales de granjas y haciendas a buscar agua a millas de distancia de las propiedades. La sequía que afecta al bioma también afecta a casi al 80% de los municipios brasileños.

Fotografía de LUCAS NINNO
Fotografías de LUCAS NINNO
Publicado 29 de oct. de 2021 18:41 GMT-3

Casi el 80 por ciento de los municipios brasileños enfrentaron algún grado de sequía en septiembre, el último mes de la estación seca en el país. Datos del Centro Nacional de Monitoreo y Alerta de Desastres Naturales (Cemaden) indican que siete ciudades (0,12 por ciento)  registran sequía extrema, 453 (8,13 por ciento) severa, 1.424 (25,56 por ciento) moderada y 2.416 (43,36 por ciento) débil. Las condiciones de sequía se intensificaron en el sur y suroeste de Mato Grosso, en el suroeste de Mato Grosso do Sul, en el norte de Rio de Janeiro y en Bahía, mientras que la sequía se debilitó en el norte, especialmente en Acre, Amazonas y Roraima. En octubre, la temporada de lluvias tuvo un primer mes de chubascos en todas las regiones del país, lo que aseguró cierta estabilidad a los ya debilitados embalses, según el Instituto Nacional de Meteorología (Inmet).

Sin embargo, el último informe de Monitoreo de la Sequía de Cemaden, del 18 de octubre, advierte: hay más del 70 por ciento de probabilidad de que La Niña –un fenómeno meteorológico que ocurre cuando las aguas superficiales del Océano Pacífico se enfrían– ocurra este verano en el Hemisferio Sur, con una expectativa de inicio en octubre o noviembre. En general, los períodos de La Niña resultan en menos lluvias para las regiones central y sur de Brasil, donde se encuentran importantes embalses para la producción de energía y el suministro de la población. Pero aun es demasiado pronto para saber qué impacto tendrá sobre las lluvias en el país entre diciembre y febrero.

La ecuación de la actual crisis del agua, la peor en 91 años, está compuesta por fenómenos meteorológicos, emergencia climática, impactos de las acciones humanas en los biomas, gestión ineficiente del agua y ausencia de políticas ambientales efectivas.

Después de las crisis de 2001 y 2013-14, la historia se repite en 2021. “Y ahora se hace la misma pregunta que se hizo en 2001 y 2014: ¿está cambiando el clima?”, observa José Marengo, coordinador general de Investigación y Desarrollo de Cemaden, en una entrevista con el reportero. “Este año, el centro de Sudamérica, que incluye el Pantanal, el Sur de la Amazonía y una parte de la Cuenca del Paraná, se está comportando como si fuera uno solo, con sequía severa, extrema o excepcional”.

La Selva Amazónica es una importante fuente de lluvia que cae en Brasil, pero el clima ya está mostrando signos de cambio. Un estudio de Marengo identificó seis eventos climáticos extremos entre 2000 y 2018. En 2005, 2010, 2015-2016 hubo sequías extremas asociadas con altas temperaturas en la franja tropical del Océano Atlántico Norte, las dos últimas también influenciadas por El Niño. En 2009, 2012 y 2014 hubo lluvias torrenciales que provocaron inundaciones. El calentamiento del Atlántico Sur Tropical provocó las dos primeras y la segunda tuvo influencia de La Niña. Esta última, a su vez, se originó de una combinación entre el calentamiento del océano Indo-Pacífico y del Atlántico Sur Subtropical. Los extremos de lluvia, bajo la influencia de La Niña en 2020, provocaron una inundación histórica del río Negro, que el pasado mes de junio alcanzó el mayor volumen de la serie histórica, con 29,98 metros. “Los extremos son cada vez más frecuentes e intensos. Si la variabilidad solía ser una, ahora es así y la población es cada vez más vulnerable”, observa el meteorólogo y climatólogo.

Las causas son meteorológicas, sigue Marengo. “En la Amazonía, los vientos alisios, el transporte de humedad y la convección [el aire ascendente] producen lluvia”, explica el meteorólogo. “Pero si el Atlántico Norte Tropical se calienta demasiado, la región lluviosa tiende a desplazarse hacia el norte, fuera de la Amazonía –donde hay una escasez de agua, se comienza a calentarse, el suelo se seca. O llega El Niño. O incluso, en las cálidas aguas del Pacífico, hay una convección –la ascensión del aire cruza los Andes y desciende sobre la Amazonía, a veces también en el noreste, y no permite la formación de lluvia”.

Una masa de humedad y nubes se mueve sobre el bosque en el estado de Pará. Los ríos voladores son enormes volúmenes de vapor de agua que vienen del Océano Atlántico, precipitan en forma de lluvia en la Amazonía, regresan a la atmósfera por evapotranspiración y continúan hasta llegar a la Cordillera de los Andes, donde se redirigen al sureste de Brasil y se extienden por todo el continente.

Fotografía de LUCAS NINNO
Izquierda: Arriba:

La falta de humedad en el aire proporciona una visión clara de la ciudad de Araraquara, estado de São Paulo, en la región sureste. Otras partes del mundo que se encuentran en la misma latitud que el sureste brasileño suelen ser muy secas, como los desiertos de Namibia y Australia. Los ríos voladores que vienen del Amazonas ayudan a explicar por qué esta zona es diferente.

Derecha: Abajo:

Un tramo de selva amazónica preservada a orillas del río Xingu, en Altamira, Pará. La cantidad de vapor de agua que la evapotranspiración del bosque lleva a la atmósfera es igual o más grande que el caudal de agua del río Amazonas cuando llega el Atlántico.

Fotografía de LUCAS NINNO

Si los fenómenos meteorológicos extremos son naturales, las acciones humanas pueden afectar su comportamiento, cree Marengo. “La deforestación sería una señal de que, a largo plazo, podría explicar una tendencia a la reducción de las precipitaciones. Ya sucede algo así en el sureste de la Amazonía. Pero atribuirlo a la causa de un extremo meteorológico sería simplificar demasiado”, observa. "Lo que podemos atribuir a un clima extremo es la actividad humana, con emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que pueden, de alguna manera, acelerar el ciclo hidrológico". 

El uso y los cambios en la cobertura del suelo y la agricultura corresponden al 72 por ciento de las emisiones de GEI en Brasil, según el Observatorio del Clima. Estos son elementos que contribuyen a agravar la crisis climática que, a su vez, intensifica el calentamiento de los océanos y la mayor incidencia de fenómenos como El Niño y La Niña.

“Cuando la vegetación cambia, se altera el ciclo hidrológico. La selva transpira y se evapora de manera diferente a un campo de soja”, explica Marengo. “El ciclo hidrológico depende de la humedad y de los vientos. Si la circulación atmosférica es un proceso natural, la acción humana podría haber contribuido precisamente a la humedad, que se produce como consecuencia de los cambios en la cobertura y en el uso del suelo. Este es un proceso gradual. Tenemos que monitorear”.

El sexto informe del Panel Intergubernamental en Cambio Climático (IPCC) clasificó como “indiscutible” la influencia de las acciones antrópicas sobre los efectos del calentamiento global que se enfrentan en el mundo, por ejemplo, por medio de la deforestación y de la quema de combustibles fósiles. Los seres humanos son responsables de 1.07 °C de los 1.09 °C de aumento de temperatura en comparación con los niveles preindustriales (1850-1900), según el IPCC. El panel le asignó una confianza alta y media en la contribución humana a los extremos de calor más intensos y frecuentes en prácticamente toda Sudamérica.

Impactos antropogénicos

La ecologista Erika Berenguer estaba trabajando en el campo en un área de estudio permanente en Santarém, Pará, cuando todo comenzó a quemar. La región es la puerta de entrada a la humedad que viene del Atlántico y se convierte en los ríos voladores que recorren gran parte de América del Sur, pero fue golpeada por una sequía extrema impulsada por El Niño y agravada por los incendios. “No se veía a cinco metros de distancia”, recuerda Berenguer, investigador de las universidades de Oxford y Lancaster, en el Reino Unido. “Olía a humo, era horrible. Y nuestras parcelas se quemaron".

Berenguer había estado estudiando esa parte de la Amazonía durante cinco años. Con esto, pudieron analizar el bosque antes y después del incendio, algo sin precedentes en la ciencia del bioma, un estudio publicado en 2018.

“Notamos que, después del incendio, los árboles sobrevivientes crecieron desproporcionadamente. En un año, una especie de rápido crecimiento crece dos centímetros. Aquí había especies que crecían 12 centímetros”, observa Berenguer. “Sin embargo, lo que descubrimos en el estudio es que este crecimiento no fue suficiente para compensar toda la pérdida de carbono causada por la muerte de los árboles debido al fuego. Solo el 37 por ciento de las emisiones se compensaron en tres años”.

El agricultor Jorge Correa da Costa, de 86 años, lamenta la falta de agua en el pozo de su finca en Barão de Melgaço, en el Pantanal del estado de Mato Grosso. En los veranos de 2019, 2020 y 2021 llovió de un 50 a un 60% menos de lo normal.

Fotografía de LUCAS NINNO
Izquierda: Arriba:

El ribereño José Carlos Moia mira un banco de arena formado por el retroceso del río Paraguay en Cáceres, Mato Grosso. Para el científico José Marengo, los ríos voladores que debieron haber llegado a la región en los últimos años fueron muy débiles y no pudieron entrar al Pantanal.

Derecha: Abajo:

Al sur de Cáceres, en Mato Grosso, un brazo del río Paraguay estaba completamente seco. El nivel del río alcanzó la peor marca de su serie histórica. La situación es similar en toda América del Sur central, que incluye el Pantanal, el sur de la Amazonia y parte de la Cuenca del Paraná; este año, la región se comporta como si fuera una sola, con sequía una severa, extrema o excepcional.

Fotografía de LUCAS NINNO

El fuego en la Amazonía está directamente relacionado con las transformaciones antropogénicas en el bioma y el cambio climático. Según MapBiomas, el 16,4 por ciento del bioma ha sufrido incendios desde 1985. En años sin fenómenos meteorológicos, las tasas de deforestación e incendios son equivalentes. En años de sequía extrema, los incendios cubren áreas mucho más extensas, según un estudio de Luiz Aragão, del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe).

“En la Amazonía, las hojas del suelo quedan muy húmedas, el fuego entra un poco y muere. Pero las sequías aumentan la vulnerabilidad del bosque al fuego. Si el fuego se escapa del pasto, de la deforestación, y entra en la selva, el bosque ya no alcanza detenerlo, ya no sirve como una tapa”, analiza Berenguer. “Eso es lo que sucedió en 2015 en Santarém, cuando se quemó un millón de hectáreas. En una sequía extrema, el fuego logró ingresar al bosque y extenderse”. Además de aumentar las emisiones, sigue Berenguer, la deforestación y los incendios dejan el bosque circundante más seco y caliente, lo que provoca un efecto climático local.

Luciana Gatti, del Inpe, estudió la relación entre el balance de carbono, la deforestación, la precipitación y la temperatura en diferentes partes de la Amazonía. Entre 2010 y 2018, Gatti descubrió que hubo una caída de las precipitaciones y un aumento de las temperaturas en todas las regiones analizadas.

En el noreste de la Amazonía, se eliminó el 31 por ciento de la vegetación, la temperatura aumentó en 1,9 ° C y hubo una caída del 34 por ciento en las precipitaciones entre agosto y octubre, el período pico de evapotranspiración de los árboles. En el sureste, donde se ha suprimido el 26 por ciento de la cubierta forestal, aumento de 2,5ºC y disminución del 24 por ciento en las precipitaciones. En el suroeste, que ya ha perdido el 13% de sus bosques, la temperatura aumentó en 1,7ºC y la lluvia se disminuyó el 20 por ciento . En el noroeste, donde el 7 disminuyó fue deforestado, hubo reducción del 19 por ciento de chubascos y está 1.6ºC más cálido. El este de la Amazonía ya emite más carbono de lo que es capaz de absorber.

Marengo identificó que desde 1976 la estación seca en el sur de la Amazonía ha sido un mes más extensa, como resultado del calentamiento de las aguas en el Atlántico Tropical y de la debilitación del flujo de vapor de agua. Las lluvias en la región han comenzado más tarde, lo que hace que el bosque sea más vulnerable a los incendios.

“El pico de la temporada de incendios en Brasil es en septiembre, pero si hay una estación seca más extensa, puede prorrogarse hasta octubre. Agricultura, ríos, todo se adapta a las lluvias que empiezan en octubre”, analiza Marengo. “Muchas veces la lluvia llega demasiado tarde, no llega en el momento adecuado. Los embalses deberían comenzar a llenarse en octubre, pero a veces las fuertes lluvias solo llegan en enero y, en lugar de ayudar, producen extremos que causan desastres y matan personas”.

Marengo fue uno de los científicos que descubrieron el fenómeno de los ríos voladores en la Amazonía a mediados de la década de 2000. Son chorros de bajo nivel, una corriente de viento muy rápida que compone el monzón. La humedad que se evapora del Atlántico tropical ingresa al noreste de la Amazonía a través de los vientos alisios. A medida que avanza por el bosque, las lluvias caen y los árboles devuelven parte de este vapor a la atmósfera por medio de la evapotranspiración. Un alto volumen de humedad llega al suroeste de la Amazonía, donde se encuentra con la Cordillera de los Andes y se redirige hacia el sureste de Brasil y se extiende por todo el continente. “El contenido de vapor de la atmósfera, que se alimenta de la evapotranspiración de los árboles, es similar, o quizás un poco más grande, al caudal del río Amazonas cuando llega al Atlántico”, observa Marengo. Se desconoce la proporción de la contribución de la humedad del Atlántico y del bosque, pero la deforestación puede reducir el volumen de agua transportada por los ríos voladores.

Ganado en la Bahía Chacororé, en el Pantanal. La tercera bahía más grande del bioma ha perdido el 60% de su área inundada en los últimos cinco años, según datos del Instituto Centro de Vida. Hay puntos donde los márgenes se han retirado hasta 2 km.

Fotografía de LUCAS NINNO
Izquierda: Arriba:

Los habitantes de Santo Antônio de Leverger, estado de Mato Grosso, se refrescan en las aguas del río Cuiabá en un caluroso sábado de septiembre. El río que nombra la capital de Mato Grosso y ayuda a abastecer al Pantanal está un 36% más bajo que en los últimos dos años, según datos de la Agencia Nacional del Agua de Brasil.

Derecha: Abajo:

Canoas estacionadas en un cauce secundario del río Paraguai, en Cáceres, Mato Grosso. La región enfrenta la peor sequía desde que se comenzó a monitorear el caudal del río en 1967. En algunos puntos como este, la navegación se volvió inviable y se puede cruzar el río a pie.

Fotografía de LUCAS NINNO

"Los ríos voladores se vuelven cada vez más irregulares. En la estación seca, la frecuencia es pequeña. Con un tiempo normal, deberíamos empezar a verlos a partir de octubre, noviembre. Pero nuestra preocupación ahora es que las lluvias empiecen más tarde”, analiza Marengo. “Y luego los ríos voladores se retrasarían, los frentes fríos del sur también. O entran muy rápido y provocan una lluvia muy intensa, pero insuficiente para llenar un embalse. Y a menudo la lluvia cae en un lugar no adecuado –en la región metropolitana de São Paulo y no donde está el Sistema Cantareira. Esta es la característica de un clima que cambia”.

El Pantanal, más seco

El sudor le corre por la cara a Jorge Correa da Costa, de 86 años, cuando se ajusta el sombrero y mira hacia el pozo junto con sus hijos y su nieto. La familia vive en una finca a 500 metros del lago Buritizal, formado por la bahía de Chacororé, en el municipio de Barão de Melgaço, en el Pantanal de Mato Grosso. "Mira cuánto barro ya sacamos”, dice el agricultor, al señalar la tierra húmeda amontonada junto con el rudimentario embalse, construido con tres ramas cortadas, una polea y el cubo de aluminio, que baja atado con una cuerda hasta llegar al agua. Tres días antes, Jorge, acostumbrado al paisaje de la llanura aluvial más grande del planeta, no había visto una sola gota en casa. “Tenemos un pozo artesiano en la comunidad, pero está muy seco y la bomba se quemó. Así que decidimos intentar excavar aquí. Logramos levantar tres cubos de agua para bañarnos, cocinar y lavar algunas cosas”, dice uno de los hijos de Jorge, que lleva el mismo nombre que su padre.

Chacororé es la principal bahía formada por el río Cuiabá, en el Pantanal, y la tercera más grande del bioma. Los datos del Instituto Centro de Vida y la Universidad del Estado de Mato Grosso indican que el complejo perdió el 60 por ciento de su superficie inundada entre 2016 y 2020. “Liberamos los animales de la granja en lo que queda de agua en la bahía, porque si los dejamos aquí, morirán. Muchos terminan empantanándose en el lodo restante o mueren de hambre y sed en el camino. Los animales están débiles y aquí ni siquiera crece la yuca”, dice Jorge Filho.

En algunos puntos de la bahía, el agua retrocedió dos kilómetros, lo que deja el paisaje irreconocible, con el ganado avanzando hacia lo que fue un vivero de peces, caimanes y otros animales que buscan aguas tranquilas durante el período de reproducción. La vegetación amarillenta por la sequía aún se recupera de la devastación provocada por los incendios de 2020, que quemaron el 30 por ciento del bioma.

Marca dejada por el retroceso del agua en la represa Jaguari, la más grande del Sistema Cantareira, en São Paulo. El sistema, que abastece a la ciudad, está actualmente con el 28,6% de capacidad.

Fotografía de LUCAS NINNO
Izquierda: Arriba:

Llanura formada por el retroceso de las aguas en la presa Jaguari, en São Paulo. SOS Mata Atlântica trabaja con terratenientes de la región para recuperar áreas degradadas de la Mata Atlántica, permitiendo que el medio ambiente ofrezca servicios ecosistémicos básicos, como la retención de humedad.

Derecha: Abajo:

Los investigadores de SOS Mata Atlântica Malu Ribeiro y Marcelo Naufal recogen agua para su análisis en la presa Jaguari, en el sistema Cantareira. El conjunto de presas que abastecen al Gran São Paulo aún no se ha recuperado de la severa sequía de 2014-2016, cuando llegó a funcionar con volumen muerto.

Fotografía de LUCAS NINNO

 A unos 200 kilómetros al este de Chacororé, una cuerda de nailon se sumerge en las verdes aguas del río Paraguay, en la ciudad de Cáceres. La línea, inmóvil, está atada al final de una rama clavada en la arena por José Carlos Moia, de 65 años. "Llegué aquí a las cinco de la mañana y hasta ahora no hay ningún pez”. El río bajó tanto que el hombre, acostumbrado a pescar en el barranco de la parte trasera de la casa, tuvo que bajar a una pequeña playa formada por el retroceso de las aguas. "Nunca había visto un río así. Hace dos años que no llueve bien. Cuando llegué aquí, a los ocho años, llovía día y noche. Había tanta agua que ni siquiera podías salir de casa. Hoy no hay más invernada. La gente está deforestando allá arriba y la lluvia está desapareciendo. Si sales de aquí y te vas a Bolivia, es solo pasto”.

El Pantanal tiene una temporada de lluvias bien definida en verano. Es necesario que llueva dentro del promedio todos los meses, de noviembre a marzo, para que la vegetación pueda aprovechar la reserva de agua durante el otoño y el invierno. Para eso, el bioma depende de la humedad de los ríos voladores, los frentes fríos del Sur y la evapotranspiración de sus humedales.

“En 2019, 2020 y 2021 llovió entre el 50 por ciento y el 60 por ciento menos de lo normal en el verano. Como llueve poco, las reservas de agua se agotan rápidamente. Y luego hay un balance hídrico negativo, vegetación seca, aire más seco y cálido”, observa Marengo, quien publicó en abril un estudio sobre el tema.

“Estos veranos más débiles [en lluvias] significan que los frentes fríos del sur y la humedad de la Amazonía no sobrevivieron como debían. Los ríos voladores o estaban débiles, o no podían entrar en el Pantanal y eran llevados a otros lugares”, analiza Marengo. “Junto con la sequía de 2020 en el Pantanal, hubo una ola de calor en septiembre y octubre del mismo año en toda esta región. Es lo que afirma el IPCC que puede ser lo más común: no es un evento simple, sino una combinación de extremos”. En septiembre de este año, nuevas olas de calor ya se han sumado a la sequía en el Pantanal.

Sureste en alerta

La principal fuente de agua para los 21,5 millones de habitantes de la región metropolitana de São Paulo, Cantareira está sufriendo: finalizó el mes de septiembre con el 30,4 por ciento del volumen útil. Hace ocho años, al final de la estación seca que precedió a la crisis del agua de 2014 a 2016, el volumen era del 40,3 por ciento.

La llovizna caía y se detenía el día 7 de octubre en los municipios bañados por el Sistema Cantareira, en un volumen insuficiente para aumentar el nivel de los siete embalses. En una de las partes extremas del río Jaguari, en el municipio de Piracaia, en el Estado de São Paulo, lo que sería un tramo de la primera represa se convirtió en una alfombra de vegetación que brotó del lecho seco. Las aves aterrizaron solo en un cuerpo de agua corto y poco profundo que sobrevivió a la sequía, en esa región rodeada de pastos y fragmentos de Mata Atlántica.

Izquierda: Arriba:

Luiz Antonio de Moraes también vive en Nazaré Paulista y contribuyó a la recuperación de la misma zona, que ya brinda importantes servicios ecosistémicos: retención de humedad, reposición de manantiales, prevención contra la erosión, entre otros.

Derecha: Abajo:

Carlos Torres es residente de Nazaré Paulista, en São Paulo, y, hace cinco años, ayudó a revitalizar un área de 1 hectárea de Mata Atlántica en la presa Atibainha.

Fotografía de LUCAS NINNO

Vista aérea de la ciudad de Nazaré Paulista, a orillas de la presa Atibainha, que forma parte del sistema Cantareira, estado de São Paulo.

Fotografía de LUCAS NINNO

La imagen sigue siendo impactante en un área de la represa Jaguari en la ciudad de Joanópolis: un muro de tierra en una de las partes extremas muestra que el río se encuentra aproximadamente a 10 metros por debajo del nivel normal. Pero el paisaje circundante, con una exuberante Mata Atlántica, evita que la situación sea aún más extrema. Allí, el dueño de dos propiedades se unió al programa de restauración forestal SOS Mata Atlântica para ampliar la cobertura del bosque de ribera. La nueva vegetación, plantada hace cinco años, se unió a los esfuerzos del bosque nativo y ahora está cumpliendo con sus servicios ecosistémicos.

“Este bosque, con toda esta conectividad, aunque todavía baja, tiene un efecto esponja –la función principal de la Mata Atlántica. Mantiene los ríos voladores, retiene la humedad en el aire durante la estación seca. Durante la noche, esta humedad, el rocío, se infiltra lentamente en el suelo y lo mantiene vivo; repone los manantiales y los mantiene perennes durante estas variaciones climáticas”, explica Malu Ribeiro, directora de Políticas Públicas de SOS Mata Atlântica y experta en recursos hídricos, mientras realiza el análisis de la calidad del agua en este punto de la represa. “Durante la temporada de lluvias y tormentas, el bosque previene la erosión, el arrastre de suelo fértil y la sedimentación del río e impide la contaminación difusa. El bosque es un mantenedor del ciclo hidrológico”.

En la crisis de 2014-16, cuando la represa Cantareira alcanzó el volumen muerto, SOS Mata Atlântica advirtió sobre un gran déficit de cobertura forestal en la Cuenca de Cantareira - solo el 20 por ciento, que se extendió en fragmentos, sin mucha conectividad entre las áreas de preservación permanentes (APPs). Luego del mapeo por satélite, la fundación identificó áreas prioritarias para la restauración forestal y comenzó a trabajar en las propiedades, en busca de interesados en regenerar el bosque.

“Si el compromiso de Brasil con la COP-26 es aumentar nuestra ambición y reducir la deforestación en la Amazonía, en la Mata Atlántica es restaurar”, dice Ribeiro. “La Mata Atlántica es un bioma que cubre 17 Estados de Brasil, donde se encuentran las principales capitales del país, alberga al 70 por ciento de nuestra población y casi ha llegado a un nivel irreparable, a menos del 8 por ciento de la cobertura forestal. Hoy tenemos 12,8 por ciento”.

Por otro lado, Malu Ribeiro destaca que las acciones de gobernanza redujeron los efectos que siente la sociedad de esta grave crisis del agua. La deforestación casi llegó a cero en el Estado de São Paulo, la población se hizo más consciente del consumo de agua y el gobierno adoptó medidas como ICMS Ecológico, el pago por servicios ambientales (PSA) y el programa Municipal Verde Azul, señala.

El cocinero desempleado Cristiano Victor, de 35 años, con su pollo Chiquinha en la choza que construyó en Jardim Selma, en la zona sur de la ciudad de São Paulo. Cristiano consiguió el pollo después de hacer un trabajo y lo mantuvo vivo con la esperanza de poder comer huevos todos los días. La escasez de lluvias en Brasil y el consiguiente aumento de la factura de la luz se encuentran entre los principales factores que explican el aumento del 22,23% en el precio de la canasta básica de alimentos en Brasil los últimos 12 meses.

Fotografía de LUCAS NINNO

La cocina improvisada de Cristiano Víctor trabaja con leña y sobras de comida que él recoge al final de los mercados abiertos.

Fotografía de LUCAS NINNO

Mientras que los datos de MapBiomas indican que dos terceras partes de la Mata Atlántica están ocupadas por la agricultura y la ganadería, las zonas de primavera enfrentan otra amenaza: la especulación inmobiliaria. “La APA del Sistema Cantareira tiene protección, un plan de manejo que mantiene la característica de zonificación rural. Y los alcaldes se rebelaron, buscaron al gobernador de São Paulo para cambiar este reglamento, precisamente porque el mercado inmobiliario lo está presionando”, advierte Ribeiro. Los políticos querían que la APP se transformara en una zona de expansión urbana, en la que pasaría de 100 metros a 15 metros.

“Hicimos esta restauración. Ahora, el propietario puede ser un productor de agua, porque conserva el bosque, y postular al PSA”, sigue Ribeiro. “Este valor, cuando se compite con otras actividades agrícolas, puede incluso ser razonable. Es posible hacer una canasta de servicios ambientales, como el secuestro de carbono. Pero con el mercado inmobiliario no hay forma de competir. Es mucho dinero".

Inflación y hambre

Al otro lado de Cantareira, Mônica Damasceno, de 29 años, ayuda a organizar las canastas de alimentos que se distribuirán a los vecinos de la comunidad que ella lleva en su apellido. Entre risas, dice que es una habitante más del Jardim Damasceno, un barrio que integra Brasilândia, un distrito de la ciudad de São Paulo, donde viven cerca de 300.000 personas. El trabajo voluntario en la ONG João Victor garantiza las canastas que alimentan no solo a los vecinos, sino a la propia familia de la asistente de enfermería, que perdió su trabajo en la pandemia de la COVID19. “Antes, podíamos comprar huevos y salchichas, ahora ni siquiera eso. Con la reducción del auxilio de emergencia, las cosas se complicaron mucho más”. 

Desde la puerta de su cocina, Mônica Damasceno, de 29 años, observa los cerros de Brasilândia, en la zona norte de la ciudad de São Paulo. "Antes podíamos comprar huevos y embutidos, ahora ni eso", dice la auxiliar de enfermaría desempleada. Las poblaciones periféricas fueron las que más sufrieron por la pandemia del covid-19, y ahora son las primeras afectadas por la falta de lluvias y la mala gestión de los recursos hídricos.

Fotografía de LUCAS NINNO

La población de la periferia fue la que más sufrió durante la pandemia de COVID19 y ahora es la primera en sentir los impactos económicos provocados por la falta de lluvia, que afecta principalmente el precio de los alimentos. En los últimos 12 meses, la inflación aumentó el 10,25 por ciento y la canasta básica alimentaria el  22,23 por ciento. El precio de las bombonas de gas subió el 30 por ciento, mientras que la energía eléctrica se transfirió a la nueva Bandera Escasez Hídrica, con 13,20 reales más cobrados por cada 100 kWh.

“Es la peor etapa de mi vida”, dice Cristiano Víctor, de 35 años. Despedido de la panadería donde trabajaba, el nativo del Estado de Pernambuco no tenía más ingresos para pagar el alquiler. De esta forma, construyó una choza con tablas cerca de un arroyo en Jardim Selma, en el sur de São Paulo. “Llevo aquí tres meses. La construí con materiales que encontré por la calle. Este sofá lo recogí hoy, la cama ya la tengo. Hice un trabajo para una niña y ella me dio esta gallina, la traje de Embu-Guaçu. Fueron siete horas de viaje dentro de la caja. Así que la gente quiso matarla. Yo les dije: 'No, es mejor esperar y comer huevos todos los días', dice, mientras alimenta al ave con las sobras de lechuga que consiguió al final de un mercado callejero. 'Su nombre es Chiquinha'”. 

Seguir leyendo

Te podría interesar

Medio Ambiente
Brasil: La contaminación invisible en las aguas amazónicas amenaza a las poblaciones y a la biodiversidad
Medio Ambiente
¿Quién se esconde en la noche amazónica?
Medio Ambiente
Davi Kopenawa cuenta cuál es la realidad que viven los pueblos indígenas actualmente en Brasil
Medio Ambiente
Pequeñas centrales hidroeléctricas en la Amazonía: ¿por qué científicos aseguran que son insostenibles, ineficientes e injustificables?
Medio Ambiente
¿Cuántos delfines de río hay en la Amazonía?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados