Groenlandia: un iceberg de más de 6 kilómetros se desprendió del glaciar Helheim

Científicos registraron con su cámara cómo fue la ruptura del bloque de hielo de unas 10 mil millones de toneladas.

Friday, July 13, 2018,
Por Alejandra Borunda

Un fragmento de hielo del tamaño de Bajo Manhattan (aproximadamente, unos seis kilómetros de ancho, un kilómetro y medio largo y 800 metros de espesor) se desprendió del glaciar Helheim en Groenlandia y cayó al mar algunas semanas atrás.

Cuando el hielo que anteriormente estaba sobre la tierra, como esta parte del glaciar, cae en el océano y se derrite, el océano se llena un poco más. En otras palabras, aumenta el nivel del mar. 

Este fragmento del glaciar en particular, aproximadamente 10 mil millones de toneladas de hielo, no tendría un impacto notorio sobre las olas que tocan la costa de Sídney, Cabo Cod u Honolulu. Pero, cuando esto se suma a todos los demás fragmentos que se desprenden de Groenlandia y de la Antártida Occidental cada año, el efecto aumenta: alrededor de un milímetro por año, o algunas pulgadas en los últimos 25 años. Y las capas de hielo cambian cada vez más rápido cada año.

¿Dónde está el hielo?

Las capas de hielo, como las de Groenlandia y la Antártida, componen alrededor del dos por ciento de toda el agua que existe en la superficie del mundo (como es de esperar, la mayor parte del resto del agua está en el océano). Groenlandia desprende aproximadamente 270 mil millones de toneladas de hielo al océano cada año, una mayor cantidad cuando el clima es más cálido y un poco menos los años fríos. Actualmente, la Antártida arroja aproximadamente 100 mil millones de toneladas cada año, pero es muy probable que esta cifra aumente rápidamente en las próximas décadas.

La mayor parte del hielo tanto en Groenlandia como en la Antártida se desprende en el océano únicamente desde algunos sitios, por eso, comprender las leyes físicas aplicadas en estos sitios, como la imponente pared de hielo en la parte superior del glaciar Helheim, ayuda a los científicos a comprender exactamente el modo y el motivo por el cual los glaciares pierden hielo. Utilizan esa información para calcular cuánto más hielo podría perderse en el futuro.

David Holland, oceanógrafo de la Universidad de Nueva York que se ubicó en un excelente lugar de visión cuando se desprendió el glaciar, explica que las leyes físicas que controlan los eventos importantes de desprendimiento como este, o incluso eventos más importantes (en 2010, otro glaciar en Groenlandia perdió un fragmento de alrededor de 258 kilómetros cuadrados en el área), son muy similares. A partir de eventos como este, Holland menciona que pueden "entender cómo se quiebran fragmentos grandes", lo cual les indicará cómo se comportará el hielo en el futuro, cuando el clima sea aún más cálido.

Este evento en sí mismo no es necesariamente una señal de una catástrofe climática. "Los desprendimientos ocurren", indica Kristin Poinar, glacióloga de la Universidad de Búfalo. "El hielo no es un buen material de construcción, nunca se podría construir un rascacielos porque colapsaría por su propio peso si midiera más de 90 metros de alto". Y al filo del glaciar Helheim, la pared de hielo es de aproximadamente 70 metros (alrededor de 230 pies) de alto. Por eso, los fragmentos se desprenden como una parte natural del ciclo de equilibrio de la masa del glaciar que ocurriría con o sin el cambio climático.

La espectacular ruptura

Denise Holland, gerente de campo del Laboratorio de Dinámica de Fluidos Ambientales de la Universidad de Nueva York, capturó la ruptura a través de una fotografía por intervalos el 22 de junio. Ella y sus colegas habían ido al glaciar Helheim, uno de los “3 grandes” glaciares en Groenlandia donde muchos fragmentos de hielo fluyen desde la tierra hacia el mar, para estudiar justamente este tipo de ruptura.

Holland y sus colegas se asentaron del lado rocoso del fiordo que rodea el glaciar, justo donde el hielo se desprende de la tierra y se une con el mar. Habían llegado unas horas antes, pero Holland configura la cámara tan pronto como llega a un campamento nuevo, solo por si sucede un evento importante.

Y en el crepúsculo de Groenlandia, a las 11:30 p. m., escuchó un fuerte crujido. "Es un suceso muy extraño de explicar", menciona. "Se escucharon como explosiones que resonaron de un lado del fiordo al otro, no fue un típico crujido de hielo", sino algo más grande, más fuerte y más impresionante.

Corrió hacia su cámara y la encendió. Y, durante los próximos 35 minutos, ella y sus colegas observaron con asombro mientras los bloques de hielo gigantes se desprendían.

Lo que vieron, indica Holland, fue un resumen impresionante de cuán complejo puede ser el proceso de desprendimiento. "Se puede observar el desprendimiento de iceberg tabulares delgados y de iceberg en cúspide, algunas puntas asomándose desde la parte inferior, y otros desplomándose y cayéndose en el océano", señala.

"Comprender los detalles de cómo las capas de hielo se desprenden de los glaciares es clave para entender la velocidad con la que se reducen", explica David Holland, oceanógrafo de la Universidad de Nueva York que también se ubicó en un excelente lugar de visión para el espectáculo del hielo.

"Cuando se observa el aumento del nivel del mar, el lugar clave es la Antártida Occidental", indica. Pero es difícil llegar a la Antártida, por eso, el equipo se asentó en Groenlandia. "El modo en que nos informamos sobre lo que sucederá en la Antártida Occidental es observar lo que sucede con los glaciares en Groenlandia, donde los eventos son más chicos, pero suceden más rápidamente. Es realmente una vidriera de cómo ocurrirá el cambio del nivel del mar en el futuro", concluye.

 

Mira cómo un iceberg de más de 6 kilómetros se desprende de un glaciar de Groenlandia
A medida que la Tierra se calienta, la pérdida de hielo de los glaciares como éste se está acelerando, contribuyendo al aumento del nivel del mar global.
Seguir leyendo