Por qué antes el año nuevo empezaba en marzo

Enero no existía para los antiguos romanos. He aquí cómo su calendario evolucionó hasta convertirse en el sistema moderno que marca el tiempo.

Por Erin Blakemore
Publicado 18 dic 2023, 12:01 GMT-3
Window depicting the Labours of the Months

En el primitivo calendario romano, estrechamente vinculado a las cosechas, los meses de invierno no recibieron nombre hasta el siglo VII a.C. Hubo que esperar varios siglos más para que se estableciera el 1 de enero como inicio del nuevo año. Las primeras representaciones del mes solían mostrar fiestas, como esta vidriera del siglo XIII de la catedral de Saint Etienne de Bourges (Francia).

Fotografía de Photograph via Bridgeman Images

Enero no siempre fue el comienzo del nuevo año. En los albores del calendario moderno, los meses de invierno no tenían nombre en los calendarios que dieron lugar al sistema actual más popular de marcar el tiempo.

Llamado así por Jano, el dios del tiempo, las transiciones y los comienzos, enero fue un invento de los antiguos romanos. Esta es la alocada historia de este mes, una historia de errores de cálculo astronómicos, ajustes políticos y confusión calendárica.

Cómo era el primer calendario romano

Los humanos llevan marcando el tiempo en calendarios desde hace al menos 10 000 años, pero los métodos que utilizaban variaron desde el principio. Los pueblos mesolíticos de Gran Bretaña seguían las fases de la luna. Los antiguos egipcios se fijaban en el Sol. Y los chinos combinaron ambos métodos en un calendario lunisolar que se sigue utilizando hoy en día.

Sin embargo, el calendario moderno utilizado en la mayor parte del mundo evolucionó durante la República Romana. Aunque se atribuyó a Rómulo, el fundador y primer rey del país, es probable que el calendario se haya desarrollado a partir de otros sistemas de datación diseñados por los babilonios, los etruscos y los antiguos griegos.

El primer mes del nuevo año recibe su nombre de Jano, el dios romano de los comienzos y las transiciones. Jano suele representarse con dos caras, como en esta moneda romana de metal datada entre el 753 a.C. y el 476 d.C.

Fotografía de Photograph via Bridgeman Images

A medida que los conocimientos científicos y las estructuras sociales de los romanos cambiaban con el tiempo, también lo hacía su calendario. Desde la fundación de la república en el año 509 a.C. hasta su disolución en el 27 a.C., los romanos modificaron su calendario oficial en varias ocasiones.

La primera versión apenas duraba 10 meses y rendía homenaje a lo que contaba en la sociedad romana primitiva: la agricultura y los ritos religiosos. El año civil de 304 días comenzaba en marzo (Martius), en honor al dios romano Marte. Continuaba hasta diciembre, época de la cosecha en la Roma templada.

Los romanos vinculaban cada año a la fecha de fundación de la ciudad. Así, el año moderno 753 a.C. se consideraba el año uno en la antigua Roma.

El calendario inicial incluía seis meses de 30 días y cuatro de 31 días. Los cuatro primeros meses recibían el nombre de dioses como Juno (junio). Mientras que los seis últimos se numeraban consecutivamente en latín, dando lugar a nombres de meses como septiembre (el séptimo mes, llamado así por la palabra latina para siete, septem). 

Cuando terminaban las cosechas, también lo hacía el calendario; los meses de invierno simplemente no tenían nombre.

Así funcionaba el calendario lunar de Roma

El calendario de 10 meses no duró mucho. En el siglo VII a.C., durante el reinado del segundo rey de Roma, Numa Pompilio, el calendario recibió una revisión lunar. La revisión consistió en añadir 50 días y tomar prestado un día de cada uno de los 10 meses existentes para crear dos nuevos meses de invierno de 28 días de duración: Ianuarius (en honor del dios Jano) y Februarius (en honor de la Februa, una fiesta romana de purificación).

El nuevo calendario no era perfecto. Como los romanos creían que los números impares eran auspiciosos, intentaron dividir el año en meses impares; la única excepción era febrero, que estaba al final del año y se consideraba de mala suerte. 

Había otro problema: el calendario se basaba en la Luna, no en el Sol. Como el ciclo lunar dura 29.5 días, el calendario no coincidía con las estaciones que debía marcar.

Febrero está representado por una escena de campesinos europeos en su granja en este calendario del siglo XV encontrado en Tres Riches Heures du Duc de Berry (en español: Las muy ricas horas del Duque de Berry). El manuscrito iluminado es uno de los ejemplos más famosos de un "libro de horas", que incluye las oraciones y meditaciones cristianas que deben recitarse a determinadas horas del día.

Fotografía de Illustration via Bridgeman Images

En un intento de aclarar la confusión, los romanos establecieron un mes extra, llamado Mercedonius, cada dos o tres años. Pero no se aplicaba de forma coherente, y varios gobernantes aumentaron la confusión cambiando el nombre de los meses.

"La situación empeoró porque el calendario no era un documento público", escribe el historiador Robert A. Hatch. "Estaba custodiado por los sacerdotes, cuyo trabajo consistía en hacerlo funcionar y determinar las fechas de las fiestas religiosas, los festivales y los días en que se podía y no se podía hacer negocios".

Cómo nació el calendario juliano

Finalmente, en el año 45 a.C., Julio César exigió una versión reformada que se conoció como calendario juliano. Fue diseñado por Sosígenes de Alejandría, un astrónomo y matemático que propuso un calendario de 365 días con un año bisiesto cada cuatro años. Aunque había sobrestimado la duración del año en unos 11 minutos, el calendario estaba ahora sincronizado con el Sol.

El nuevo calendario de César incluía otra innovación: un nuevo año que comenzaba el 1 de enero, el día en que sus cónsules (un par de hombres que constituían el poder ejecutivo de la república) tomaban posesión de sus cargos. Aunque el calendario juliano perduraría durante siglos, sus adoptantes no siempre respetaron la fecha del año nuevo. En su lugar, los cristianos celebraban el comienzo del año en diversas festividades.

Aparte de algunos retoques realizados por otros gobernantes romanos, el calendario juliano permaneció prácticamente inalterado hasta 1582, cuando el papa Gregorio XIII ajustó el calendario para reflejar con mayor precisión el tiempo que tarda la Tierra en girar alrededor del Sol. El antiguo calendario tenía 365.25 días, el nuevo, 365.2425. El más reciente también retrasó las fechas, que se habían desviado unas dos semanas, para sincronizarlas con los cambios estacionales.

Solo con la reforma de Gregorio de 1582, el 1 de enero se convirtió en el comienzo del nuevo año para muchos. No todo el mundo se pasó al nuevo calendario gregoriano, por lo que la Navidad cae en enero para los miembros de las iglesias ortodoxas orientales

Aunque el mundo moderno se sincroniza principalmente con el calendario gregoriano, otros calendarios han perdurado. Como resultado, diferentes culturas reconocen diferentes fechas como el comienzo del nuevo año, y tienen festivales, rituales y fiestas, como Nouruz, Rosh Hashaná y el Año Nuevo chino, para celebrarlo.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados