Isla de Pascua: estatuas siguen en riesgo después de un devastador incendio

Los incendios recientes avanzaron sobre el sitio patrimonial, causando daños "irreparables" a cientos de moais sagrados de Rapa Nui.

Cientos de estatuas, o moais, salpican el paisaje de la Isla de Pascua, conocida por los lugareños como Rapa Nui. La mayoría de los moais rodean la isla de espaldas al mar, pero muchos nunca salieron de la cantera Rano Raraku, que se ve aquí, donde fueron tallados en piedra volcánica.

Fotografía de Susan Seubert
Por ALLIE YANG
Publicado 27 oct 2022 10:27 GMT-3

Siendo uno de los lugares habitados más remotos de la Tierra, la Isla de Pascua es famosa por las miles de estatuas enigmáticas e imponentes que salpican su paisaje, llamadas moais.

A principios de este mes, un incendio causó "daños irreparables" a cientos de moais, según el gobierno local de la isla, conocida como Rapa Nui. Las autoridades determinaron que el incendio comenzó bajo tierra.

Aunque la verdadera cantidad de daños aún se está evaluando, el desastre es solo una de las muchas amenazas a estas estatuas sagradas, junto con el cambio climático y las actividades humanas. Para el pueblo rapanui, los riesgos son profundos, dice la arqueóloga Jo Anne Van Tilburg, directora del Proyecto de la Estatua de Isla de Pascua.

"Aprecian la memoria de los de antepasados", destaca. "Están enojados porque se perdió tanto sin culpa de ellos mismos".

Izquierda: Arriba:

Aunque se han encontrado monolitos similares en toda la Polinesia, las estatuas de Rapa Nui son únicas en su tamaño y por sus rostros solemnes.

Derecha: Abajo:

Una teoría de cómo se transportaban los moais es similar a cómo se movían los megalitos en Stonehenge: los trabajadores cargaban las enormes estatuas en trineos de madera, que rodaban por la tierra en troncos de árboles.

FOTOGRAFÍAS DE Susan Seubert

Gran parte del conocimiento sobre la historia y las tradiciones del pueblo rapanui se han perdido en el tiempo. Pero hay mucho que sabemos sobre las estatuas y la rica cultura que las construyó, y cómo pueden protegerse en los siglos venideros.

¿Qué son los moais y quién los construyó?

Según el último recuento en la isla, hay 1043 moais completos, enormes estatuas con cabezas prominentes hechas de piedra volcánica. Contrariamente a la creencia popular, no son solo cabezas, también tienen torsos, aunque muchos están parcial o completamente enterrados. Miden alrededor de 4 metros de alto y pesan 10 toneladas.

La mayoría de las estatuas están de espaldas al mar en plataformas de piedra llamadas ahu, que contienen hasta 15 estatuas. Algunos moais están adornados con piedras cilíndricas rojas llamadas pukao en sus cabezas, que representan un nudo de cabello.

Pero se desconoce el verdadero número de moais de la isla porque muchos siguen enterrados en la cantera de Rano Raraku, en la costa sur de la isla, donde fueron construidas las estatuas. El moai más grande descubierto, llamado "El Gigante", es uno que nunca salió de Rano Raraku: mide 21 metros de alto y se cree que pesa alrededor de 200 toneladas.

Estas estatuas fueron erigidas cientos de años antes de que el primer europeo llegara a la isla, el domingo de Pascua de 1722. Van Tilburg cree que los polinesios descubrieron la isla alrededor del año 1000 d.C. y desarrollaron sistemas sociales, políticos y religiosos avanzados que produjeron los nobles moais.

Rapa Nui fue deforestada cuando llegaron los primeros europeos en 1722. La evidencia muestra que los pueblos indígenas de la isla pudieron adaptarse un poco mediante la construcción de sistemas agrícolas resistentes.

Fotografía de Susan Seubert

Las estatuas más antiguas encontradas en la isla se remontan al 1300, y las más jóvenes datan de finales de 1500 o principios de 1600. 

¿Por qué se construyeron los moais?

El pueblo rapanui creía que sus jefes descendían de los dioses, y que después de la muerte volverían a ser divinos. Las estatuas fueron construidas para contener temporalmente los espíritus de sus antepasados. Los ahu sobre los que se encuentran fueron una vez los sitios de los rituales de muerte, y las excavaciones han encontrado restos humanos, tanto cremados como enterrados, en algunos sitios.

"Es mi teoría personal [que los moais] son contenedores en los que estos espíritus en movimiento pueden ser capturados y mantenidos seguros para que puedan continuar ayudando a las personas que murieron", cree Van Tilburg.

Hay una clara conexión entre los moais de Rapa Nui y monolitos similares encontrados alrededor de la Polinesia. Los expertos creen que estas estatuas provienen de una religión común, incluso si no siempre se parecen.

"Los contenedores de Hawai, por ejemplo, son bastante feroces. Sus rostros están retorcidos y volteados por la ira", dice Van Tilburg. Es solo la escultura rapanui la que nos dice que es 100 por ciento humana".

Hoy en día, todavía se los considera sagrados (tocar los moais es ilegal) y una fuente de fuerza vital espiritual, o maná.

¿Cómo se construyeron los moais?

El pueblo rapanui talló el moai directamente de toba volcánica, una piedra porosa hecha de ceniza solidificada, en Rano Raraku, un volcán extinto. 

Se consideraba maestros artesanos a los talladores de moais y se los honraba por su trabajo. Su proceso fue increíblemente secreto, dice Van Tilburg, y los talladores tuvieron mucho cuidado de no ofender a los espíritus durante la construcción.

Se cree que los talladores comenzarían a trabajar en el frente y los lados de una estatua, luego separarían gradualmente la parte posterior de la roca de la cantera. La estatua se movería cuesta abajo y se colocaría en posición vertical en un agujero, donde los talladores terminarían su espalda y agregarían petroglifos a su superficie. Con eso, la estatua estaría completa.

¿Qué pasó con las personas que construyeron los moais?

Los abundantes recursos de la isla se agotaron rápidamente a medida que fue creciendo la población. Cuando el primer europeo llegó a la isla en la década de 1700, la isla fue deforestada, probablemente para hacer espacio para los cultivos. Sin árboles, la gente trató de adaptarse: la evidencia muestra que hubo esfuerzos aislados para reforestar la isla, explica Van Tilburg.

Los rapanui también migraron dentro de la isla, tanto hacia el interior como hacia la costa. En el interior, los agricultores crearon sistemas avanzados para cultivos como el taro y la batata, que los protegían de los fuertes vientos, las fluctuaciones de temperatura y la rápida evaporación, según la arqueóloga Mara Mulrooney, que estudia el uso de la tierra rapanui.

Pero la colonización, el comercio de esclavos y varias epidemias pasaron factura. En 1877, la población de la isla se redujo a tan solo 111. La población se ha recuperado, con un estimado de 2000 nativos que viven allí hoy. Pero las amenazas a la isla en sí permanecen.

¿Cómo están afectando los humanos a los moais?

La gran mayoría de los moais bordean la costa de la isla, que es inmediatamente vulnerable al aumento del nivel del mar causado por el cambio climático y la erosión costera. Los rapanui predijeron esto hace siglos y construyeron diques, algunos de los cuales se están desmoronando y requieren refuerzo, dice Van Tilburg.

Van Tilburg explica que el pueblo rapanui tradicionalmente ha estado a cargo de ese mantenimiento: "era responsabilidad del grupo hacer cosas estacionales que protegieran sus sitios. Se suponía que debían desmalezarlos antes de las ceremonias, se suponía que debían reparar el muro".

Pero en los últimos años ha sido difícil reunir el apoyo financiero para tales reparaciones, particularmente en medio de debates sobre la jurisdicción entre las comunidades locales, las familias privadas y el gobierno chileno.

¿Cómo ha afectado el fuego a los moais?

Cientos de moais, principalmente alrededor de la cantera de Rano Raraku, fueron dañados en el incendio de octubre.

Las fotografías de los moais muestran daños superficiales mayores de lo que se ha visto en incendios anteriores, dice Van Tilburg, lo que podría indicar grietas en el interior de la piedra. Si ese es el caso, dice, las fuertes lluvias pueden hacer que la piedra se desmorone.

"Las estatuas, las partes de las estatuas que están sobre el suelo, tienen daños que son desconocidos en este momento", dice. 

Pero con las restricciones pandémicas que impiden que los visitantes vengan a la isla, el mundo deberá esperar para ver el verdadero alcance del daño.

Seguir leyendo

Te podría interesar

Historia
Los protectores indígenas de estas cumbres sagradas han mantenido alejados a otros, hasta ahora
Viajes
4 lugares increíbles que necesitan urgentemente ser conservados
Historia
Antiguo Egipto: ¿Quién fue el rey Tut?
Historia
Benito Mussolini: ascenso, caída y legado del fundador del fascismo
Historia
Del vals al chachachá: esta es la historia de los bailes de salón

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados