Historia y Cultura

Encuentran herramientas de piedra de 700.000 años que indicarían la existencia de un pariente del ser humano

Alguien mató a un rinoceronte en las Filipinas cientos de miles de años antes de que llegaran los seres humanos modernos, pero, ¿de quién se trata? Viernes, 4 Mayo

Por Michael Greshko

Las herramientas de piedra que se encontraron en las Filipinas tienen una fecha previa a la llegada de los seres humanos modernos a las islas, de aproximadamente 600 mil años antes, pero los investigadores no están seguros de quién las hizo.

Los impresionantes artefactos, revelados el miércoles 2 de mayo en Nature, estaban abandonados en una planicie inundada del río en la isla Luzón junto al cadáver de un rinoceronte. Los antiguos fabricantes de las herramientas claramente estaban tratando de obtener comida. Dos de los huesos de las patas del rinoceronte están aplastados, como si alguien hubiera intentado obtener y comer la médula de adentro. Las marcas de corte que dejaron las hojas de piedra cruzan las costillas y los tobillos del rinoceronte, un signo claro de que alguien usó las herramientas para sacar la carne del cadáver.

Pero la edad de los restos las hace especialmente destacables: los huesos tallados tienen probablemente entre 631 mil y 777 mil años. Los investigadores creen que la mejor estimación es de aproximadamente 709 mil años. La investigación, parcialmente financiadas por la National Geographic Society, cambia la fecha de ocupación de las Filipinas a antes del origen conocido de nuestra especie, el Homo sapiens. La siguiente evidencia más temprana de los homínidos en las Filipinas viene de la Cueva de Callao de Luzón, en la forma de un hueso del pie de 67 mil años.

“Fue sorprendente descubrir que las Filipinas se empezaron a poblar hace tanto tiempo”, dice el autor líder del estudio, Thomas Ingicco, un arqueólogo del Museo Nacional de Historia Natural de Francia. Aunque los investigadores desconocen cuál de nuestros primos arcaicos mató al rinoceronte, el hallazgo probablemente cause una conmoción entre la gente que estudia la historia humana en el Pacífico Sur, en especial entre los que se preguntan hace cuánto llegaron los homínidos por primera vez a las Filipinas.

“Creo que es bastante espectacular” dice Michael Petraglia, un paleoantropólogo del Max Planck Institute for the Science of Human History (Instituto Max Planck de Ciencias de la Historia de la Humanidad) que no estuvo involucrado en el trabajo. “Aunque en ocasiones se ha afirmado la presencia de los primeros homínidos en lugares como las Filipinas, no había habido buenas evidencias hasta ahora”.

Datar con confianza

Varias de las islas habitables del Pacífico Sur han estado cercadas durante mucho tiempo por franjas de océano abierto, así que los primos antiguos de los humanos no podrían haber llegado sin saber cómo navegar.

Pero como dice el dicho, la vida encuentra una forma. En 2004, los investigadores descubrieron al Homo floresiensis, que vivió en la isla aislada de Flores durante cientos de miles de años. En 2016, los investigadores también encontraron herramientas de piedra en Sulawesi, una isla al norte de Flores. Como informó National Geographic en ese momento, las herramientas de Sulawesi datan de al menos 118 mil años atrás, o aproximadamente 60 mil años antes de que llegaran los primeros humanos anatómicamente modernos.

“Es realmente muy interesante; ahora se está volviendo más claro que las formas antiguas de los homínidos antiguos pudieron hacer cruces de altamar significativos”, dice Adam Brumm, un paleoantropólogo de la Griffith University (Universidad de Griffith) que estudia al H. floresiensis.

En busca de lugares similares, Ingicco y el biólogo neerlandés John de Vos fueron a Kalinga, un sitio en el norte de Luzón conocido por su reputación de tener huesos antiguos. Los investigadores han encontrado huesos de animales y herramientas de piedra ahí desde la década de 1950, pero no fue posible datar esos restos dispersos. Para demostrar que los homínidos antiguos habían vivido en Kalinga, de Vos e Ingicco necesitaban encontrar artefactos que todavía estuvieran enterrados.

En 2014, el equipo realizó una excavación de prueba en Kalinga aproximadamente dos metros a un lado. Casi inmediatamente, los investigadores comenzaron a encontrar huesos que pertenecían a rinocerontes extintos hace mucho tiempo. Pronto, descubrieron un esqueleto completo, así como herramientas de piedra que dejaron sus atacantes.

Para obtener un rango de edad del sitio, el equipo midió los sedimentos y los dientes del rinoceronte para ver cuánta radiación habían absorbido naturalmente con el transcurso del tiempo. Además, midieron el contenido de uranio natural de uno de los dientes del rinoceronte, debido a que ese elemento se descompone cual mecanismo de relojería y se convierte en torio. En el lodo alrededor de los huesos del rinoceronte, también encontraron una pizca de vidrio derretido del impacto de un asteroide que tiene aproximadamente 781 mil años.

“Actualmente, es necesario intentar varios métodos para obtener las fechas correctas, porque en el pasado, ha habido tantas fechas que se ha comprobado que no eran confiables”, dice el coautor del estudio Gerrit van den Bergh, un sedimentólogo de la University of Wollongong (Universidad de Wollongong).

Los sospechosos inusuales

La lista de posibles fabricantes de las herramientas incluye a los Denisovans, un linaje fantasma de homínidos conocidos por su ADN y un puñado de fósiles siberianos. El candidato más probable, sin embargo, es uno de los primeros homínidos, el Homo erectus, ya que definitivamente llegó al sudeste asiático. La isla indonesia de Java tiene fósiles del H. erectus que tienen más de 700 mil años de antigüedad.

El equipo de Ingicco sugiere que los atacantes podrían haber sido la versión de Luzón del H. floresiensis, que podría ser un descendiente de unapoblación de H. erectus que terminó en Flores. Con el transcurso de milenios, el H. erectus puede haber evolucionado allí para vivir eficientemente en una isla libre de depredadores, encogiéndose en un proceso llamado enanismo insular.

En 2010, un equipo liderado por el arqueólogo de la University of Philippines Diliman (Universidad de las Filipinas Diliman), Armand Mijares encontró el hueso del pie de la Cueva de Callao, que tiene mediciones que se superponen con los humanos modernos y con el H. floresiensis. ¿Era este homínido de Luzón un hobbit local, descendiente de náufragos H. erectus que llegaron cientos de miles de años antes? Es demasiado pronto para decirlo.

“No tenemos ninguna información sobre los 600 mil años de prehistoria, [por lo tanto] es muy especulativo”, dice Petraglia.

¿Navegantes en una tormenta?

Quienquiera que hayan sido, estos ancestros fabricantes de herramientas pueden haber tomado una de dos rutas migratorias hasta las Filipinas, de acuerdo con el equipo de Ingicco: una ruta de oeste a este desde Borneo o Palawan, o una ruta de norte a sur desde China y Taiwán. Pero queda pendiente la pregunta de cómo estos homínidos cruzaron el océano abierto.

Es tentador pensar que nuestros primos extintos usaron botes rudimentarios: Cuando surgieron las noticias sobre los restos de la Cueva de Callao en 2010, algunos expertos atribuyeron su presencia a marineros antiguos. Pero esa idea sigue siendo considerada poco probable. Los rinocerontes y las criaturas similares a los elefantes también llegaron a Luzón, y claramente ellos no construyeron botes.

Quizás los animales grandes y sus ancestros depredadores llegaron accidentalmente a Luzón en masas flotantes de lodo y plantas acuáticas, arrancadas de líneas costeras por tormentas fuertes. Los tsunamis regionales también pueden haber arrastrado a algunos H. erectus aterrorizados al mar. Al aferrarse a los restos flotantes, pueden haber ido a otras islas sin darse cuenta.

“La dispersión en el agua del H. erectus es accidental, no hay un destino manifiesto, no hay una trama”, dice Russell Ciochon, un paleoantropólogo de la University of Iowa (Universidad de Iowa) en Iowa City.

Además también hay preguntas sin responder sobre lo que ocurrió cuándo y si los descendientes de estos primeros homínidos hicieron contacto con los primeros humanos modernos en llegar a Luzón: “¿Se enfrentó nuestra especie cara a cara con estas criaturas? ¿Cuál fue la naturaleza de ese contacto?” se pregunta Brumm.

Estas y otras preguntas siguen sin responder, pero los investigadores dicen que ese estudio de la historia humana en Luzón, y en el gran Pacífico Sur, es solamente el comienzo.

Seguir leyendo