¿Quieres cultivar vegetales en el espacio? Descubre cómo hacerlo en un laboratorio de la Antártida

Visita una base de investigación en el rincón más frío del planeta, donde el objetivo es hacer que los productos frescos sean parte en una posible vida en Marte.martes, 26 de marzo de 2019

Por Catherine Zuckerman
Fotografías de Esther Horvath

La tierra de viento y hielo implacable, la Antártida, está lejos de ser tan verde como cualquier otro lugar. Sin embargo, los pepinos están creciendo en la costa del continente. Junto a ellos, prosperan los manojos de acelgas frondosas, hierbas frescas y rúcula picante.

Estos vegetales de invernadero son las estrellas de uno de los varios proyectos científicos en curso en la Estación III de Neumayer, la tercera iteración de una instalación de investigación alemana dirigida por el Instituto Alfred Wegener centrado en la ciencia polar. El propósito principal del invernadero es bastante idealista: es un laboratorio para estudiar cómo cultivar alimentos en el espacio exterior. Específicamente, los investigadores que trabajan allí quieren saber si los astronautas pueden hacer productos frescos parte de sus dietas si los humanos finalmente llegan a Marte.

Aparte de la Estación Espacial Internacional (EEI), Neumayer puede ser uno de los mejores lugares para investigar esta cuestión. Ubicada en la costa este del mar de Weddell, en la plataforma de hielo Ekström de la Antártida, sólo se puede llegar a la instalación en avión o en rompehielos y sólo durante el verano antártico, si es que el clima lo permite. 

"Es el lugar más cercano al espacio en la Tierra", dice la fotógrafa Esther Horvath, quien pasó nueve días en la estación en enero. Neumayer es diferente a otras estaciones de investigación polar porque es la única que funciona todo el año sobre una plataforma de hielo. Sólo nueve miembros de la tripulación viven allí a la vez, y realizan gran parte de su trabajo en un gran edificio, que también está equipado con una pequeña cancha de básquet, un televisor de pantalla grande y otras comodidades para el tiempo que pasan en inactividad.

"Básicamente, podrías vivir un año entero en la estación sin salir del edificio", dice Horvath. Una rotación dura 14 meses y durante ese tiempo sólo hay una entrega de alimentos. Los visitantes civiles no están permitidos. Dada la lejanía de la ubicación, es imprescindible que uno de los miembros del equipo sea médico y cirujano. 

Al igual que en la vida de la EEI, estar en Neumayer significa vivir y trabajar en lugares cerrados con un grupo de personas en un paisaje implacable. Cualquier viaje afuera requiere de una planificación cuidadosa. Y, dice Horvath, "si algo [malo] sucede, nadie puede llegar allí".

Eso hace que el invernadero sea un poco un faro. Se encuentra a 366 metros del edificio principal donde viven y trabajan los científicos. Suponiendo que las condiciones no sean demasiado duras, cualquiera puede caminar hasta allí y obtener una buena dosis de verde entre todo el gris y el blanco.

"La otra cosa interesante es que no hueles nada en la Antártida, pero luego entras al invernadero y hueles a tomates, pimientos, pepinos, vegetales", dice Horvath. "Es algo muy tranquilizador y permite recargarte".

Dejando a un lado las ventajas psicológicas, el invernadero ya está mostrando a los investigadores cómo las plantas pueden prosperar en el espacio profundo.

Un desafío intrigante que han superado es cómo cuidar el jardín de forma remota. Todo se cultiva aeropónicamente, lo que significa que las plantas están suspendidas y las raíces están expuestas al aire. Los nutrientes se suministran a través de una solución rociada en lugar de tierra. Esta pulverización, junto con el control de la temperatura, la iluminación y los ajustes de dióxido de carbono, se realiza desde un centro de control de la misión en el Centro Aeroespacial Alemán en Bremen, Alemania.

Hasta ahora, el sistema funciona a la perfección. Y según la reacción de la tripulación en la estación Neumayer, un invernadero como este podría mejorar dramáticamente la vida en el espacio exterior.

"Los científicos y los astronautas dicen que una de las cosas que más extrañan son las verduras frescas y las ensaladas frescas", dice Horvath.

Debido a su posición en una plataforma de hielo, la Estación Neumayer se mueve todos los días unos 40 centímetros, acercándose cada vez más al océano. Y debido al entorno severo, la base finalmente se cerrará. Mientras tanto, los investigadores continuarán midiendo el hielo marino, los cambios de ozono y las condiciones atmosféricas, y por supuesto, cultivarán y comerán ensaladas en nombre de la exploración espacial.

Esther Horvath es miembro de la Liga Internacional de Fotógrafos de Conservación, así como también del Club de Exploradores y fotógrafa científica del Instituto Alemán Alfred Wegener. Ella trabaja con varios institutos de ciencia que se encuentran investigando las cambiantes regiones polares. Su proyecto documental a largo plazo sigue expediciones centradas en el cambio del hielo marino en el Océano Ártico.

Seguir leyendo