Cultura y Exploración

El trabajo del historiador que podría desbloquear los misterios de las catedrales góticas como Notre Dame

Andrew Tallon utilizaba lásers para descubrir los misterios de las catedrales góticas. Era experto en tecnología y buscaba comprender cómo los constructores medievales crearon sus obras maestras de la arquitectura. Martes, 16 Abril

Por Rachel Hartigan Shea

Trece millones de personas han visitado la catedral de Notre Dame en París cada año, entrando a través de enormes puertas de madera en la base de torres tan sólidamente plantadas como montañas. Se paraban frente a las paredes con filigranas y vitrales y contemplan un techo sostenido por bloques de piedra.

Si bien su belleza y magnificencia se manifiestan al instante, no se sabe quién construyó esta catedral, ni cómo. El obispo de París, Maurice de Sully, encargó el complejo masivo de la iglesia alrededor de 1160. Sin embargo, los nombres de quienes construyeron esta obra maestra por primera vez, se pierden en la historia. No han dejado registros - solo siglos de especulación – detrás.

"Tanta tinta se ha derramado sobre este edificio", dice el historiador de arte Andrew Tallon. Y agrega: "Gran parte de esto está completamente mal".

Tallon intentó hacer que esa historia sea correcta. Con la ayuda de escáners láser del siglo XXI, extrajo pistas ocultas en las antiguas piedras de Notre Dame y otras estructuras medievales, y ha revolucionando nuestra comprensión sobre cómo se hicieron estos edificios espectaculares.

Los escáneres láser han arrojado nueva y sorprendente información sobre los constructores de Notre Dame. Por un lado, a veces tomaban atajos. A pesar de que los constructores medievales se esforzaron por crear viviendas perfectas para el espíritu de Dios, las exploraciones de Tallon revelan que el extremo occidental de la catedral es "un desastre total ... un choque de trenes". Las columnas interiores no se alinean y tampoco algunos de los pasillos. En lugar de eliminar los restos de las estructuras existentes del sitio, los trabajadores parecen haber construido todo alrededor de ellos. Esa reducción de costos podría haber sido catastrófica. Basados ​​en los cambios estilísticos, los estudiosos han sospechado durante mucho tiempo que el trabajo en la fachada occidental se detuvo por un tiempo antes de que se pudieran construir las torres. Cuando Tallon la examinó, descubrió por qué la Galería de los Reyes, la línea de estatuas sobre las tres enormes puertas, estaba casi 3 metros de la plomada. Tallon concluyó que la fachada occidental, construida sobre suelo inestable, comenzó a inclinarse hacia adelante y hacia el norte. La construcción tuvo que detenerse hasta que los constructores pudieran estar seguros de que el terreno se había comprimido lo suficiente como para reanudar el trabajo. Después de una década o más, lo habían confirmado. Los constructores fueron más sensatos a la hora de construir contrafuertes voladores, los que algunos estudiosos han argumentado que se han agregado luego de que la catedral fuera construida. Después de medir las paredes, Tallon determinó que los volantes, como él los llamaba, eran parte del diseño original de la catedral. Las bóvedas en el techo deben empujar las paredes hacia el exterior, pero "la parte superior del edificio no se ha movido en 800 años". ¿La razón? "Los contrafuertes voladores estaban allí desde el primer momento, empujando las paredes hacia adentro y creando un equilibrio estable de fuerzas”, agregó.

Seguir leyendo