¿Cuál es el origen de las vitaminas?

Todo empezó con la "sustancia animal" que ahora llamamos proteína. ¿Qué les da su nombre y quiénes las descubrieron?

Por Erin Blakemore
Publicado 26 dic 2023, 12:01 GMT-3
R5CBRM

Un cuadro pintado en 1904 por Kobayashi Kiyochika representa una escena de la Primera Guerra Sino-Japonesa con marineros lisiados por la enfermedad del beriberi. Las investigaciones sobre el origen del beriberi acabaron atribuyendo la enfermedad a una dieta rica en arroz blanco, que era deficiente en vitamina B.

Ilustrado por KOBAYASHI KIYOCHIKA British Library, Alamy Stock Photo

¿Vitamina C para un resfriado? ¿Una buena dosis de vitamina D en un día soleado? Todos sabemos que las vitaminas son fundamentales para nuestra salud, pero ¿cómo recibieron su nombre y, lo que es más importante, cuándo se descubrieron?

La nutrición antes de las vitaminas

Aunque el ser humano siempre ha comprendido que existe una relación entre la alimentación y la salud, la investigación moderna sobre nutrición, impulsada por los avances de la química, la física y la biología, tardó miles de años en aparecer. Los primeros experimentos sobre nutrición se centraron en el elemento nitrógeno, descubierto por primera vez en 1772, y en si su presencia o ausencia en los alimentos hacía que los animales o los humanos estuvieran sanos o enfermos.

En 1839, el químico holandés Gerardus Mulder propuso la existencia de una molécula a la que llamó proteína, una "sustancia animal" que consideraba necesaria para la nutrición humana. 

Durante décadas, escribe el historiador Kenneth Carpenter, las proteínas se consideraron el único nutriente para la salud humana, a pesar de que se sabía que la fruta, la verdura y la leche aliviaban enfermedades como el escorbuto y el raquitismo. Aunque estas afecciones eran comunes entre las personas con dietas limitadas, los investigadores seguían culpando a otros factores, como las infecciones, los alimentos contaminados o incluso el aire marino.

Las investigaciones previas al hallazgo de las vitaminas

Mientras tanto, los marineros de largas travesías sufrían desde hacía tiempo otra dolencia: el beriberi, que puede causar insuficiencia cardiaca y pérdida de sensibilidad en las piernas y los pies.

El médico naval japonés Kanehiro Takaki tenía una teoría: en la década de 1880, observó que los civiles pobres eran más propensos que los ricos a desarrollar beriberi, y sospechó que su alimentación, y la falta de proteínas, podían tener algo que ver.

Mientras tanto, el médico del ejército holandés Christian Eijkman había desarrollado su propia teoría sobre el beriberi tras realizar experimentos con pollos. Las aves que comían el arroz blanco habitual en los buques de guerra japoneses presentaban síntomas similares. En cambio, las que cenaban arroz integral proporcionado por un cocinero que se negaba a "dar 'arroz militar' a los pollos civiles", se mantenían sanas.

Eijkman siguió investigando en esa línea y descubrió que las poblaciones carcelarias alimentadas con arroz blanco también padecían beriberi. ¿Era el arroz blanco parte del problema?

El origen de las vitaminas para la salud

El químico polaco Casimir Funk se centró en la cáscara y el salvado pulidos del arroz procesado, y comenzó sus propios experimentos con palomas a principios del siglo XX: 

Las palomas alimentadas solo con arroz blanco enfermaban, pero mejoraban cuando se les daba de comer salvado de arroz y levadura. El descubrimiento confirmó la teoría de Takaki de que la dieta y el beriberi estaban relacionados, pero el culpable no era la falta de proteínas

Funk teorizó en 1912 que se debía a la falta de otra sustancia: un compuesto nitrogenado al que llamó "vitamina", combinando la palabra latina para "vida" con "amina", nombre de un compuesto que contiene nitrógeno.

El descubrimiento de las vitaminas conmocionó a la comunidad científica al sugerir que las enfermedades podían deberse a deficiencias nutricionales y curarse con cantidades adecuadas de los compuestos recién descubiertos. "Hay que evitar una dieta monótona", declaró Funk.

Los investigadores se apresuraron a aislar otros micronutrientes asociados a enfermedades como el raquitismo, el escorbuto y el bocio, entre otras. Alrededor de la época en que Funk acuñó el término "vitamina", el científico estadounidense especializado en nutrición Elmer McCullum llevó a cabo una serie de experimentos alimentarios con diferentes poblaciones animales y descubrió que una sustancia "accesoria" contenida en algunas grasas era esencial para el crecimiento de las ratas. Esa sustancia liposoluble pasó a conocerse como vitamina "A" por "accesoria".

McCollum y otros también llevaron a cabo diversos experimentos con el nutriente derivado del salvado de arroz de Funk, bautizándolo como Vitamina "B" por el beriberi. Finalmente, se descubrió que la sustancia conocida como vitamina B era un complejo de ocho vitaminas hidrosolubles, cada una de las cuales recibió un nombre individual, como tiamina, y se numeraron por orden de descubrimiento.

La "e" utilizada en el nuevo término de Funk se eliminó finalmente después de que los científicos reconocieran que no todos los compuestos eran aminas nitrogenadas. Pero la costumbre de nombrar las vitaminas alfabéticamente por orden de descubrimiento continuó. 

En la actualidad, cuatro vitaminas liposolubles (A, D, E y K)nueve hidrosolubles (vitamina C y las ocho vitaminas del complejo B: B1 [tiamina], B2 [riboflavina], B3 [niacina], B5 [ácido pantoténico], B6 [piridoxina], B7 [biotina], B9 [folato] y B12 [cobalamina]) se consideran esenciales para el crecimiento y la salud humanos.

¿Por qué existe la vitamina K pero no la vitamina F?

Solo una vitamina se saltó el tan lógico sistema de nomenclatura: La vitamina K, descubierta por el investigador danés Carl Peter Henrik Dam en 1929. Dada la fecha de su descubrimiento, esta sustancia debería haber recibido el nombre de vitamina F. Pero la investigación de Dam reveló que la vitamina es esencial para la coagulación de la sangre (conocida como Koagulation en la revista alemana que publicó su investigación) y su abreviatura para la vitamina de alguna manera se mantuvo.

Han pasado décadas desde que se descubrió la última vitamina esencial, la vitamina B12, en 1948. Desde entonces, los investigadores se han centrado en los beneficios para la salud de estas sustancias, aprendiendo más sobre los vínculos entre las deficiencias vitamínicas y las enfermedades, y utilizándolas para tratar afecciones como la pelagra y la anemia. Sin embargo, ahora parece poco probable que los científicos descubran alguna nueva vitamina esencial.

Pero aunque no haya vitamina F o G en nuestro futuro, eso no significa que los descubrimientos nutricionales se hayan detenido. De hecho, la investigación nutricional está más avanzada que nunca, lo que permite a los científicos ahondar en los secretos de incluso pequeñas trazas de micronutrientes que afectan a la salud humana

Si la edad de oro del descubrimiento de vitaminas fue una especie de aperitivo, los investigadores se están preparando para el plato principal: una comprensión en rápida evolución de las formas en que los alimentos moldean nuestras vidas, una sustancia microscópica cada vez.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados