Descubren en Argentina las evidencias más antiguas de abejas modernas

Las madrigueras de 100 millones de años confirman que las abejas se diversificaron junto con las plantas de floración tempranamartes, 11 de febrero de 2020

Un nuevo descubrimiento de fósiles ha hecho emocionar a los paleontólogos: los nidos antiguos confirman que las abejas ya vivían en la Patagonia hace 100 millones de años, marcando la evidencia fósil más antigua para las abejas modernas.

Los nidos, descritos recientemente en la revista PLOS ONE, consisten en túneles tachonados con nichos en forma de uva, donde las larvas de las abejas antiguas podían madurar sin que las molesten. El único grupo de insectos vivos que construye nidos de esta manera particular es la familia Halictidae, un grupo de abejas global y muy diverso también conocido como las abejas sudoríparas. Algunas abejas halictidas modernas construyen nidos subterráneos que se parecen casi exactamente a las nuevas fosas fósiles.

Dado que es poco probable que algún animal desconocido construya la misma arquitectura de nidos, los investigadores confían en que las abejas halictidas construyeron los nidos fósiles, que se preservaron en rocas que se formaron entre hace 100 y 105 millones de años. Los nidos son al menos varios millones de años mayores que los nidos de abejas más antiguos, que se formaron alrededor de 94 a 97 millones de años, y mucho más viejos que el fósil corporal más antiguo de una abeja, que probablemente no tiene más de 72 millones de años.

El descubrimiento agrega detalles cruciales a la historia evolutiva de las abejas, uno de los grupos de polinizadores más importantes, y ayuda a confirmar que las abejas y algunas de las primeras plantas con flores se diversificaron hace entre unos 110 y 120 millones de años, durante el Cretácico temprano.

"Se solidifica aún más este período... [y] resulta sorprendente porque dejan este tipo secundario de fósil, es otro boleto de lotería que nosotros como paleontólogos podemos recoger ", dice Phil Barden, biólogo evolutivo del Instituto de Tecnología de Nueva Jersey que no participó en el estudio.

Excavando en el pasado

Los descubrimientos fósiles generalmente evocan imágenes de un esqueleto o los contornos del cuerpo de un animal muerto hace mucho tiempo. Pero muchas otras huellas de la vida antigua pueden sobrevivir hasta el presente, incluidas las huellas, los nidos o las madrigueras e incluso los trozos de caca (conocidos como coprolitos). Estas estructuras preservadas, llamadas trazas fósiles, capturan momentos particulares en el tiempo y a menudo pueden decirles a los científicos mucho sobre el comportamiento de los animales extintos.

“Un fósil corporal es un marco de imagen. Una traza fósil es una película completa ", expresa el autor principal del estudio Jorge Fernando Genise, paleontólogo del Museo de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia en Buenos Aires en un correo electrónico. "Puedes 'ver' a los insectos moviéndose, cavando, visitando flores, [y] construyendo muros".

Cuando Genise era un niño, estaba fascinado con las avispas, y desde aquel entonces, literalmente ha escrito el libro sobre cómo estudiar los insectos prehistóricos a partir de los restos fósiles que han dejado atrás. Su enfoque principal es el período Cretácico, cuando la mayoría de los insectos que dejan rastros preservables surgieron o se diversificaron.

En el año 2015, Genise y sus colegas visitaron la Formación Castillo, una colección de afloramientos rocosos en el sur de Argentina que se formó hace entre 100 y 105 millones de años, para cazar nidos de insectos antiguos. Llegar al sitio no fue como caminar en el parque. Durante el día, la luz del sol y el viento azotan el terreno interminable y solitario de la Patagonia, y por la noche, las temperaturas disminuyen en picada. "En ese contexto, el trabajo de campo es muy duro pero al mismo tiempo muy agradable, particularmente cuando encuentras un tipo de tesoro escondido en las rocas y lo pones a disponibilidad de la ciencia", dice Genise.

Mientras el equipo caminaba por un acantilado, el miembro del equipo J. Marcelo Krause, paleontólogo del Museo Paleontológico Egidio Feruglio de Argentina, vio una estructura sobresaliendo de las rocas, que resultó ser un nido de abejas halictidas fosilizadas. Para reconocer a Krause por su hallazgo y sus contribuciones al campo, Genise y su equipo llamaron al nido fósil Cellicalichnus krausei.

El equipo de Genise regresó al sitio en el 2017, recolectando tantos fósiles como pudieron, incluida alguna evidencia adicional de escarabajos y avispas. También tomaron datos químicos para comprender mejor los suelos antiguos que las abejas eligieron para construir sus hogares subterráneos. Los insectos parecen haber anidado en un ambiente de planicie aluvial, en suelos formados por cenizas volcánicas relativamente frescas.

Se encuentran genes y fósiles

El equipo de Genise también desarrolló un nuevo modelo de árbol genealógico de abejas, que combina el ADN de 64 especies de abejas vivas con los nuevos nidos fósiles y descubrimientos fósiles anteriores. El ADN solo puede generar árboles genealógicos útiles, pero estimar cuándo varios grupos vivieron y divergieron entre sí puede ser complicado. Al agrupar los datos fósiles, Genise y sus colegas pudieron limitar las edades mínimas de algunos grupos de abejas, y los nuevos nidos fósiles revelaron que los halictidos evolucionaron hace más de 100 millones de años.

El modelo muestra que las abejas modernas comenzaron a diversificarse a un ritmo vertiginoso hace unos 114 millones de años, justo cuando los eudicots, el grupo de plantas que comprende el 75 por ciento de las plantas con flores, comenzaron a ramificarse. Los resultados, que confirman algunos estudios genéticos anteriores, refuerzan el caso de que las plantas con flores y las abejas polinizadoras han evolucionado desde el principio.

Ahora que el equipo de Genise ha presentado estos antiguos nidos, él y sus colegas están trabajando para analizar otros fósiles de rastros notables, incluidos algunos que preservan el antiguo comportamiento de la libélula y un nido de hormigas fósiles aparentemente hurgado por un antiguo pariente oso hormiguero. "Con este equipo, cualquier investigación futura es posible", dice.

Seguir leyendo