El extraño y largo cuello de este depredador del Triásico fue su propia trampa

El reptil prehistórico Tanystropheus tenía un cuello más largo que su cuerpo, lo que le permitía acercarse sigilosamente a sus presas en el agua y convertirlo en objetivo de cazadores aún más grandes.

Por Riley Black
Publicado 7 jul 2023, 08:45 GMT-3
tanystropheusfinal00[50]

Vertebrado fósil del reptil marino Tanystropheus revela que el animal tenía la cabeza mordida por un gran depredador.

Ilustrado por ROC OLIVÉ (INSTITUT CATALÀ DE PALEONTOLOGIA MIQUEL CRUSAFONT)/FECYT, FECYT

Un antiguo reptil marino tenía una forma muy astuta de atrapar a sus presas: una pequeña cabeza con dientes de aguja situada en el extremo de su largo y delgado cuello. Tanystropheus, que vivió hace unos 240 millones de años, probablemente utilizaba su cuello alargado para mantener oculto el resto de su cuerpo mientras capturaba peces y calamares desprevenidos mientras nadaba por los mares del Triásico.

Pero ese cuello, según investigaciones recientes, podría haber sido la perdición de Tanystropheus.

Dos fósiles del reptil marino de cuello largo expuestos en la Universidad de Zúrich (Suiza) intrigaron a los paleontólogos por incluir  cráneos completos y algunas vértebras unidas, pero nada más. No se trataba solo de un accidente de conservación. Las criaturas de cuello largo habían sido decapitadas y sus espinas dorsales mordidas.

"Siempre existió la idea de que los cuellos de estos dos especímenes, y especialmente del grande, habían sido arrancados a mordiscos", explica el paleontólogo Stephan Spiekman, del Museo Estatal de Historia Natural de Stuttgart (Alemania). Pero la idea era poco más que una impresión hasta que Spiekman empezó a hablar de los fósiles con su colega Eudald Mujal, que ya había estudiado las marcas de mordiscos en animales del Triásico. 

La colaboración descubrió nuevas pistas sobre lo que le ocurrió al desafortunado Tanystropheus hace más de 242 millones de años, detalladas en un estudio publicado en la revista Current Biology.

Descubierto en 1852, Tanystropheus ha sido durante mucho tiempo un favorito entre los aficionados a los fósiles y los paleontólogos por su extraordinario cuello. El animal vivo podía alcanzar una longitud de unos 6 metros, la mayor parte de los cuales eran de cuello. El reptil había desarrollado 13 vértebras ridículamente largas para sostener su cuello de 3 metros, más largo que su torso y cola juntos.

Aunque Tanystropheus no era ni mucho menos el único reptil prehistórico que había desarrollado un cuello largo, sus proporciones y anatomía siempre parecieron inusuales. El reptil no parecía sentirse tan a gusto en el agua como los plesiosaurios nadadores, que con el tiempo desarrollarían cuellos de más de 6 metros de largo. Durante un tiempo, los expertos plantearon la hipótesis de que Tanystropheus se paraba en la orilla y sumergía el cuello en el agua para atrapar peces o calamares, como hacen algunas aves hoy en día.

Análisis más recientes han indicado que Tanystropheus era un hábil nadador y probablemente cazaba en el agua. Sin embargo, un cuello tan estupendo tenía un coste. Tanystropheus había evolucionado para ser un cazador furtivo, pero el reptil también vivía entre depredadores que le daban caza.

Marcas de mordeduras prehistóricas

La forma en que los fósiles de Tanystropheus parecían terminar abruptamente no era lo único que sugería algún trauma del Triásico. Los investigadores descubrieron "algunos indicios de marcas de mordiscos que nunca habíamos identificado con seguridad", afirma Spiekman. Una visita a los fósiles en Zúrich reveló aún más pruebas: pinchazos, rasguños y fracturas que debieron producirse en vida y no como parte del proceso de fosilización.

"El argumento de que estas lesiones se produjeron por mordedura es sólido", afirma la paleontóloga y experta en marcas de mordeduras fósiles Stephanie Drumheller-Horton, de la Universidad de Tennessee (Knoxville), quien no participó en el nuevo estudio. Los dientes que golpean el hueso dejan daños particulares (desde arañazos hasta perforaciones y roturas) que son fácilmente visibles en los huesos.

Las marcas de mordedura del Triásico hacen algo más que indicar que una criatura prehistórica fue mordida. Spiekman y Mujal pudieron utilizar las marcas para reconstruir cómo creen que los dos Tanystropheus fueron atacados y decapitados.

"Por supuesto, siempre es difícil decir algo con certeza cuando se habla de un escenario depredador-presa que ocurrió hace 242 millones de años", sostiene Spiekman. Pero los daños en los huesos ofrecen algunos indicios de lo que debió ocurrir. "La forma en que las dos perforaciones dentales se abren hacia atrás muestra que fue aquí y cuando se rompió el cuello, y luego el arañazo en la superficie del hueso que se ensancha hacia atrás y hacia arriba realmente muestra que esta fue la dirección en la que el diente fue arrancado", indica. En conjunto, las pruebas sugieren que los animales atacantes vinieron desde arriba y desde atrás, mordisqueando el cuello expuesto y tirando hacia atrás a medida que lo atravesaban.

Drumheller-Horton no está tan segura del ángulo de ataque. El escenario del artículo es ciertamente plausible, señala, pero algunos reptiles carnívoros como los cocodrilos muerden y luego azotan a sus presas de lado a lado o incluso rodando, movimientos que también podrían haber creado el patrón de daño observado en Tanystropheus.

Un cuello vulnerable

Aunque otros reptiles marinos, como los plesiosaurios, desarrollaron cuellos largos, Tanystropheus era especialmente vulnerable. En lugar de estar formado por muchas vértebras compactas que podrían resistir mejor las mordeduras, las vértebras del cuello de Tanystropheus eran menos numerosas y más largas que las de otros animales, lo que las hacía más frágiles.

"Estas vértebras eran casi completamente huecas así que en conjunto tienen la forma de un tubo o cilindro delgado y alargado", cuenta Spiekman. Aunque los Tanystropheus evolucionaron una solución biomecánica para tener un cuello largo y ligero, la forma en que lo hicieron los hizo más vulnerables a los reptiles acuáticos más grandes que merodeaban por las mismas aguas.

No está claro qué reptil mordió a los dos Tanystropheus, si es que se ha descubierto la especie. "Muchos depredadores podrían haberles infligido el traumatismo", señalan los investigadores en su estudio.

El espacio entre las marcas de los dientes reduce los posibles atacantes a otro reptil de cuello largo, el Nothosaurus, el ictiosaurio Cymbospondylus, parecido a un delfín, y el Helveticosaurus, casi parecido a un lagarto. Sin embargo, encontrar dos fósiles de Tanystropheus decapitado en las mismas capas rocosas es una rareza, lo que sugiere que tales momentos de "naturaleza roja en dientes y garras" debieron ocurrir con relativa frecuencia.

Ahora que se han identificado reptiles fósiles decapitados, los investigadores pueden empezar a buscar más. Según Drumheller-Horton, incluso con esqueletos de distinta constitución, es sorprendente que no se hayan observado daños similares en plesiosaurios u otros reptiles marinos de cuello largo.

Otros huesos de las colecciones de los museos pueden llevar las marcas de mordeduras prehistóricas mortales, pero los paleontólogos simplemente no han realizado una inspección minuciosa. "Creo que algunos de esos fósiles merecen otra mirada", concluye Drumheller-Horton.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados