¿Qué pasó con la muerte de más de 400 elefantes en Botsuana? Esto se sospecha

Las misteriosas muertes masivas que empezaron hace dos años siguen dejando atónitos a los científicos que buscan una respuesta definitiva. A algunos les preocupa que la situación pueda repetirse. Conjeturas cruzadas.

El delta del Okavango de Botsuana, hogar de 18 000 elefantes de la sabana, se considera uno de los últimos reductos importantes de la especie. Entre 2020 y 2021, al menos 450 elefantes de la región murieron por causas desconocidas. Sigue la incertidumbre sobre la causa.

Fotografía de Stefano De Luigi VII, Redux
Por Jonathan Moens
Publicado 17 jun 2022 10:00 GMT-3

Al norte del mundialmente famoso delta del Okavango de Botsuana, el paisaje se tornaba exuberante y verde a medida que las lluvias de verano disminuían y el aire empezaba a enfriarse, pero algo no andaba bien. Los elefantes de la sabana, que llegaban a pesar hasta siete toneladas cada uno, se tambaleaban y caminaban en círculos. Sus pesadas patas se debilitaban a medida que intentaban luchar por dar un paso más. Uno a uno, se fueron desplomando. 

El primer grupo de 44 elefantes murió en marzo de 2020. A mediados de junio, los conservacionistas habían contado más de 350 cadáveres esparcidos por la remota región de aproximadamente 9000 kilómetros cuadrados. En enero siguiente, el número de muertes ascendió a 450.

"Había un olor muy desagradable", asegura Davango Martin, antiguo director del campamento Kadizora, un alojamiento turístico de la zona. A principios de mayo, mientras conducía por los terrenos, sintió el hedor y se encontró con un cadáver de elefante en un matorral. "Estaba todo podrido y sólo se lo habían comido los gusanos".

Cualquier pérdida de elefantes africanos es alarmante. Su número se ha reducido de un millón de ejemplares en 1979 a unos 415 000, debido a décadas de caza furtiva de marfil, la reducción del hábitat y los enfrentamientos con humanos. Botsuana, con unos 130 000 elefantes, se considera uno de sus últimos reductos, por lo que la misteriosa muerte de cientos de ellos ha sido noticia internacional. 

(Contenido relacionado: Más de 280 elefantes han muerto en Botswana. ¿Qué los está matando?)

En septiembre de 2020, bajo una intensa presión internacional de los conservacionistas, las autoridades de Botsuana anunciaron que habían identificado al culpable: las neurotoxinas de las cianobacterias. Estas últimas son venenos liberados por las algas verde-azules que florecen en aguas estancadas, son ricas en nutrientes y atacan el sistema nervioso si se ingieren. 

Sin embargo, una revisión de 14 meses de documentos y entrevistas con investigadores realizada por National Geographic ha descubierto que gran parte de las pruebas que condujeron a ese diagnóstico no eran fiables y que el Gobierno de Botsuana perdió oportunidades cruciales para completar una investigación oportuna y exhaustiva. 

Varios expertos externos, así como funcionarios de los laboratorios que realizaron los análisis para el gobierno, afirman que las pruebas de las distintas y posibles causas de muerte (incluidas las cianobacterias) no sólo no fueron concluyentes sino que también fueron degradadas y manipuladas, lo que hace sospechar que lo que mató a los elefantes pueda volver a ser una amenaza.

El misterio ha envuelto a las muertes de estos animales desde el principio. Los colmillos estaban intactos, lo que descarta la caza furtiva. Los buitres y otros carroñeros que se alimentaron de algunos de los cadáveres no parecían haber fallecido por enfermedad. Tampoco el ganado y las cebras que bebían agua en los mismos pozos, por lo que el envenenamiento parece improbable. Además, el extraño comportamiento de los elefantes no coincidía claramente con ninguna enfermedad conocida. 

(Te podría interesar: La caza furtiva amenaza la única especie de oso de América del Sur)

Recorte del mapa de África.

Ilustrado por Yang Mengxi Xinhua eyevine, Redux

Los elefantes murieron en zonas remotas de difícil acceso, especialmente durante la pandemia de COVID-19, lo que puede explicar en parte por qué pasaron meses antes de que el Departamento de Fauna y Parques Nacionales de Botsuana enviara un equipo completo para recuperar muestras del tejido de los cadáveres.

Sin embargo, el Departamento ignoró o desestimó múltiples ofertas de particulares y organizaciones para buscar cadáveres frescos y recoger muestras rápidamente, según explicaron los expertos cuyas propuestas de colaboración fueron rechazadas.

"Tuvimos la oportunidad de investigar a fondo la causa de estas muertes y manejar posibles episodios futuros", sostiene Erik Verreynne, veterinario y consultor de fauna salvaje con sede en Gaborone, la capital de Botsuana, quien no participó en la investigación del gobierno. "Pero, por desgracia, la hemos perdido". 

Tanto Verreynne como muchos otros veterinarios, científicos y conservacionistas han argumentado que las neurotoxinas de las floraciones de algas no son una explicación lógica para la muerte de los elefantes. Los muchos otros animales que bebían en los mismos pozos de agua no murieron, a excepción de un solo caballo. Además, los primeros decesos se produjeron durante la temporada de lluvias, cuando el agua que corre suele arrastrar las algas verdeazuladas.

¿Y por qué se encontraron los cuerpos de algunos elefantes en llanuras de inundación, donde las cianobacterias no suelen prosperar?.

Mmadi Reuben, veterinario principal del Departamento de Fauna Salvaje, contó en un correo electrónico a National Geographic que los investigadores del gobierno no se basaron únicamente en las muestras de tejido de los elefantes y de agua de los pozos, sino que recopilaron la información de los resultados del laboratorio, los síntomas, el análisis genético, los factores ambientales, la distribución de varias enfermedades y otras fuentes más.

El gobierno afirma también que fue capaz de revertir los síntomas neurológicos de un elefante enfermo utilizando un fármaco que actúa sobre el sistema nervioso y que se aplica habitualmente para inmovilizar a los animales, lo que sugiere que hubo neurotoxicidad.  

"El diagnóstico de un escenario tan complejo no debe pensarse como algo que siempre determina un científico de laboratorio respaldado por un conjunto de hallazgos", profundizó Reuben. Requiere "una investigación en la que se junten diferentes partes del rompecabezas hasta que surja una imagen más clara".

Aunque las neurotoxinas de las cianobacterias pueden haber sido la causa de la muerte, la mayoría de los expertos externos entrevistados dicen que las pruebas están lejos de ser concluyentes. "Lo consideraría como un diagnóstico clínico, pero no confirmado", enfatizó Val Beasley, profesor emérito de toxicología veterinaria, de la vida salvaje y ecológica de la Universidad de Illinois Urbana-Champaign (Estados Unidos), quien no participó en la investigación. 

Los elefantes beben en un charco del Parque Nacional de Chobe, al este del delta del Okavango. En la estación seca, las llanuras de inundación del Okavango se llenan de agua y atraen a animales de toda la región.

Fotografía de Sergi Reboredo VW Pics, Getty Images

¿Y si la causa fuera una nueva toxina de cianobacterias que los científicos aún no han identificado? ¿O varias toxinas que actúan en conjunto de forma inesperada? ¿Y si el asesino fuera una enfermedad contagiosa desconocida? 

A falta de pruebas definitivas, los científicos escépticos dicen que es esencial seguir buscando respuestas. No hacerlo podría tener repercusiones fatales, no sólo para los elefantes, sino para toda la fauna de la región y sus alrededores. 

"Si tuvieran más conocimientos y más conciencia, podrían prevenirlo no sólo en los elefantes, sino también en otros animales salvajes valiosos y en los animales domésticos y en las exposiciones humanas", lamenta Beasley. 

Muerte masiva de elefantes: ¿fueron suficientes las pruebas?

Determinar la causa de las muertes masivas de animales es muy difícil, dice Christine Gosden, genetista médica de la Universidad de Liverpool, en el Reino Unido, quien no participó en la investigación de Botsuana.  La especialista indicó que en Estados Unidos se necesitaron más de 25 años, enormes sumas de dinero y la colaboración de expertos internacionales para que los científicos llegaran a la conclusión de que las águilas calvas estaban muriendo a causa de una cepa de neurotoxinas de cianobacterias no identificada previamente.

Para determinar la causa de la muerte de los elefantes, los investigadores recogieron y analizaron pruebas, como tejidos de los órganos de los animales afectados, agua de fuentes cercanas y tierra del fondo de los charcos, donde a veces se encuentran las cianobacterias.

Los investigadores de Botsuana (con pocos recursos financieros, condiciones de viaje difíciles y escasa experiencia en el país) estaban en desventaja desde el principio. A mediados de mayo de 2020, el equipo regional del Departamento de Fauna y Flora Silvestres había estudiado los cadáveres y tomado muestras, pero no envió su equipo principal, con sede en Gaborone, dirigido por Reuben, hasta unas seis semanas después.

Para entonces, muchos de los cuerpos estaban en descomposición, y era difícil identificar los cadáveres más frescos desde un avión. "La mayoría de las muestras recogidas sobre el terreno no eran de la calidad ideal: eran viejas", reconoce Reuben, pero asegura que eran de "calidad suficiente" para realizar pruebas específicas.

Kabelo Senyatso, actual director del departamento, quien no estaba a cargo cuando se produjo la muerte de los animales, dice que los veterinarios del Gobierno en la región estaban supervisando la situación y sólo llamaron al equipo de la capital cuando consideraron que necesitaban ayuda.

Pero Joseph Okori, quien fue veterinario jefe del departamento de fauna salvaje entre 2005 y 2009, es uno de los expertos que sospecha que los altos funcionarios sólo empezaron a tomarse la situación en serio cuando la atención mundial se centró en las cientos de muertes en Botsuana.

Ofertas de ayuda ignoradas o rechazadas 

Elefantes sin Fronteras, un grupo conservacionista con sede en Botsuana, envió los primeros informes sobre las muertes al departamento de vida salvaje, incluyendo coordenadas GPS y fotografías de los cadáveres de elefantes. Los informes muestran que la organización se ofreció a llevar personal del departamento de vida silvestre a los lugares, a financiar y realizar un estudio aéreo de la zona y a ayudar a retirar los colmillos de los cuerpos para que no cayeran en manos de los traficantes de marfil. Pero el departamento no respondió, cuenta Keith Lindsay, investigador del Amboseli Trust for Elephants, una organización de investigación sin ánimo de lucro con sede en Kenia, que colabora con Elefantes sin Fronteras.

El Gobierno de Botsuana mantiene una tensa relación con Elefantes sin Fronteras, a la que los críticos han acusado de publicar datos exagerados sobre la muerte de elefantes con fines políticos. Pero Niall McCann, director de conservación de National Park Rescue, un grupo conservacionista que trabaja para proteger la vida salvaje en los parques nacionales de África, afirma que el secretismo y la reticencia a aceptar ayuda externa han sido durante mucho tiempo características del Gobierno. Varios especialistas se negaron a hacer comentarios para este artículo por temor a que el cuestionamiento de la gestión de la investigación por parte del Gobierno pudiera suponer la anulación de sus permisos de investigación.

Una manada de elefantes sanos de la sabana se reúne en un pozo de agua en el delta del Okavango. Los científicos temen que se produzca otra mortandad, un temor agravado por el hecho de que muchos no creen que se haya identificado la causa de las muertes de 2020-2021.

Fotografía de VW Pics Getty Images

Otra oferta de ayuda vino de la mano de la Asociación de Productores de Fauna Silvestre de Botsuana, un grupo que representa a los criadores de animales de caza y a los cazadores profesionales. La asociación propuso enviar un equipo de veterinarios y ecologistas locales para ayudar a tomar muestras y prepararlas para las pruebas. Según comentó Verreynne (quien es miembro de la asociación), el Departamento de Fauna Silvestre se negó, diciendo que las cosas estaban bajo control.

Okori, veterinario y ex encargado del departamento de fauna salvaje, sostiene que también ofreció su ayuda. Se puso en contacto con Cyril Taolo, por entonces director en funciones del departamento de fauna salvaje, pero, según dijo, su colaboración fue rechazada. Taolo, quien ya no trabaja en el departamento, no quiso hacer comentarios.

"Eso es lo triste", lamenta Verreynne. "Nunca pudimos investigar adecuadamente".

El actual director del departamento de fauna y flora silvestres, Senyatso, no quiso explicar por qué el departamento no aceptó estas ofertas, pero sí dijo que aceptó otras. Una de ellas procedía de Ecoexist, un grupo de conservación de elefantes con sede en Botsuana, que inspeccionó la región por aire durante todo el mes de julio de 2020 en busca de cadáveres frescos. 

El Ministerio de Medio Ambiente de Botsuana anunció a finales de julio que el estudio no había detectado nuevas muertes de elefantes, aunque el informe completo nunca se hizo público. Ecoexist dirigió sus preguntas al departamento de vida salvaje. Senyatso se negó a compartir el informe o a detallar sus conclusiones, argumentando que era confidencial. 

Errores de comunicación

Las primeras pruebas descartaron el ántrax, una enfermedad potencialmente mortal causada por una bacteria que se encuentra de forma natural en el suelo. Para corroborar otras teorías (incluyendo enfermedades virales, infecciones bacterianas y varios tipos de toxinas) el gobierno recurrió a expertos internacionales con equipos especializados. 

Para coordinar la distribución y las pruebas de las muestras, el departamento de vida silvestre se puso en contacto con Kathleen Alexander, profesora de conservación de la vida silvestre en Virginia Tech, de Estados Unidos. Alexander cofundó CARACAL, un instituto de investigación en Botsuana que ha colaborado en otras ocasiones con el gobierno. La profesora consultó con expertos en el extranjero y, a través de CARACAL, organizó el envío, las pruebas y el análisis de las muestras. 

La profesora apoya la investigación y las conclusiones de las autoridades de Botsuana, y afirma que no ha visto "a ningún otro gobierno invertir tanto en recursos humanos y dinero para asegurar que un suceso de mortalidad masiva en la fauna salvaje se investigue de forma tan completa".

(Podría interesarte: La muerte masiva de fauna marina en la península de Kamchatka podría amenazar a especies vulnerables o en peligro de extinción)

Los laboratorios implicados en la investigación, sin embargo, reconocen que la calidad y cantidad de las muestras que recibieron fue insuficiente.

Chris Foggin, veterinario del Victoria Falls Wildlife Trust, un grupo de conservación con sede en Zimbabue, recibió tejidos para su análisis y dijo que algunas muestras eran de tan mala calidad que resultaban "inútiles". Otras, procedentes de un elefante sintomático al que se le practicó la eutanasia, eran mejores, pero no está seguro de la representatividad de sus muestras en el conjunto de la mortandad. Foggin sigue siendo escéptico sobre el diagnóstico oficial del gobierno.

Johan Steyl, patólogo veterinario de la Universidad de Pretoria de Sudáfrica, también recibió muestras de tejido. Aunque se negó a compartir los detalles, alegando la confidencialidad de los clientes, las pruebas descartaron las toxinas de las cianobacterias que afectan al hígado, según advirtió un científico conocedor de sus conclusiones que prefirió mantener el anonimato por no estar implicado en la investigación.

Estas pruebas también descartaron la encefalomiocarditis, una infección vírica que se cree que transmiten los roedores y que mató a 64 elefantes en el Parque Nacional Kruger de Sudáfrica a principios de los años 90, según contó el veterinario Roy Bengis, ex responsable del parque. 

La marea roja que devastó la vida marina de Florida
Una proliferación mortal de algas en la costa de Florida ha causado la muerte de miles de criaturas marinas entre 2017 y 2018. Publicado originalmente el 8 de agosto de 2018.

Ninguno de los dos laboratorios encontró pruebas directas que determinaran que las neurotoxinas de las cianobacterias fueran las responsables de la muerte de los elefantes. Para ello habría que analizar el tejido cerebral de los elefantes fallecidos en busca de daños neurológicos, cuenta Gosden, de la Universidad de Liverpool, pero "el cerebro se convierte en líquido en las temperaturas de Botsuana muy rápidamente". 

Sin tejido cerebral que analizar, el siguiente paso racional es analizar el agua y el suelo en busca de cianobacterias y las toxinas que producen.

Alexander y CARACAL enviaron unas 40 muestras de este tipo a los laboratorios Food and Drug Assurance, también en Pretoria. Pero se produjeron una serie de contratiempos: algunos de los recipientes de cristal que contenían las muestras se rompieron durante el transporte, y otros no estaban debidamente etiquetados con el origen de cada muestra, según Azel Swemmer, director técnico de los laboratorios. Además, sólo había fondos suficientes para analizar una cuarta parte de las muestras, añade. 

El esfuerzo resultó, en gran medida, inútil: la principal teoría de Alexander era que la anatoxina-a (una neurotoxina potente y de acción rápida producida por las cianobacterias) era la responsable de las muertes, sostiene Swemmer. Pero los laboratorios de la Administración de Alimentos y Medicamentos no tienen capacidad para analizar este tipo de neurotoxina de las cianobacterias, un punto que parece haberse perdido en medio de una escasa comunicación, según los correos electrónicos entre CARACAL y la instalación revisados por National Geographic.

Sin embargo, algunas muestras indicaron la presencia de otras toxinas de cianobacterias. Swemmer no detalló sobre los resultados específicos, alegando la confidencialidad de los clientes. No obstante, advirtió que sería difícil sacar conclusiones firmes, teniendo en cuenta el reducido número de muestras y la falta de rigor con que se manejaron.

Alexander no está de acuerdo con la valoración de Swemmer. "Las muestras se transportaron correctamente y se enviaron lo más rápido posible, actividades que son especialmente difíciles en lugares remotos durante una pandemia", afirma. 

Nuevas pruebas, misma incertidumbre

Aún sin las pruebas del tejido cerebral ni las muestras de agua que revelen la presencia de neurotoxinas de cianobacterias, Reuben dice que los funcionarios eliminaron otras posibilidades. Afirma que los mareos, la fatiga y la dificultad para caminar de los elefantes son fuertes indicadores de que las neurotoxinas fueron la causa de la muerte.

No obstante, reconoce que hay preguntas sin respuesta. El gobierno está estudiando más a fondo "muchas de las preguntas que se generaron durante la investigación", expresa, incluida la reflexión de por qué sólo murieron elefantes.

En la Universidad Queen's de Belfast (en Irlanda del Norte), un equipo multidisciplinar de investigadores recibió una subvención en octubre de 2020 para trabajar con el departamento de vida salvaje y los investigadores locales para intentar determinar la causa. El proyecto finalizó el pasado diciembre, y Eric Morgan, epidemiólogo veterinario y líder de la iniciativa, asegura que los resultados no fueron concluyentes. 

El hecho de que los elefantes dejaran de morir cuando se secaron los pozos de agua sugiere que se trata de un patógeno transmitido por el recurso hídrico. Un análisis por satélite de la región, publicado en noviembre de 2021, que muestra un aumento sin precedentes de las floraciones de cianobacterias en la región del Okavango durante los meses en que murieron los elefantes, constituye un apoyo adicional. 

Pero el análisis por satélite no muestra la cepa de las cianobacterias presentes, qué toxinas (si es que liberan alguna) o a qué cantidad de ellas pueden haber estado expuestos los elefantes, señala Lindsay, el investigador de los elefantes.

Aun así, es una de las pruebas más convincentes de que las cianobacterias estuvieron probablemente implicadas en las muertes, reconoce Paul Oberholster, experto en cianobacterias de la Universidad del Estado Libre, en Bloemfontein (Sudáfrica), quien no participó en el estudio.

Los elefantes murieron después de un periodo de "renovación del lago", es decir, de la mezcla estacional de las masas de agua provocada por los cambios de viento y temperatura. Los vientos que entraban en Botsuana hacia octubre debieron de agitar los charcos cargados de desechos de los animales, creando el entorno perfecto para que prosperaran las algas verdeazuladas, afirma Oberholster. Cuando las temperaturas se enfriaron en marzo, las cianobacterias empezaron a descomponerse, liberando toxinas y matando a los elefantes que bebían de estas fuentes.

Los elefantes pueden haber estado especialmente expuestos, dice, porque las algas descompuestas pueden permanecer suspendidas en el agua al mezclarse o hundirse hasta las profundidades donde estos animales sacan agua cuando beben.

Esto coincide con lo que el departamento de fauna salvaje de Botsuana teorizó inicialmente: que los elefantes, a diferencia de otros animales, beben por debajo de la superficie, donde pueden ingerir las neurotoxinas. Pueden aspirar ocasionalmente agua de zonas más profundas cuando chapotean y se revuelcan, cuenta Lindsey, pero no cuando beben. Además, agrega, los charcos no suelen experimentar el mismo tipo de mezcla estacional que los lagos y otras masas de agua más grandes. 

Alerta temprana

Si las cianobacterias son la causa, determinar la toxina exacta que liberan no es fundamental para prevenir futuras muertes, argumenta Oberholster. En cualquier caso, las zonas infestadas de cianobacterias deben ser cercadas y vigiladas con regularidad, sobre todo durante los periodos de renovación del lago.

Pero el enorme tamaño del delta del Okavango hace que la vigilancia de todas las fuentes de agua sea excepcionalmente difícil. Es complicado prepararse para escenarios tan complejos, pero Alexander aconseja que se realicen más estudios para prever los posibles focos de floración de algas y que se forme a los expertos locales para que puedan responder más rápidamente. 

Varios de los especialistas entrevistados siguen preocupados por la posibilidad de que vuelva a producirse otra muerte masiva en cualquier momento, especialmente si las neurotoxinas de las cianobacterias son las responsables. El calentamiento global, las graves sequías y el uso intensivo de fertilizantes han hecho que las floraciones de algas sean más propensas en todo el mundo. 

Beasley afirma que el gobierno debe estar preparado, incluyendo el desarrollo de relaciones activas con varios laboratorios de toxicología y la inversión en tecnologías, incluyendo drones, helicópteros y herramientas especializadas, por ejemplo, para romper un cráneo de elefante.

Okori y otros especialistas coinciden en que es crucial la creación de un equipo multidisciplinar de expertos que puedan reunirse rápidamente durante las emergencias. 

"Especialmente cuando se producen una o dos muertes, hay que vigilarlas, porque son indicadores de signos de cambio en el entorno", explica Okori. Actuar sólo cuando la magnitud de la mortalidad es enorme, como sospecha que ocurrió en esta situación, es una estrategia peligrosa

Es "un mensaje no sólo para Botsuana", manifiesta. "Es un mensaje para todos".

La National Geographic Society apoya a Observación de la Fauna, nuestro proyecto de periodismo de investigación centrado en los delitos y la explotación de la vida silvestre.

Seguir leyendo

Te podría interesar

Animales
Elefantes salvajes de Namibia están siendo capturados para una subasta internacional
Animales
Elefantes: cómo el método de ADN que capturó al Asesino de Golden State puede ayudar a atrapar cazadores furtivos
Animales
Planean perforaciones petroleras en la región del Okavango, el último bastión de los elefantes
Animales
Más de 280 elefantes han muerto en Botswana. ¿Qué los está matando?
Animales
Botswana levanta la prohibición de cazar elefantes

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados