Las crías de foca de Groenlandia mueren en una playa de Quebec debido a la disminución del hielo marino en invierno

Su aparición sin precedentes en tierra es una señal del drástico impacto del cambio climático en el hielo marino y en la vida silvestre del norte.

Por Saroja Coelho
Fotografías de Mario Cyr
Publicado 13 de abril de 2021 10:00 GMT-3
harp-seal-blanc-sablon

Una cría de foca de Groenlandia yace en una playa cubierta de nieve cerca de la ciudad de Blanc-Sablon, Quebec, a principios de marzo. Normalmente, las focas pía dan a luz y crían a su descendencia en el hielo marino del Golfo de San Lorenzo, pero la cobertura de hielo de este año está en su punto más bajo, lo que pone en peligro la supervivencia de las crías.

 

Fotografía de Mario Cyr, National Geographic

En los 40 años de Mario Cyr como fotógrafo marino y líder de expediciones en el norte de Canadá, nunca ha visto crías de foca de Groenlandia (también conocidas como focas pía o focas arpa) agrupadas en la costa. Cada diciembre, una población de focas llega al golfo de San Lorenzo, viajando hacia el sur desde el Ártico canadiense y Groenlandia para parir en el hielo marino alrededor de las Îles de la Madeleine a fines de febrero y principios de marzo. Estos criaderos de focas atraen a cientos de personas cada año, ansiosos por ver a las peludas crías blancas desplazándose en el hielo y engordando con la leche de sus madres.

Pero en los últimos días, cientos de crías han aparecido en la playa en las afueras de la pequeña comunidad de Blanc-Sablon, Québec, a unos 563 kilómetros al noreste de las islas.

La capa de hielo marino en el Golfo de San Lorenzo está en su nivel más bajo desde 1969, cuando comenzaron las mediciones anuales. A medida que los bloques de hielo se disuelven en aguanieve o se parten en pequeños trozos, las crías de foca que se ven obligadas a ir a la orilla del mar corren el riesgo de ser aplastadas por trozos de hielo rotos, ahogadas o devoradas por depredadores terrestres como los coyotes. Se espera que el 2021 sea un año devastador para la mortalidad de las crías de foca de Groenlandia.

"Este año, no hay hielo", dice Cyr. "Estas focas no tienen alternativa". Cyr pasó días fotografiando a las crías para National Geographic mientras luchaban bajo el aguanieve en la línea de flotación o se tumbaban en los bancos de nieve llamando a sus madres.

Los lugareños vienen a ver a las crías en la playa. El criadero habitual de las focas se encuentra en el hielo marino invernal que se forma alrededor de las Îles de la Madeleine, a unos 563 kilómetros al suroeste. Cuando el hielo no se formó este año, las hembras preñadas se vieron obligadas a irse al norte en busca de nuevas áreas de cría.

Fotografía de Jordan Hamelin

Hielo marino impredecible

Las focas de Groenlandia, que pueden crecer hasta 1,8 metros de largo y pesar hasta 181 kilogramos, generalmente pasan poco tiempo en tierra, prefiriendo navegar por las frías aguas del Atlántico Norte y los océanos Ártico alimentándose de crustáceos y peces. Recuerdan dónde nacieron y, cada invierno, tienden a regresar a esos sitios donde se congregan en masa para reproducirse y dar a luz.

El hielo marino es el único lugar donde parirán las focas arpa, pero la cobertura en el Golfo de San Lorenzo es menos predecible cada año. "Casi no queda nada en el golfo", dice Peter Galbraith, experto en hielo marino del Departamento de Pesca y Océanos de Canadá.

La mayoría de los años se ven alrededor de 62 kilómetros cúbicos de hielo a través del golfo, dice. Este año, el hielo alcanzó un máximo de menos de doce kilómetros cúbicos en febrero y ya se ha reducido a menos de cuatro.

Una foca arpa madre alimenta a su cría en la playa cerca de Blanc-Salon, una guardería que está lejos de ser ideal. Los residentes curiosos montan en motos de nieve para verlos, pero algunos se han acercado peligrosamente, dice el fotógrafo Mario Cyr.

 

Fotografía de Jordan Hamelin

"La calidad del hielo también es importante para las focas arpa", dice Galbraith. "Quieren témpanos gruesos que resistan las tormentas y no le den al viento nada a lo que agarrarse". Una tendencia de calentamiento de una década en el Golfo de San Lorenzo continuó este invierno, con aguas profundas que alcanzaron niveles récord. El poco hielo que ha aparecido en el golfo carece de densidad y se rompe fácilmente.

“Las olas se introducen en los témpanos de hielo y los rompen”, dice Galbraith. "Si tienes focas en pequeños témpanos de hielo, con hielo fino y mucha agua abierta, cualquier tormenta puede venir y arrojar las crías a las grietas o directamente al agua antes de que puedan nadar".

Un lugar para dar a luz

Las focas con crías en la costa en Blanc-Sablon probablemente viajaron al sur hacia el golfo, como lo hacen todos los años, para alimentarse durante los meses de invierno, dice Garry Stenson, experto en focas arpa del Departamento de Pesca y Océanos. Pero cuando llegó el momento de dar a luz a sus crías, se habrían encontrado sin el hielo que normalmente usarían para hacer una cuna, lo que las obligó a viajar al norte nuevamente.

Pero más al norte, a lo largo del noreste de Terranova, las condiciones del hielo también han sido malas, según un experto en mamíferos marinos, Mark Hammill.

Una cría delgada en la playa succiona su aleta. Es probable que algunos nacieran en una fina capa de hielo marino cercano, que luego se rompió y los llevó a la tierra. Si la ruptura del hielo los separó de sus madres, quedarán vulnerables a los depredadores terrestres como los coyotes.

Fotografía de Mario Cyr, National Geographic

Las futuras madres focas necesitaban encontrar hielo rápido y probablemente se conformaron con piezas rotas cerca de la orilla. Es posible que hayan descubierto bolsas de hielo no muy lejos de Blanc Sablon, o más lejos, cerca de Belle Isle, solo para que el hielo se desplace hacia la orilla y se rompa al ser rasgado por el viento y las olas.

“El hielo es bastante compacto en un buen año de hielo y permanece unido”, dice Stenson. "Pero en los años de hielo malo, hay mucho espacio, el hielo es mucho más móvil y se mueve con el viento y la corriente".

Cuando eso sucede, la mortalidad de las focas arpa es alta. Las crías no tienen grasa al nacer, pero rápidamente aumentan de peso al amamantarse con leche materna con alto contenido de grasa. Necesitan semanas en hielo estable para madurar fisiológicamente, de modo que tengan la resistencia necesaria para nadar en aguas heladas. Una caída al océano sin su madre cerca es casi seguro que será fatal.

En el año 2020, la sangre del nacimiento mancha los bloques de hielo rotos donde se congregan las focas arpa en el Golfo de San Lorenzo. Las crías necesitan hielo sólido para sobrevivir, pero el calentamiento del mundo y la escasez de hielo estable en los últimos años han provocado un aumento de las muertes de las crías.

Fotografía de Jen Hayes

No está claro si las crías llegaron a la orilla sobre hielo roto o si nacieron en la playa, pero de cualquier manera, es poco probable que alguna de las crías de Blanc-Sablon sobreviva, dice Hammill. Pueden ser aplastadas, ahogadas o dejadas indefensas contra los depredadores si sus madres no pueden encontrarlos después de que se hayan ido a la orilla.

Las expediciones para observar focas desaparecerán con el hielo

Las focas arpa pueden eventualmente dejar de regresar a estas aguas a medida que las temperaturas más cálidas causadas por el cambio climático retrasen o impidan el desarrollo de hielo, dice Galbraith. Las estaciones frías se están acortando y lo que comenzó como anomalías ocasionales de fallas del hielo en 1958 y 1969 se han intensificado hasta convertirse en escasez de hielo en el 2010, 2011, 2017 y 2021.

Si el hielo marino continúa fallando en el golfo, las focas eventualmente no recordarán sus criaderos en estas aguas y dejarán de migrar al Golfo de San Lorenzo por completo.

El año pasado, una tormenta rompió el hielo recién formado, que se convirtió en un mosaico de bandejas de hielo. Cuando esta joven foca arpa intentó cruzar, comenzó a desintegrarse el hielo debajo de ella.

Fotografía de Jen Hayes

Eso significaría una nueva realidad aplastante para las comunidades aquí, particularmente en las Îles de la Madeleine, donde las expediciones de observación de focas atraen a miles de visitantes y proporcionan trabajo durante los meses de invierno. “Es tan extraño con el hielo. Podemos sentirlo, falta algo. En esta época del año, caminando por la playa, [no hay] hielo, solo agua, agua, agua ”, dice la residente de la isla Ariane Berubé. “Es como si hubiera una ruptura en nuestro ciclo de vida. Saltamos de otoño a primavera y falta una temporada".

Berubé es el director de comunicaciones del Hotel Accents, que lleva más de 40 años ofreciendo recorridos por los criaderos de focas en el hielo. Hubo un tiempo en el que podían volar un helicóptero sobre el hielo y encontrar un criadero con miles. Ella dice que se sorprendieron cuando el hielo falló en el 2010 y tuvieron que cancelar todas sus giras, pero encontraron una oportunidad en la pérdida de ese año.

Accents revisó su programa para incluir educación climática y conferencias sobre conservación y Berubé dice que sus visitantes ahora están ansiosos por descubrir cómo se puede preservar el hielo marino, para que las generaciones futuras puedan experimentar la alegría de ver las guarderías de focas en los témpanos de hielo.

"Estamos convirtiendo a las crías de foca arpa en el rostro de la crisis climática", dice, y agrega que la desaparición de estas crías de foca ha ayudado a subrayar otros problemas impulsados por el cambio climático que se enfrentan en la región, incluida la erosión costera generalizada causada por la falta de hielo marino protector e interrupciones en las poblaciones de langosta, que se dirigen lentamente hacia el norte hacia aguas más frías.

Una cría muerta yace en la playa cerca de Blanc-Sablon en marzo de 2021. Es poco probable que alguna de las crías en la playa sobreviva, dice el experto en mamíferos marinos Mark Hammill. La desaparición del hielo marino eventualmente podría empujar a esta población de focas arpa a dejar de regresar al golfo.

Fotografía de Mario Cyr, National Geographic

Mientras tanto, en las costas de Blanc-Sablon, el espectáculo de las crías de foca arpa en la playa continúa atrayendo a la gente del pueblo cercano, incluidas aulas de niños y visitantes en motos de nieve. Un visitante publicó un video celebrando el avistamiento, pero es posible que haya capturado los últimos momentos de una cría agotada. Es probable que este año sea solo una de las muchas crías de foca arpa bajo las olas.

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes
  • Fotografía
  • Espacio
  • Video

Sobre nosotros

Suscripción

  • Regístrate en nuestro newsletter
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. Todos los derechos reservados